Abarth 595 Biposto. Demencial y delicioso.

Dicen que se sabe la diferencia entre un hombre y un niño por el valor de sus juguetes y nunca podría estar más de acuerdo con esa afirmación, si tenemos en cuenta el "juguete" que os voy a mostrar a continuación.


Podría parecer un Abarth cualquiera, pero no. El Abarth 595 Biposto es el culmen de los Abarth. Es un "juguete" que nos puede costar hasta la escalofriante cifra de 70.000 euros si le incluimos todos los componentes necesarios para convertirlo en un auténtico coche carreras-cliente. Eso sí; es un Abarth que se revalorizará de una manera exponencial con el paso de los años y pasará a ser un objeto de deseo para los coleccionistas en un breve periodo de tiempo.

¿Por qué cuesta tanto dinero?. Pues para empezar, parte de una base ya de por sí mejorada, del Abarth 595. Biposto hace referencia a la condición de biplaza del coche, ya que se han suprimido los asientos traseros, y se han sustituido por una estructura de brazos hechos de titanio situada entre las dos ruedas traseras. Con esto; en la marca italiana aseguran que el 595 es ahora bastante más rígido. La suspensión también ha cambiado y ahora cuenta con unos amortiguadores hidráulicos Extreme Shox completamente ajustables.


Como tampoco podría ser de otra manera; el motor es un 1.4 TwinJet asociado a una caja de cambios manual de 5 velocidades, pero ahora potenciado hasta los 190cv con 250 Nm de par máximo, o lo que es lo mismo, ha aumentado 30cv y 20 Nm respecto al 595 Competizione. Y tener una mecánica de 190cv, en un coche que no alcanza la tonelada de peso, es una tarea demencial... Menos mal, que gracias a unos "cascos" de 18", junto con unas "bridas" específicas firmadas por Brembo, podremos frenar el ímpetu de tanto caballo desbocado debajo del capó delantero.
Tanta fuerza bruta se consigue gracias a un nuevo sistema de admisión del especialista BMC y cuenta también con un sistema de escape ligero de Akrapovic, que de paso, le proporciona un sonido realmente espectacular y adictivo.


Si contamos con los aditamentos estéticos, pero que también tienen funciones aerodinámicas, como una carrocería algo más ensanchada, un alerón posterior más largo y un difusor más grande; el Abarth 595 Biposto se postula como una máquina muy seria, divertida y muy especial, con un carácter y apariencia extremadamente agresivas, que cuesta la impresionante cifra de 40.900 euros, eso sí; con todo de serie.

Es verlo y a cualquiera de nosotros se nos hace la boca agua... y no me quiero imaginar lo que tiene que ser pilotarlo o tan siquiera, escucharlo.

Pero... el Abarth 595 Biposto se puede convertir todavía en algo más cercano a la competición que a la carretera (por si os parece poco todo lo que os he contado hasta ahora...). Si le añadimos todos los "juguetes" que nos ofrecen estos locos italianos, la factura del "pequeñín" aumentará hasta los más de 70.000 euros. ¿Como es posible?.

Pues por ejemplo, podemos adquirir el "Kit Pista" por unos 5.000 euros, que incluye unos preciosos baquets deportivos de la marca Sabelt con cinturones de seguridad de cuatro puntos de anclaje y un marcador semi-circular en el salpicadero, en donde podremos consultar bastantes datos referentes al funcionamiento del coche, como el tiempo por vuelta, la marcha insertada, la velocidad, las revoluciones...

También podemos adquirir una "singular" caja de cambios, esta vez con seis velocidades, que es similar a las que utilizan algunos coches de competición, con una caña muy alargada para que alcance la posición ideal para insertar las marchas de la manera más efectiva, rápida y cómoda posible.

Esa caja de cambios, sustituye los engranajes de dientes en cuña de la caja de cambios de serie, por unos engranajes de dientes rectos. De esa manera, podremos cambiar de marcha sin pisar el embrague y destaca por tener unos recorrido ultra-cortos y por tener un tacto que roza lo divino. Viene también con un diferencial de deslizamiento limitado incluido y cuesta la nada desdeñable cifra de 10.000 euritos de nada.

También podemos incluir el "Kit Carbono" por otros 4.800 euros, que incluye elementos del interior y del exterior fabricados en ese material y los paneles de las puertas simplificados al máximo; tan solo cuenta con unas ligeras y estrechas planchas de carbono y unas correas que sirven para abrir las puertas y que sustituyen a los tiradores tradicionales.


Por otros 2.000 euros, las ventanas son de policarbonato y con el "Kit 124", el capó puede ser de aluminio y las tapas de los depósitos de aceite, agua y combustible serán de titanio, por otros 3.700 "pavos".

Si sumas todas estas opciones, la factura final es realmente desorbitada para un utilitario. Pero esto no es un utilitario cualquiera...


El rugido que se cuela en el habitáculo incita a pisarlo a fondo aunque sea saliendo del garaje. Con la comprimida mecánica 1.4 con turbo, el Biposto es capaz de alcanzar los 100 Km/h desde parado en 5,9 segundos y seguir aumentando de velocidad hasta una punta de 230 Km/h, lo que me parecería un ejercicio de valentía extrema con un coche así. Verlo pasar a esa velocidad tiene que ser como ver pasar un perdigón rozándote la punta de la nariz...

Con todo los que os hemos contado hasta ahora, conducir el 595 Biposto "normal" tiene que ser una maravilla, pero con todos los "gadgets" incluidos tiene que ser como conducir por el paraíso en un coche de rallys del extinto y demente (añorado por otros...) Grupo B de los 80´s; puramente divino.

Obviamente se trata de un coche especialmente ágil, con el que circular de forma demente por carreteras reviradas será una práctica habitual en sus futuros propietarios. Las suspensiones son realmente firmes que nos harán sufrir en nuestra columna todas y cada unas de las chinas que se encuentren en el asfalto, no digamos nada si en vez de chinas nos encontramos con una carretera bacheada... Pero es un precio que hay que pagar si queremos un coche tan irracional como bello y efectivo.


La "pega" más reseñable es una dirección que no ha sido modificada y que mantiene el tacto esponjoso del Abarth original. Es muy directa, pero no trasmite con fidelidad lo que está pasando ahí abajo. Teniendo en cuenta que todavía no está a la venta y que le quedan algunas fases de desarrollo, confiemos en que después de transformar el apasionante 595 en un coche casi de competición, no se dejen en el tintero un fleco tan importante como es el tacto de la dirección...


Estamos acostumbrados a ver como las grandes marcas dotan a sus compactos de soluciones técnicas procedentes de la competición pura para batir records en pista o simplemente crear ediciones limitadas orientadas a los más "quemados" y que después se convertirán en vehículos de culto y piezas de coleccionista. El ejemplo más claro lo tenemos con el Megane RS Trophy, pero también podemos contar al Seat Leon Cupra R, al Opel Astra OPC o al inminiente Honda Civic Type R.

Pero a lo que no estamos acostumbrados es a ver un utilitario con elementos tan "descarados" procedentes de la competición, pero también de soluciones que tan solo emplean los grandes super-deportivos de más de 200.000 euros. Visto así... 70.000 euros no me parecen tanto...



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style