BMW Serie 7 PHEV. El gigante azul.


Las cosas se ponen "feas" para la supervivencia de los grandes deportivos y las inmensas berlinas de lujo, con tantas restricciones en materia de CO2. Pero no os preocupéis, porque siempre existen ingenieros sobresalientes que, precisamente, se las ingenian para proporcionar soluciones que hagan perdurar por los siglos de los siglos a estas auténticas joyas de la automoción, auténticos sueños para la mayoría de los mortales y en el caso de las berlinas superiores, auténticos muestrarios de tecnología aplicada al mundo del automóvil, ya que siempre son los pioneros en incorporar estas nuevas tecnologías.

El nuevo BMW Serie 7 trae novedades de movilidad, y además de incorporar tecnologías de vanguardia y materiales ligeros en su construcción, entre la oferta de motores habrá una motorización híbrida enchufable. El carácter del nuevo BMW Serie 7, orientado hacia el futuro, se subraya con la ampliación de la gama gracias a los modelos BMW 740e, BMW 740Le y BMW 740Le xDrive. En el caso de estos modelos híbridos tipo "plug-in" o enchufables, tanto el Carbon Core del habitáculo como la tecnología del conjunto propulsor BMW eDrive son el resultado de la experiencia acumulada durante el desarrollo de los automóviles de BMW i, compuesto por el BMW i8 y el BMW i3.

Incorporando el BMW 740e a la gama de modelos, se estrena la tecnología BMW eDrive en el segmento de las berlinas más exclusivas, que antes se había instalado por primera vez en los modelos de BMW i o en el X5 del que ya hablamos hace un tiempo. 

El modelo híbrido enchufable, que también se ofrece en la versión de batalla larga, BMW 740Le, así como en su variante con sistema de tracción total inteligente BMW 740Le xDrive, tiene un motor de gasolina de cuatro cilindros y un motor eléctrico que, juntos, desarrollan una potencia de 326 CV. Los nuevos integrantes de la nueva Serie 7 de BMW, el BMW 740e y el BMW 740Le, tienen un consumo combinado de 2,1 litros de combustible a los 100 kilómetros (BMW 740Le xDrive: 2,3 litros), o bien un consumo combinado de corriente eléctrica de 12,5 kWh/100 kilómetros (BMW 740Le xDrive: 13,0 kWh). Teniendo en cuenta el tipo de berlina que es y el peso y la envergadura de la que estamos hablando, es un auténtico hito.

El correspondiente valor de CO2 es de 49 gramos por kilómetro y la energía que consume el motor eléctrico proviene de una batería de alto voltaje de ión-litio, montada en una posición especialmente segura, debajo del asiento trasero, donde no esta expuesta a posibles impactos. 
Para recargarla, puede conectarse a cualquier toma de corriente convencional, pero también a una BMW i Wallbox o a estaciones de recarga públicas, que, por desgracia, tanto escasean en nuestro país, al que le falta una gran estructura y red específica para este tipo de vehículos. 


Con la tecla eDrive, que se encuentra en la consola central, el conductor puede incidir en el modo de funcionamiento del sistema híbrido. Estando activo el reglaje básico AUTO eDrive, el motor de combustión recibe el perceptible apoyo del motor eléctrico durante maniobras de aceleración o recuperación. Si está activo el modo MAX eDrive, tanto el BMW 740e como el BMW 740Le pueden recorrer únicamente con el motor eléctrico una distancia de hasta 40 kilómetros (BMW 740Le xDrive: 37 km), lo que significa desplazamientos comunes diarios sin generar emisiones de ningún tipo. Además puede activarse el modo Battery Control, con el que se aumenta o, al menos, se mantiene el nivel de carga de la batería de alto voltaje, por ejemplo, cuando circulamos por radiales o hacemos un viaje largo y queremos utilizar el modo eléctrico en cuanto lleguemos a la ciudad. De esta manera, la energía eléctrica puede aprovecharse posteriormente para conducir únicamente con el motor eléctrico. Mientras que el navegador tiene activada la función de guiado al destino, la gestión previsora de energía realiza los cálculos necesarios para elaborar una estrategia y seleccionar una ruta que permita llegar hasta dicho destino conduciendo tan solo con el motor eléctrico.

El equipamiento de serie de los modelos BMW 740e, BMW 740Le y BMW 740Le xDrive es tan extenso como lo puede llegar a ser el de cualquier Serie 7, pero también incluye un sistema de calefacción y refrigeración estacionarias, que funciona con la energía eléctrica proveniente de la batería de alto voltaje, o bien con corriente eléctrica proveniente de una toma de corriente durante la operación de recarga de la batería, para que nos podamos permitir el lujo de entrar en el coche perfectamente caliente en invierno y refrigerado en los cálidos veranos. Además, la tecnología BMW eDrive permite que el coche funcione únicamente con el motor eléctrico y exento de emisiones durante 40 kilómetros como máximo y alcanzando una velocidad máxima de hasta 120km/h.

El BMW Serie 7 es una gran berlina de representación, y lo seguirá siendo durante muchos años, pero ahora, también se nos presenta con la tecnología que es el paso natural de evolución, como es el caso de la hibridación "plug in" o enchufable.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style