Hublot MP-05



De todos es bien sabido, que el mundo de la alta relojería siempre ha estado relacionado de una manera u otra con el mundo de la automoción. Tanto un gran automóvil de una gran marca, como un reloj de una gran firma, poseen un diseño que perdurará con el paso del tiempo, una mecánica precisa y ese halo de exclusividad que tan solo pueden disfrutar algunos elegidos.


Hoy en nuestra sección dedicada al estilo de vida, os vamos ha hablar sobre el Hublot MP-05, un reloj diseñado a imagen y semejanza de uno de los mayores y mejores deportivos que ha "parido" la fábrica de Módena; el Ferrari LaFerrari.

De hecho, su compleja mecánica vista, nos recuerda un poco a la imagen que tenemos del V12 que solo unos pocos privilegiados pueden observar bajo el cristal del Hyper-deportivo italiano.

El Hublot MP-05 tiene hasta 637 piezas, perfectamente coordinadas para darnos la hora exacta en todo momento. Gracias a sus 11 barriletes, es el reloj de cuerda manual, de pulsera y con tourbillón, con mayor reserva de marcha del mercado, ya que obtiene un registro de hasta 50 días funcionando ininterrumpidamente, algo que no pueden atesorar las otras mejores y más afamadas marcas relojeras de prestigio mundial.

Para su construcción se han utilizado materiales de lo más sibaritas entre los que se encuentran el titanio, el aluminio, la fibra de carbono o el cristal de zafiro. Y es que un reloj creado como homenaje a uno de los deportivos más exclusivos, rápidos y precisos del panorama mundial, no podía ser menos.

Para su construcción, empleados de la marca del "cavallino rampante" han orientado a los artesanos relojeros de como debería ser su funcionamiento y estética para que su imagen se completara acorde a lo que implicaba el LaFerrari.

Para rematar "la faena" su afortunado (y adinerado) futuro propietario, recibirá el MP-05 en su casa dentro de un estuche recubierto en piel Schedoni y con todas las herramientas externas necesarias para darlo cuerda.

La producción estará limitada a tan solo 50 unidades para todo el mundo y se podrán elegir con dos acabados; en titanio, con un precio de 286.050 euros o en oro amarillo, cuyo precio ascendería hasta los 343.250 euros (y no es broma...), lo que supone una tercera parte de lo que cuesta un LaFerrari.


Así que ya sabéis, si os compráis un Ferrari LaFerrari y os sobran algo más de 300.000 euros "tontos" que no sabéis en qué gastaros, ¿qué mejor complemento para semejante obra de arte con ruedas, que otra obra de arte para colgártela de la muñeca? Pensadlo...



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC