Mercedes GLC Coupé. Oleada de SUV coupé


Mercedes-Benz vuelve a animar el mercado con una nueva campanada. El concept GLC Coupé es un prototipo cercano a la producción en serie que traspasa a un segmento más compacto la receta de éxito del GLE Coupé.

Después del éxito que cosecha una marca rival como BMW con el X6 y el reciente X4, Mercedes no podía quedarse de brazos cruzados y en poco tiempo se han puesto las pilas y están presentando sus nuevos modelos SUV con tintes de coupé.

La expresividad dinámica de este concept combina elementos de estilo típicos del coupé con el lenguaje estético de líneas claras y sensuales de las futuras generaciones de SUV. Esta tensión emocional se acentúa con detalles expresivos como la lama doble en la parrilla del radiador, un capó con resaltes longitudinales y el equipo de escape de cuatro salidas colocadas de manera vertical al estilo del IS-F de Lexus, contrastan estéticamente con un cuerpo armonioso.

Robustos elementos del mundo de los todoterreno como los voluminosos neumáticos de 21 pulgadas, la protección de bajos delante y detrás, la mayor altura libre sobre el suelo o los estribos laterales acentúan por otro lado el potencial del concept GLC Coupé más allá de las rutas habituales.

El GLC Coupé reasume la fórmula del éxito del GLE Coupé, presentando una acertada mezcla de un SUV multifuncional con la emocionalidad de los coupés de Mercedes. No obstante, este showcar cercano a la producción en serie se mueve en un rango más compacto, como demuestran sus 4,73 metros de longitud exterior y sus 2,83 metros de batalla. Estas dos cotas, así como su cuerpo musculoso, la línea estilizada de las ventanillas laterales y los grandes neumáticos de 21 pulgadas crean la base para las típicas proporciones de la nueva y deportiva generación de coupés-todoterreno.

En el frontal, un voladizo corto y contundente con la parrilla del radiador erguida y la lama doble característica de los modelos deportivos de Mercedes-Benz son un primer indicio del talante dinámico del Concept GLC Coupé. La consigna «Born to race on every ground» se manifiesta en el capó con resaltes longitudinales, el dinámico perfil A-Wing por debajo de la parrilla del radiador, las grandes tomas de aire laterales y la imponente protección de bajos.

Los faros en tecnología integral LED recuerdan a una escultura lumínica y dan un toque muy personal al característico rostro del Concept GLC Coupé. Todas las funciones de alumbrado están reunidas en una sola carcasa.
Para las luces diurnas y los intermitentes se utilizan los elementos superiores en forma de lama denominados "cejas" por los diseñadores. Por debajo se han dispuesto tres lentes giratorias que parecen flotar literalmente en su alojamiento tridimensional e iluminan de manera óptima la calzada o la pista, adaptándose a cada situación de conducción. Por supuesto, los faros operan en todos los modos funcionales sin deslumbrar a otros conductores, ya que el cono de luz se desvanece en el área ocupada por los vehículos que circulan en sentido contrario.

La perfecta armonía entre conceptos supuestamente opuestos como un coupé y un SUV se manifiesta especialmente en la vista lateral del GLC Coupé, con apenas 1,60 metros de altura y la línea de techo estilizada típica de un coupé deportivo.


La superficie acristalada baja con ventanillas laterales sin marco, las barras longitudinales integradas en el techo y las manillas completamente escamoteables se funden a la perfección con el flanco del vehículo, subrayando adicionalmente su carácter de coupé.
La conjunción entre la línea de cintura alta, sus anchas "espaldas" y los rebordes moldeados de los pasos de rueda, da como resultado unas proporciones extremas, que dotan al concept GLC Coupé de un gran dinamismo.

El ensanchamiento de los umbrales, que recuerda a los estribos de un todoterreno clásico, es un indicio más de su marcada herencia genética de SUV. Las grandes llantas de 21 pulgadas enrasadas con la carrocería, los neumáticos de perfil marcado y una altura sobre el suelo comparativamente elevada subrayan las ambiciones deportivo-dinámicas del GLC Coupé sobre pistas no asfaltadas.

En la vista posterior, con una anchura exacta de dos metros, llaman la atención su musculosas líneas en la zaga con pasos de rueda que albergan llantas de 21 pulgadas y neumáticos anchos de 285/45 R 21.
Estéticamente, un aspecto destacado son las cuatro salidas de acero inoxidable pulido del sistema de gases de escape. Están dispuestas por pares por encima del perfil denominado A-Wing por la marca, con un diseño similar al del frontal, y la característica protección de los bajos, resaltando la presencia deportiva de este coupé.

Los esbeltos pilotos traseros divididos, la posición central de la estrella de la marca y el nítido perfil aerodinámico destacan una línea de diseño trazada por primera vez con el coupé de la Clase S y asumida ahora en todos los modelos coupé de Mercedes-Benz. La matrícula, trasladada a la parte inferior del paragolpes, y la forma típica de la luneta trasera, redondeada en la parte superior, son otros rasgos característicos de su estilo dinámico donde los haya.

El atrevido diseño de algunos componentes, como las llantas de aleación de estructura dividida, los retrovisores exteriores en diseño de ala o los cuatro tubos de escape mencionados anteriormente establece un contraste estilístico que subraya el alto nivel tecnológico del concepto. Lo mismo ocurre con la protección de bajos con ranuras de refrigeración delante y detrás o los faros y pilotos traseros con reminiscencias de esculturas lumínicas.

La mecánica elegida cumple lo que promete la imponente presencia del GLC Coupé. Un motor V6 con 367 CV y 520 Nm brinda prestaciones deportivas al más alto nivel.

El motor biturbo de inyección directa conocido de los modelos AMG Sport acelera con ímpetu el vehículo en combinación con el cambio automático de nueve velocidades 9G-TRONIC y la tracción integral permanente 4MATIC, al tiempo que transmite también a nivel acústico esa sensación de gran potencia. En función del programa de conducción seleccionado, los tubos de escape pueden generar un rugido dominante y amortiguado, o bien el sonido vehemente de un deportivo de altas prestaciones.

En el mundo SUV de Mercedes-Benz tienen cabida otros modelos como, por ejemplo, una versión de serie del concept GLC Coupé que os hemos presentado. De ese modo serían siete los modelos ofrecidos, y cada cliente podría encargar un vehículo a medida en función de sus preferencias. Además, el GLC enriquecería el revolucionario ámbito coupé de Mercedes, como continuación lógica de los coupés o Shooting Brakes de cuatro puertas del CLS y el CLA. Estas series, con un extraordinario éxito de ventas, han creado segmentos innovadores en el mercado de vehículos y han dejado una impronta permanente en las políticas de modelos de todos los fabricantes.

Pero en esta ocasión, tenemos que decir que Mercedes no ha inventado nada y tan solo se ha apuntado al carro, aunque eso sí; la ventaja que ya les lleva BMW se puede ver seriamente comprometida con estos nuevos modelos de la marca de la estrella. Veremos a ver que pasa.
Se admiten apuestas señores...



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style