Audi RS6 Avant Performance y RS7 Sportback Performance. Prestaciones sibaritas.


Audi siempre nos sorprende con modelos de prestaciones casi marcianas, tomando como base las versiones más radicales de su gama y dándolos una nueva vuelta de tuerca. Si hace unos meses nos presentaron el S8 Plus, hoy nos deleitan con la presentación del RS6 y RS7 Sportback performance.


Los nuevos modelos RS performance están equipados con la versión más potente del motor V8 biturbo con una cilindrada de 3.993 cm3. La potencia se ha incrementado 45 CV hasta los 605 CV, disponibles entre 6.100 y 6.800 rpm. El régimen de giro máximo del motor, por tanto, aumenta en 300 rpm, que no parece mucho, pero es lo suficiente para ser determinante en un ejercicio de aceleración pura. También cuentan con una cifra de par motor de al menos 700 Nm que está disponible entre 1.750 y 6.000 rpm, con un elemento particularmente destacable, como lo es la función overboost que permite al conductor disponer temporalmente de 750 Nm entre 2.500 y 5.500 rpm. El overboost se activa automáticamente cuando se pisa a fondo el acelerador si el sistema de gestión del motor y la transmisión está en modo “dynamic”. El indicador de presión de soplado del turbocompresor del menú RS se vuelve rojo cuando el overboost está activado.
Las prestaciones en carretera de los nuevos RS 6 Avant performance y RS 7 Sportback performance habla por sí misma. Los dos modelos aceleran como superdeportivos realizando el 0 a 100 km/h en sólo 3,7 segundos y necesitan sólo 12,1 segundos para acelerar de 0 a 200 km/h. 

En la configuración de serie, Audi limita la velocidad máxima a 250 km/h, pero como viene siendo habitual, como opción, la velocidad punta puede aumentarse a 280 km/h, e incluso los 305 km/h con los packs dynamic y dynamic plus, que se pagan a buen precio... Pero a pesar de las increíbles prestaciones, el 4.0 TFSI sigue consumiendo sólo 9,6 y 9,5 litros de combustible por 100 kilómetros, respectivamente, lo que corresponde a 223 y 221 gramos de CO2 por kilómetro.

Estas cifras superiores de potencia y eficiencia son posibles por la tecnología acumulada por Audi y su sección deportiva Quattro. Los largos años de experiencia con modelos RS de altas prestaciones autorizan una nueva optimización del 4.0 TFSI, desde el sistema específico de gestión del motor, hasta el sistema Audi Cylinder on Demand (COD), que a regímenes bajos y medios, éste desactiva los cilindros 2, 3, 5 y 8, cerrando sus válvulas y anulando la inyección de gasolina. 
El motor de alto rendimiento, por tanto, funciona entonces como uno de cuatro cilindros hasta que el conductor vuelve a pisar firmemente el acelerador y lo único que nota el usuario es un consumo de combustible significativamente reducido, pero vamos, que a estos niveles..., lo de siempre; creo que al conductor de cualquiera de estos vehículos le importa el consumo entre poco y nada...


Esta mecánica esta asociada al conocido cambio tiptronic de ocho relaciones, que para esta ocasión, ha sido diseñado para un máximo de deportividad, tanto en el RS 6 Avant performance como en el RS 7 Sportback performance. 


Todas las transiciones de marchas son rápidas y progresivas. El conductor puede elegir entre los modos D y S o cambiar manualmente las marchas, bien con toques en la palanca de cambio, bien con las levas situadas en el volante multifunción tipo RS forrado en cuero. En modo manual, un indicador de cambio en el sistema de información al conductor o en el head-up display opcional, señala el límite de régimen motor. Mientras que las relaciones cortas del tiptronic están muy próximas para una respuesta deportiva, la octava marcha es larga, para reducir el consumo de combustible.

Por supuesto, modelos de tamañas prestaciones tenían que montar la tracción permanente a las cuatro ruedas quattro, que transmite la fuerza al pavimento distribuyendo el par según sea necesario a través del diferencial central. 

En su configuración básica, el 40% del par se canaliza al eje delantero y el 60% al eje trasero. Opcionalmente, Audi combinará la tracción integral quattro con un diferencial deportivo en el eje trasero que utiliza dos engranajes superpuestos para variar la distribución del par entre las ruedas traseras. En curvas rápidas, empuja literalmente a los RS performance hacia el radio de la curva.


Los dos nuevos modelos RS performance de Audi llevan de serie una suspensión neumática con reglajes específicos. En modo dynamic, la suspensión neumática adaptativa RS posiciona la carrocería 20 mm más baja y el control de amortiguación integrado varía en función de las condiciones de la ruta, el estilo de conducción y el modo elegido en el Audi drive select. 

Como alternativa a la suspensión neumática, Audi ofrece una suspensión deportiva RS plus más firme con sistema Dynamic Ride Control (DRC). Utiliza muelles de acero y amortiguadores regulables en tres modos que están conectados unos con otros por conducciones hidráulicas y con una válvula central cada uno. Otra opción que puede integrarse en el sistema Audi drive select, es la dirección dinámica con desmultiplicación de variación contínua.


Con el Audi drive select, el conductor puede ajustar el funcionamiento de componentes clave, incluyendo la dirección, gestión de motor y sonido de escape, cambio tiptronic y el diferencial deportivo opcional. Se puede elegir entre los modos Comfort, Auto, Dynamic e Individual. 
Nueva en los RS performance es la posibilidad de que el conductor seleccione el modo deseado sin apartar los ojos de la carretera, usando un botón especial en el volante deportivo RS multifunción, de forma similar a como puede hacerse en el nuevo Audi R8.

Los nuevos RS performance vienen de serie con ruedas de aleación ligera de 21 pulgadas y ambos RS performance equipan llantas con un diseño exclusivo, para el RS 6 Avant performance en estrella de cinco puntas con radios en V y acabado titanio mate, abrillantadas y las llantas con diseño de cinco brazos dobles se reservan al RS 7 performance. Igualmente, muestran un acabado en titanio mate con terminación abrillantada.
Los cuatro discos de freno ventilados radialmente tienen un diseño lobulado para ahorrar peso, rebajando casi tres kilogramos respecto a un sistema de frenos con discos convencionales. Los discos delanteros tienen un diámetro de 390 milímetros, con pinzas de seis pistones. Audi ofrece también opcionalmente discos de freno carbocerámicos, que reducen peso en otros diez kilogramos. El control electrónico de estabilidad ESC tiene un modo Sport que permite desactivarlo enteramente si se precisa, y el sistema de escape deportivo forma parte del equipamiento de serie.


Si nos fijamos en la planta exterior, diversos detalles de diseño refuerzan el posicionamiento superior de los dos nuevos modelos de altas prestaciones. Incluyen el paragolpes delantero de diseño deportivo y específico, con grandes entradas de aire, así como la defensa trasera con difusor, la parrilla delantera en diseño panal típica de los modelos RS y las prominentes taloneras. 

El exterior específico de los RS performance también incluye un logo quattro en la toma central delantera de aire, combinado con elementos en titanio mate, como el marco de la parrilla denominada Singleframe, el spoiler delantero y los laterales de las tomas de aire, marcos de las ventanas, carcasas de los retrovisores y la tira superior del difusor en la zaga. Las barras longitudinales del techo del RS 6 Avant performance también llevan terminación en titanio mate. Los packs habituales de aluminio mate, carbono o negro brillante también están disponibles, opcionalmente, por supuesto...

Por su parte, cuando abrimos las puertas observamos el interior deportivo y elegante de los RS 6 Avant performance y RS 7 Sportback performance, que incluye de serie asientos deportivos RS de cuero Valcona, con reposacabezas integrados y elementos laterales envolventes. Audi ofrece opcionalmente los asientos en combinación bitono negro y azul con el pack opcional design RS performance. Así, llevan tapicería mixta en cuero Valcona y Acantara con grabado de panal de abeja y costuras en contraste y complementando esta combinación con inserciones decorativas de carbono con un tono azul gracias a hilos entretejidos de esta tonalidad.

La extensa gama Audi Exclusive incluye una amplia paleta de colores para la tapicería y las costuras. Por ejemplo, los clientes pueden elegir desde un techo forrado en Alcantara negro, o tapicería de asientos con costuras en contraste en las tonalidades que prefieran. De esa manera, podrán contar con un coche realmente único y personalizado.


Los relojes de la instrumentación utilizan esferas negras, con fondo blanco y agujas rojas. Logos RS adornan la llave, el volante deportivo de tres brazos forrado en piel, los umbrales iluminados de puertas, el tacómetro, el gran display del sistema de información al conductor FIS y el monitor retráctil del sistema MMI Navegación plus con MMI touch. Cuando el overboost está activo, la indicación de presión del sistema cambia su color de blanco a rojo. Todo eso, para que no se te olvide ni por un momento el tipo de "máquina" que estás conduciendo.


Pero que sean auténticas bestias del asfalto y de las prestaciones puras, no quiere decir que no sean versátiles así pues, el nuevo Audi RS 6 Avant performance ofrece un volumen para equipajes de entre 564 y 1.680 litros, mientras que el Audi RS 7 Sportback performance tiene un espacio de carga de entre 535 y 1.390 litros, según si abatimos los asientos traseros o no.

Y en cuanto a equipamiento, como no podía ser de otra manera, no nos podemos quejar, aunque la lista de opciones también es bastante extensa. Además de los detalles específicos de diseño, incluyen climatizador automático de cuatro zonas, sistema MMI Navegación plus con MMI touch. El Audi sound system es el equipo de sonido de serie del RS 6 Avant performance, mientras que el RS 7 Sportback performance equipa el BOSE Surround sound. Las opciones de alta gama van desde el head-up display y el equipo de sonido Bang & Olufsen Advanced Sound System hasta los sistemas de ayuda a la conducción, como el control de crucero adaptativo con función Stop&Go y el de asistencia de visión nocturna Audi night vision. Audi Connect es de serie y ofrece múltiples servicios online y una red Wi-Fi interna en el vehículo que permite la conexión de dispositivos a Internet.

Y ya como colofón la gama de acabados de los modelos RS performance incluye colores sólidos, metalizados, con efecto perla o efecto cristal y tonos mates. Los colores disponibles son gris Daytona mate, gris Daytona efecto perla, plata Floret metalizado, blanco Glaciar metalizado, rojo Misano efecto perla, negro Mitos metalizado, gris Nardo sólido, negro Pantera efecto cristal, plata Prisma efecto cristal y azul Sepang efecto perla. 
Complementando las opciones de colores están las pinturas personalizadas Audi exclusive, que como novedad, nos presentan el azul Ascari metalizado se ofrece como un tono exclusivo para los modelos RS performance.

El nuevo Audi RS 6 Avant performance tiene un precio en España de 143.700 euros, y el precio para el RS 7 Sportback performance es de 151.060 euros. Ambos modelos empezarán a producirse en Noviembre y solo los más entendidos conductores, con mucha solvencia, por supuesto, podrán disfrutar de las bondades de estas auténticas joyas del asfalto.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style