Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio Verde. Estás de suerte, amigo...

El Alfa Romeo Giulia probablemente haya sido el coche del verano. Ha generado una de las mayores expectaciones de los últimos tiempos y es que no obstante; no todos los días se presenta una berlina en la que se ha puesto toda la carne en el asador y en cuya carrocería están puestas todas las esperanzas de la marca del Biscionne. Pero si ha generado tanta expectación, fue por el mero hecho de presentar directamente la versión más radical que se comercializará; el Quadrifoglio verde.


En Frankfurt, el Alfa Romeo Giulia se presentó con cuatro ejemplares, todos caracterizados por el “Quadrifoglio”, que indica la versión tope de gama, y por cinco colores de carrocería: Rojo Competizione, Blanco Trofeo, Negro Vulcano, Gris Vesuvio y Azul Montecarlo, en combinación con la tapicería interior de piel y Alcántara.

Los vehículos expuestos se equipan con el potente turbo gasolina de 6 cilindros 2.9 de 510cv (búscame ahora tú una berlina compacta con esa potencia...), inspirado por tecnologías y conocimientos técnicos de Ferrari, que se convierte en el nuevo punto de referencia de la marca.


Equipado de este modo, el Giulia Quadrifoglio asegura prestaciones emocionantes: velocidad máxima de 307 km/h, aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 3,9 segundos y un par máximo de 600 Nm. Unas prestaciones excelentes, siempre con el máximo respeto por el medio ambiente ya que el Giulia, de hecho, demuestra ser el mejor de su clase también en lo referente a emisiones, con 198 gramos de CO2 por kilómetro, lo cual no está nada mal, porque viendo como anda la actualidad... En el Giulia, los técnicos Alfa Romeo también han dedicado una atención especial a la seguridad y le han insertado un conjunto de frenos capaces de detener el vehículo de 100 km/h a 0 en menos de 32 metros.


La exclusiva versión reservada a los primeros clientes, vendrá equipada con todos los contenidos más deportivos y de altas prestaciones disponibles en la gama. Será el Giulia más deportivo y ligero jamás comercializado, perfecto también para usarlo en circuitos, gracias a los frenos de disco carbo-cerámicos y a los asientos Sparco ultraligeros también de carbono. Esta versión será la expresión más evolucionada del nuevo Giulia Quadrifoglio y sus pedidos podrán realizarse a través de la página web después del Salón de Frankfurt, al precio de unos 103.000 euros para el mercado español. Osea; ya.

Comercializado en el último trimestre del año, el precio de la versión básica del nuevo Giulia Quadrifoglio Verde será de unos 87.000 euros en España. Probablemente pensaréis que se están subiendo al guindo, pero repito; no encontraréis una berlina media con un motor tan increíblemente eficaz y potente, además de contar con el toque mágico que solo una marca como Alfa Romeo puede imprimir en todas sus versiones deportivas.

Prestaciones de auténtico Alfa Romeo, vestidas por un traje de alta costura como lo demuestra un diseño distintivo que expresa las tres características peculiares del estilo italiano: el sentido de la proporción, la sencillez y la calidad de las superficies. Y en el centro de esta belleza de cuatro ruedas, se sitúa el conductor con la promesa de vivir una experiencia de conducción emocionante, gracias a la sensibilidad de la dirección, a la respuesta del acelerador y a la reacción inmediata del cambio y del freno. Además , la elección de la tracción trasera o total no es solo un homenaje a las raíces más auténticas de Alfa Romeo, sino que es también una solución técnica que asegura altas prestaciones y una gran diversión.

Otras peculiaridades del nuevo modelo son la perfecta distribución del peso (50/50 entre los dos ejes), las suspensiones sofisticadas (las delanteras son una exclusiva Alfa Romeo) y la dirección más directa del mercado, lo cual comprobaremos si tenemos la oportunidad de probarlo alguna vez...

Entre las soluciones técnicas únicas y exclusivas también cabe destacar la tecnología Torque Vectoring, para el máximo control de estabilidad; el sistema de frenado integrado, que reduce considerablemente la distancia de frenado; y el Active Aero Splitter que gestiona la carga aerodinámica de manera activa, incluso a altas velocidades.

Por último, para obtener la mejor relación peso/potencia, el Alfa Romeo Giulia combina las extraordinarias prestaciones del motor con el uso extendido de materiales ultraligeros como la fibra de carbono, el aluminio y el material compuesto de aluminio, y los materiales plásticos, que permiten obtener un peso en vacío de tan solo 1524 kg.

Expuesto por primera vez en un salón del automóvil, el nuevo Giulia debutó mundialmente el pasado 24 de junio (el día que se creó la marca italiana) con una emocionante actuación del maestro Andrea Bocelli. Así pues, un evento dentro de un evento, para el que no podía sino haberse elegido el nuevo Museo Alfa Romeo de Arese, el “hogar” de la marca que ha reabierto sus puertas al público y al que acudieron representantes de la marca e invitados de excepción desde casi cualquier rincón del planeta. Este centro de exposiciones reformado alberga las creaciones más famosas e innovadoras de Alfa Romeo que han escrito algunas de las páginas más importantes de la historia del automóvil y que, aún hoy, son fuente de inspiración para los jóvenes diseñadores e ingenieros de la marca.


Son cinco los elementos que han hecho de Alfa Romeo una de las marcas de automóviles más deseadas del mundo. Un diseño claramente italiano, unos motores innovadores y de vanguardia (no exentos de pequeños problemillas en algunas ocasiones...), una distribución del peso perfecta (50/50);, unas soluciones técnicas únicas y la mejor relación peso/potencia del mercado en ese momento.

Estos son los ingredientes indispensables para crear un Alfa Romeo que, unidos, dan vida a la “meccanica delle emozioni”, un eslogan de comunicación fuerte y distintivo que se dará a conocer en todo el mundo siempre en italiano, como homenaje al país en el que nació la marca hace más de un siglo. La leyenda que sigue llevando el Made in Italy por las carreteras de todos los días, por los circuitos de carreras más famosos y en el corazón de millones de fans, vamos; los denominados "alfistas".


Cuando escribimos la toma de contacto con el 4C, dijimos que porqué Alfa es una marca que ha llegado a términos de culto y es por productos como estos. Un Alfa Romeo es el resultado del perfecto equilibrio entre legado, velocidad y belleza que lo convierte en la más alta expresión del estilo italiano en el mundo del automóvil y el nuevo Giulia no es una excepción.

En particular, las proporciones se basan en la arquitectura técnica de todo el vehículo: para Alfa Romeo los puntos de referencia son el equilibrio del peso (50/50) y la tracción trasera. Para equilibrar perfectamente las masas, el motor y la mecánica tienen que colocarse entre los dos ejes. Esta es la razón por la que el Giulia tiene voladizos muy cortos, un capó y guardabarros delanteros largos, un habitáculo echado hacia atrás, "apoyado" en las ruedas motrices, y guardabarros traseros musculosos que marcan visualmente el punto donde la potencia se descarga al suelo.

Todo esto se traduce en una distancia entre ejes extremadamente generosa, que de hecho, es la más larga de la categoría, contenida en una carrocería compacta, visualmente hablando. A partir de estas proporciones nace una forma dinámica como demuestra la elipse que podemos ver en la vista de planta. Además, las esquinas redondeadas y los montantes envolventes transmiten impulso al vehículo, creando un perfil con forma de gota que recuerda uno de los automóviles más bellos de todos los tiempos: el Giulietta Sprint, aunque este gozaba de una carrocería coupé.

El segundo aspecto del estilo italiano es la “sencillez”, que esconde uno de los procesos creativos más complejos de la industria: diseñar un automóvil. De hecho, le corresponde al estilo ocultar el largo y complejo trabajo que hay detrás de una línea sencilla y natural que resalte la elegancia de las formas y el sofisticado gusto del Made in Italy.

Por esta razón, el nuevo Alfa Romeo se enorgullece de una fuerte identidad, dibujada con unos pocos trazos sencillos: la línea excavada en los laterales, que marca las puertas y abraza las manillas, y por supuesto el legendario trilobulado frontal, quizás el elemento de estilo más famoso y reconocible en la historia del automóvil. ¿Que de qué estoy hablando?, pues de la rejilla frontal con forma triangular característica de la marca y que obliga a colocar la matrícula en un lateral del parachoques.


Por último, el estilo italiano se caracteriza por la calidad de las superficies, que significa crear reflejos ricos y armoniosos a través de los volúmenes. La misma inspiración se encuentra en el interior del vehículo. Todo es sencillo y esencial, todo se centra en el conductor, como por ejemplo agrupar todos los mandos en el volante, que se ha diseñado pequeño y directo para adaptarse a todos los estilos de conducción. Y eso no es todo. La posición del conductor se ha "cortado" como una tela, con el túnel diagonal, el salpicadero ligeramente ondulado y los instrumentos orientados hacia el conductor; y se ha "cosido" como un traje, con cuidado artesanal y materiales de primera calidad como la fibra de carbono, madera y tejidos, que se han elegido por su placer visual y táctil.


Por último, pero no menos importante, merecen una mención especial los grupos ópticos delanteros y traseros del Giulia realizados por Magneti Marelli en colaboración con Alfa Romeo. Los pilotos traseros de LED destacan la parte trasera de forma única y distintiva. Del mismo modo, diseño y ergonomía caracterizan los faros delanteros provistos de tecnología Xenón con módulo de 35 W, capaces de incrementar el flujo luminoso y la difusión de la luz, con un mayor ahorro de energía y una visibilidad nocturna que aumenta un 200% en comparación con los faros halógenos normales. Además, garantizan una mayor seguridad, ya que de hecho, se puede ver un obstáculo con al menos un segundo de adelanto, que corresponden a 28 metros de ventaja en la distancia de frenado, viajando a una velocidad de 50 km/h. Además, los faros delanteros disponen de tecnología AFS, mientras que la luz diurna (DRL), la luz direccional, la luz de posición y los intermitentes aplican la tecnología LED, para un menor consumo y el máximo rendimiento.


Otro elemento que distingue a un auténtico Alfa Romeo son los motores innovadores y de vanguardia. Por esta razón, para la versión Quadrifoglio, se ha decidido realizar un motor único por tecnología y prestaciones, que se convierte en el nuevo punto de referencia de la marca y de las otras marcas de la competencia...

Se trata de un turbo gasolina de 6 cilindros, elaborado por técnicos procedentes de Ferrari, que desarrolla 510cv de potencia y un par de más de 600 Nm, brindando así unas prestaciones emocionantes. Por ejemplo, la aceleración de 0 a 100 km/h se produce en tan solo 3,9 segundos, mientras que la velocidad máxima es de 307 km/h.

Dicho sea de paso, aunque los datos de potencia y par son sensacionales, el inédito motor es el mejor de su clase en emisiones (198 g/km de CO2) y es sorprendentemente económico en el consumo, gracias al sistema de desactivación de los cilindros de control electrónico. Obviamente, como todos los motores de la próxima generación, tanto gasolina como Diésel, este 6 cilindros está totalmente hecho de aluminio para reducir el peso absoluto del vehículo, sobre todo en el eje delantero, y obtener un sonido genuinamente Alfa Romeo, cosa en lo que también interviene el escape específico del Giulia QV.


Una peculiaridad del nuevo Giulia y que las otras marcas no tienen tan en cuenta en este segmento, es la gestión particular de las masas y los materiales que ha permitido alcanzar una distribución perfecta del peso, 50/50 entre los dos ejes. Esto es fundamental para asegurar el placer de conducción digno de todo Alfa Romeo y que es el resultado de trabajar tanto en la disposición del vehículo, como en colocar todos los elementos más pesados en la posición más centrada posible.

