Alfa Romeo Giulia. El renacimiento de Alfa.



Por fin parece que los chicos de la firma italiana vuelven a sus orígenes y empiezan a animar el mercado con nuevos productos, después de una larga temporada sin representantes a partir del segmento C, que es el de los compactos.


Además vuelve y !de qué manera!, con una berlina bestial de la que ya habíamos oído de todo pero que nunca se llegaba a materializar. Pero por fin ha llegado el momento en el que se han decidido por presentarnos lo que esperemos sea, el renacimiento de una marca con un amplio bagaje competitivo y que siempre ha sabido plasmar ese carácter en sus vehículos de calle. El esperado Alfa Romeo Giulia ya está aquí.

Hoy en Arese (Milán), en el renovado Museo de Alfa Romeo, se ha presentado a la prensa internacional en la versión tope de gama caracterizada por el legendario Quadrifoglio Verde, pero tranquilos, que también existirán versiones más "normales".

Ha sido un evento especial y muy esperado por todos que, ante todo, ha querido celebrar una marca con más de un siglo de historia De hecho, precisamente hoy, Alfa Romeo cumple 105 años de vida, un aniversario extraordinario que comparte con un club muy selecto de marcas de automóviles, aún más reducido si se comparan los éxitos comerciales y las victorias deportivas que la marca ha sabido conquistar por todo el mundo.

El 24 de junio de 1910 se fundó en Milán A.L.F.A. (Anonima Lombarda Fabbrica Automobili). Hoy, 24 de junio de 2015, se ha abierto una nueva página de una marca que nunca deja de sorprender y, esta vez, lo ha hecho presentando más que un nuevo modelo, un auténtico manifiesto que concentra el pasado, el presente y el futuro de uno de los más brillantes ejemplos de excelencia automovilística mundial.

Así pues, hoy hemos asistido a un evento dentro de un evento, para el que no podía sino haberse elegido el nuevo Museo storico Alfa Romeo, el "hogar" de la marca que el 30 de junio abrirá sus puertas al público, para que todo el mundo pueda contemplar en vivo como es la nueva joya de la corona Biscionne.
Este centro de exposiciones reformado alberga las creaciones más famosas e innovadoras de Alfa Romeo que han escrito algunas de las páginas más importantes de la historia del automóvil y que, aún hoy, son fuente de inspiración para los jóvenes diseñadores e ingenieros de la marca.

Entre ellos, existe una élite de ingenieros, diseñadores y estilistas conocidos en el Grupo FCA con el mote de "Skunks", un término que identifica a los mejores equipos a los que confiar las misiones más delicadas y tecnológicamente innovadoras.

Compartiendo el mismo amor por Alfa Romeo y por su forma única de entender el automóvil, no como un "útil medio de transporte", sino como una "creación mecánica" que transciende el campo de las necesidades para irrumpir en el de las emociones más auténticas; los "Skunks" han tenido un solo objetivo: crear el Alfa Romeo del futuro, respetando ese legado que es fruto del trabajo y del orgullo de las miles de personas que a lo largo de los años han trabajado en las fábricas, en las oficinas y en los circuitos y que son los que en definitiva, han dado forma e historia a la marca italiana.


El Alfa Romeo Giulia encarna a la perfección el cambio de paradigma de la marca, pero sigue permaneciendo fiel a su tradición centenaria. Como dice el dicho; "solo quien tiene un gran pasado puede afrontar los retos del futuro".
El respeto de la historia de la marca se demuestra también en el inédito logo que el nuevo modelo mostrará al mundo por primera vez. El emblema se ha renovado y modernizado en el exterior, pero no se ha alternado la forma y los rasgos distintivos que lo han convertido en un símbolo admirado en todo el mundo.

Son cinco los elementos que han hecho de Alfa Romeo una de las marcas de automóviles más deseadas del mundo: un diseño claramente italiano; motores innovadores y de vanguardia; distribución del peso perfecta (50/50); soluciones técnicas únicas y la mejor relación peso/potencia.

Solo hay que sentarse a bordo del nuevo modelo para comprender que se está a punto de entrar en una dimensión diferente, donde el centro de esta creación es el conductor, con sus emociones y su deseo de disfrutar de una experiencia de conducción emocionante, gracias a la sensibilidad de la dirección, a la respuesta del acelerador y a la reacción inmediata del cambio y del freno. A estas características hay que añadir la elección de la tracción trasera o total, que no es solo un homenaje a las raíces más auténticas del mito Alfa Romeo, sino que es también una solución técnica que asegura altas prestaciones y una gran diversión. De hecho, el nuevo Giulia se postula como una alternativa muy seria dentro de las berlinas más prestacionales del segmento, entre las que se incluyen el Mercedes Clase C AMG, el BMW M3 o el Audi RS4, entre otras.


La diferencia viene dada precisamente por el término "emoción" como el que reza en su eslogan y que se hace mucho más latente en la nueva berlina italiana que en sus competidores más directos.

En Alfa Romeo todo esto se concreta en la "meccanica delle emozioni", un eslogan de comunicación fuerte y distintivo que se dará a conocer en todo el mundo siempre en italiano, como homenaje al país en el que nació la marca hace más de un siglo.
La leyenda que sigue llevando el Made in Italy por las carreteras de todos los días, por los circuitos de carreras más famosos y en el corazón de millones de admiradores de todos los rincones del planeta.

Un Alfa Romeo es el resultado del perfecto equilibrio entre legado, velocidad y belleza que lo convierte en la más alta expresión del estilo italiano en el mundo del automóvil. El nuevo Giulia no es una excepción, al encerrar en sí mismo las tres características peculiares del diseño italiano: el sentido de la proporción, la sencillez y la atención por la calidad de las superficies. Esta es la "piel" que los estilistas de Alfa Romeo han modelado con esmero artesanal sobre los componentes mecánicos. Y es que la pasión latina en cualquiera de sus creaciones, es una impronta muy arraigada de la marca y que se transmite con cada nuevo modelo que sale al mercado.

Para Alfa Romeo los puntos de referencia ineludibles en este modelo son el equilibrio del peso (50/50) y la tracción trasera. Para equilibrar perfectamente las masas, el motor y la mecánica tienen que colocarse entre los dos ejes. Esta es la razón por la que el Giulia tiene voladizos muy cortos, un capó y guardabarros delanteros largos, un habitáculo echado hacia atrás, como en los mejores deportivos, y guardabarros traseros musculosos que marcan visualmente el punto donde la potencia se descarga al suelo.

Todo esto se traduce en una distancia entre ejes extremadamente generosa, la más larga de la categoría aunque no lo parezca, precisamente porque está contenida en una carrocería de las más compactas. Además, las esquinas redondeadas y los montantes envolventes transmiten impulso al vehículo, creando un perfil con forma de gota que recuerda uno de los automóviles más bellos de la marca: el Giulietta Sprint.

El resultado final en el nuevo Giulia es una forma escultural que recuerda un gran felino a punto de saltar, la misma inspiración se encuentra en el interior del vehículo. Todo es sencillo y esencial, todo se centra en el conductor, como por ejemplo agrupar todos los mandos en el volante, que se ha diseñado pequeño y directo para adaptarse a todos los estilos de conducción.

Y eso no es todo. La posición del conductor se ha "cortado" como una tela, con el túnel diagonal, el salpicadero ligeramente ondulado y los instrumentos orientados hacia el conductor; y se ha "cosido" como un traje, con cuidado artesanal y materiales de primera calidad: fibra de carbono, madera y tejidos se han elegido por su placer visual y táctil, y se han montado de forma especial para deleitar con su excelente tacto a sus afortunados futuros propietarios.


Otro elemento que distingue a un auténtico Alfa Romeo son los motores innovadores y de vanguardia. Por esta razón, para la versión Quadrifoglio, se ha decidido realizar un motor único por tecnología y prestaciones, que se convierte en el nuevo punto de referencia de la marca. Bueno; de la marca y de las demás marcas, porque con esa mecánica será un coche realmente durísimo de batir...

Se trata de un turbo gasolina de 6 cilindros, elaborado por técnicos procedentes de Ferrari, que suministra 510 CV y brinda prestaciones emocionantes. La aceleración de 0 a 100 km/h se produce en apenas 3,9 segundos..., con ese dato, os podéis hacer a la idea de como serán las prestaciones finales.

Dicho sea de paso, aunque los valores de potencia y par son sensacionales, el inédito motor es sorprendentemente económico en el consumo, gracias al sistema de desactivación de los cilindros de control electrónico, según demandemos más o menos potencia con el pedal del acelerador. Obviamente, como todos los motores de la próxima generación, tanto gasolina como Diésel, este 6 cilindros está totalmente hecho de aluminio para reducir el peso absoluto del vehículo, sobre todo en el eje delantero, y obtener un sonido genuinamente Alfa Romeo, gracias a su cuádruple salida de escape.

Otra peculiaridad del nuevo Giulia es la gestión particular de las masas y los materiales, que ha permitido alcanzar una distribución perfecta del peso, repartido al 50% entre los dos ejes. Esto es fundamental para asegurar el placer de conducción que nos proporciona siempre un Alfa Romeo, que es el resultado de trabajar tanto en la disposición del vehículo como en colocar todos los elementos más pesados en la posición más centrada posible.

Además de la distribución del peso, para una alineación siempre excelente, son primordiales las suspensiones. En particular, en el eje trasero se ha elegido una solución multilink que asegura prestaciones, placer de condución y confort al mismo tiempo. En cambio, para el eje delantero, se ha desarrollado una nueva suspensión de doble brazo oscilante, que mejora el efecto de filtrado y permite girar de forma rápida y precisa en todo momento.

Es una exclusiva de Alfa Romeo, que mantiene constante el apoyo del brazo en tierra durante las curvas y es capaz de garantizar altas aceleraciones laterales.
Siempre según la cultura técnica de Alfa Romeo, el chasis y las suspensiones tienen que tener un diseño, una ejecución y una elección de materiales perfectos. Debido a ello, se decidió que la electrónica tenía que utilizarse únicamente para hacer la experiencia de conducción aún más emocionante, ya garantizada por la excelencia técnica de base.

Lo demuestran las exclusivas soluciones técnicas presentes en el nuevo vehículo, como la tecnología Torque Vectoring que, gracias a su doble embrague, permite al diferencial trasero controlar por separado el par de cada rueda.

De este modo, la transmisión de la potencia al suelo mejora también en situaciones de baja adherencia. Esto permite conducir el automóvil de forma segura y siempre muy divertida, sin recurrir nunca a intervenciones invasivas por parte del control de estabilidad y dejando a las soluciones puramente mecánicas hacer su trabajo. En el nuevo vehículo Alfa Romeo también debuta el sistema de frenado integrado, el innovador sistema electromecánico que combina el control de estabilidad con el servofreno tradicional, asegurando una respuesta instantánea del freno y, por tanto, una distancia de frenado récord, además de permitir una importante mejora del peso, ya que su construcción liviana, libera de varios kilogramos al conjunto.

También el nuevo modelo se caracteriza por el Active Aero Splitter, el sistema frontal que gestiona la carga aerodinámica de forma activa, asegurando así prestaciones y adherencia superiores, incluso a altas velocidades. Todos estos sistemas de vanguardia están dirigidos por el CDC Chassis Domain Control, el "cerebro" de la electrónica de a bordo, que asigna a cada uno de ellos una tarea precisa para optimizar las prestaciones y el placer de conducción.

Sin olvidar que el nuevo Alfa Romeo Giulia propone el renovado selector Alfa DNA el cual probamos cuando os presentamos la prueba del Giuletta QV hace unas semanas y que modifica el comportamiento dinámico del vehículo en función de la selección del conductor: Dynamic, Natural, Advanced Efficient (modo de ahorro energético que se introduce por primera vez en un Alfa Romeo) y, obviamente, Racing (en las versiones de altas prestaciones).

No es casualidad tampoco que todos los principales mandos se incorporen al volante, como en un vehículo de Fórmula 1, mientras que la interfaz hombre/máquina consta de dos mandos giratorios que regulan, de manera sencilla e inmediata, el selector Alfa DNA y el sistema de infoentretenimiento.

Para rizar el rizo de las altas prestaciones, el nuevo Giulia combina las extraordinarias cualidades del motor con un uso extendido de materiales ultraligeros para todas las piezas del vehículo. Por ejemplo,  utilizan la fibra de carbono para el eje de transmisión, el capó y el techo, o el aluminio para el motor, los frenos, las suspensiones (incluidas las cúpulas delanteras y los bastidores delanteros y traseros) y muchos componentes de carrocería como las puertas y los guardabarros. Además, el travesaño trasero es de material compuesto de aluminio y de material plástico.

A fin de reducir la masa total, también se ha intervenido en el sistema de frenado, con elementos de aluminio y discos de carbono y cerámicos, y en los asientos, caracterizados por una estructura de fibra de carbono.

A pesar de la optimización del peso, el vehículo se enorgullece de la mejor rigidez torsional de la categoría, garantizando así la calidad percibida con el paso del tiempo, el confort acústico del interior y la maniobrabilidad incluso en caso de esfuerzos extremos.

Y después de este repaso al bombazo del día, solo nos queda poner una vela a San Cristobal (patrón de los conductores) y a "San Julian" (esto ya es una cuestión nuestra...) para que en breve tengamos la oportunidad de probar esta belleza italiana, aunque sea en cualquiera de sus versiones más mundanas...


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC