Concentración de Citroën 2CV en Torun, Polonia.


Los apasionados del 2CV tuvieron una cita en Torun, en Polonia, esta semana pasada con motivo de la 21ª concentración mundial del 2CV, del 28 de julio al 2 de agosto.

Creada en 1975, es la mayor concentración del mundo dedicada a este modelo, en la que participaron más de 7.000 vehículos y 20.000 entusiastas venidos de cualquier punto del planeta. Durante una semana, la ciudad polaca vibró al ritmo del mítico vehículo de Citroën.

Para esta edición 2015, fue Torun, la bonita ciudad del norte de Polonia, la que acogió a todos los aficionados del Citroën 2CV. Una reunión única que cada año atrae a más gente. Las dos últimas concentraciones fueron en 2011 en Francia y en 2013 en España, y ya habían batido records de visitantes que, este año, se superaron de nuevo. No menos de 7.000 Citroën 2CV llegados del mundo entero estuvieron presentes con ocasión de la 21ª concentración, en un entorno festivo y de convivencia.

Numerosos apasionados, miembros de los clubs 2 CV o particulares, asistieron al encuentro para admirar las diferentes versiones del coche más carismático y también el más vendido de la marca, con más de 5 millones de unidades fabricadas en 42 años de manera ininterrumpida y manteniendo prácticamente el carisma inicial del 2CV. Un evento de tamaña magnitud es una ocasión única para intercambiar experiencias en torno a una pasión común y de vivir algunos días al ritmo del 2CV.

Durante el acontecimiento, los visitantes fueron invitados a descubrir el museo efímero de Citroën, donde estuvieron expuestos numerosos modelos y fotografías cedidas por el Conservatorio privado de la marca.
Los coleccionistas de Citroën y los miembros del “Amicale Citroën Internationale” (ACI) también tuvieron la ocasión de participar en diversas competiciones, como carreras todo terreno, pruebas en circuito o concursos de montaje y desmontaje de 2CV, que recuerdan su carácter polivalente. También se organizaron concursos de elegancia, en los que el 2CV se enfrentará con otros vehículos míticos de la marca, como el Ami 6, el Ami 8, el Dyane o el Méhari, todos de la misma casa, no vaya a ser...


Este encuentro es también una aventura humana, puesto que algunos coleccionistas deciden recorrer juntos, en sus 2CV, el camino hasta Polonia desde sus países de origen. Algunos de ellos, de hecho, continuaron su periplo después de la concentración, con motivo de un rally excepcional de dos días, en 2CV, organizado para los participantes.


Impresionante la historia viva del polivalente histórico de la marca francesa, gracias a los aficionados, por la que los "simples" mortales podemos admirar aún su simplicidad y las soluciones técnicas de la época que hicieron grande al 2CV.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style