Prueba: Opel Corsa 1.3 CDTI Selective



Hablar del Opel Corsa, es hablar de uno de los utilitarios más longevos y más exitosos del mercado desde su nacimiento hace 33 años ya. Se han vendido más de 12,3 millones de unidades entre todas sus generaciones y entre sus diferentes carrocerías, así que es de suponer, que además de reunir las características propias que todo el mundo busca en un coche de este segmento, la fiabilidad y el diseño han sido otros de sus grandes baluartes para encandilar durante tantos lustros al público, generalmente joven, que se han decantado por el pequeño alemán.


Hoy nos vamos de marcha con la quinta generación del Opel Corsa, a la que desde esta redacción, ya la teníamos bastantes ganas y no hemos dejado de insistir hasta que nos han prestado una unidad para mostrárosla a todos vosotros.

Como suele suceder con el paso de los años, el Opel Corsa ha ido evolucionando y creciendo en base a lo que demanda el mercado, así que a pesar de sus contenidas medidas de 4,02 metros de largo, 1,94 de ancho y 1,49 metros de alto, nos ofrece un espacio interior muy aprovechable en el que 4 pasajeros se podrán ubicar a la perfección quedando una quinta plaza un poco más estrecha, como viene siendo habitual en todas las marcas y modelos. No encontraremos ningún tipo de fisuras en cuanto a habitabilidad interior ni por anchura, ni por altura y la calidad de los materiales utilizados es de primer orden.



En el exterior, nos encontramos con unos trazos muy actualizados que mantienen el lenguaje de diseño de la marca y que estrenó en su momento el Opel Insignia, en donde es el frontal el que corre con la responsabilidad de hacer reconocible al pequeño Corsa desde la distancia.
Los faros delanteros son muy afilados y se funden con las líneas de tensión del paragolpes frontal con algún que otro detalle cromado que hacen que esta visión tenga un marcado carácter Opel, además de contar con un toque de agresividad.

El toque dinámico que nos aporta ese frontal característico, se ve disipado en parte por las líneas más clásicas en la carrocería de cinco puertas que veis en las fotos y algo menos, si elegimos la carrocería de tres puertas, con una tendencia en la zaga a mantener esos trazos de tensión más marcados que tiene el frontal.
La explicación radica en que el 5 puertas se ha diseñado con la premisa de aportar una mayor practicidad que la versión de 3 puertas, más orientada a un público de perfil más juvenil.

Cuando nos incorporamos al interior, nos encontramos con un cuadro de mandos muy bien solucionado, ergonómico, vistoso y con una pantalla táctil del sistema IntelliLink que abarca todos los mandos de control del vehículo casi en su totalidad.


Podemos conectarla a nuestro Smartphone de una manera muy sencilla y contar con las aplicaciones y conectividad que necesitemos en nuestra vida moderna y "loca" de la actualidad. Nos permite activar ciertas funciones por medio de comandos de voz, es capaz de leernos e-mails o mensajes, nos ofrece información detallada del ordenador de abordo, las opciones del equipo de sonido o la información del navegador en el caso de contar con esa opción disponible.
Es un sistema muy fácil e intuitivo de manejar, sin apenas apartar la vista de la carretera, y simplifica en una sola pantalla, los mandos de control que existían antes en todos los vehículos.

Bordeando a esta pantalla, nos encontramos con dos pulsadores bastante interesantes. Uno es el botón que nos activa el modo City de conducción, que hace que la dirección en ámbitos urbanos sea tan sumamente ligera, que no nos ofrezca ningún tipo de esfuerzo a la hora de girar el volante y además; hace que el pequeño Corsa sea especialmente ágil a la hora de colarse entre el atestado tráfico de las grandes urbes.

El otro botón, es el sistema de aparcamiento autónomo asistido, que se esta empezando a incorporar en casi todas las marcas, pero que nos llamó la atención el hecho de que estuviera disponible en un utilitario con uno de los acabados "básicos".
Este sistema es capaz de aparcar solo tanto en línea como en batería con tan solo tocar un botón. Nosotros solo tendremos que manejar los pedales e insertar la marcha correspondiente, y el coche nos irá indicando en todo momento lo que tenemos que hacer mientras él realiza la operación de giro del volante. También contamos con el apoyo de las imágenes que nos ofrece la pantalla procedentes de la cámara de asistencia al aparcamiento.

El funcionamiento es rápido y los márgenes de espacio mínimo en los que es capaz de aparcar el Corsa son increíbles, aunque personalmente opino, que debería de ganar un poco más en precisión y tomar de referencia el margen del bordillo y no los vehículos aparcados delante y detrás. Aun así, para ser un coche de este segmento, nos gusta que cuente con este tipo de sistemas que nos acercan cada vez más al futuro.

Y es que en cuanto al equipamiento disponible, nos pareció, cuanto menos, curioso. Nuestra unidad de pruebas contaba con el acabado Selective, que es un acabado básico intermedio y que disponía de un equipo de serie de lo más variopinto, ya que por ejemplo; tenía de serie aire acondicionado, y no climatizador, que es una opción que suelen incluir ya los vehículos de casi todos los segmentos de serie, pero por otra parte, teníamos a nuestra disposición un equipamiento digno de vehículos de segmentos superiores como el avisador lumínico de vehículos en ángulo muerto, ordenador de a bordo, sistema IntelliLink, sistema City, aparcamiento asistido, cámara de asistencia al aparcamiento trasero, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, sensores de lluvia y luces, volante multifunción con mandos de control de velocidad de crucero, control de comandos por voz, equipo de audio y Bluetooth o llantas de 16 pulgadas entre otras cosas. Pero es que además; podemos contar con paquetes opcionales que incluyen equipos como los asientos calefactados, asistente de cambio involuntario de carril, navegador, climatizador automático, faros bi-xenon...


Como os hemos indicado antes, la habitabilidad está fuera de toda duda en esta versión de 5 puertas, los asientos nos ofrecen un mullido bastante cómodo y el tacto y el ensamblaje de todos los paneles son milimétricos. También contamos con una capacidad del maletero suficiente de 265 litros.

De entre la solvente gama de motores, entre la que destaca la nueva mecánica tricilindrica de gasolina 1.0 Turbo ECOTEC, nosotros tuvimos la oportunidad de comprobar las virtudes del conocido bloque diésel 1.3 CDTI ECOTEC de 75cv, pero convenientemente actualizado.

Es una mecánica suficiente para realizar una vida diaria en la ciudad, con un mínimo consumo urbano de 4,6 l/100 Km que se ajusta hasta los frugales 3,8 l/100 Km en ciclo mixto si realizamos recorridos también por autovías y radiales.

Alcanza una velocidad máxima de 180 Km/h y acelera de manera contundente pero progresiva. Su medio natural es la ciudad, aunque mantener una media de velocidad solvente en recorridos extra urbanos es relativamente sencillo.
Es en recuperaciones en donde los 75cv y un discreto par de 190 Nm nos harán tirar un poco más de caja de cambios, por lo que si vais a realizar una conducción por vías rápidas con asiduidad , os recomiendo que os decantéis por la mecánica más potente de 95cv. Por otra parte, si vuestra conducción se va ha limitar básicamente a la ciudad con pequeñas salidas los fines de semana o algo similar, el motor que hoy nos ocupa es perfecto.


La suavidad de marcha y el silencio interior es la tónica general, por un gran aislamiento y a pesar de ser una mecánica con varios años a sus espaldas, por lo que también os podemos asegurar, que se trata de una mecánica muy fiable y plenamente contrastada.

Si nos metemos con las condiciones dinámicas, como hemos dicho antes, se trata de un coche muy ágil, sobre todo en ámbitos urbanos y en donde la dirección City, nos permite cambios de carril y de dirección sin ningún tipo de esfuerzo y tan solo girando el volante con un simple dedo (algo que no deberíais hacer...).


Nos sorprendió el tarado de las suspensiones, excepcionalmente firmes para tratarse de un vehículo orientado a la ciudad. No es que sea incómodo, ni mucho menos, pero sí que notaremos con mayor nitidez cualquier imperfección del asfalto que nos encontremos. También es cierto, que el aplomo que nos ofrece en los recorridos interurbanos es muy bueno y se nos muestra como un vehículo estable y noble, pero lo entendería mejor con una mecánica más prestacional.
Si esto es así; no quiero saber como serán las suspensiones del inminente OPC... Pero ahí si que tendrán sentido.


Conclusión final.

El pequeño Corsa es un gran coche que siempre ha sabido renovarse y esta nueva generación no es una excepción. Es un vehículo perfecto para afrontar nuestro día a día en la ciudad.


Su diseño mantiene las preciosas líneas de sus hermanos mayores, con tintes agresivos y afilados en el frontal y el resto de la carrocería muy bien solucionada para aportar esa amplitud que cada vez más, reclaman los usuarios de este segmento.


La agilidad con la que se maneja en las grandes urbes es realmente deliciosa, y contando además con la ayuda del modo City, las maniobras entre el tráfico se nos antojarán de lo más sencillas.
También el sistema de aparcamiento automático asistido nos ayudará en la tediosa tarea de aparcar en casi cualquier hueco por justo que nos parezca. Tiene un funcionamiento excelente, aunque como os hemos comentado antes, debería tomar otras referencias que no solo sean los coches aparcados, ya que alguno aparca de aquella manera...

En cuanto al equipamiento disponible, nos pareció sorprendente la posibilidad de poder adquirir un Corsa con casi todos los elementos de confort que podríamos incluir en todo un Insignia. De serie en este acabado Selective, viene bastante bien dotado, aunque la ausencia del climatizador que es opcional en este caso, no nos pareció una buena idea, pero el resto de los elementos nos hacían la vida mucho más fácil a bordo, además de tener un cuadro muy intuitivo de manejar y con el premiado sistema IntelliLink, las operaciones más cotidianas se ven simplificadas al máximo.

Por ajustes y materiales empleados, el usuario del pequeño utilitario de la marca del rayo no tendrá ninguna objeción, la habitabilidad en todas las plazas es más que suficiente para que cuatro personas se alojen de la manera más confortable posible y el maletero no es grandioso, pero sí que es muy aprovechable debido a sus formas regulares.


La mecánica también es la idónea para pasarnos el día por la ciudad de un lado para otro, y suficiente para disfrutar de pequeñas excursiones de fin de semana. Es frugal en consumos, no es para nada ruidosa ni rumorosa y tiene unas reacciones bastante vivas, aunque si realmente vamos a utilizar el coche para realizar viajes de media distancia o circular habitualmente por vías rápidas, os recomiendo que os decantéis por una motorización superior con la que os asegurareis mejores recuperaciones.


Y si hablamos del apartado dinámico, nos sorprendió la firmeza de las suspensiones para tratarse de un coche orientado a la ciudad mayormente. No resultan incómodas, pero si que se dejan sentir en cuanto afrontamos un tramo con las típicas imperfecciones y baches. Otra cosa es que nos ofrezcan un aplomo increíble en una sucesión de curvas o en una carretera convencional, pero teniendo en cuenta que la motorización no es extremadamente prestacional, entendemos que con unas suspensiones con un tarado más blando hubiera sido suficiente. Aunque sinceramente; le aportan un plus de agilidad extra que ya de por sí, lleva de serie cualquier Corsa...


En definitiva; el Opel Corsa nos encandiló con sus maneras, su versatilidad, su habitabilidad, su equipamiento de serie, su belleza y su tecnología. Probablemente sea un utilitario más, pero realmente ha ganado muchos enteros respecto a su predecesor, que ya contaba con ser un producto muy bueno.

Siempre se puede mejorar, pero en este caso; la superación ha sido superlativa.



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style