Lo demás es historia: BMW Serie 7



Tras casi 40 años, y seis generaciones a sus espaldas, el nuevo BMW Serie 7 es una interpretación moderna y orientada hacia el futuro de lo que significa disfrutar de la conducción a los mandos de un automóvil perteneciente al segmento más exclusivo, al que pertenecen también el Mercedes Clase S, el Audi A8 o los más exclusivos aún, Maserati Quattroporte, Porsche Panamera o Bentley Flying Spur.

BMW siempre nos ha ofrecido un plus de dinamismo en todos sus modelos y el Serie 7 no está exento de ello, a pesar de contar con una carrocería orientada al confort y a la habitabilidad de todos sus afortunados ocupantes. En su nueva generación, la sexta ya, las nuevas soluciones tecnológicas contribuyen a optimizar el dinamismo, la eficiencia, la seguridad, el confort de los sistemas de mando y la comodidad de todos los que realizan viajes largos a bordo del nuevo BMW Serie 7. 
El cambio generacional se combina, una vez más, con la introducción de numerosas innovaciones, quedando patente la gran capacidad de desarrollo que tiene BMW. 

Pero la nueva generación del Serie 7, es tan solo el culmen de una saga que nos lleva acompañando desde el año 1977, en el que debutó una generación de automóviles en el segmento Premium que, con sus sistemas electrónicos, sus nuevos motores y bastidores, aportaron un toque de deportividad en un segmento más bien conservador. Se trató de los modelos de la Serie 7 de BMW. 


La primera generación fue la confirmación del nuevo diseño que BMW había iniciado con el Coupé de la Serie 6, combinando un exterior muy representativo con una gran cantidad de innovaciones técnicas. Aquel BMW Serie 7 fue el primer coche del mundo con un cuentarrevoluciones electrónico, por ejemplo. Al mismo tiempo, ese modelo adoptó el dinamismo de su antecesor, que con sus potentes motores, ya se había transformado en la alternativa deportiva del segmento Premium. 

Al principio, los clientes pudieron escoger entre tres propulsores: uno de 2.800cc y 170 CV, otro de 3.000cc y 184 CV y otro más de 3.200cc y 197 CV. En un primer término, la inyección de gasolina estuvo únicamente reservada para el 733i, el modelo con el motor más potente, pero este moderno sistema de preparación de la mezcla fue incorporado en los demás modelos de la Serie 7 tan sólo dos años después. 


En 1970, el 732i, sucesor del 733i, fue el primer coche fabricado en serie que tuvo un sistema de motor controlado por electrónica digital. El buque insignia de la primera Serie 7 fue, sin duda alguna, el 745i que fue lanzado al mercado en 1980 y que estuvo dotado de un motor de seis cilindros turbo con 252 CV. Hasta entonces, la segunda y tercera cifra del número distintivo de los modelos BMW se refería a la cilindrada del motor, ahora, no implica que haya una correlación entre lo uno y lo otro, tan solo sabemos que cuanto más alto sea el número de su nomenclatura, mayor y más potente será el motor. 

Este coche contaba con un motor turbo de seis cilindros y 252 CV combinado de serie con una caja de cambios automática de 3 velocidades (ahora llaman la atención las cajas automáticas de 8 de 9...). La denominación de este modelo procede de la fórmula que se aplicaba para conocer la categoría en la que podían ser inscritos los modelos de carreras con turbo de la época: la cilindrada del motor multiplicada por 1.4. 

Para el BMW Serie 7, que tenía una cilindrada de 3210cc, el resultado de aplicar la fórmula era 4.494. Este motor sobrealimentado de seis cilindros y 3.2 litros ofrecía unas prestaciones difíciles de superar dentro de su categoría. 

El BMW Serie 7 fue uno de los primeros automóviles del mundo equipado con el sistema antibloqueo de los frenos ABS en 1978. Los modelos de la Serie 7 de 1980 contaron con ordenador de a bordo, en 1982 fueron los primeros coches alemanes dotados de electrónica del motor con sensor autodetonación y en 1983 fueron los primeros en contar con un control de caja de cambios automática conectada al sistema electrónico del motor. Como veis, el Serie 7 desde sus orígenes, a contado con la tecnología más puntera aplicada al mundo del automóvil y a día de hoy, sigue siendo el referente de toda la gama en ese campo con cada nueva generación que se presenta en el mercado.

Hasta 1986 habían sido fabricados casi 280.000 ejemplares del primer BMW Serie 7 que rondaron por las carreteras de todo el mundo.

La tecnología con la que se presentaba la segunda generación del Serie 7, como no, se transforma inmediatamente en el listón de referencia y tuvo una acogida casi eufórica cuando fue presentado en 1986.


Este modelo irradiaba nobleza sin ostentación y elegancia deportiva. Estas características entusiasmaron a los expertos, así como también sus prestaciones, su comportamiento de marcha y su equipamiento de alto nivel tecnológico. La nueva Serie 7 de BMW fue la máxima expresión de las virtudes clásicas de la marca: tecnología, potencia y dinamismo.

Esta nueva generación contó con motores, cajas de cambio y bastidores mejorados respecto a la anterior y la electrónica se encargó de controlar el motor y los sistemas de seguridad. La primera generación de esta berlina de representación equipaba en todas sus variantes, motores de seis cilindros. Sin embargo, en 1987 salía al mercado el BMW 750i, la primera berlina alemana desde los años 30 equipada con un motor de 12 cilindros en V.

Este motor de aleación ligera de 5.000cc, con 300 CV y un par motor de 450 Nm, disponía de sistemas de inyección, encendido y catalizadores por separado para cada bloque de cilindros. A pesar de su extraordinaria potencia, este propulsor de 12 cilindros solo necesitaba gasolina normal (¿alguien se acuerda?..).

En 1992 se cerró la brecha entre el modelo dotado del motor de 6 cilindros y aquel con el propulsor V12. La gama de representación de BMW se completó con los modelos 730i y 740i, ambos dotados con motores de 8 cilindros; el primero de 3.000cc y 218 CV y el segundo de 4.000cc y 286 CV. Los dos motores V8 se distinguieron por la suavidad de su marcha, su "modesto" consumo, sus excelentes prestaciones y su reducido peso.

En otoño de ese mismo año se estrenó el sistema de control por regulación adaptada de la caja de cambios AGS en el 750i/iL. Fue la primera vez que la selección de marchas se adaptó al estilo de conducción, considerando las condiciones del tráfico y las circunstancias del tráfico y de la conducción por parte del conductor como consecuencia. Además, también fue la primera vez que BMW ofreció una versión larga (modelo L con once centímetros más).

Durante los ocho años de su fabricación, 310.000 clientes se decidieron a favor del BMW Serie 7 de segunda generación.


La tercera generación del BMW Serie 7 se convierte esta vez,  en el listón de referencia en términos de confort al conducir. Lanzada al mercado en el año 1994, estableció una nueva definición de automóvil ágil y fácil de manejar en el segmento Premium. Su diseño de gran elegancia y sus nuevas soluciones tecnológicas, aunque casi sin modificar las dimensiones de su antecesor, ofrecieron un nivel aún mayor de seguridad activa y pasiva. Además, los modelos 730i, 740i y 750i (todos ofrecidos también en versión larga) establecieron un nuevo hito en el confort.

Después de su exitosa trayectoria de siete años, el tantas veces elogiado motor V12 de BMW fue sometido a una amplia remodelación para ser incorporado en la nueva Serie 7. Su cilindrada aumentó a 5.4000cc y su potencia se incrementó a 326 CV, aunque su consumo homologado se redujo en un 11 por ciento y el consumo en ciclo urbano fue un 19 por ciento menor.


Los nuevos modelos de la Serie 7 de BMW, disponían, además del ABS, de dos sistemas de seguridad adicionales: el control automático de la estabilidad (ASC), opcional en los modelos de 8 cilindros, y el control dinámico de la estabilidad y tracción (DSC 2), de serie únicamente en los modelos de 12 cilindros. El sistema DSC 2 reunía por primera vez en una sola unidad los sistemas ABS/ASC/DSC y la hidráulica de los sistemas ABS/ASC, con lo que fue posible reducir el peso y ahorrar espacio.

Pero también el equipamiento de los nuevos modelos incluyó una gran cantidad de innovaciones. Entre ellas, la guinda fue el primer sistema de navegación europeo, cuya pantalla podía ser utilizada al mismo tiempo como centro de mandos para activar otras funciones. Además, estos modelos estuvieron equipados con asientos de confort con regulación eléctrica y el 750i fue equipado de serie con piel Montana. Este modelo se distinguió por disponer adicionalmente de la posibilidad de inclinar hacia adelante el segmento superior de los respaldos en 35 grados, con lo que los hombros del conductor quedaban mejor apoyados. El asiento del lado derecho, combinado con la tapicería suave del apoyacabezas de confort, permitía viajar de modo más cómodo y relajado al acompañante.

La gama de la tercera generación del BMW Serie 7 fue completada en otoño de 1995 con un nuevo modelo equipado con motor de 6 cilindros. El BMW 728i disponía de un propulsor de aleación ligera con doble VANOS. Un año después, también los modelos de la Serie 7 equipados con motores de 8 cilindros evolucionaron: el 735i y el 740i sustituyeron a los anteriores 730i y 740i respectivamente, dotados de motores de mayor cilindrada y par motor, aunque de menor consumo gracias al uso de tecnologías más modernas. BMW fue el primer fabricante de automóviles del mundo en disponer de un propulsor V8 con sistema de refrigeración en función de mapas característicos, es decir, un sistema variable capaz de adaptarse a las circunstancias en todo momento. Desde aquel año, todos los BMW de la Serie 7 contaron con el sistema Steptronic en combinación con la caja de cambios automática de cinco marchas. Este sistema permitía conducir en modalidad plenamente automática o alternativamente, cambiando las marchas "a mano".

Pero la economía se torna poco a poco como algo importante, así que en 1996, empieza la era diésel en la Serie 7, a pesar de ser una berlina de alto standing (los ricos también lloran ¿no?). En ese año, la primera plana la acaparó un nuevo modelo especialmente económico, capaz de reflejar de modo muy singular las virtudes típicas de la marca. 19 años después de la presentación de la primera generación de la Serie 7 y 13 años después del primer turbodiésel de BMW, se lanzó al mercado el primer BMW Serie 7 equipado con un propulsor diésel.

Se trató de un motor de 6 cilindros, montado en el 725tds, de 143 CV y capaz de alcanzar una velocidad punta de 206 km/h, con un consumo de 7,5 l/100km. No hubo motor alguno comparable a aquel 725tds, capaz de ofrecer tanta potencia con tan poca cilindrada; ninguno funcionaba con tanta suavidad y consumía tan poco; ninguno emitía tan pocos gases contaminantes y era tan silencioso.


BMW fue el primer fabricante en ofrecer un automóvil con motor diésel equipado con sistema de control automático de la estabilidad y caja de cambios controlada electrónicamente. Medio año después del estreno del primer motor diésel DI de BMW en el 320d, fue lanzado al mercado el 730d, dotado de un nuevo motor de 3.000cc de 6 cilindros en línea con inyección directa Common-Rail, la tecnología más progresista de la época.

El turbo de geometría variable, la tecnología de cuatro válvulas por cilindro, la potencia de 184 CV y el par de 410 Nm no fueron las únicas razones que hicieron de este propulsor el mejor de su categoría. Este galardón también fue el resultado del bajo consumo de sólo 8,7 l/100km, y de la velocidad punta de 220 km/h; una combinación única en el mercado.

El punto culminante de la evolución de los motores diésel fue el motor del 740d con 245 CV, presentado en 1999. El consumo era de 9,8 l/100km en ciclo homologado y la velocidad punta del 740d era de 242 km/h. Tanto este motor V8 como el 750i/iL de 12 cilindros en gasolina, fueron los dos modelos buque insignia de una serie que cosechó un rotundo éxito de ventas a la que además se sumó una flota de 15 unidades equipadas con motor de hidrógeno. El 750hL fue utilizado por primera vez durante la exposición mundial EXPO 2000 de Hannover.
Unos 330.000 clientes se decidieron por adquirir esta generación.


Fue en esta nueva generación del 2001, la cuarta, cuando el BMW Serie 7 introducía numerosos elementos tecnológicos que se siguen usando a día de hoy (aunque más avanzados, lógicamente...). No se consideraba una generación renovada, sino completamente nueva. Por primera vez su interior tenía el conocido mando giratorio BMW iDrive para controlar las funciones y que tantos quebraderos de cabeza le ha producido a la marca alemana...

Había un total de 270 funciones en esta primera generación e incluso el control por voz ya era una realidad. Pero más allá de una estética novedosa y un interior con nuevas tecnologías, se estrenaba un motor de 8 cilindros de avanzada tecnología con la primera caja de cambios automática del mundo de seis velocidades. El propulsor incorporaba tecnología BI-VANOS y Valvetronic, que lo hacía ser hasta un 14% más ahorrador en combustible y su potencia máxima aumentaba también aproximadamente un 14%.


El BMW 735i desarrollaba 272 CV y un par máximo de 360 Nm y el BMW 745i tenía 333 CV y 450 Nm de par. Con ellos se cumplía la normativa EU4 vigente en aquella época. Otra novedad tecnológica fue el sistema Dynamic Drive.

En recta se encargaba de compensar las irregularidades de la calzada y en curvas compensa o reduce la inclinación del coche. De esta forma tanto la agilidad como la estabilidad eran máximas en cualquier situación. Opcionalmente se ofrecía un control electrónico de la amortiguación (EDC-K) y la suspensión neumática con regulación de nivel en el eje trasero.


Otras novedades tecnológicas se refieren a la llave electrónica (solo se utilizaba la mecánica en caso de emergencia), al acceso confort opcional y sistema Soft Close (absorbe la puerta si queda mal cerrada). Todo ello formaba parte del catálogo de opcionales del BMW Serie 7, que una vez más demostraba ser un líder indiscutible entre las berlinas de representación del segmento Premium.

La quinta generación del BMW Serie 7 fue una interpretación completamente nueva de buen estilo, lujo y excepcionales vivencias al volante. El nuevo modelo se lanzó al mercado en tres variantes: BMW 750i, BMW 740i y BMW 730d. Con batalla larga, en el BMW 750Li y BMW 740Li. La distancia entre ejes era 140 milímetros mayor para obtener un nivel de confort superior en la parte posterior del habitáculo.


Por su parte, las soluciones BMW EfficientDynamics eran parte de la naturaleza de este coche sin que los propulsores se vieran afectados en cuanto a potencia o rendimiento. Los consumos cada vez estaban más ajustados, y las prestaciones eran de primer nivel. Por ello, los materiales ligeros han jugado un papel tan importante en los últimos años. Destaca en esta generación los grandes riñones, demostrando el aplomo de la berlina por excelencia de BMW, con las varillas proyectadas hacia el paragolpes inferior y las líneas horizontales en la zaga que acentuaban la potencia y la anchura del automóvil.

Los acabados interiores, por supuesto, también eran de primera calidad con formas ligeramente arqueadas. El diseño del habitáculo de este BMW Serie 7 es lujoso y especialmente moderno e innovador para la época y muchos no lo entendieron de esa manera....

 El innovador concepto del interior se distingue por la clara estructuración de las funciones necesarias para la conducción y aquellas necesarias para el control de los sistemas de confort. El exclusivo ambiente tiene acabados de suprema calidad, con unos materiales excepcionales y unos ajustes de primer orden. Las formas ligeramente arqueadas, los exquisitos materiales y la mayor amplitud determinan las cualidades de armonía, espacio y lujo del interior de la berlina.

El panel de instrumentos estaba ergonómicamente orientado hacia el conductor e incluía un display con la novedosa tecnología Black Panel. Junto a la palanca de funcionamiento electrónico de la caja automática que se ofrecía de serie en esta generación, se encuentra la unidad de mando del control de conducción dinámica y el botón de mando del sistema BMW iDrive, modernizado y con funciones orientadas a perder poco tiempo navegando entre menús, aunque todavía haría falta simplificarlo algo más. Para visualizar la información del vehículo, le acompañaba una pantalla de 10,2 pulgadas con representación gráfica de alta resolución.

Pero si en la cuarta generación vimos la estructura base de la tecnología moderna, en esta quinta generación nacía BMW Connected Drive que conecta al usuario con el coche y el mundo que le rodea. A pesar de estar ya en el fin de ciclo de vida de producto, el BMW Serie 7 de quinta generación ha sabido adaptarse a los tiempos más modernos y ha ido incorporando la tecnología de vanguardia que representa a las berlinas más prestigiosas del segmento Premium. Asistencia a la conducción gracias al control de crucero adaptativo con función Stop&Go, aviso de salida de trayecto, Speed Limit Info, advertencia de cambio de carril, pantalla virtual Head-up-Display, asistente de luz de carretera, BMW Night Vision (por primera vez, con detección de personas), Side View y cámara para conducir marcha atrás, son solo algunos de los elementos que opcionalmente puede equipar el BMW Serie 7 más moderno hasta la llegada de la sexta y nueva generación.

Entre la gama de propulsores destacan las ofertas diésel de entre 258 CV y 381 CV y gasolina de entre 320 CV y 544 CV que se ofrece con el único motor V12 que actualmente se comercializa en BMW: el BMW 760i/Li.

También está disponible la tracción integral inteligente BMW xDrive que por supuesto, llegará a la sexta generación una vez que salga a la venta. Los materiales ligeros han jugado un papel importante, y son una medida de BMW EfficientDynamics que han ayudado mucho a reducir los consumos de los propulsores, gracias en parte también a los modos de conducción de BMW Driving Experience Control, incluyendo modo ECO PRO, de serie.

Con el nuevo BMW Serie 7, BMW propone una nueva definición para las vivencias que se experimentan al volante de un automóvil de lujo, de carácter exclusivo y orientado hacia el futuro. Con tecnologías que marcan un listón de referencia en materia de uso de materiales ligeros, conjuntos de propulsión, chasis, utilización de funciones e inclusión de redes inteligentes, la nueva berlina de lujo pretende redefinir el placer de conducir y el nivel de confort. BMW y aprovecha el cambio generacional de su modelo tope de gama para presentar una serie de innovaciones que no tienen parangón en el mercado.


Con polímeros reforzados con fibra de carbono (PRFC) en la estructura de la carrocería, los motores pertenecientes a una nueva generación de propulsores de BMW Group, el sistema híbrido enchufable del nuevo BMW 740e que ya vimos hace escasas semanas, el sistema de chasis activo Executive Drive Pro, el selector de reglaje personalizado Driving Experience Control con modo ADAPTIVE, así como las luces de láser de BMW, consiguen aumentar el dinamismo, la eficiencia, el confort y la seguridad de la conducción, además de proporcionarnos una placentera y segura estancia a los mandos.

El máximo nivel de confort ocupando los asientos posteriores se explica por el equipamiento exclusivo Executive Lounge con función de masaje y programa Vitality. A ello se suman el techo panorámico de cristal Sky Lounge, la iluminación Welcome Light Carpet, la luz ambiental y, además, un soporte para teléfonos inteligentes con estación de recarga de corriente inductiva.

La ampliación del sistema iDrive mediante una pantalla táctil Touch Command y función de mando por gestos de BMW, la nueva pantalla virtual Head-Up Display, el nuevo sistema de advertencia de tráfico lateral, el asistente de la dirección y de guiado en un carril, la función activa de protección contra impactos laterales, el sistema de visión panorámica Surround View con imágenes en 3D, así como la función de aparcar de forma remota con la nueva llave BMW Display Key, aportan varias guindas tecnológicas en materia de utilización de funciones y de asistencia al conductor.

El diseño del BMW Serie 7 de sexta generación, logra escenificar de manera auténtica el carácter del nuevo automóvil. Las proporciones armoniosas, las tensas formas de las superficies y el nítido trazado de las líneas expresan un estilo inconfundible que se manifiesta a través de una imagen de gran aplomo, extraordinario dinamismo y exclusiva elegancia, como ya lo a venido haciendo en sus predecesores.

El estilo característico de las dos versiones de la berlina de lujo, ya sea con distancia normal entre los ejes o con mayor distancia entre ellos, expresa un equilibrio optimizado entre el placer de conducir y un alto nivel de confort al realizar viajes largos.

Pero el nuevo Serie 7 no se limita solo a orientarse a los clientes más sibaritas, sino que cuando se lance al mercado, también se ofrecerá el paquete deportivo M, así como las líneas de Diseño Pure Excellence y BMW Individual Design Composition, por lo que un amplio abanico de clientes quedará plenamente satisfecho al poder configurar su vehículo de representación, según sus características personales.

Con estos acabados se subrayan específicamente las cualidades dinámicas del coche, así como su exclusiva elegancia o su lujoso ambiente, lográndose satisfacer las más variadas exigencias que plantean los clientes de todo el mundo.

Según BMW, el lujo moderno se basa en las tecnologías más avanzadas y, además, en un especial cuidado por los detalles. Este BMW Serie 7 de última generación es el más lujoso, confortable y más perfecto que jamás han fabricado en esta categoría.


Tampoco han dejado al azar la ligereza del conjunto y gracias a BMW Efficient Lightweight, el peso de los diversos modelos de la nueva Serie 7 de BMW son hasta 130 kilogramos más ligeros que los modelos de la generación anterior, todo un logro, teniendo en cuenta lo enormes que son y la tecnología y equipamiento del que disponen. Una de las prioridades es la carrocería con estructura Carbon Core, que es el resultado de la beneficiosa transferencia de tecnologías ya aplicadas en automóviles de BMW i, en los que la reducción del peso, es una de sus bazas más importantes y ahora, también se aplican al nuevo Serie 7. De hecho, es el primer automóvil de su segmento que cuenta con piezas de PRFC producidas industrialmente, combinadas con acero y aluminio.

Las opciones mecánicas, también gozan de una nutrida variedad en este segmento y en los modelos de la nueva Serie 7 de BMW se monta un motor de V8 optimizado, así como diversos motores de seis cilindros en línea que pertenecen a la última generación de propulsores de BMW Group.

Todos los motores se combinan de serie con una caja Steptronic de ocho marchas, también optimizada. El sistema de tracción total inteligente BMW xDrive, que se ofrece como equipo opcional, también ha sido objeto de estudio y cuenta con un grado de eficiencia mejorado.

Dentro del excelso equipamiento de serie se incluye un sistema de suspensión neumática en los dos ejes con función de regulación de nivel, así como el sistema de control dinámico de la amortiguación. Con la dirección integral activa mejorada y ahora también opcionalmente combinada con el sistema de tracción total BMW xDrive, y, además, con el estreno del sistema Executive Drive Pro con supresión activa de inclinaciones, se logra aumentar adicionalmente el confort, dinamismo y aplomo del nuevo BMW Serie 7.

Las barras estabilizadoras de accionamiento electromecánico reducen las inclinaciones del coche al trazar las curvas a alta velocidad y además, el sistema de regulación activa del chasis adapta el reglaje de la amortiguación a las irregularidades de la calzada, para que desde dentro del habitáculo, la nota predominante sea el confort de marcha, a pesar de que el nuevo Serie 7, también goza de un comportamiento y dinamismo sin rival dentro de su categoría. Las recientes innovaciones permiten al conductor seleccionar más libremente el reglaje que prefiera.

Puede optar por una maniobrabilidad aún más deportiva de su coche, o bien preferir un mayor nivel de confort, pero también puede elegir el modo ECO PRO, más eficiente. Con el nuevo selector de reglaje Driving Experience Control, ahora también puede activar el modo ADAPTIVE. Si se selecciona este modo, el reglaje cambia automáticamente en función del estilo de conducción y, además, dependiendo del trazado de la carretera.


En el nuevo BMW Serie 7, también se estrena la versión táctil de la pantalla de a bordo del sistema de mando iDrive. Con este Touch Display, el usuario podrá disponer de un terminal que funciona como los terminales de aparatos electrónicos que está acostumbrado a utilizar, al estilo de cualquier Tablet o Smartphone. Además de poder seguir utilizando el botón de mando Controller, las funciones también se pueden seleccionar y activar tocando la superficie de la pantalla.

Adicionalmente, el sistema de mando iDrive se amplía mediante la función de BMW de mando mediante gestos. Un sensor 3D detecta los movimientos hechos con la mano para controlar de manera especialmente intuitiva y confortable las funciones del sistema de información y entretenimiento (eso nos gustaría probarlo...). Entre otros, pueden hacerse gestos para regular el volumen del sistema de audio, o para aceptar o rechazar llamadas telefónicas entrantes. Además se tiene la posibilidad de relacionar determinados gestos definidos con funciones a elección del usuario.


Otra novedad consiste en el soporte para teléfonos móviles integrado en la consola central. Se trata de una unidad que, por primera vez en un automóvil, permite recargar el teléfono de manera inalámbrica, mediante un circuito de inducción.

Con la opción Executive Lounge, concebida para redefinir el bienestar individual en un automóvil, es inigualable el confort que se disfruta viajando en la parte posterior del habitáculo de los modelos BMW 750Li xDrive, BMW 730Ld y BMW 730Ld xDrive.

Este nivel de acabado incluye un climatizador de cuatro zonas de regulación, asientos traseros de confort, regulables eléctricamente y con función de masaje, sistema de ventilación activa en todos los asientos, además de los equipos opcionales Executive Lounge Seating, consola central Executive Lounge, así como Fond-Entertainment Experience con BMW Touch Command.
La función de masaje se amplía por primera vez mediante el programa Vitality, con lo que los ocupantes de los asientos del fondo disponen de un sistema de regeneración física mediante entrenamiento activo, aunque sin moverse del asiento...

La opción Executive Lounge Seating aumenta el confort en el asiento posterior que se encuentra detrás del asiento delantero del acompañante. Éste asiento se puede desplazar horizontalmente 90 milímetros hacia adelante y, además, su respaldo alberga un apoyapié escamoteable eléctricamente. Además, el ocupante del asiento posterior puede reclinar casi horizontalmente su respaldo, por lo que asume una postura extremadamente relajante y porqué no, se puede echar una merecida siesta después de cerrar algún que otro negocio...

La consola Executive Lounge incluye una mesa abatible, portavasos adicionales y, opcionalmente, la tableta Touch Command. Esta unidad con pantalla de 7 pulgadas permite controlar las funciones de información, entretenimiento y confort disponibles en la parte posterior del habitáculo del nuevo BMW Serie 7. Además, sirve para escuchar música o ver vídeos cargando archivos externos, o puede utilizarse como consola de juegos o para navegar en Internet.

El ambiente de exclusividad que impera en el habitáculo del nuevo BMW Serie 7 también es el resultado de una cuidadosa selección de fuentes de luz en el habitáculo, eso que los "japos" llaman Feng Sui. La opción de luz ambiental incluye, por primera vez, la luz Welcome Light Carpet, que genera una imagen gráfica luminosa en la zona de las puertas, visible al entrar en el coche o salir de él.

La luz ambiental de las versiones largas del nuevo BMW Serie 7 también es única. Concretamente, se trata de fuentes de iluminación incorporadas verticalmente en los montantes B, que generan una luminosidad agradable en la parte posterior del interior. También para las versiones largas del nuevo BMW Serie 7 se ofrece el techo panorámico de cristal Sky Lounge, único en el segmento de las berlinas de lujo (aunque lo inventó su archi-enemigo Mercedes para el SL...).


En el caso de esta ejecución del techo, varios módulos de diodos luminosos, montados lateralmente, generan una luz que se distribuye homogéneamente en la superficie acristalada cuando oscurece, dejando visible una gráfica impresa en el cristal. De esta manera se puede apreciar una imagen que se asemeja al cielo colmado de estrellas.
Otra opción destinada a aumentar la sensación de bienestar a bordo es el sistema de ventilación ambiental Ambient Air, con el que se produce una ionización del aire y, además, se esparce un aroma que el usuario puede seleccionar entre ocho fragancias diferentes.
Por otra parte, el nuevo Bowers & Wilkins Diamond Surround Sound System, concebido especialmente en función de las características del habitáculo del nuevo BMW Serie 7, garantiza una extraordinaria calidad de sonido.

Y ya como colofón tecnológico y en primicia, el nuevo BMW Serie 7 es el primer coche del mundo fabricado en serie que puede ejecutar maniobras para entrar y salir de garajes o de plazas de aparcamiento en batería, sin que el conductor esté dentro del coche. La opción de aparcar con control a distancia permite aprovechar cómodamente espacios especialmente estrechos para estacionar el coche, sin la incomodidad de tener que salir de cualquier manera y casi siempre, golpeando la puerta del coche que está aparcado.


Utilizando la nueva llave con display, el conductor activa la función de entrar de frente en una plaza de aparcamiento y de salir de ella retrocediendo. El BMW ejecuta las maniobras correspondientes de manera semiautomática, mientras que el conductor se fija en posibles obstáculos.

Otra novedad sin parangón en el segmento de las berlinas de lujo es la luz láser de BMW para los faros delanteros. La luz láser de BMW, que no deslumbra gracias a la tecnología BMW Selective Beam, y que ya se utiliza en el BMW i8, es una novedad en el segmento de las berlinas de lujo.

Esta luz se ofrece a modo de alternativa frente a los faros de LED que el nuevo BMW Serie 7 incluye de serie. Los faros de luz láser generan una luz especialmente intensa y muy blanca, duplicando el alcance de los faros de LED e iluminando una distancia de 600 metros con las luces de carretera.


El sistema Driving Assistant Plus se amplía mediante las funciones de asistencia de dirección y de guiado en el carril, de asistencia de permanencia en el carril con protección contra colisiones laterales, de prevención de colisiones en la zaga, así como de advertencia de tráfico lateral. En concordancia con el criterio de conducción semiautomática, el asistente para conducción en retenciones de tráfico puede utilizarse en calles y carreteras de todo tipo. Al utilizar el sistema de regulación activa de la velocidad con función Stop & Go, basta pulsar un botón para que el coche considere automáticamente los límites de velocidad detectados por la función Speed Limit Info. La nueva generación del sistema Surround View ahora también incluye una representación en la pantalla Control Display de imágenes en 3D, así como la imagen panorámica Panorama View.


El nuevo BMW Serie 7 se fabrica, al igual que todos sus antecesores, en la planta de BMW de Dingolfing. En esta planta se cuenta con una amplia experiencia en materia de fabricación de berlinas de lujo y, además, se tienen profundos conocimientos sobre el uso de materiales ligeros.
Dentro de la red mundial de centros de producción de BMW Group, la planta de BMW de Dingolfing es el centro de competencia de aluminio y adicionalmente, ahora esta planta es la primera del mundo del sector automovilístico que utiliza PRFC en combinación con otros materiales en las carrocerías, que como hemos comentado, aportan un mayor grado de resistencia y ligereza a partes iguales.

La verdad es que el nuevo Serie 7 de BMW es un auténtico hito tecnológico y como hemos visto, también es un referente en el que se deberían fijar las futuras generaciones del resto de la gama BMW.
Pero es que durante casi 40 años de historia de esta berlina de auténtico lujo, siempre ha sido uno de los grandes referentes mundiales del automóvil y seis generaciones después, sigue demostrando su vigencia y viene con ganas de llevarse un gran trozo de pastel en su categoría. ¿Qué opinarán Mercedes y Audi al respecto?.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC