BMW M4 GTS. !Decidido!.



Hace un tiempo lo publicamos como primicia y como un estudio de diseño de la firma de Munich sobre el M4. Pues ahora la marca alemana nos lo presenta como una realidad pero, ¿sabéis cual es lo mejor de todo?, que lo hace sin realizar apenas ningún cambio con respecto a lo que vimos hace unos meses.

El BMW M4 GTS, es un nuevo y exclusivo modelo portador de la tecnología más moderna, que logra realzar de manera fascinante el potencial que alberga el ya afamado BMW M4 Coupé.

Su imagen exterior nos inspira una buena dosis de gran potencia, propia de un coche de competición, y considerando su avanzada tecnología de alto rendimiento, resulta evidente que el BMW M4 GTS fue concebido para brillar en los circuitos de carreras.

El tiempo de 7:28 minutos en el legendario circuito Nürburgring-Nordschleife, el circuito más exigente del mundo y donde todas las marcas se preocupan de dilapidar los tiempos cada modelo deportivo que comercializan, indica de manera inequívoca cuál es el extraordinario nivel de rendimiento de este modelo especial. Pero, al mismo tiempo, también esta versión más agresiva del BMW M4 fue concebida para el uso en el tráfico vial, tal como sucede con todos los modelos de BMW M y como ocurrió en su momento con el M3 Coupé CSL o el anterior M3 Coupé GTS.


Cumpliéndose el 30 aniversario del primer BMW M3, fabricado en el año 1986, BMW Motorsport lanzará al mercado el BMW M4 GTS, un modelo especial limitado a 700 unidades, capaz de reflejar fielmente la fuerza innovadora de los ingenieros de BMW M, que marcan hitos en el sistema de propulsión, el chasis y en el uso de materiales ligeros.

Como en cualquier modelo de la división M de BMW, el motor es muy importante, así que para esta ocasión, el propulsor del BMW M4 GTS es el motor turbo de seis cilindros en línea de 3.000 cc utilizado también en los modelos BMW M3/M4. Sin embargo, para su uso en la edición especial, cuenta con un innovador sistema de inyección de agua, con el que la potencia aumenta significativamente. 

Concretamente, con el sistema de inyección de agua, la potencia se ve aumentada hasta los 500cv, y el par motor es de unos considerables 600 Nm. Pero a pesar de la mayor potencia, los valores de consumo y de emisiones tienen el mismo nivel del BMW M4 Coupé. Concretamente, el consumo es de 8,3 l/100 km, homologado por la marca, mientras que las emisiones de CO2 sí ascienden mínimamente a 194 g/km.

Por todo lo explicado, el BMW M4 GTS es el modelo más ágil, radical y dinámico de la serie, más aun teniendo en cuenta que es capaz de parar el crono en 3,8 segundos al acelerar de 0 a 100 km/h y de alcanzar una velocidad punta de 305 km/h (limitada electrónicamente).


Por otra parte, gracias al uso inteligente de materiales ligeros, los ingenieros de BMW M lograron limitar el peso del coche en orden de marcha a 1.510 kg, así que la excelente relación peso/potencia de  tan solo 3 kg/cv, lo que es ideal para obtener un comportamiento extremadamente dinámico.

Las medidas adoptadas con el fin de reducir de manera el peso, afectan tanto al habitáculo como al exterior del coche. La consecuente disminución del peso resulta evidente en el habitáculo y así lo confirman los asientos de fibra de carbono, una consola central de materiales ligeros, revestimientos en la parte posterior, incluyendo el panel de separación entre el interior y el maletero, también de material ligero, revestimientos especialmente livianos de las puertas y de las partes laterales, así como tiradores en forma de lazos en vez de asideros normales en las puertas.

Pero también en lugares no visibles se utilizaron materiales ligeros en muchos detalles. Por ejemplo, la estructura del soporte del salpicadero es de fibra de carbono y, por lo tanto, muy ligera. En el exterior, el capó de nuevo diseño, el techo y el deflector delantero inferior son de plásticos reforzados con fibra de carbono (PRFC) y también el alerón posterior regulable es de un material de avanzada tecnología que, aunque liviano, es altamente resistente. Sus soportes son de aluminio fresado, montados sobre la tapa del maletero, que está fabricada de plástico reforzado con fibra de carbono.

Estos soportes confirman que para reducir el peso, todas las piezas cuentan, por más pequeñas que sean. El alerón, combinado con el difusor que se encuentra debajo del paragolpes posterior, mejora el flujo del aire, reduciendo las fuerzas ascendentes que actúan sobre el eje trasero. El sistema de escape, por su parte, también colabora en esa dieta a la que se ha visto sometido el M4 para llegar a ser todo un GTS e incluye un silencioso final de titanio, que pesa un 20% menos que uno de tipo convencional. Ese escape produce un sonido típico de los modelos M de BMW, emulando dentro y fuera del coche el ambiente que impera en los circuitos de carreras.


