Lo demás es historia: DeLorean DMC-12

Vamos con un post que agradecerán los más "freaks" y cinéfilos apasionados del mundo del motor.


No os vamos ha hablar de la saga Fast&Furius, ni del Mustang de Bullit, ni siquiera del "simpático" Kitt del coche fantástico o el Challenger de los hermanos Duke, todos ellos, modelos que han marcado a varias generaciones de aficionados y no tan aficionados al mundo del motor, ya que cada uno de esos modelos cobraban un gran protagonismo en sus respectivas películas y series de ficción, complementando a la perfección a los protagonistas de carne y hueso.

Si hay un coche que realmente ha marcado una época y que incluso es capaz de eclipsar a... ¿como se llamaba?, a sí..., Michael J.Fox, en su papel de McFly, ese es sin duda el DeLorean DMC-12; la máquina del tiempo más conocida del universo.

Resulta curioso que uno de los mayores fracasos automovilísticos de la historia, sea a su vez, uno de los mayores éxitos del cine de los 80´s. ¿Cómo llegó un coche como el DeLorean a convertirse en una máquina del tiempo?. Pero sobre todo; ¿cómo llegó a existir un coche como el DeLorean?. Todo eso lo desgranaremos ahora.

John Zachary DeLorean era un hombre de éxito dentro de General Motors. Era uno de los directivos más atrevidos y mediáticos del momento y un hombre muy bien valorado y pagado dentro de la intocable compañía de coches norteamericana.


Tenía formación de ingeniero, pero su historia personal es la típica del sueño americano: desde la pobreza hasta el éxito.

Sus progenitores procedían de Europa, su padre de Rumanía y su madre de Hungría. Se separaron en 1942. Su padre tenía serios problemas con el alcohol y su madre las pasaba "canutas" para mantener a toda la prole, mientras John, que era el mayor de cuatro hermanos, destacaba en los estudios. La Guerra interrumpió su formación y tuvo que incorporarse al ejército, en el que se licenció con honores tres años más tarde.

Terminó la carrera de ingeniería mecánica mientras se mantenía trabajando en un taller mecánico. En principio se incorporó a Chrysler y después estuvo en Packard hasta que lo ficharon en GM. Tenía talento para la técnica y la mecánica y poco a poco se iba afianzando y escalando puestos en el organigrama de la empresa hasta llegar a ser el "jefazo" de Chevrolet, por aquel entonces, la marca más importante del grupo automovilístico.

Cobraba unos 600.000 dolares de la época y se metió de lleno en el mundo de la jet set estadounidense, convirtiéndose en todo un gentleman. Tuvo cuatro esposas a lo largo de su vida, y siempre se rodeaba de mujeres, viajaba por todo el mundo y se codeaba con las celebrities contemporáneas.

Chevrolet no pasaba por sus mejores momentos comerciales y John se sacó de la manga un modelo tan exitoso como el Vega entre otros, y en GM estaban tan contentos con ese golpe de efecto, que le nombraron vicepresidente de todo el grupo. El ascenso a lo más alto de la compañía estaba casi hecho, por eso sorprendió a propios y extraños la decisión, en 1973, de dejar la compañía.

Su mente inquieta le pedía realizar otro tipo de cosas y entre ellas, fabricar su propio coche.

DeLorean era un amante de los BMW y quería que su coche rivalizase con lo más granado de la marca alemana de la época; el CS.
Contrató a uno de los ingenieros de GM y le propuso la idea de crear un deportivo con motor central, puertas con apertura de ala de gaviota, fabricado en acero inoxidable sin pintar y con una conducción más europea.

En 1974 se pusieron en contacto con Giorgetto Giugiaro para el diseño de la carrocería. Se plantearon montar una mecánica de tipo Wankel, después se acercaron al V6 2.0 que montaba el Citroën CX y al final se decantaron por un 2.8 V6 que utilizaban Peugeot, Renault y Volvo.

Entre tanto; John se apresuraba a conseguir financiación y barajó la posibilidad de establecer su factoría en Puerto Rico, pero el Banco del norte de Irlanda y el gobierno británico, sedujeron a DeLorean para que montase su fábrica en el Reino Unido para paliar los efectos del paro entre los católicos y atenuar el conflicto con Irlanda del norte, así que se construyó la nueva factoría cerca de Belfast.


Una vez establecidos, contactaron con el dueño de Lotus, Collin Chapman para que desarrollase la compostura dinámica del DeLorean. Pero desavenencias con Collins, el ingeniero de GM, se hicieron muy críticas y este abandonó el proyecto.

Entonces el DeLorean se desarrolló a imagen y semejanza del Lotus Esprit. La revolucionaria técnica que iba a emplear en la construcción de la carrocería Collins, se vio relegada por la construcción de un chasis monocasco de fibra de vidrio en donde los paneles metálicos del exterior, iban atornillados.

Pero lo peor estaba por llegar, ya que si John DeLorean quería un coche con al menos 200cv, se tuvo que conformar con los 170 que entregaba el bloque de Peugeot, Renault y cia. Si a ello le sumamos que las leyes anticontaminación de Estados Unidos se endurecieron, lo que obligaba a la incorporación de un catalizador que le restaba caballos de potencia, hasta limitarlo a una cifra irrisoria de 130cv.


Es increíble que un coche con ese aspecto del espacio exterior, tan solo entregase esa cifra de potencia tan discreta...

Llevaba de serie elevalunas eléctricos, aire acondicionado y radio-casette, dejando como opción la elección del cambio automático o el color del cuero interior.

En 1981 salía de la factoría la primera unidad. Gracias a su belleza (y a pesar de su motor), las ventas fueron viento en popa durante el primer año, pero poco a poco fueron cayendo debido a una fuerte recesión ecónomica y coincidiendo con uno de los inviernos más crudos en norteamérica.
Los coches se acumulaban en las campas y cuando llegaban a los concesionarios, lo hacían con defectos, además de eso; debido a la inflación económica, adquirir un DeLorean salía bastante más caro que comprarse todo un Corvette, así que esos factores fueron los que dilapidaron el sueño de John, de crear uno de los coches más fantásticos de la historia.


En 1982 las ventas bajaron de una manera espectacular y desesperado por encontrar financiación, a DeLorean le detuvieron en Los Ángeles por tráfico de drogas, pero al final, fue absuelto.

Después de 9.000 coches fabricados, la factoría cerró y generó un gran escándalo en el Reino Unido. Durante los juicios posteriores, al jefe de finanzas de la marca le condenaron a 3 años de cárcel por hacer desaparecer 3 millones de libras correspondientes a las ayudas del gobierno y después de los años y varias sentencias; el mismísimo John DeLorean se declaró en quiebra absoluta y fue desahuciado de su casa de New Jersey.

Murió en 2005 y en su lápida se puede contemplar un relieve de su criatura con las puertas abiertas emulando las alas de un ángel.

Una historia con muchas luces y sombras, digna también de una película... Y hablando de películas; ¿como llegó el DeLorean a ser la máquina del tiempo de la saga regreso al futuro?. Pues como suele pasar en estos casos; por casualidad.


El director de la película quería un coche que pareciera del futuro y en 1985, que fue cuando se estrenó la primera parte, uno de los mejores exponentes era este DeLorean con sus formas aerodinámicas, su pinta de deportivo, sus puertas de alas de gaviota y su color plateado del aluminio sin pintar.

El encargado de convertir a este coche en la máquina del tiempo creada por el excéntrico Doc, se acercó a una tienda de ordenadores y se llevó un poco de todo para tunear (y de qué manera...) el precioso y malogrado DeLorean de serie. La verdad es que el efecto que consiguió era realmente asombroso y el Condensador de Fluzo se ha convertido en el elemento indispensable para viajar en el espacio-tiempo y en algo que a todos nosotros nos gustaría tener en nuestro coche...

Hoy en día hay varias empresas dedicadas a transformar el DeLorean original, en la auténtica máquina del tiempo de Doc, con unos resultados muy logrados y a un precio razonable. En España hay varios matriculados y alguno incluso con la preparación exclusiva de la película y que vimos hace dos años en el Tramo de Madrid del que ya os ofrecimos un reportaje en los orígenes de esta web.

Hey Doc... ¿a qué época viajamos esta vez?






Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC