Prueba: Opel Insignia 2.0 CDTi Excellence.

Con tanto SUV y Crossover, parece que nos estamos olvidando de que existen otros segmentos que hasta hace bien poco, eran los auténticos coches familiares que utilizábamos todo el mundo. Sí, me refiero a esos coches denominados berlinas medias, que se conducen como un coche (no como un todo-terreno o un monovolúmen), tienen amplios maleteros y cinco cómodas plazas.


Concretamente, la unidad que os vamos a presentar hoy es un buen representante de este segmento y además, en su día cargó con el peso de ser la punta de lanza del resurgimiento de una marca histórica como Opel, que por desgracia, pasaba por unos momentos complicados en los inicios de esta crisis que hoy ya, es como de la familia.

El Opel Insignia es, en la actualidad, el buque insignia de la marca del rayo (valga la redundancia). Se trata de una berlina de 5 puertas englobada dentro del segmento D y que no hace mucho, sufrió un profundo restyling en donde la trasera cambió de una manera sustancial, dejando casi impertérrita la mirada frontal, que ahora caracteriza a toda la gama de vehículos de la marca alemana.

Esas luces diurnas de tecnología Led con forma de boomerang en los faros delanteros, es una de las notas más características e inconfundibles del Insignia y como consecuencia; de sus "hermanos".

El resto de la carrocería tiene cierto aire coupé, gracias a la pronunciada caída del techo en la zaga, lo cual, es un pequeño problema a la hora de acceder a esas plazas, porque es bastante probable que nos demos algún que otro coscorrón si no nos andamos "al loro". Lo bueno, es que una vez salvado el marco de la puerta, la habitabilidad en esas plazas es bastante buena, con mucho espacio para las rodillas y una anchura suficiente y aunque el techo siga estando un poco bajo, la sensación de amplitud es muy buena.

Pero volvamos a sus esculpidas líneas de diseño, porque la verdad es que el Opel Insignia es un coche que gusta mucho en general. No se si será por sus trazos afilados, por ese ligero toque a coupé o porqué; pero lo que está claro es que preguntes a quien preguntes, es un coche que gusta.

"El Opel Insignia es, en la actualidad, el buque insignia de la marca del rayo"
La zaga, como hemos dicho, es la que más cambios ha sufrido respecto a la generación anterior. En esta ocasión adopta unos pilotos traseros también con forma de boomerang unidos por un detalle cromado con la marca en el centro que le da mucha clase y lo acerca más al mundo premium.

Ya que estamos ahí, vamos a acceder al enorme maletero por medio del también enorme portón. Puede cubicar hasta 530 litros de maletas y enseres y el espacio de carga es totalmente diáfano y muy aprovechable. Si no queremos una carrocería de cinco puertas, podemos adquirir un Insignia con una carrocería de cuatro o bien, la versión Sports Tourer, que no es otra cosa que la carrocería familiar.


Una vez accedemos al interior, también nos encontramos sustanciales cambios en el cuadro de mandos, ya que, aunque mantenga la estética de la anterior generación, se ha liberado de varios botones que plagaban todo el salpicadero. De hecho, en una ocasión llegue a contar más de 45 botones a los que te tenías que acostumbrar para activar diferentes parámetros del coche, con el consiguiente desvío de mirada del asfalto y el peligro que ello conlleva.

"El salpicadero es ahora bastante más limpio y los pocos botones que quedan (necesarios), están al alcance de la mano."
Ahora no tendremos ese problema, ya que muchos de esos mandos se han simplificado y están, o bien en los brazos del volante multifunción, o bien se activan por medio de la pantalla táctil del sistema multimedia IntelliLink de 8 pulgadas. De hecho, este habitáculo da mucha repercusión al sentido del tacto, porque hasta los mandos de regulación de la temperatura del climatizador bi-zona es táctil, aunque tenían que haber afinado un poco más la sensibilidad en esos pulsadores, ya que tardan un poco en reconocer que has pasado el dedo por ahí para subir o bajar la temperatura.


Opcionalmente, también podemos adquirir el sistema Touchpad, que por medio de una placa, puede reconocer nuestra escritura manual y admitir esas órdenes, haciendo el trabajo de manera muy intuitiva para el conductor. Por supuesto, no puede faltar el sistema de reconocimiento de voz, que por medio de unos simples comandos, podemos controlar el sistema de navegación, el equipo de audio o el sistema Bluetooth, pudiendo conectar nuestro Smartphone de manera simple y sin cables.

Gracias a esa conectividad y a esa simplificación y unificación de mandos de control, el salpicadero es ahora bastante más limpio y los pocos botones que quedan (necesarios), están al alcance de la mano.

Por supuesto, en el acabado Excellence, que es uno de los más dotados de serie, los elementos de confort y seguridad son de primera línea e incorpora, además de los que os hemos comentado hasta ahora como el climatizador bi-zona o el navegador, otras exquisiteces como llantas de aleación multirradio de 18", ordenador de a bordo, cámara de asistencia al aparcamiento trasero, sensores de luces y lluvia, Start/Stop, sensores de aparcamiento traseros y delanteros, asistente de arranque en pendiente, asiento del conductor con ajuste lumbar y dorsal eléctrico, espejo exterior e interior fotocromático y con aviso luminoso de vehículo en ángulo muerto, luces de xenón adaptativas, lunas tintadas, asistente de localización de aparcamiento, asistente de aviso de tráfico transversal, para maniobras marcha atrás con escasa visibilidad lateral o control de velocidad de crucero y limitador entre otras cosas, a las que podremos añadir de manera opcional, el Touchpad que os he comentado antes, un equipo de audio mejorado o la apertura y arranque sin llave, por poner algunos ejemplos gráficos.

Visto el interior. ¿Arrancamos el motor?. La mecánica que monta nuestra unidad de pruebas es la más popular y la que acapara el mayor número de ventas del Insignia. Os preguntaréis porqué y la respuesta es muy sencilla...

Es un 2.0 CDTi que genera 140cv y un par máximo de 350 Nm, con el que es capaz de acelerar de 0 a 100 Km/h en unos discretos 10,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 205 Km/h, manteniendo unos sorprendentes consumos en ciclo mixto homologados por la marca de tan solo 3,7 l/100 Km.


Este motor es uno de los más equilibrados dentro del amplio abanico de posibilidades entre las que podemos elegir, ya que reúne una gran aceleración, una potencia suficiente y unos frugales consumos.

"La mecánica que monta nuestra unidad de pruebas es la más popular y la que acapara el mayor número de ventas del Insignia."
El par máximo es más que suficiente, pero se nota que es un motor al que hay que llevarlo "alegre" si queremos que las recuperaciones a la hora de realizar un adelantamiento o afrontar un repecho pronunciado, sean acordes con las capacidades reales del Insignia.

Esa fuerza hace acto de presencia a partir de casi las 2.000 rpm, lo que nos obligará a tirar de la palanca de cambios e insertar una marcha menos si nos hemos despistado y circulamos en un margen de revoluciones "relajado". Y es que circular a velocidades legales de crucero en sexta velocidad, implica a que vayamos por debajo de esa cifra mágica y por lo tanto, y gracias a ello, el coche mantiene esos consumos tan sorprendentemente bajos.


Pero con esto no quiero decir que el coche no tenga "chicha", ya que a partir de esas 2.000 rpm, el motor nos ofrece unas grandes aceleraciones, que si bien no te pegan la espalda al respaldo del asiento, son bastante contundentes. En general es una mecánica progresiva en reacciones, pero no exenta de fuerza por ello.


Si nos metemos con la dinámica de conducción, que decir del Insignia... Pues básicamente que es un gran coche rutero, con el que afrontar largas travesías por autopistas y autovías en perfectas condiciones es un auténtico placer y en donde nos deleitará con un excelente confort de marcha y un silencio en el habitáculo mucho más que representativo.

"Es un coche perfecto para grandes recorridos por carreteras en perfecto estado, donde se sentirá realmente cómodo y nos hará disfrutar del viaje"
Eso no quiere decir que sea un coche aburrido y la típica berlina que va muy bien en línea recta, pero que se le atragantan las curvas más cerradas. En una carretera rota y revirada, también goza de un aplomo impresionante, aunque quizá tenga un tarado de suspensiones un poco más blando de lo deseado y su peso de más de 1500 Kg que le pasan factura. Pero no se puede tener todo, o se es un coche ágil y "juguetón" o se es una gran berlina cómoda y confortable. En el caso del Opel Insignia, se han decantado por la segunda opción, aunque con ligeros matices de la primera...



Conclusión final.

El nuevo y remozado Opel Insignia es una gran berlina de las de toda la vida, pero con un cierto toque al estilo coupé en la zaga del vehículo, que lo hacen poseedor de una estética más actual y rompe un poco con la norma establecida de las berlinas de tres volúmenes clásicas.


Por acabado, ligeros detalles cromados de la carrocería, un excepcional ensamblaje de todos los elementos y la elección de unos materiales de primer orden para conformar el interior del habitáculo, lo acercan cada vez más al sub-segmento de las berlinas medias de carácter premium, lo cual es un punto muy a su favor y ensalza su imagen de marca.

El cuadro de mandos se ha visto simplificado al máximo, gracias a la incorporación de nuevos elementos táctiles, al sistema multimedia IntelliLink  y al sistema opcional Touchpad, que despejan a esa consola central de botones que podrían hacer que nos despistáramos, además de incorporar un velocímetro digital con una pantalla configurable y que nos ofrece una información muy clara y legible en todo momento, procedente del ordenador de a bordo.

"El nuevo y remozado Opel Insignia es una gran berlina de las de toda la vida, pero con un cierto toque al estilo coupé"
La habitabilidad interior también es un punto destacable en el Insignia. Todos los pasajeros se sentirán a sus anchas en cualquiera de sus cómodas plazas, además de contar con un maletero suficiente y con una gran boca de carga para una mayor comodidad. El único handicap que nos podemos encontrar es un acceso a las plazas posteriores limitado por esa caída del techo tan pronunciada y con la que tendremos que tener cuidado si no queremos darnos el típico golpe tonto en la cabeza...

La mecánica 2.0 CDTi se caracteriza por ofrecernos una buena cantidad de par, eso sí, siempre que mantengamos regímenes superiores a las 2.000 rpm, en donde nos ofrecerá una respuesta progresiva pero bastante contundente. Las prestaciones máximas son más que suficientes para el conductor medio de este tipo de vehículos, que además, se verá recompensado con una autonomía excelente gracias a su enorme depósito de 70 litros de combustible y a unos frugales consumos en ciclo mixto homologados por la marca alemana, de tan solo 3,7 l/100 Km.

Por último; sus cualidades dinámicas están fuera de toda duda. Es un coche perfecto para grandes recorridos por carreteras en perfecto estado, donde se sentirá realmente cómodo y nos hará disfrutar del viaje con un nivel de confort de lo mejor de su clase. En carreteras más erosionadas y rotas por el paso del tiempo y con curvas de diferentes grados, el Insignia nos ofrecerá un aplomo encomiable y una buena dosis de seguridad en todo momento, pero se verá penalizado por su envergadura y un esquema de suspensiones preparado para proporcionar el mayor confort a sus ocupantes y no para afrontar un paso por curva a altas velocidades. No llega a asustarnos en ningún momento, pero el sentido común y probablemente, los "pequeños" pasajeros de las plazas traseras, harán que levantemos el pié del acelerador...

El Opel Insignia y sobre todo, la versión de nuestra prueba de hoy, es un rival muy serio para el resto de las marcas que luchan por llevarse un trozo del pastel. Además a verse renovado recientemente, la mecánica de 140cv, el excelso equipamiento del acabado Excellence, un habitáculo confortable y con la última tecnología e innovaciones en materia de información y entretenimento, una actitud sobria y un comportamiento excepcional en cualquier tipo de vía, harán que más e uno se decante por la preciosa berlina alemana.

Opel ha hecho los deberes. ¿Y tú?. ¿Qué has hecho para merecerte esta Insignia?.





Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style