Prueba: Seat Leon ST 1.6 TDI X-perience




Cuando hacemos algo que no es habitual dentro de nuestra vida diaria, o cuando nos ocurre alguna cosa que no entraba dentro de nuestra rutina o planes; decimos algo así como -"Bueno; pues otra experiencia más..."-.

Algo parecido nos pasó a nosotros, cuando tuvimos la oportunidad de probar el nuevo Seat Leon Xperience, total; un compacto con carrocería familiar con defensas de plástico por todos los bajos del vehículo que le dan un cierto toque campero y tracción total, pero que nosotros intuíamos que sería una maniobra de marketing y que simplemente la estética es lo que puede atraer a un tipo de clientela determinado, pero que ni por casualidad sería un gran coche para meterlo ni siquiera por caminos en buen estado. Como viene siendo costumbre; nos volvimos a confundir.


El concepto de familiar con aires de SUV, nació hace varios años desde otra marca perteneciente al grupo VAG; el Audi A6 AllRoad. Este concepto funcionó muy bien, comercialmente hablando, y a partir de ese momento, muchas de las marcas del grupo o fuera de ese aura, se han apuntado a experimentar con ese tipo de combinaciones: el Skoda Scout, el A4 AllRoad y recientemente, el Volkswagen Golf AllTrack y el coche que nos ocupa la prueba de hoy que es el Seat Leon Xperience.

Partimos de la base del Seat Leon con carrocería familiar y tracción total, del que ya existe una versión orientada solo al asfalto. Pero en esta ocasión; además de las defensas que rodean el contorno de los bajos del vehículo como hemos comentado antes, nos encontramos con una carrocería sobreelevada hasta los casi 18cm respecto al suelo. A ver si va a ser verdad que este coche es capaz de afrontar los terrenos más complicados con totales garantías de éxito...

Estéticamente me parece un vehículo realmente atractivo, ya que mantiene unas líneas afiladas y extremadamente dinámicas, lejos de las líneas redondeadas de la anterior generación, que aportan al coche un diseño juvenil y con mucha más personalidad, en donde el frontal, es el que marca las pautas que diferencian al Seat Leon.

Además; a pesar de portar una carrocería familiar, que tantos detractores tiene (no entiendo aun porqué), el conjunto será muy del gusto de aquellas personas que valoren una estética diferenciadora, un gran espacio interior, una tecnología acorde a los tiempos que corren y un vehículo con una conducción especialmente dinámica en todos los campos, como veremos a continuación.

El interior ha ganado enteros en cuanto habitabilidad general, tanto en las plazas delanteras como traseras, en donde mejor viajar dos adultos, relegando a niños o personas de menor envergadura la plaza central, ya que el túnel de transmisión ocupa parte del espacio dedicado a las piernas. El maletero cuenta con una gran boca de carga y está los suficientemente cerca del suelo para que no tengamos que realizar ningún sobreesfuerzo innecesario.
Sus 587 litros de capacidad son espectaculares para un coche de esta categoría y tamaño, superando incluso, la capacidad con la que cuentan vehículos de un segmento superior. El espacio disponible sobre suelo plano es muy aprovechable y si tenemos que ubicar objetos de mayor volumen o más alargados, los asientos traseros se pueden también dividir en secciones.

El puesto de mando también a ganado mucho en cuanto a calidad percibida y materiales utilizados respecto a la generación anterior. Ha cambiado totalmente el diseño, con un cuadro de instrumentos en donde predominan las aristas y los ángulos y todos los mandos están ubicados de manera muy accesible y ergonómica, orientados al conductor.

El equipamiento del que disponíamos en la versión que nos cedieron era bastante extenso, ya que el acabado Xperience es cerrado y tan solo contamos con el listado de opciones para completar y personalizarlo a nuestro antojo.

Entre otras cosas teníamos a nuestra disposición sensores de luces y lluvia, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, climatizador bi-zona, faros Full Led (con una estética muy llamativa, por cierto), Stop&Start, inserciones de cuero y distintivos específicos repartidos por el habitáculo, avisador de cambio involuntario de carril, control de velocidad de crucero y limitador, ordenador de a bordo, control de presión de los neumáticos, asiento del conductor con ajuste eléctrico, lunas tintadas, llantas de aleación de 17", asientos deportivos, cortinillas laterales en plazas traseras y entre los elementos opcionales, podemos contar con techo practicable eléctrico, navegador o asientos calefactados, entre otros elementos de confort.


La posición de conducción es muy fácil de conseguir y las grafías, tanto de los relojes como de la pantalla multifunción, son de una lectura excepcional y fáciles de interpretar al primer golpe de vista, además de ofrecer una información muy completa en todo momento.
Los asientos de corte deportivo, sujetaban muy bien el cuerpo y contaban con costuras de color naranja y distintivos, que nos daban pistas que estábamos montados en una versión especial. El tacto del volante multifunción también es reseñable, ya que era muy agradable y contaba con el tamaño justo.