La caja de cambios específica de serie de siete marchas y doble embrague (M DKG) selecciona la relación óptima en cada circunstancia, sin que se produzca una interrupción de la fuerza de tracción, aplicando la potencia en las ruedas posteriores. Si lo prefiere el conductor, puede cambiar de marchas manualmente utilizando las levas que se encuentran en el volante, o bien la palanca selectora que está en la consola central. Los programas de cambio de marchas Drivelogic y la función "launch control" fueron adaptados a la mayor potencia del motor.

Las llantas de exclusivo diseño 666 M también cuentan con un peso optimizado, forjadas y de torneado brillante, tienen radios en forma de estrella y superficies contrastantes de color Acid Orange. Los neumáticos de dimensiones mixtas (los delanteros de 265/35 R19, los traseros de 285/30 R20) tipo Michelin Pilot Sport Cup 2, tienen características especialmente adaptadas al BMW M4 GTS. Estos neumáticos son ideales para optimizar la capacidad de tracción en curvas, y para mantener informado al conductor sobre las condiciones dinámicas de su coche, siempre y cuando, el asfalto esté totalmente seco ya que son semi-slicks y podrían llegar a asustarnos con la pista mojada...

La suspensión M de tres vías con muelles de reglaje específico para el BMW M4 GTS, puede regularse según las circunstancias, lo que significa que puede adaptarse a las exigencias concretas que plantea cada circuito. Los ligeros frenos M carbocerámicos garantizan una extraordinaria capacidad de frenado, incluso en circunstancias de uso continuo y gran esfuerzo, tal como sucede cuando se conduce al límite en un circuito.

Los característicos faros dobles provistos de cuatro anillos luminosos, consiguen iluminar la calzada de manera óptima. Estos grupos ópticos combinan la tecnología de diodos luminosos LED con las funciones de asistente de luz de carretera con antideslumbramiento y de orientación adaptativa del haz de luz según el trazado de las curvas.

Los pilotos posteriores en forma de L son tan característicos como los grupos ópticos frontales. El BMW M4 GTS es el primer automóvil fabricado en serie que dispone de innovadoras luces posteriores de tecnología OLED, de las que os hablamos también hace algún tiempo. Estos diodos orgánicos de emisión de luz OLED, son novedosas fuentes luminosas, que emiten una luz homogénea en toda su superficie, por lo que se diferencian de los puntos luminosos de los LED usuales. Gracias a su altura de apenas 1,4 milímetros y, además, a la posibilidad de activar por separado diversos módulos luminosos, se dispone de nuevas posibilidades para la escenificación lumínica del coche. Estas luces también acentúan el ancho de la parte posterior, y el coche tiene un aspecto más impactante y dinámico, que resulta inconfundible, tanto de día como de noche.


Si nos adentramos en el interior, la exclusividad purista del habitáculo se acentúa mediante asientos M de fibra de carbono para el conductor y su acompañante, aplicándose también en este caso el criterio de reducción del peso mediante el uso de materiales ligeros.

Comparadas con los asientos deportivos del BMW M4 Coupé, estos asientos pesan aproximadamente la mitad y al mismo tiempo, permiten que sus usuarios asuman una postura ideal, ofrecen una óptima sujeción lateral y, además, son satisfactoriamente cómodos al hacer viajes largos. Otra cosa ya será el esquema de suspensiones, que por muy cómodo que sea el asiento...


La exclusiva tapicería de alcántara y de piel Merino, así como las franjas de los colores M en los respaldos, en los cinturones de seguridad y en los tirantes de las puertas en forma de lazos, indican claramente que el BMW M4 GTS es un coche deportivo de altas prestaciones y carácter excepcional.

También el volante M está recubierto de alcántara de aspecto muy exclusivo. En su parte superior tiene una marca, al igual que la que utilizan los coches de circuito, subrayando de esa manera el carácter de coche de competición del BMW M4 GTS.

En vez de asientos posteriores, el modelo especial incluye un vano portaobjetos de plásticos reforzados con fibra de vidrio, combinado con un panel de separación tipo sándwich de plásticos reforzados con fibra de carbono (PRFC), ambos revestidos de alcántara. De esta manera, el M4 se convierte en un auténtico biplaza y con esta solución fue posible reducir el peso en un 40% en comparación con una solución convencional, lo que es una auténtica barbaridad...


El BMW M4 GTS equipado con el kit Clubsport opcional tiene una configuración todavía más radical y más orientada hacia la competición automovilística pura. Este kit incluye una barra antivuelco de color Acid Orange detrás de los asientos delanteros, arneses de seis puntos homologados para el uso en circuitos, así como un extintor, por si acaso tenemos algún accidente en el que se prenda fuego el coche.


Solo 700 unidades estarán disponibles para todos aquellos simpatizantes de la marca con posibles o coleccionistas ávidos de poseer un coche que se revalorizará en un periodo muy corto de tiempo. Si os englobáis dentro de alguno de estos dos grupos, no tardéis mucho en encargar uno a vuestra concesión habitual, aunque eso sí, habrá que llevar un cheque en blanco ya que de precio aún no se sabe nada...


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style