Mercedes GLE. La estrella de una estrella.


Mercedes-Benz ha renovado a fondo su superventas en el segmento de los SUV, anteriormente denominado ML. En esta ocasión lo han denominado GLE y en su momento vimos ya la variante GLE Coupé, en modo concept eso sí, basado en la misma plataforma, que no variará en exceso respecto a lo que vimos en su momento.

Entre los elementos más destacados del nuevo GLE figuran, además del frontal y la zaga con un atractivo notablemente superior, numerosas medidas que han permitido alcanzar nuevas cifras récord en cuanto a emisiones y propulsión dentro de su segmento. En comparación con la serie de modelos precedente, la oferta de motores en la gama actual reduce en un promedio del 17% el consumo y las emisiones de CO2. 

Por otra parte, es la primera vez en la historia de los SUV de Mercedes-Benz, que ofrece un híbrido enchufable que conjuga máxima eficiencia energética con unas prestaciones excepcionales, el GLE 500 e 4MATIC. Este modelo reduce aún más los valores de consumo del modelo más eficiente, el GLE 250 d con motor diésel de 4 cilindros, e iguala en potencia la capacidad de un modelo V8. 
Otras ventajas del nuevo GLE son las soberbias cualidades de conducción tanto en carretera como campo a través, su extraordinaria habitabilidad y la elevada seguridad activa y pasiva, propias de la marca alemana.

Junto a un diseño exterior atractivo, variadas posibilidades de modos de conducción, gracias a DYNAMIC SELECT y los sistemas de asistencia a la conducción conocidos de la Clase E y S, el GLE convence asimismo con una amplia oferta de motores. Es posible elegir entre cinco mecánicas, no sólo eficientes sino también potentes, con cuatro, seis u ocho cilindros, entre las que cabe destacar especialmente a varios de ellos.

Por ejemplo el  motor diésel de cuatro cilindros del GLE 250 d, con una potencia de 204 CV, proporciona excelentes prestaciones, unidas a unas cifras de consumo nunca alcanzadas hasta ahora en esta categoría de vehículos. Es el primer SUV de formato grande del mundo equipado con propulsión convencional que alcanza un nivel de emisiones de serie de tan sólo 140 g CO2/km y 5,4 l/100 km de consumo en ciclo mixto homologado por la marca.

No menos impresionante es el primer Mercedes SUV con tecnología híbrida enchufable. Una potencia de 442 CV garantiza en el GLE 500 e 4MATIC prestaciones de vértigo con una emisiones de CO2 de 78 g/km  y un consumo ponderado de tan solo 3,3 l/100 km combinando el funcionamiento del motor térmico con el eléctrico. Además, el híbrido puede recorrer hasta 30 kilómetros en modo eléctrico sin producir emisiones directas a la atmósfera.
El nuevo GLE 500 e 4MATIC con propulsión híbrida enchufable combina la potencia y el confort de un motor V8 con el consumo de un utilitario y la polivalencia de un SUV de lujo. El grupo propulsor está compuesto de un motor de gasolina V6 BlueDIRECT de inyección directa con 333 CV y un módulo híbrido con una potencia eléctrica de 116 CV. El par máximo del sistema, por su parte, asciende a unos impresionantes 650 Nm. 

Además de una aceleración increíble gracias a la función boost, el innovador sistema de propulsión permite conducir en modo exclusivamente eléctrico hasta 130 km/h, con recuperación optimizada de la energía y funciones de confort como la preclimatización del habitáculo, tanto en verano como en invierno.

Utilizando un conmutador selector en la consola central y el cuadro de instrumentos, el conductor puede elegir entre cuatro modos de operación específicos:

  • HYBRID: la gestión del sistema selecciona automáticamente el tipo de propulsión más adecuado en cada situación (motor de combustión y/o eléctrico) para optimizar el balance energético total.
  • E-MODE: conducción en régimen exclusivamente eléctrico.
  • E-SAVE: se conserva la carga momentánea de la batería para poder conducir más adelante en régimen puramente eléctrico, por ejemplo, en el tráfico urbano.
  • CHARGE: la batería se recarga durante la conducción y cuando el vehículo está detenido.

El compacto módulo híbrido está totalmente integrado en el cambio automático de siete velocidades 7G-TRONIC PLUS. La energía eléctrica se almacena en una batería de iones de litio, que puede recargarse por fuentes externas en una estación de carga pública, o bien en casa, conectándola a una base de carga mural o a una toma de corriente doméstica de 220 voltios. La recarga en la base de carga mural o en la estación de recarga pública dura unas dos horas.


La mejor estrategia para conducir con eficiencia ha sido siempre una conducción anticipativa, sin frenar ni acelerar innecesariamente. Esto adquiere mayor importancia en un modelo híbrido, donde las maniobras de frenado no se utilizan solamente para retener el vehículo, sino que pueden aprovecharse para recuperar energía cinética. 
Otro factor que tiene influencia en la carga y descarga eficientes de la batería de alto voltaje es la topografía de la carretera y el tráfico. Por eso, la gestión inteligente de la propulsión asiste al conductor de forma amplia con estrategias de regulación específicas a practicar un estilo de conducción lo más eficiente posible.

La estrategia de regulación tiene como fin, por ejemplo, conseguir que la batería esté completamente descargada al final de un ascenso, a fin de ahorrar combustible y de que la batería pueda recargarse de nuevo durante el descenso. Otra premisa es recargar la batería antes de llegar a una ciudad para poder hacer un uso eficiente y prolongado de la conducción en régimen eléctrico en el tráfico urbano. 

Otra versión destacable es el potente GLE 500 4MATIC, que monta un motor V8 biturbo con inyección directa que desarrolla 435 CV y un par motor máximo de 700 Nm y conjuga atractivas prestaciones con el elevado confort de rodadura de estas mecánicas. 


En el GLE 400 4MATIC monta un motor V6 biturbo, también de inyección directa, con sistema de inyección guiada, nuevos inyectores piezoeléctricos y encendido multichispa, vamos, esas cosas que solo entienden los ingenieros y los mecánicos y que sirven para que la mecánica sea especialmente potente y eficiente... 

Esta mecánica desarrolla 333 CV y 480 Nm a partir de 1.400 rpm, consume 8,8 l/100 km en el ciclo mixto normalizado europeo y ofrece, como todos los modelos, la función de parada y arranque ECO.

Además del eficiente y brioso motor diésel de cuatro cilindros con 204 CV de potencia para los modelos GLE 250 d y GLE 250 d 4MATIC, la gama incluye para el GLE 350 d 4MATIC el acreditado motor diésel V6 con 258 CV de potencia y un generoso par motor de 620 Nm. 


Gracias a un completo paquete de medidas se ha podido reducir el consumo en el seis cilindros cerca de un 9% en comparación con el modelo anterior, para alcanzar 6,4 l/100 Km. En el nuevo GLE 250 d con tracción trasera, el consumo mixto en el ciclo normalizado europeo puede reducirse incluso a 5,4 l/100 km. 

Además, gracias a la función de parada y arranque ECO de serie y a un turbocompresor optimizado, se obtiene una reducción adicional del consumo y las emisiones en las tres versiones diésel. En el programa de conducción INDIVIDUAL, el GLE 350 d 4MATIC permite activar adicionalmente la función ECO de planeo, o lo que entendemos comunmente como conducción a"a vela".

En la fecha de lanzamiento de la nueva generación del GLE, todas las versiones con motor diésel llevarán de serie el cambio automático de nueve velocidades 9G‑TRONIC, que por primera vez se ofrece en combinación con una reductora opcional para todoterreno y bloqueo del diferencial central.

Un gran coche este GLE, que por lo que vemos, no solo se ha renovado por fuera, sino que sus mecánicas se han actualizado de una manera asombrosa... Estamos deseando verlo circular por las calles, aunque eso no pasará hasta septiembre...


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style