Jaguar F-PACE. Objetivo prioritario.



Prioridad por ser el mejor SUV, por ser el más rápido entre los rápidos, por estar dotado de la última tecnología, por tener capacidades de todoterreno, o por terminar siendo vencedor en esta guerra de modelos del segmento, al que no dejan de apuntarse vehículos de todas las marcas... Pero por encima de todo, éste, es un SUV con prioridad por ser un SUV meramente deportivo.


Vamos a empezar poco a poco "destripando" a este gran depredador británico, con su fuerte estética. De lejos, y aunque lo veamos a cien, trescientos, o quinientos metros (también depende de nuestra vista) vamos a reconocer su impronta tan característica, la cual deriva de los modelos F-Type en su trasera, y XE en su frontal, entre otros rasgos.

Se trata de un vehículo que tiene 4,73 metros de longitud en los que se dibuja un nervio lateral que discurre sobre la zaga y que crea una clara diferenciación entre la pintura del vehículo y los faldones de plástico, los cuales recubren toda la carrocería para protegerle de nuestras avanzadillas off road por la montaña, en caso de aburrirnos de la carretera. Sus casi dos metros de anchura nos hacen creer que conducimos un coloso, de envergadura superior a algunas calles de mi localidad, con total sinceridad... 


En el frontal encontramos "la nariz del felino" que nos muestra su logotipo, y cuyo tamaño nos da a entender la proporción entre motor y ventilación para deducir qué se esconde bajo el capó. Dos bocas laterales y una inferior nos terminan de diseñar un frontal agresivo pero distinguido, característico de Jaguar en todos sus modelos.

Como os comentaba, su trasera nos recuerda a un F-TYPE sobrealimentado, llevado a su máximo desarrollo muscular, con una altura que llega a contar con más de metro y medio. Estéticamente, tenemos seis variables con las que contar para definir su carrocería, son las versiones que van desde la más sencilla a la más completa: PURE, PRESTIGE, PORTFOLIO, R-SPORT, S y FIRST EDITION, todo depende del carácter con el que queramos dotar a nuestro modelo.


El habitáculo del mismo está formado por un conjunto de asientos que crean un ambiente serio pero acogedor, todo con un toque modernista que nos invita a quedarnos para disfrutar. Cuenta con un salpicadero que queda totalmente dividido y que engloba toda la instrumentación necesaria para el conductor, con una pantalla táctil en la consola central, seguida de la parte inferior de este salpicadero, que se define como un puente en el que encontramos los comandos necesarios para la activación del climatizador bi-zona, los asientos calefactados o el mismo botón de arranque, todo con varios botones en dos líneas paralelas, que nos dan el control de todo.

La luz que recoge el techo y varios materiales reflectantes a lo largo de los asientos y acabados nos aportan reflejos, colores y figuras que nos hacen del interior una verdadera obra de arte.


El 80% de la estructura ligera de este vehículo se compone de aluminio, entre otros extras de fibra de carbono que podemos escoger, lo que proporciona una agilidad y soltura al conjunto que es capaz de asegurarnos una respuesta rápida al aumento de la velocidad, además de mejorar la frenada, ya que no se ve obligado a detener tanto peso. Esto inclusive facilita unos niveles del consumo relativamente bajos, ya que no es necesario usar una gran cantidad de combustible para mover a este potente SUV.

Bien; tenemos analizada la "piel" de la fiera, pero con un primer contacto exterior no basta para tener conocimiento de algo, así que hay que buscar en su interior, y para ello nos vamos a empapar de conocimiento y tecnología, todo lo que dota de personalidad propia a este modelo.

Para empezar, y hablando de motores, definimos dos variables entre las que dejar claras nuestras intenciones de uso, para sacarle el mayor partido posible: motor diésel o gasolina. Una vez decididos, nos podemos decantar por montar un motor diésel 2.0 de 180CV en el cual, tendremos la opción de montar caja de cambios manual de seis velocidades, o automática de ocho velocidades todo ello con otra elección más, la tracción trasera RWD o la tracción a las cuatro ruedas AWD. Además de este motor diésel, contamos con otra variable 3.0 de 300CV.
En cuanto a los motores gasolina nos ofrecen un 3.0 con 340 y 380 caballos respectivamente, aunque a esos niveles, suponemos que 40CV arriba o abajo no van a ningún lado...


Proseguimos analizando la tecnología con la que ha sido dotado este modelo, el cual nos sorprende por sus prioridades en cuanto a seguridad y desarrollo.

Su mecánica cuenta con tecnología de ayuda a la conducción activa, con sistemas como el All Surface Progress Control, y el Adaptative Surface Response. El primero de ellos es un control de crucero que mantiene la velocidad y prepara al vehículo para mantener un control total en situaciones de baja tracción. El segundo, desarrolla por su parte conocimientos sobre las superficies en las que tracciona el vehículo, para así poder ajustar la respuesta del motor, configurar un agarre óptimo de neumáticos y perfeccionar la actividad de los frenos. Y hablando de superficies, contamos también con el Sistema JaguarDrive Control, que activa una conducción suave en condiciones de baja adherencia con mal tiempo, tales como la lluvia, la nieve o el hielo.


La tracción a las cuatro ruedas viene combinada con el dispositivo Intelligent Driveline Dynamics (IDD), el cual es más eficiente que el conocido AWD, y es capaz de activarse automáticamente y de reaccionar frente a la superficie sobre la que se conduzca en milésimas de segundo.

El paso por curva viene ayudado de un control de reparto de par, ofreciendo una frenada independiente en cada rueda, con el consiguiente aumento de la seguridad y estabilidad. Y este modelo además, viene dotado con un Control Dinámico de Estabilidad que analiza nuestra dirección y movimiento unas 500 veces por segundo, todo para ajustar el coche lo mejor posible a las condiciones de conducción, realizado mediante la reducción del par motor y frenando cada rueda independientemente para reducir las opciones de sobreviraje o subviraje.


Otras ayudas a la conducción nos proporcionan seguridad y confort, de la mano de mecanismos que miden el cambio involuntario de carril (LDW), con su correspondiente ayuda para mantenernos entre las líneas. Esta asistencia viene combinada con un monitor de fatiga del conductor, que detecta falta de concentración del mismo y sugiere la detención mediante notificaciones audiovisuales.

También posee un sistema integrado de reconocimiento de señales, con limitador de velocidad inteligente, además de una pantalla que nos proporciona datos sobre el ángulo muerto a la hora de conducir y de aparcar, detallando en todo momento qué tenemos a nuestro alrededor y para este alrededor, tenemos numerosas cámaras para ver absolutamente todo, con tecnología Surround. 


De un modo parecido, un Control de crucero con sistema de frenado autónomo a baja velocidad, analiza los numerosos vehículos que circulan con nosotros, y controla la distancia con el coche de delante, para aminorar o frenar nuestra marcha si el vehículo que nos precede lo hace. El Control de Arrastre del Par Motor (EDC) reduce el bloqueo de las ruedas en caso de uso reiterado del freno motor; y ante la posibilidad de impacto, se activaría un Freno de Emergencia Autónomo.

Tecnología adjunta pasiva, y ésta primera ojalá nunca se tenga que activar, es la denominada Incontrol Protect, que manda una llamada SOS en caso de accidente. Acto seguido, contamos con un parabrisas que posee un proyector de información, Head-up Display, dotado de tecnología láser, que nos muestra la información esencial de nuestro vehículo: velocidad, velocidad de la vía, y notificaciones del control de crucero y navegador, entre otras.

Y para terminar con esta maravilla, hablamos nuevamente de las características del exterior y algunas de sus tecnologías. A grandes rasgos, su diseño consta de una forma de gota, y aerodinámicamente sabemos que la resistencia al túnel del viento se ve disminuida con un frontal afilado, tal y como se ve en F1.

Esto se traduce en un mayor control a altas velocidades, haciendo que además sea más rápido y liviano, sobre todo porque la leve curva de su techo e inclinación conforme nos acercamos al maletero nos hace conducir el flujo de aire de un modo muy suave, de forma más notable que si fuese recto. La conducción del viento sobre la carrocería haría relación a una leve brisa desde el interior, puesto que cuanto menor sea la resistencia a éste, mayor será el silencio del que podremos disfrutar en el interior del habitáculo.

En cuanto a las tecnologías, tenemos sus faros LED de alta intensidad, entre los que también podemos escoger la cualidad de que sean adaptativos, halógenos, o de Xenon, según la carrocería y los extras que hayamos escogido previamente. Además, están dotados de unas luces diurnas que recorren el exterior del faro, llamadas J Blade que aportan esa nota característica a todos los Jaguar.


¿Ganas de más? Pues sí, para que engañarnos... Después de conocer con detalle a esta belleza, ahora no queda más que ir a buscarle al concesionario, o esperar que se nos aparezca mientras caminamos, cual jaguar ( de los de verdad) aparece por la selva, momento en el cual, os aseguro que va a ser complicado quitarle la vista de encima...

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC