BMW M6. ¿Mejoras necesarias?



En Julio de 2015, la sección que fabrica los coches más radicales de la marca alemana, BMW M, reemplazará por una versión mejorada los actuales paquetes de competición para los BMW M6 Coupe, BMW M6 Gran Coupe y BMW M6 Cabrio.

El nuevo paquete de competición ha sido desarrollado con el objetivo de realzar la conducción deportiva, que ya de por sí, tienen estás máquinas del asfalto. El paquete incluye un incremento de potencia para los motores de gasolina V8 de 4,4 litros con tecnología M TwinPower Turbo de 40 CV por encima de la unidad de serie, que alcanza ahora los nada desdeñables y muy respetables 600 CV. El par máximo también aumenta, de los 680 Nm de serie hasta 700 Nm, y también está disponible en una amplia gama de revoluciones entre las 1.500 y 6.000 rpm.


Las tres variantes del modelo impresionan con su sobresaliente rendimiento cuando se las combina con el nuevo paquete de competición opcional. Por ejemplo, ahora la aceleración de 0 a 100 km/h se completa en 3,9 segundos en el BMW M6 Coupé y el BMW M6 Gran Coupé o en 4,0 segundos en el caso del BMW M6 Cabrio, por el tema de la aerodinámica en contra, al no tener un techo rígido, pero bamos, que una décima de segundo es totalmente justificable... 

Además, el BMW M6 Coupé solo necesita 11,8 segundos para acelerar de 0 a 200 km/h, lográndolo en 0,6 segundos menos de lo que tardaba con la primera versión del paquete de competición que contaba con 575 CV. La velocidad máxima de todos los modelos con el paquete de competición se encuentra electrónicamente limitada a 250 km/h, pero se puede elevar hasta 305 km/h añadiendo el paquete M Driver adicionalmente.

El paquete de competición incluye varios aspectos diseñados para enriquecer de manera apreciable la conducción del automóvil. 
El mismo principio se aplica al desarrollo de todos los coches BMW M: la tecnología del chasis está ajustada precisamente a las características de rendimiento del sistema de propulsión. El resultado es el máximo rendimiento combinado con respuestas aseguradas y exactamente controladas en todo momento, incluso cuando se presiona la envoltura dinámica. A este fin, tanto los resortes, como los amortiguadores y las barras estabilizadoras tienen un ajuste más firme, que hará que los afortunados propietarios estén en contacto mágico con lo que pasa debajo de los neumáticos. 

El diferencial activo M funciona en la transmisión con una unidad propia de control para mejorar la tracción, permitiendo al conductor acelerar de manera más dinámica incluso, por ejemplo, en las curvas. El volante también cuenta con una función específica denominada Sevotronic M que tiene una configuración más directa mientras que el modo Dinámico M del SDC (Sistema Dinámico de Estabilización) está orientado, todavía más, a ofrecer una conducción deportiva.

En el exterior, los modelos BMW M6 competición hacen que los corazones latan aún más deprisa gracias a las exclusivas llantas M con aleación ligera de 20 pulgadas y neumáticos mixtos, además de dos salidas dobles cromadas para el sistema deportivo de escape.
Los BMW M6 Coupé, BMW M6 Gran Coupé y BMW M6 Cabrio con el paquete de competición estarán disponibles a partir de julio de 2015 y su precio definitivo no se sabrá hasta las vísperas.


¿Era necesario aumentar tanto el rendimiento de un Gran Turismo como el Serie 6 en su versión deportiva M? ¿Qué más da?. Seguro que nosotros no tenemos ninguna objeción...


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style