Pero vamos a lo que realmente importa, que son nuestras impresiones de conducción.

La mecánica que nos cedieron era un 1.6 TDI con 110cv, con un funcionamiento excelente y fama de ser indestructible, aunque un poco rumoroso al ralentí.
Es la mecánica de acceso a la gama, ya que los siguientes escalones son 150cv y 184cv en diésel y 125cv (próximamente) y 180cv en gasolina.

Con un consumo ponderado de 4,8 l/100 Km, se posiciona como un motor bastante frugal, aunque teniendo en cuenta que es un coche de tracción total y al que en teoría, lo vamos a exigir un punto más que al Leon convencional, el consumo será un poco mayor de lo que se estipula en la marca. No obstante, las cifras no se disparan del todo y nosotros conseguimos una media de unos 6,4 l/100Km.

Sus prestaciones máximas no son relevantes, ya que el 0-100 Km/h lo hace en unos discretos 11,6 segundos, su velocidad máxima es de 185 Km/h y su par máximo disponible es de 250 Nm. Pero ya no son solo cifras, sino las sensaciones que te provoca al conducir el coche. Además; tenemos que tener siempre en cuenta que no estamos hablando de un vehículo especialmente ligero, ya que supera los 1.400 kg.

Es un motor "muy lleno" desde muy bajas vueltas y siempre nos dará la impresión que tenemos mucha fuerza en reserva debajo del pedal, pero eso ocurrirá si siempre lo conducimos en la zona "dulce" del régimen de revoluciones, ya que si dejamos morir al coche en sexta velocidad, le costará un poco más de la cuenta el recuperarse y tendremos que recurrir a la palanca de cambios para que el Seat Leon nos ofrezca su mejor cara.


Dinámicamente hablando, el Seat Leon Xperience es capaz de mantenernos perplejos por su capacidad para circular a velocidades imposibles en curvas de puertos de montaña. Debido a la ganancia de altura, la carrocería inclina un poco más que las versiones orientadas al asfalto, pero en ningún momento no da la sensación de inseguridad. Es más; con el Seat Leon Xperience podemos trazar las curvas más variopintas unos 20 o 30 Km/h más rápidos que lo que realmente aconseja la vía (y el sentido común, algo que en Motorproyect.com no gastamos...).

Las suspensiones que cuentan con 15mm más de recorrido que en un Seat León convencional, se comportan de manera muy firme y diligente cuando circulamos por asfalto y se comportan con la misma nitidez que lo harían unas suspensiones estándar, conteniendo muy bien las derivas de la carrocería y transmitiendo en todo momento lo que ocurre debajo de las ruedas.


La tracción total en estas circunstancias, nos aporta unas increíbles dosis de seguridad y confianza, ya que su sistema Haldex de 5ª generación puede distribuir, de manera electrónica y en cuestión de milisegundos, la tracción ideal a cada eje según sean las condiciones y las posibles pérdidas de motricidad en ese momento.
De hecho; nosotros comprobamos lo bien que funcionaba sobre una carretera con placas de hielo sobre el piso y notamos a la perfección, como se distribuía el par disponible entre cada uno de los ejes hasta hacernos avanzar sin ningún tipo de problema y en línea recta.


Perfecto; el coche se comporta de una manera ejemplar sobre cualquier tipo de asfalto e incluso, realizando una conducción deportiva. Pero volvemos a la cuestión de antes; ¿también podemos exigirle un poco más sobre terrenos complicados o solo será una maniobra de marketing de la marca?.

Tenemos en cuenta que la altura libre respecto al suelo es casi la misma con la que cuenta un SUV aunque no lo parezca. Esa altura, teóricamente, nos permitirá salir de situaciones un poco complicadas y evitará que los bajos queden embarrancados en trialeras o por acumulación de nieve, así que sin dudarlo, nos metimos en un camino que reunía las dos condiciones.

El Seat Leon Xperience no cuenta con ningún tipo de ayuda a la conducción en condiciones Off Road, así que tan solo contamos con esa tracción total, una primera velocidad con un desarrollo especialmente corto, una altura un poco más elevada de lo normal y una confianza extrema a que tengamos la pericia al volante los suficientemente buena, como para no quedarnos "tirados" en mitad de un barrizal que nos cubre por encima de las pantorrillas.


Asombroso. insertamos la primera, soltamos poco a poco el embrague, y el Leon Xperience comienza a avanzar lento pero seguro sobre unas camino en condiciones bastante precarias y en lamentable estado al que solo se podría acceder con un vehículo agrícola o con u  TT puro y duro. La tracción total se iba distribuyendo entre un eje y otro para que nuestra incursión "campera", no acabase entre las mofas y befas de la Guardia Civil y la grúa que vinieran a rescatarnos. Nosotros tan solo teníamos que dirigir una dirección bastante precisa y girar las ruedas hacia donde queríamos ir, ya que la fuerza del motor se distribuía indistintamente entre ambos ejes y sin que tuviéramos que actuar para nada. !!Prueba superada!!. !!Otra vez!!.


Nos adentramos por aquel camino una y otra vez y cada vez que lo hacíamos estaba en más precarias condiciones, pero el Seat Leon Xperience no lo dudaba ni un momento y atravesaba  ese camino sin problemas, cada vez por una trazada diferente. Adictivo a la par que sorprendente...


Conclusión final.

Esta nueva versión del Seat Leon, reúne lo mejor de varios mundos "a priori", muy bien diferenciados.


Cuenta con la conducción dinámica que nos ofrece cualquier Seat Leon sobre cualquier vía, sin menospreciar la seguridad y la diversión al volante, intrínseco ya en cualquier producto de la marca española. Cuenta con el avanzado sistema de tracción total Haldex5 que nos aporta una mayor seguridad y motricidad en cualquier tipo de situación. También cuenta con una buena altura libre al suelo, que junto con esa tracción total, nos permite hacer nuestros "pinitos" fuera del asfalto con totales garantías y por último; cuenta con una gran tecnología y elementos de confort, además de tener una gran habitabilidad interior y un maletero excepcional, para uso y disfrute de sus ocupantes.

Podríamos decir que el Seat Leon Xperience es el mejor exponente de la gama, pero eso dependerá de lo que quiera el cliente final, ya que también existe la versión deportiva Cupra, las versiones FR o con tracción total y hablando tan solo de las versiónes con carrocería familiar, ya que también lo podremos elegir con carrocería SC (3 puertas) o berlina (5 puertas), pero eso sí; en ninguno de estos dos últimos casos podrá ser Xperience.

La gama de motores disponible no podría ser más acertada y nuestra versión con 110cv es una mecánica con un funcionamiento excelente y con fama de ser muy fiable, además de contar con unos consumos ajustados. Pero personalmente, yo me decantaría por pagar un poco más por cualquiera de las mecánicas diésel superiores, ya que, si bien tiene un gran comportamiento y una respuesta contundente, la verdad es que como consecuencia de un mayor peso y la resistencia que nos ofrece la tracción total, 110cv pueden resultar insuficientes en recuperaciones o en puertos de montaña cuando vamos totalmente cargados. Para todo lo demás, es un gran motor que siempre nos ofrecerá su mejor cara cuando lo mantenemos en la mejor gama de revoluciones.


El equipamiento en esta versión "campera" es un buen equipamiento de serie que podremos completar con opcionales distribuidos por packs en los que se incluyen varios elementos. No echamos en falta prácticamente nada y la vida a bordo es muy confortable. Los asientos, la postura de conducción y la disposición de los mandos nos ofrecen una gran satisfacción y los acabados y materiales utilizados son muy vistosos y de primer orden. Por poner algún "pero", podríamos decir que la pantalla multifunción, a pesar de contar con una gran calidad de imagen, se nos antojaba un poco pequeña con tan solo 5" y el asistente de aviso por cambio involuntario de carril era tan "discreto" que no nos molestaba con pitidos estridentes y tan solo nos mostraba con unas grafías sobre la pantalla del ordenador de a bordo que nos estábamos "pasando de la raya", pero que si no las miras...

Su estética exterior, viene marcada por un frontal con una gran personalidad y a pesar de ser un familiar, cuenta con una apariencia dinámica, muy atractiva y con cierto punto de agresividad. Eso se traslada también en el momento que nos ponemos a sus mandos.
Nos ofrece un gran aplomo sobre asfalto y se comporta de manera muy solvente en caminos y trialeras en mal estado, por lo que la confianza que nos transmite conduciendo, se traduce automáticamente en querer aprovechar las cualidades del Seat Leon Xperience al máximo.

En definitiva; el Seat Leon Xperience nos a parecido un vehículo muy completo y que gustará a todas aquellas personas que, o bien porque ha visto aumentada la familia o bien, para disfrutar de salidas y prácticas deportivas en fin de semana, quieran un coche lo suficientemente grande como para endosarle todos los bártulos y además, les ofrezca una experiencia de conducción de un turismo y no la más "relajada" de cualquier monovolumen o SUV que tan de moda están. Si a eso le añadimos que tiene unas capacidades off road lo suficientemente capaces, como para adentrarse por lugares, en cierta medida, inaccesibles; el Seat Leon es una alternativa ideal para gente a la que le guste vivir intensamente.


¿Quieres vivir la XPeriencia?. Yo sí...


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC