Porsche 911 Carrera 2015. Mínimas mejoras, máximo deseo.



El 911 ha sido el deportivo más vendido del mundo durante décadas y no ha sido fruto de la casualidad. Partiendo de la base del también mítico Volkswagen Beetle, Ferdinand Porsche creó uno de los deportivos con mayor solera y más efectivos de la historia, cuyas líneas apenas han variado desde el 911 original y a pesar de, como se suele decir, tener el motor ubicado en el sitio equivocado...

Ahora, la nueva generación ha llegado para ampliar su liderazgo. Con innovadores motores bóxer turbo, un avanzado chasis, que cuenta con un compromiso aún mayor entre prestaciones y confort, y un nuevo sistema de información y entretenimiento, el 911 está sobradamente preparado para ello y se ha actualizado convenientemente, para seguir dando guerra en el mundo de los deportivos puros.

Gracias a una experiencia de más de cuatro décadas en motores turbo, tanto en competición como en coches de serie, los nuevos motores del 911 Carrera son una referencia en términos de prestaciones, placer de conducción y eficiencia, además de ser muy fiables según diversos estudios realizados. La dirección en el eje trasero, disponible por primera vez como opción para los modelos Carrera, amplía también, las posibilidades dinámicas del vehículo en esta nueva actualización.

Aunque a simple vista no se aprecie, se han redefinido muchos elementos exteriores del 911 Carrera. Desde los nuevos faros, con luces diurnas de cuatro puntos, hasta las manillas de las puertas integradas en la carrocería, pasando por un rediseñado capó trasero con lamas verticales o unos nuevos pilotos que incluyen las características luces de freno de cuatro puntos. En el interior, el nuevo sistema Porsche Communication Management de serie dispone de una pantalla táctil que ofrece muchas más funciones y simplifica considerablemente su funcionamiento.


La nueva generación de motores biturbo por otra parte, elevan el placer de conducción del 911 Carrera a niveles aún más altos. Los 370cv de potencia sobre el eje trasero del 911 Carrera esperan a ser liberados y convertidos en una propulsión y una experiencia extremadamente deportiva y el motor del 911 Carrera S dispone ahora de 420cv. En ambos casos esto representa un incremento de 20cv. Ambos propulsores tienen una cilindrada de tres litros y la gran potencia del 911 Carrera S se consigue gracias a un turbo con compresores modificados, a un sistema de escape específico y a una nueva gestión del motor. Por lo demás, ambas mecánicas son exactamente iguales.

Los nuevos motores Porsche también se caracterizan por un aumento significativo del par (60 Nm en cada caso), que llega a los 450 y 500 Nm, respectivamente, y que en ambos modelos se entrega de forma constante entre las 1.700 y las 5.000 rpm, lo que garantiza unas excelentes prestaciones en todo momento, a la par que una gran respuesta si sabemos mantener el motor en esa zona dulce de revoluciones. Al mismo tiempo, la máxima velocidad de giro de 7.500 rpm que tiene la nueva generación de motores, excede ampliamente lo habitual en los propulsores turbo, además de acentuar el sonido típico de la mecánica Porsche.

Como no podía ser de otra manera, cada nueva generación del 911 incrementa sus prestaciones y su eficiencia en comparación con la anterior. Por ejemplo, esta nueva generación de motores es casi un 12% más eficiente, dependiendo de la variante, puesto que el consumo de combustible se ha reducido hasta en un litro por cada 100 kilómetros recorridos. El 911 Carrera con la transmisión PDK consume ahora sólo 7,4 litros de gasolina a los 100 kilómetros (lo que supone una disminución de 0,8 l/100 km), mientras que el 911 Carrera S con PDK gasta 7,7 l/100 km (1 litro menos cada 100 km).


El nuevo 911 también aumenta de forma impresionante sus prestaciones ya que el Carrera Coupé con la caja de cambios PDK de doble embrague y el Paquete Sport Chrono acelera de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos, dos décimas más rápido que su antecesor y el 911 Carrera S con PDK y Paquete Sport Chrono realiza esa misma aceleración en 3,9 segundos (también 0,2 segundos más rápido que el modelo anterior). Esto significa que es el primer 911 de la familia Carrera que baja de la cifra mágica de los cuatro segundos, lo cual se torna bastante demencial... 
Las velocidades máximas de ambos modelos también se han incrementado: el 911 Carrera alcanza ahora los 295 km/h (6 km/h más), mientras que el 911 Carrera S llega a los 308 km/h (4 km/h más).


Junto al Paquete Sport Chrono opcional, el 911 Carrera dispone ahora, por primera vez, de un selector de modos de conducción en el volante, derivado del que tiene el 918 Spyder para el sistema híbrido. 

El selector de modo consiste en un mando giratorio con cuatro posiciones para diferentes tipos de conducción: Normal, Sport, Sport Plus e Individual. Dependiendo del equipamiento, este último modo permite al conductor configurar diversos ajustes del vehículo según sus preferencias, por ejemplo, el sistema de suspensión activa PASM, los soportes dinámicos de motor activos, los programas de cambio para la transmisión PDK y el sistema deportivo de escape. 

En combinación con la caja de cambios PDK, el conmutador cuenta con un botón adicional, el Sport Response Button. Cuando se aprieta este botón todo el tren de rodaje se acondiciona previamente para una aceleración máxima durante 20 segundos, algo muy útil en casos como un adelantamiento. Para ello, se engrana la marcha óptima y la gestión del motor se ajusta para una respuesta aún más inmediata en un periodo de tiempo más corto.

El 911 Carrera siempre ha sido la referencia en dinamismo para todos los deportivos. Con cada nueva generación, Porsche mejora el compromiso entre el confort de marcha para el uso diario y el rendimiento en circuito (aunque la mayoría de los clientes, nunca vayan a pisar uno...). 


Por primera vez, el nuevo chasis PASM, que rebaja la altura al suelo en diez milímetros, forma parte del equipamiento de serie de todos los modelos Carrera. Con él se mejora la estabilidad en las curvas rápidas. Al mismo tiempo, la nueva generación de amortiguadores, con un abanico de ajustes más amplio, aumenta el confort con su respuesta aún más precisa y también mejora la conexión del chasis y la carrocería en una conducción rápida. También han variado el ancho de los neumáticos, lo cual, favorece el incremento de las prestaciones y el ahooro en consumos, ya que en las nuevas llantas de serie, con cinco delgados radios dobles, se acoplan neumáticos que reducen la resistencia a la rodadura y aumentan las prestaciones, con una medida más grande que los de la generación precedente. 


La dirección activa en el eje trasero, que está disponible como opción para el 911 Carrera S, es una tecnología del chasis tomada de los 911 Turbo y 911 GT3, las dos variables más radicales del 911. Con ella se mejora el comportamiento en curvas y además, se gana en estabilidad cuando se realizan cambios bruscos de dirección a altas velocidades. Junto a esos beneficios, también se gana en maniobrabilidad en el tráfico urbano, gracias a que el diámetro de giro se reduce 0,5 metros. Ese comportamiento mejorado se transmite al conductor a través del nuevo volante, con un diseño basado en el del 918 Spyder y que para mi gusto, es extremadamente precioso. Cuenta con dos medidas: el volante básico tiene un diámetro de 375 milímetros y el volante deportivo GT mide 360 milímetros. 

Para un uso práctico en el día a día, Porsche también ofrece un sistema de elevación hidráulico, con unos cilindros integrados en los largueros del eje delantero. Presionando un botón, en cinco segundos aumenta la altura del frontal del coche al suelo en 40 milímetros, y con eso se evita que los bajos del vehículo golpeen el asfalto, por ejemplo, a la salida de un garaje o con los típicos badenes y trampas que ponen nuestros ayuntamientos para reducir la velocidad en algunos tramos urbanos.

Un elemento de serie en los nuevos modelos 911 Carrera es el sistema Porsche Communication Management (PCM) recientemente desarrollado, que incluye un módulo de navegación online y el control por voz. El PCM se puede manejar de una forma similar a como se utiliza un teléfono móvil inteligente a través de la pantalla táctil de siete pulgadas y entre otras cosas, los usuarios pueden emplear la escritura manual. 


Los teléfonos móviles y smartphones también se pueden conectar ahora vía wi-fi. Por primera vez se ha integrado una bandeja para los smartphone en el reposabrazos central, que permite ahorrar batería y optimiza la recepción del teléfono. También es nueva la opción de conectar un iPhone al PCM para usar la aplicación Apple CarPlay.

Ese sistema también tiene numerosos gadgets mejorados y gracias a la información del tráfico en tiempo real, se mejora significativamente la navegación. Proporciona al conductor una rápida visión de la situación del tráfico y garantiza la adaptación dinámica de la ruta según la información obtenida, gracias a los mapas virtuales de Google Earth y Google Streetview, que se han integrado también por primera vez para una mejor orientación. Otros componentes del sistema PCM son el Porsche Car Connect y la app Porsche Connect, que se pueden usar para cosas como el control remoto de las funciones del vehículo, para transferir el destino elegido al PCM y para utilizar los servicios de música en streaming ofrecidos por terceros proveedores a través del PCM.
El 911 Carrera se puede equipar ahora de una forma más personal, según las preferencias de cada uno, con nuevos y mejorados sistemas de asistencia como el control de velocidad automático opcional, que puede ahora frenar moderadamente cuando se sobrepasa la velocidad establecida, por ejemplo, al descender una pendiente.


El Control de Velocidad Adaptativo ACC, también opcional, cuenta en este modelo con la función de “navegación a vela”, en combinación con la transmisión PDK. Cuando el coche se desplaza por inercia, los embragues se desacoplan, no se necesita alimentación y de esa manera, se ahorra combustible. 
El asistente opcional de cambio de carril monitoriza con un radar el tráfico que viene por detrás, y usa unas luces de LED en un triángulo situado sobre los retrovisores exteriores izquierdo y derecho para advertir al conductor de vehículos que se aproximan por un ángulo muerto. Además, Porsche incrementa la seguridad activa de este deportivo con el sistema de frenos multi-colisión que, en esta ocasión, sí equipa de serie.


Los nuevos modelos Porsche 911 Carrera estarán disponibles a partir del 12 de diciembre de 2015 y sus precios finales serán:


911 Carrera 107.653 euros.


911 Carrera S 123.212 euros.


911 Carrera Cabriolet 122.036 euros.


911 Carrera S Cabriolet 142.857 euros.

El Porsche 911 siempre me ha parecido un objeto de deseo y un objetivo a conseguir a lo largo de mi vida. Con cada nueva actualización, el deportivo con el motor en posición "equivocada" mejora aunque sea minimamente, pero mis ansias de poseer uno y disfrutar con él, aumentan exponencialmente. ¿No os pasa a vosotros?.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC