Ir al contenido principal

Prueba: Fiat 500X Cross Plus 2.0 Multijet II

Nuestra prueba de hoy es la del típico SUV que... Bueno; más bien no. La verdad es que de típico no tiene nada.


Normalmente los tan aclamados y reclamados SUV son vehículos, en su mayoría, orientados al asfalto y con tracción delantera, pero con una estética más propia de un todo-terreno, con una altura libre al suelo mayor que la de cualquier turismo, una posición de conducción elevada en consecuencia y unas suspensiones preparadas por si queremos hacer alguna ruta sencilla por caminos en buen estado.

También existen versiones un poco más orientadas a la práctica del Off Road, con tracción total, control de descensos y esas cosas, además de contar con ciertos aditamentos estéticos y protecciones, que nos dan las pistas suficientes para saber que estamos contemplando una versión más capacitada, aunque aun así; no son comparables con el comportamiento de los TT´s puros.

Los SUV normalmente no derivan de ningún otro modelo. Son modelos que pueden compartir chasis, equipamientos y acabados con otros vehículos de la marca, pero que prácticamente en ningún caso; se trata de modelos que derivan de otros modelos.

La excepción la teníamos con el MINI Countryman, que era un MINI no tan "mini", con tracción total y sobre elevado respecto al suelo, pero que mantenía los rasgos propios y la esencia de MINI.

Su máximo competidor comercial, el Fiat 500, no se podía quedar de brazos cruzados y también se han comercializado varias versiones y modalidades basadas en la estética del pequeño urbano italiano. ¿La última?, el objeto de nuestra prueba dinámica de hoy; el Fiat 500X, que es un Fiat 500 al que parece que le han inyectado una sobredosis de anabolizantes o, como nos sugiere el original anuncio de TV, se ha tomado una viagra...

Del Fiat 500X se ha hablado y mucho en todas las redes sociales y en todas las publicaciones especializadas del mundo del motor a nivel mundial (incluso nosotros hablamos de ello en este post Fiat 500X. Perfecto para el campo y la ciudad...)

Y la verdad es que no me extraña, ya que lo que pensaba que podría ser un Fiat 500 normal sobredimensionado, es realmente un auténtico SUV basado en el pequeño querubín italiano, pero con una personalidad propia.


Sus líneas y trazos son bastante similares, aunque para esta ocasión, los pequeños detalles son los que hacen del Fiat 500X un coche totalmente diferente. Por ejemplo, podemos hablar de su aspecto mucho más musculoso y de líneas mucho más marcadas y rotundas.
También podemos comentar la variable trasera, que cuenta con un plano más redondeado en la zona del portón y que difiere bastante de la caída más vertical del 500 original, además de contar con una delantera mucho más agresiva y con unos faros más grandes y ligeramente más inclinados, pero que no hacen perder la característica mirada de su "hermano" pequeño.

Son pequeñas pinceladas las que hacen del 500X un coche bastante diferente y original, manteniendo el carácter del 500, pero como hemos dicho; tiene una gran personalidad propia.

Existen dos modos de disfrutar del Fiat 500X. Uno es la versión Urban, más orientada al asfalto y con ciertos toques "cool" que siempre han caracterizado al utilitario original y el Cross; que cambia los cromados y embellecedores del exterior, por protecciones de plástico duro para que no arañemos la preciosa pintura (en nuestro caso, la espectacular y preciosa pintura tricapa denominada Rojo Amore...)


Para nuestra prueba dinámica de hoy, nos dejaron la versión más selecta, equipada y potente del Fiat 500X; el Cross Plus con 140cv.

El Cross Plus es el máximo exponente de la gama y cuenta con todo lo inimaginable para conquistar nuestros corazones (y no solo por la pintura Amore...).
Para empezar; es la versión con tracción total, que tiene unas suspensiones muy apropiadas para realizar incursiones fuera del asfalto pero que no desmerecen en una conducción dinámica en una carretera revirada, ya que contienen muy bien las inercias del vehículo.

Esa tracción total también nos ofrecía en todo momento una motricidad encomiable y un aplomo y seguridad en curva bastante sorprendente para tratarse de un vehículo con esas características. Y en cuanto salíamos de la carretera para poner a prueba sus capacidades camperas, nos sorprendía con una distribución del par en todas y cada una de las ruedas de manera electrónica, que nos hacían avanzar sin complicaciones, sin sustos y cual paseo militar.


Bueno, vale; hay un pequeño truco. Nuestra unidad contaba con el selector Drive Mood Selector con tres modalidades de conducción: Auto, Sport y Traction.

En modo Auto, el coche actúa de manera normal, en una conducción normal y con unas reacciones normales, que de por sí; son bastante buenas. Cuando giramos la rueda y activamos el modo Sport, la dirección se endurece y la respuesta del motor se nos torna más viva y nos deja apurar toda la gama de revoluciones en todas las marchas (que son muchas...). En ambas situaciones, la tracción se adecúa de manera electrónica e imperceptible sobre cada eje, pudiendo mandar incluso el 100% de la fuerza tan solo a las ruedas delanteras si no es necesario circular con la tracción total o distribuirla de manera optima en el caso que se necesite, todo; sin que el conductor tenga que preocuparse nada más que de conducir.
Por último; si seleccionamos el modo Traction, el 500X se convierte en un auténtico TT, la caja de cambios automática no engrana más de 2ª marcha y nos limita el coche a una velocidad máxima de 30 Km/h, eso sí, con una distribución del par entre los dos ejes del 50% en cada uno, asegurándonos salir de cada situación comprometida en todo momento.

Sus ángulos de ataque de 21,3º, ventral de 22,3º y de salida con 30,1º, no nos reportan hacia una conducción extrema en el campo, pero sí que nos ofrece una conducción Off Road por encima de lo que nos podrían ofrecer varios SUV de la competencia.

Pero pasemos al interior en donde también nos aguardan varias sorpresas. De momento; nos vamos a detener en la habitabilidad en todas y cada una de su plazas, aunque siempre es mejor y más cómodo para todos si son 4 ocupantes en vez de 5.
Por altura y espacio para las rodillas, ninguna persona que ocupe las plazas posteriores tendrá ninguna queja, aunque no se "estire" demasiado en anchura.
Las plazas delanteras también cuentan con una factura exquisita y los asientos con tintes deportivos, sujetan muy bien el cuerpo a la altura de las lumbares y los muslos.

El cuadro de mandos se nos antojaba "simpático" y juvenil. Indiferentemente a que podamos personalizarlo a nuestro antojo, la calidad y contraste de los materiales empleados era especialmente buena y los ajustes, formas y diferentes texturas de los plásticos, aportaban una originalidad que encandila nada más ponerte al volante, forrado de suave cuero y multifunción.

El equipo de serie no podía ser más completo. Contábamos con elementos tales como aviso de cambio involuntario de carril con asistencia activa de mantenimiento de carril, avisador de vehículos en ángulo muerto, sensores de lluvia y luces, luces de xenón, control de velocidad de crucero y limitador, Drive Mood Selector, navegador con pantalla táctil de 5", ordenador de a bordo, Bluetooth, Stop/Start, cámara de asistencia al aparcamiento trasera, climatizador bi-zona, guantera refrigerada, lunas tintadas, llantas de 18", asientos con ajuste eléctrico, apertura y arranque FreeKey... La verdad es que con excepción de algunos elementos como el navegador superior de 6,5", pocas cosas echaríamos en falta en la dotación de nuestra montura...


La mecánica que propulsaba a nuestro Fiat 500X era la más potente de las disponibles para el mercado europeo. Concretamente se trataba del bloque diésel Multijet II 2.0 con 140cv, un par máximo de 350Nm, con Start/Stop de serie y asociado a una transmisión automática de... !!!9 velocidades!!!.

Con esa configuración, es capaz de alcanzar los 190 Km/h, acelerar de 0 a 100 Km/h en 9,8 segundos y consumir tan solo 5,5 l/100 Km en ciclo mixto homologado por la marca.


El bloque diésel de 140cv se nos mostraba muy voluntarioso en todo momento y la entrega de potencia la realizaba de manera progresiva pero dilapidante, ya que a pesar que no contaba con las típicas aceleraciones que te pegan la espalda al respaldo del asiento, el odómetro digital en el que nos marcaba la velocidad ascendía como aquel marcador que todos recordamos del coche fantástico cuando Michael Knight pulsaba el botón "TurboBoost"...

Las recuperaciones también eran fulgurantes y gracias a la genial gestión de las marchas de la caja de cambios, podíamos realizar adelantamientos de manera cómoda, rápida y sencilla. Aun así; si no queremos que el confort del cambio automático haga todo el trabajo por nosotros, también contamos con levas detrás del volante para quitarnos el "ranchillo" de sentirnos como pilotos de F1 por un día. Pero por no cambiar hasta la 9ª marcha...



Conclusión final

La verdad es que el nuevo giro de tuerca que a sufrido el concepto del Fiat 500, le ha venido de perlas. Sin salirse mucho del diseño de la carrocería original, han conseguido un vehículo mucho más grande y capaz, además de crear un SUV como dios manda.


El Fiat 500X combina a la perfección ese halo "cool" que comparte toda la gama, con unas capacidades dinámicas y camperas que nos sorprendieron en todo momento. En carretera y tanto en modo Auto o Sport; se comporta de manera ejemplar, con un gran aplomo en curva, una gran respuesta del bloque de cuatro cilindros, unas suspensiones que contienen muy bien las posibles derivas de una carrocería más elevada y que son tirando a firmes, pero que no penalizan en exceso el confort interior, una tracción total que se ajusta siempre a nuestras necesidades de manera electrónica y con unos consumos ajustados.


Por otra parte, a tan solo un giro de selector nos encontramos con una personalidad campera totalmente diferente y pasamos a un coche que nos ofrece la posibilidad de realizar incursiones por caminos en buen y ya no tan buen estado, con la certeza de salir airosos en todo momento, aunque en este caso, las suspensiones firmes sí que nos dejan notar las más acusadas irregularidades del terreno desde dentro del habitáculo.

El funcionamiento del motor 2.0 Multijet II es delicioso y progresivo de reacciones a la par que contundente. Gracias a su par elevado de 350 Nm, nos permite realizar unos adelantamientos fulgurantes, tener unas recuperaciones muy aceptables y sortear los imprevistos varios que nos podamos encontrar en una conducción Off Road a base de fuerza y potencia, siempre con ayuda de la tracción total de distribución variable.

La caja de cambios automática de nueve relaciones con levas detrás del volante, nos asegura una conducción relajada o deportiva, según nuestras demandas con el acelerador y su funcionamiento se anticipa a nuestros requerimientos con el pedal del acelerador. Nos permite conseguir unas medias de consumo bastante frugales en una conducción relajada, realizando los cambios casi de manera imperceptible, aunque en plena aceleración en modo Sport o cuando el coche todavía no ha alcanzado su temperatura idónea, sí que podemos notar con mayor nitidez los cambios de una marcha a otra.

Por equipamiento de serie no podíamos quejarnos y el 500X no nos ofrecía ninguna fisura en ese campo, lo cual, siendo la versión más equipada y cara sería motivo de crítica, pero no es así.

El interior tiene un acabado notable y los materiales utilizados son de primer orden además de ofrecernos unos plásticos de diferentes texturas perfectamente combinados que, junto con el diseño más juvenil del cuadro de mandos, atraerán a nuevos clientes que verán al, ya no tan pequeño 500, como una alternativa real de compra y no como un coche de capricho (que también...).


La habitabilidad es una de sus grandes bazas en ese terreno, ya que ha ganado muchos enteros y todos los ocupantes se encontrarán con un espacio más que suficiente además de mantener una condición elevada con respecto a los otros vehículos. También cuenta con un maletero suficiente con formas muy aprovechables y una gran boca de carga, aunque ciertamente elevada respecto al suelo, ya que en esta versión, contamos con 20mm más de altura.


El Fiat 500X Cross Plus nos ofrece todas las ventajas de un compacto urbano, gracias a sus contenidas dimensiones, las ventajas de un crossover con tracción total y las ventajas de un turismo al uso, con el que dilapidar kilómetros, incluso de una manera... "ligera". Y todo eso; envuelto en una carrocería muy atractiva derivada del 500 "normal", que acaparará todas las miradas. Sobre todo con ese color rojo del que literalmente; me "en-Amore"...



Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Siempre hablo sobre los coches; sus características, su tecnología, su diseño... pero de vez en cuando me gusta comentaros cositas curiosas, también relacionadas con el mundo del motor, como fue el caso de la biografía de Ferruccio Lamborghini o el proyecto Car2Car.
Pues bien; hoy toca hablar de algo que para mí, es muy importante en un vehículo; las ruedas.
Son la única conexión entre el asfalto y el vehículo y de su correcto funcionamiento y mantenimiento depende si el coche consume más o menos, el agarre óptimo en todas las circunstancias, la estabilidad del coche, la distancia de frenado y el control por medio del volante.
Sabemos que en la actualidad existen las ruedas de invierno y de verano, aunque la mayoría solo utilicemos un juego de neumáticos, independientemente de la estación del año en la que nos encontremos. También tenemos muchas marcas para poder elegir y de toda la gama de precios pero... ¿cual es la mejor?.
La elección por nuestra parte es subjetiva y se basará …

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style

Ateca, es una localidad aragonesa, de la provincia de Zaragoza, de unos 2.000 habitantes situada dentro del Sistema Ibérico y donde confluyen los ríos Jalón y Manubles. Esto dicho así sin más, os puede resultar una tontería e irrelevante en una publicación orientada al automóvil como esta, pero este pueblo aragonés, ha sido el elegido para ponerle un nombre al primer SUV de la marca española Seat.

Todos sabéis que la marca española suele poner nombres de localidades patrias a sus modelos; el Seat Ibiza, el Seat León, el Seat Toledo, Alhambra... Solo el Seat Exeo se ha librado de este tipo de nomenclaturas y digamos que fue una especie de experimento que suponemos, no se volverá a repetir.

Mira que tenemos localidades en España y millones de nombres propios, pero para una ocasión tan especial en la que la marca había creado el primer SUV de su historia, han elegido a este pueblo pintoresco como estandarte para definir al coche que os presentamos en esta prueba dinámica. Señoras y señor…

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC

Durante todo el mes de marzo Renault España ha realizado una campaña en la que invitaba, a todos los que lo desearan, a probar sus modelos y entrar en el sorteo de un Renault Captur. Debido a eso y por la gran cantidad de gente que se apuntó a la promoción; en Motorproyect hemos tardado un poco más de la cuenta en echarle el guante al modelo que más nos interesaba, ya que durante todo el mes no lo hemos tenido disponible.

Pero al fin; pudimos probar al que, por lo menos a mi, me parece el modelo más atractivo de la gama Captur y además, comprobamos las virtudes de la nueva caja de cambios automática de doble embrague EDC que utilizan también otros modelos como el impresionante Clio RS.

"Me parece el modelo más atractivo de la gama Captur"
Este tipo de cajas de cambio se están generalizando entre todas las marcas y normalmente las utilizan en sus vehículos más prestacionales, pero en Renault la están implementando en modelos mucho más cotidianos y orientados al gran público.