Peugeot 308 GTI by Peugeot Sport. Delicia a la francesa.

El Peugeot 308 Hybrid R era un concept radical que los chicos de la división Sport presentaron en el Salón de Shangai, con un aspecto muy especial y que tuvo un éxito arrollador, ya que la marca tiene muchas pretensiones en el país asiático y no podía desaprovechar un Salón tan importante para dar a conocer todo el potencial que tienen y que nosotros, afortunados europeos, conocemos desde tiempos inmemoriales.


Muchos recordamos aquel famosísimo Peugeot 205 GTI, que se ha convertido en un coche de auténtico culto y con miles y fieles seguidores repartidos por todo el viejo continente y que ha dado lugar a una saga en la que cada nuevo modelo, bien utilitario o bien compacto, han lucido con orgullo esas siglas especiales , siendo cada vez mejores y más efectivos. Pero también somos conocedores de los triunfos y victorias que las mágicas siglas GTI han proporcionado a la marca del león en las competiciones más dispares alrededor del mundo y que durante esos años, han servido para formar a los especialistas que después se encargan también de las versiones de calle más deportivas y sugerentes.

Desde el lanzamiento del mítico 205 GTi, más de 800.000 clientes han disfrutado de los deportivos de Peugeot: 309 GTi, 405 Mi16, 306 S16, 208 GTi, RCZ y, a partir de ahora, el Peugeot 308 GTi by Peugeot Sport.


Por eso, e independientemente de concepts, que dudo mucho que pasen a producción, por lo menos como se nos dieron a conocer; estábamos esperando a la versión más deportiva del 308 como agua de mayo y por fin, ha llegado...

Desde que la marca presentó el Peugeot 308, su versión deportiva se esperaba con impaciencia, especialmente teniendo en cuenta que el comportamiento de toda la gama proporcionaba ya sensaciones incomparables. 

El reto era importante: ofrecer a una clientela particularmente exigente el modelo más radical de la gama. Para satisfacer las exigencias de estos apasionados era imprescindible contar con un equipo de desarrollo que dominara su mismo lenguaje y compartiera su misma pasión, la de las prestaciones. La marca confió esta misión a auténticos expertos, los ingenieros de Peugeot Sport, que han adquirido toda su sabiduría en los más exigentes terrenos en todo el mundo.

Con el Peugeot 308 GTi by Peugeot Sport, el "piloto" dispone del vehículo definitivo: un motor 1.6 THP S&S de 270 o 250 CV, diferencial de deslizamiento limitado de tipo Torsen, reglajes del chasis específicos y Peugeot i-Cockpit. Además, el motor 1.6 THP S&S es el más eficiente de su categoría con unas emisiones de CO2 reducidas a sólo 139 g/km lo que equivale a un consumo de 6,0 l/100 km.
Con una relación peso/potencia récord en el segmento de sólo 4,46 kg/CV, el 308 GTi 270 acelera de 0 a 100 km/h en apenas 6,0 segundos y cubre los 1.000 metros con salida parada en 25,3 segundos.
Esta versión, que será la más potente y capaz, está equipado con un diferencial de deslizamiento limitado Torsen y llantas de 19’’ Carbone19 calzadas con neumáticos Michelin Super Sport. Además, equipa discos de freno de 380 mm en las ruedas delanteras con pinzas de color rojo y la firma de Peugeot Sport, y de 268 mm en las ruedas traseras, para asegurarnos siempre un control absoluto antes de abordar una serie de curvas.

También estará disponible en función del mercado, el 308 GTi 250, que realiza el 0 a 100 km/h en 6,2 segundos y los 1.000 metros con salida parada en 25,6 segundos gracias a una relación peso/potencia de sólo 4,82 kg/CV. Las diferencias como veis serán mínimas, y dependerá siempre de la radicalidad de la personalidad de cada cliente potencial.

El diseño del 308 GTi, en cualquiera de sus dos versiones es musculoso y exclusivo. La altura al suelo se ha rebajado en 11 mm y tanto el frontal como la trasera son específicos. El habitáculo mantiene además el mismo estilo deportivo.


El Peugeot 308 no necesita ningún tipo de artificio para dar vida a una versión deportiva. El Peugeot 308 GTi reafirma el diseño con un estilo basado en la sencillez y en una tremenda eficacia.
El modelo exhibe una presencia radical, con la reducción en 11 mm de la altura libre al suelo y las llantas de 19’’ Carbone19. En la versión GTi 270, los neumáticos Michelin Super Sport se combinan con estas llantas de tipo Reverse que presentan un diseño aéreo que permite observar los discos de freno de 380 mm y las pinzas de cuatro pistones. Pintadas en rojo, exhiben la firma del encargado de desarrollar el coche: el equipo Peugeot Sport.

El generoso parachoques delantero refleja el nivel de prestaciones conseguido. Justo encima, los faros Full LED escoltan una parrilla también exclusiva para esta versión, así, su tramado en negro está recubierto por un motivo ajedrezado en acabado negro brillante. En la parrilla, que esconde la gran toma de aire inferior, se repite este mismo motivo ajedrezado. 
Ésta alimenta el intercooler del turbo y está enmarcada en sus extremos por intermitentes de LED de iluminación dinámica y por un junquillo cromado o en color rojo Ultimate. Dos deflectores completan el parachoques y contribuyen a aumentar la impresión de que el coche está pegado al asfalto y a mejorar la aerodinámica.

De manera espontánea, la mirada se desvía hacia los bajos de caja ensanchados y los expresivos flancos, que conducen la vista hasta la potente parte trasera. Aquí, el coche queda firmemente asentado sobre el suelo gracias al extractor negro lacado que integra las dos generosas salidas de escape. La firma GTi que aparece en las aletas delanteras y en el portón trasero permite una rápida identificación, aunque con todos los aditamentos desglosados anteriormente, creo que se podría reconocer aunque no llevase ninguna sigla...

En coherencia con el aspecto exterior, el habitáculo es claramente deportivo, en especial gracias a su ambientación en color oscuro, techo incluido. Los pespuntes rojos realzan el salpicadero, los asientos, las contrapuertas, el fuelle de la palanca de cambios y las alfombrillas. Finalmente, los embellecedores de los umbrales de las puertas exhiben los logotipos “Peugeot Sport” y “GTi” y están realizados en aluminio, al igual que los pedales, el reposapiés y el pomo de la palanca de cambios.


En la versión GTi 270, los asientos de tipo baquet, tapizados en cuero y Alcántara y con las siglas “Peugeot Sport”, ofrecen una excelente sujeción lateral para que el conductor se encuentre en plena comunión con el coche y sienta las trayectorias en todo momento. El volante compacto, ofrece un tacto natural y permite colocar el coche en las curvas de manera milimétrica. Tapizado en cuero (por supuesto...), exhibe el logotipo GTi en la base y, en la parte superior, dispone de una referencia de centrado en color rojo, al estili de los coches de competición puros. El volante permite consultar la instrumentación elevada, con un motivo ajedrezado en el fondo del velocímetro, y disfrutar del mensaje de bienvenida “GTi” que se proyecta en la pantalla central.
En exclusiva para el 308 GTi 270, el ‘coupe franche’ combina el nuevo y explosivo rojo Ultimate con el negro Perla Nera. Ambos forman parte de la oferta de seis colores disponibles en la gama 308 GTi: rojo Ultimate, azul Magnetic, negro Perla Nera, gris Artense, blanco Nacré y gris Hurricane.

Perfectamente integrada en un salpicadero de material blando, la gran pantalla táctil con el tema Redline aporta el toque final para componer el Peugeot i-Cockpit. Gracias a la ergonomía natural del mismo, la conducción es instintiva y segura, elemento clave para un coche capaz de ofrecer elevadas prestaciones.

Finalmente, el Driver Sport Pack ofrece la posibilidad al conductor de ampliar la atmósfera deportiva a bordo. Al presionar el botón Sport de la consola central, el color de la instrumentación pasa de blanco a rojo, en la pantalla central se ofrecen informaciones complementarias (potencia, par, presión de sobrealimentación, aceleraciones lateral y longitudinal), se refuerza la sonoridad del motor y cambia la cartografía del pedal del acelerador.

Un chasis puesto a punto por pilotos, un motor lleno a cualquier régimen, una trabajada sonoridad en el escape, el Peugeot i-Cockpit, el Driver Sport Pack, asientos de tipo baquet… El resultado es impresionante.
Todos estos elementos contribuyen a sacar la quintaesencia al desarrollo realizado por Peugeot Sport.

Pero como hemos dicho al principio, todas estas prestaciones arrojadas por el 308 GTI no son fruto de la casualidad. Gracias a la experiencia adquirida en las competiciones, Peugeot Sport dispone de un departamento dedicado en exclusiva al desarrollo de las versiones de mayor rendimiento de la gama. Los ingenieros del equipo han aportado sus conocimientos para ofrecer sensaciones deportivas definitivas al volante del Peugeot 308 GTi by Peugeot Sport.

Esta versión aprovecha la reducción de peso conseguida durante la producción del 308 fruto del uso de la plataforma EMP2, de un portón trasero de material compuesto y de acero de muy alto límite elástico. Esta búsqueda de la ligereza se concreta en una cifra: 4,46, la relación peso-potencia récord en el segmento expresada en kg/CV de la versión GTi 270, garantía de un impresionante comportamiento dinámico.
Peugeot Sport ha desarrollado el nuevo 308 GTi sobre la base de un pliego de condiciones muy concreto marcado por la firma del león: un deportivo compacto, incisivo y seguro, para el placer de conducción definitivo. Así, se han tenido en cuenta múltiples aspectos como suspensiones, motores, frenada o ayudas electrónicas.


El nuevo Peugeot 308 GTi se pega al asfalto gracias a sus vías ensanchadas y sus neumáticos Michelin Super Sport (en medidas 235/35 R19). Con su enorme agarre, estas gomas elevan la adherencia lateral y longitudinal, aunque son muy efectivas en seco, ya que en mojado, mejor poner unas ruedas más convencionales... Por su parte, las llantas de 19’’ de tipo Reverse son dos kilos más ligeras cada una en relación a las llantas de aluminio de 18’’ Diamant.

Para asegurar una potente frenada, los discos delanteros ventilados tienen un diámetro de 380 mm, montados sobre un soporte de aluminio, disponen de pinzas de cuatro pistones. Los discos traseros tienen un diámetro de 268 mm. En uso, este conjunto hace gala de una gran resistencia y asegura prestaciones muy notables de manera constante.

Muy equilibrados, los ejes rodantes permiten un pilotaje dinámico con toda confianza. El eje delantero pseudo-McPherson se coloca con precisión mientras que el eje posterior, de barra de torsión, le acompaña con naturalidad. Estos componentes contribuyen asimismo a la ligereza del coche. La barra estabilizadora delantera está aligerada y los triángulos delanteros están fabricados en aluminio.

Toda la suspensión vertical delantera es específica y cambia en:

  • La rigidez del muelle.
  • El tarado del amortiguador que, además, dispone de un tope hidráulico de extensión para limitar el ruido.
  • El tope de compresión progresivo, más rígido y más largo, para intervenir al inicio de la compresión cuando el conductor está solo a bordo.

Finalmente, la barra estabilizadora es más elástica para crear un evidente equilibrio con el eje trasero. En este último, se ha aumentado la rigidez de la barra de torsión y de sus soportes y la suspensión vertical es, asimismo, específica: rigidez del muelle, tarado del amortiguador y rigidez del tope de compresión progresivo.

Exclusivo para la versión GTi 270, un diferencial de deslizamiento limitado Torsen se integra en la caja de cambios para mejorar la dinámica del coche en curva. Gracias a la transferencia de par hacia la rueda con mejor agarre, permite abrir gas antes en todo tipo de curvas. siempre procurándonos unas aceleraciones fulgurantes y un paso por curva demencial.

Finalmente, el software de las ayudas electrónicas se ha adecuado al temperamento deportivo del coche. La asistencia eléctrica de la dirección es específica para funcionar de acuerdo con el diferencial de deslizamiento limitado, así que la información que proporciona la dirección desde las ruedas es precisa, de manera que el conductor sabe siempre dónde y cómo pisa el coche. Además, esta última obedece con una fidelidad absoluta a las órdenes que el conductor genera mediante el volante.

El diferencial de deslizamiento limitado Torsen implica una nueva programación del control de tracción para que entre en funcionamiento de manera óptima. La programación más deportiva del ESP permite un mayor deslizamiento, especialmente en curvas cerradas. Además, el ESP puede desconectarse por completo.

El motor desarrolla una potencia de 270 CV y un par de 330 Nm. Más allá de sus valores absolutos, este motor impresiona en la conducción gracias a su elasticidad fruto de una presión de inyección elevada hasta 200 bar. Tiene siempre una respuesta muy llena a cualquier régimen y la entrega es casi estable hasta el régimen de potencia máxima situado en las 6.500 rpm, a las que llega con una velocidad impresionante. Por su parte, el par máximo se entrega en una amplia banda de revoluciones, entre 1.900 y 5.500. Para gestionar el elevado par, se ha reforzado la caja de cambios manual de seis marchas.


Además, tanto la potencia como el par son perfectamente dosificables, incluso a regímenes elevados, gracias a la concepción de la válvula de descarga del turbo. Por su parte, es tal el rendimiento que nos ofrece esta versión, que el colector de escape está realizado en acero para que sea capaz de soportar temperaturas que pueden llegar hasta los 1.000° centígrados. La activación del Driver Sport Pack refuerza la deportividad de la melodía que sale del colector.

Para responder a las necesidades de aire del motor, tanto en volumen como en temperatura, el Peugeot 308 GTi by Peugeot Sport dispone de un intercooler que refrigera el sistema de sobrealimentación especialmente desarrollado para este modelo e implantado en la parte baja del parachoques delantero.

También se ha prestado mucha atención a los denominados silentblocs del motor, cuya rigidez se ha aumentado. Los beneficios se constatan instantáneamente. Al entrar en una curva, el coche gira a bloque, sin tiempo de latencia ni movimientos parásitos.

La gama 308 GTi by Peugeot Sport, como hemos dicho antes, propone dos niveles de potencia: 270 y 250 CV. Disponible según países, este último representa el acceso a la gama 308 GTi y está equipado con el mismo motor que la versión más potente.

Bajo el capó del nuevo 308 GTi 250, el motor desarrolla 250 CV y 330 Nm. Acoplado a la caja de cambios manual de seis marchas, ofrece prestaciones de primer orden gracias a una relación peso/potencia de sólo 4,82 kg/CV. Esta versión acelera de 0 a 100 km/h en sólo 6,2 segundos mientras que recorre 1.000 metros desde parado en 25,6 segundos.


Para la frenada, las pinzas muerden los discos ventilados de 330 mm de diámetro delante y 268 mm detrás. La potencia pasa al suelo a través de neumáticos Michelin Pilot Sport 3 de 225/40 R18.

Dotado de serie de llantas de 18’’ Diamant y asientos tapizados en TEP/Alcantara con pespuntes rojos, el 308 GTi 250 puede montar opcionalmente llantas de 19’’ Carbone19 y asientos baquet Peugeot Sport, al igual que su versión más potente.

La gama de colores incluye el rojo Ultimate, el negro Perla Nera, el gris Artense, el blanco Nacré, el gris Hurricane y el azul Magnetic.

Si bien la ficha técnica permite intuir el placer que un coche puede llegar a proporcionar, no hay duda de que las sensaciones se viven al volante. El Peugeot 308 GTi by Peugeot Sport lo recuerda de una manera indiscutible y a partir de ahora, se tendrá que batir el cobre con lo más granado de la sociedad de los compactos deportivos. ¿Quién ganará el duelo?.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style