Además de la distribución del peso, para una alineación siempre excelente, son primordiales las suspensiones. En particular, en el eje trasero se ha elegido una solución multilink que asegura prestaciones, placer de conducción y confort al mismo tiempo. En cambio, para el eje delantero, se ha desarrollado una nueva suspensión de doble brazo oscilante con eje de dirección semivirtual, que mejora el efecto de filtrado y permite girar de forma rápida y precisa. Ni idea ¿no?, esas cosas se comprueban porque escritas... De todas formas, es una exclusiva de Alfa Romeo, y ese novedoso esquema de suspensiones mantiene constante el apoyo del brazo en el suelo durante las curvas y, gracias también a unas ruedas anchas y pegajosas, es capaz de garantizar altas aceleraciones laterales. En cualquier situación y a cualquier velocidad, la conducción del Alfa Romeo Giulia siempre es natural e instintiva, gracias también a una relación de dirección muy directa.


Por otra parte, según la cultura técnica de Alfa Romeo, el chasis y las suspensiones deben tener un diseño, una ejecución y una elección de materiales perfectos. Debido a ello, se decidió que la electrónica tenía que utilizarse únicamente para hacer la experiencia aún más emocionante, ya garantizada por la excelencia técnica de base.

Lo demuestran las exclusivas soluciones técnicas presentes en el nuevo vehículo, como la tecnología Torque Vectoring que, gracias a su doble embrague, permite al diferencial trasero controlar por separado el par que le llega a cada rueda. De este modo, la transmisión de la potencia al suelo mejora también en situaciones de baja adherencia.

Esto permite conducir el automóvil de forma segura y siempre muy divertida, sin recurrir nunca a intervenciones invasivas por parte del control de estabilidad. En el nuevo vehículo Alfa Romeo también debuta el sistema de frenado integrado (IBS), el innovador sistema electromecánico que combina el control de estabilidad con el servofreno tradicional, asegurando una respuesta instantánea del freno y, por tanto, una distancia de frenado récord, además de permitir una importante mejora del peso.

Además de un excelente coeficiente aerodinámico, de un perfecto equilibrio de las fuerzas en curva y de un comportamiento dinámico deportivo, el nuevo modelo también se caracteriza por el Active Aero Splitter, que es el que hace posible tal eficiencia. Es el sistema frontal que gestiona la carga aerodinámica de forma activa, asegurando así prestaciones y adherencia superiores, incluso a altas velocidades. Sin olvidar que el nuevo Alfa Romeo Giulia propone el renovado selector Alfa DNA Pro, que modifica el comportamiento dinámico del vehículo en función de la selección del conductor: Dynamic, Natural, Advanced Efficiency (modo de ahorro energético que se introduce por primera vez en un Alfa Romeo) y, obviamente, Racing (en las versiones de altas prestaciones).

Todos estos sistemas de vanguardia están controlados por el Chassis Domain Control (CDC), tecnología desarrollada en colaboración con Magneti Marelli, y es una especie de “cerebro” del vehículo que coordina toda la electrónica de a bordo. El sistema gestiona la actuación de los diferentes dispositivos, como el renovado selector DNA Pro, el sistema Torque Vectoring, el Active Aero Splitter, las suspensiones activas y el ESC, y les asigna una tarea concreta para mejorar las prestaciones y el placer de conducción.

Concretamente, el CDC adapta en tiempo real la alineación del vehículo, obteniendo unos mapas dinámicos de la configuración del DNA Pro en base a los datos de aceleración y rotación medidos por los sensores. Previene y gestiona además situaciones críticas, informando con adelanto a las centralitas correspondientes del sistema electrónico del vehículo: chasis, motor y cambio, suspensiones, sistema de frenado, dirección, asistencia a la conducción y diferencial en curva.


Para obtener una relación peso/potencia excepcional, el nuevo Giulia combina las extraordinarias prestaciones del motor con un uso extendido de materiales ultraligeros para todas las piezas del vehículo. Por ejemplo, la fibra de carbono para el eje de transmisión, el capó y el techo, o el aluminio para el motor, los frenos, las suspensiones (incluidas las cúpulas delanteras y los bastidores delanteros y traseros) y muchos componentes de carrocería como las puertas y los guardabarros. Además, el travesaño trasero es de material compuesto de aluminio y de material plástico. Se ha alcanzado así un peso en vacío del nuevo modelo de 1524 kg.

A fin de reducir la masa total, también se ha intervenido en el sistema de frenado, con elementos de aluminio y discos cerámicos de carbono, y en los asientos, caracterizados por una estructura de fibra de carbono. A pesar de la optimización del peso, el vehículo se enorgullece de la mejor rigidez torsional de la categoría, garantizando así: calidad en el tiempo, confort acústico y maniobrabilidad incluso en caso de esfuerzos extremos.

Pero si nos incorporamos al interior, nos percatamos de una sensación buscada de manera descarada y es que en el habitáculo, todo se centra en el conductor.


No es casualidad que todos los principales mandos, incluido el botón de arranque, se incorporen al volante, como en un vehículo de Fórmula 1, mientras que la interfaz hombre/máquina consta de dos mandos giratorios que regulan, de manera sencilla e inmediata, el selector Alfa DNA Pro y el sistema de infoentretenimiento Connect 3D Nav.

El sistema Connect 3D Nav del Alfa Romeo Giulia ofrece una sofisticada serie de características y funciones entre las que destaca la interfaz HMI de última generación, donde la gestión del sistema se produce principalmente mediante el denominado Rotary Pad y a través de la pantalla TFT de 8,8 pulgadas integrada en el salpicadero del vehículo.

El Rotary Pad es tanto un sistema de reconocimiento de voz avanzado como de reconocimiento de gestos que permite interactuar con el sistema utilizando simplemente el movimiento de los dedos en la pantalla. Además, el Connect 3D Nav permite una conectividad completa con todos los dispositivos móviles (teléfonos, smartphone, tablet con sistema operativo Apple iOS y Android). Además de poder realizar llamadas de teléfono mediante la conexión Bluetooth, en modo manos libres, el sistema de infoentretenimiento hace que sea posible reproducir contenidos de audio de dispositivos USB y del smartphone mediante la tecnología Bluetooth, además de gestionar la radio digital DAB y el audio digital Hi-Fi. Por último, el sistema ofrece la función de navegación con mapas de alta resolución en 3D y una velocidad elevada en el cálculo de las rutas, que también puede utilizarse al faltar la señal GPS, gracias a la tecnología Dead Reckoning, además de la posibilidad de actualizar los mapas TomTom mediante USB y de visualizar la información correspondiente al estilo de conducción.

Por último, en el Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio debuta el sofisticado equipo de sonido Harman Kardon Sound Theatre que satisface el deseo de un sonido repleto de detalles, gracias a un mejor control del sonido y a una señal de audio de salida de mayor calidad. El corazón del sistema es un amplificador compacto, pero de altas prestaciones. El amplificador distribuye un sonido nítido a través de un sistema de 14 altavoces en el interior del vehículo que asegura un audio de mayor calidad. La tecnología Logic 7 también hace que sea posible reproducir un sonido envolvente de fuentes de alta resolución y grabaciones estéreo uniformes y armoniosas. Con este equipo de sonido los pasajeros disfrutarán de la calidad de audio superior por la que se conoce a Harman Kardon.

Simplemente; Alfa Romeo vuelve por sus fueros y amplía su gama, como no podía hacerlo de otra manera, con una berlina emocionante, con un diseño de alta costura italiano y por supuesto; un comportamiento meramente deportivo y con unas prestaciones de bandera muy difíciles de igualar. Existirán versiones más "mundanas" y accesibles, pero es el Giulia QV el que conquistará los corazones de los más puristas y fieles a la marca.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC