Prueba: Kia Soul EV

Los denominados "millenians", no confundir con "mileuristas" que esos somos la mayoría...; son la generación actual de personas que supondrán el futuro de la sociedad y los cuales, según ciertos estudios realizados, entre otras muchas cosas, quieren ciudades inteligentes, sostenibles y limpias de polución. Y yo quiero un Lamborghini...


En serio; en un mundo mejor, yo tendría el Lamborghini y en 2020, las ciudades podrían ser sostenibles, inteligentes y con un alto grado de conectividad entre habitantes, servicios, transportes... Pero por desgracia, dudo mucho que se cumplan esos plazos.

Aunque bien es cierto que en cuanto a nuevas tecnologías se están dando pasos de gigante y poco a poco las vamos incorporando a nuestras vidas cotidianas. Dentro de esas nuevas tecnologías y dando pequeños-grandes pasos, está la industria del automóvil.

Su aportación para la movilidad del futuro pasa por la hibridación de los vehículos, pero hay marcas que ya están empezando a apostar fuerte por el siguiente paso; la electrificación total.


El problema es que, mientras un vehículo híbrido nos permite una utilización normal, recorrer grandes distancias y mantener, sino mejorar, las prestaciones habituales del coche, con unos valores de consumos y emisiones realmente escuetos; el vehículo eléctrico puro está orientado y limitado a una circulación meramente urbana, eso sí; con cero consumo de combustibles fósiles y por supuesto, cero emisiones de CO2.

Es una gran solución para los "millenians" y también para el grueso de la población, pero para que esta empresa de la electrificación total llegue a buen puerto (que llegará en algún decenio...) las empresas y los gobiernos, tendrán que adecuarse a la nueva situación e invertir una buena suma de dinero en consolidar y mantener unas infraestructuras, que a día de hoy, no existen.

Los vehículos eléctricos como el que os vamos a presentar tienen muchas ventajas, pero por desgracia, en la actualidad, solo pueden estar relegados a un uso ciudadano y de momento, se tienen que utilizar como segundo vehículo.

No obstante es un hecho que las ventas de coches eléctricos aumentan de manera exponencial cada año y eso es una gran noticia para el sector y un indicativo de que algo está empezando a cambiar.

Dentro del reducido segmento de los eléctricos puros, nos encontramos con el simpático Kia Soul EV. El Kia Soul es un utilitario con maneras de pequeño monovolumen, muy apropiado para circular por las grandes urbes, aparcar en casi cualquier hueco y además; posee un gran espacio tanto interior como de capacidad del maletero, gracias también a su diseño casi cúbico. Es un "urbanita" con letras mayúsculas.

Se nota su origen oriental en las formas características del frontal, pero también nos damos cuenta que es un coche especial por los pequeños matices que nos indican que estamos ante una unidad eléctrica.

El más llamativo es la ausencia de la característica parrilla delantera ya que en su lugar, nos encontramos con una carcasa de plástico que la cubre totalmente. Al ser un vehículo eléctrico puro, el motor no necesita una refrigeración como la que podría necesitar un motor térmico, así que se pueden prescindir de algunos elementos con los que sí cuenta la versión con motores de combustión.

Pero esa carcasa tiene truco, ya que en realidad esconde los enchufes que sirven para recargar al utilitario coreano. Tiene dos tipos de enchufe: uno para realizar una carga rápida al 80% y que cuenta con unas características especiales tanto de voltaje como de amperaje y otro para recargarlo en una red doméstica en el que se tarda bastante más tiempo, pero que es capaz de reponer las "pilas" al 100%. Bajo el piso del maletero nos encontramos el cable con el transformador y el adaptador, que cuando no lo utilicemos, se guarda perfectamente sin ocupar espacio para nuestras cosas.

También observamos un panel sobre el salpicadero con tres indicadores LED, que nos sirven de ayuda para saber desde fuera del coche el estado de carga de la batería en ese momento y que, lógicamente, no existe en la versión normal del Kia Soul.

Y por último y si somos muy observadores, comprobaremos unos embellecedores de color azul en el interior de las tulipas de los faros delanteros y las llantas específicas de 16 pulgadas, que minimizan la resistencia del viento en el lateral y que también denotan que estamos ante la versión EV. Por lo demás; es un Kia Soul convencional, por lo menos, estéticamente hablando, y mantiene también sus maneras, su agilidad y su versatilidad.

Su motor (eléctrico, por si no os habíais enterado...) genera una potencia específica de 111cv, lo que es bastante para un utilitario de estas características. Pero lo sorprendente no es su elevada potencia, sino su cifra de par máximo, ya que alcanza la increíble cifra de 285 Nm. Pero ahí no acaba la cosa, ya que ese par máximo lo entrega de manera instantánea y sin ningún tipo de retardo, por lo que las aceleraciones son realmente espectaculares.


Sí; parece de broma que hable de aceleración en un coche como el Kia Soul, pero la verdad es que es una sensación muy extraña, ya que además al ser tan silencioso, parece que te estás desplazando en una especie de mini "tren bala". No os emocionéis, ya que la velocidad máxima es de 145 Km/h, pero los alcanza en menos de 20 segundos...

Como hemos dicho, es un utilitario ideal para la ciudad, pero 145 Km/h de punta hace que también sea un vehículo muy apto para realizar recorridos por radiales o secundarias, con la certeza de no amilanarse ante nada.


Va asociado a una transmisión especial para este tipo de motores y contamos con las posiciones normales en cualquier cambio automático, D,N y R. Existe una cuarta posición denominada con una B (Brake), que actúa exactamente igual que la D, pero que en cuanto soltamos el pié del acelerador, nos ofrece unas retenciones realmente soberbias y que ayudan a recargar la carga de la batería para aumentar nuestra autonomía unos kilómetros más. También los frenos actúan como sistema de recuperación de energía.

Las baterías van situadas debajo del piso del vehículo, lo que hace que el reparto de pesos sea muy equilibrado y le aporta un mayor aplomo en las curvas más complicadas, pero eso no lo comprobaréis muchas veces... Con la carga al 100%, tenemos una autonomía de alrededor de 300 Km, lo que es más que suficiente para movernos durante 3 o 4 días en un uso normal, sin tener que volver a "repostar". Eso implica un gasto aproximado de unos 4 euros a la semana, si recargamos esas baterías en horario nocturno en nuestras casas. Haced las cuentas con vuestros vehículos de combustión... No hay color...

El único "pero" es ese, el hecho de que necesitamos un garaje particular con toma de corriente si no queremos ser objeto de vándalos sin escrúpulos, que la mejor "idea" que pueden tener es la desenchufarte de la red... Pero mientras está conectado en nuestro garaje, nos encontramos con una serie de ventajas que, por ejemplo, no tiene el buque insignia de la marca Optima, por mucho que lo queramos equipar.

En el Soul EV podemos temporizar a qué hora queremos que se conecte la climatización y de esa manera, encontrarnos el habitáculo a la temperatura ideal al montarnos por la mañana. Como está enchufado, toma la energía necesaria de la red doméstica y de esa manera, mantiene intacta su autonomía de uso. En otras localidades no se, pero ese sistema en los inviernos de Burgos es todo un lujo...

Y ya que estamos en el habitáculo perfectamente calentitos, vamos a ver que nos ofrece el utilitario asiático.

La posición de conducción se nos antoja elevada y muy cómoda, aunque los asientos brillen por su nula sujeción lateral. El tapizado es específico y práctico, ya que tiene una tela, a priori, bastante fácil de limpiar y en general, contamos con mucho espacio interior, tanto en las plazas delanteras como traseras. También tenemos un maletero muy aprovechable con 281 litros, ampliables hasta los 891 con los asientos traseros plegados.


El cuadro de instrumentos por su parte, es muy ergonómico y sencillo, con todos los mandos orientados al conductor y una gran pantalla táctil de 8 pulgadas que nos ofrece una gran cantidad de parámetros e información en un solo toque. También cuenta con un panel digital de 3,5 pulgadas que hace la función de odómetro y también nos proporciona información relevante del ordenador de a bordo al primer golpe de vista. Toda esa información es perfectamente legible y muy fácil de interpretar.


El resto del equipamiento de confort es realmente sublime y además de lo que ya os hemos contado, el Kia Soul EV puede venir equipado con navegador, climatizador bi-zona, asistente de arranque en pendiente, sistema de control de presión en los neumáticos, luces traseras LED, lunas tintadas, cámara trasera de asistencia al aparcamiento, asientos calefactados, volante calefactado, Bluetooth, control de velocidad de crucero y limitador, sensor de aparcamiento delantero y trasero, sensor de luces o espejo interior fotocromático.

Para ser un coche meramente urbano, los elementos de confort superan con creces todas las expectativas que nos podamos imaginar...


Conclusión final.

El Kia Soul EV es un utilitario excepcional, porque a sus virtudes y versatilidad como vehículo ciudadano, debemos sumar una calidad de marcha sin parangón, unas reacciones aún más ágiles y aplomadas, un equipamiento extensísimo, que no contamina, que cuenta con muchas ventajas fiscales y subvenciones estatales y el hecho de que a lo largo de su vida útil es un coche que nos saldrá muy barato en términos generales.


Si a los aproximadamente 4 o 5 euros que nos gastaremos en las recargas semanales, le sumamos que no cuenta con el mismo mantenimiento que cualquier vehículo de combustión y que hay muchas partes móviles que ya no existen y por lo tanto no se produce desgaste, que la batería está plenamente garantizada y que la pagamos en usufructo, por lo que su mantenimiento en caso de haber algún problema está incluido, que no necesita cambios de aceites, ni líquidos varios y que prácticamente nos limitaremos al cambio de neumáticos y poco más, y que además; como es un Kia, la marca nos ofrece por defecto 7 años de garantía... Ahora coged una calculadora y poneros a echar números. Interesante ¿Verdad?.


El problema es que debido a las escasas infraestructuras con las que contamos, nos limita tan solo a un uso ciudadano... El navegador tiene un par de funciones orientativas que nos indican, donde se sitúa la estación pública de recarga más próxima y hasta donde podemos llegar con la autonomía restante. A nosotros nos marcaba que podríamos hacer el recorrido desde Burgos a Soria, pero teniendo en cuenta que el consumo se dispara en cuanto cogemos mayor velocidad, no es una situación con la que arriesgarse...

También es de recibo tener un garaje propio y cerrado para poder realizar las recargas con total seguridad. Pero con excepción de esos "pequeños" detalles, el Soul EV es un coche perfecto como segundo vehículo y para todas aquellas personas que utilicen el coche diariamente para sus quehaceres o vivan en el extraradio de las grandes urbes y lo necesiten para ir y volver del trabajo, buscar a los niños al colegio...

La dinámica de conducción es realmente buena para un coche de estas características y además de las aceleraciones fulgurantes a la salidas de los semáforos, también nos proporciona una gran solvencia en radiales y carreteras secundarias gracias a sus 111cv y sus 145 Km/h de velocidad punta.

Por otra parte, el equipamiento de serie disponible es de lo mejor que hemos probado en la categoría, pero lo que realmente nos "ha ganado" como buenos burgaleses, es la posibilidad de tener el coche caliente a la hora de montarnos en las frías mañanas de nuestra localidad cuando vamos a nuestros respectivos trabajos. No obstante, elementos como los asientos y volante calefactados también ayudan y son equipos que suelen montarse con sobre-precio en coches varios segmentos superiores...

Por sus formas cúbicas y rectilíneas, y debido a los colores elegidos en la unidad de nuestra prueba de hoy, os puede parecer un electrodoméstico enorme con ruedas, pero gracias a esas formas no proporciona un nivel de habitabilidad interior fuera de lo común en este segmento y aun así, un maletero aprovechable y más que suficiente con sus 281 litros.

De las pocas contras que le podemos sacar a este coche, si exceptuamos su condición exclusiva de ciudadano; son sus asientos, que a pesar de ser bastante cómodos, no sujetan el cuerpo en la zona lateral ni a la altura de las caderas ni a la altura de los hombros. Pero teniendo en cuenta que tampoco lo utilizaremos para grandes viajes, ni afrontar un puerto de montaña a "tumba abierta", pues es un "fallo" perfectamente asumible.


El Kia Soul EV es un coche del futuro, que se puede adquirir en la actualidad. En un mundo perfecto, los "millenians" conducirían este coche por las ciudades, tendrían sus correspondientes postes de recarga en el trabajo o en todas y cada una de las plazas de aparcamiento de la ciudad, podrían circular en total y absoluto silencio, sin gases, sin humos y sin mal ambiente e incluso en algunas ciudades como Londres, tendrían acceso pleno a cualquier calle del centro neurálgico sin ningún tipo de restricciones, además de poder viajar y realizar escapadas de fin de semana con plenas garantías y tendrían un vehículo económicamente sostenible y barato durante su vida útil.


Pero no es así y de momento; el Kia Soul es un gran coche para nuestro día a día, sí que es barato durante su vida útil, sí que es un coche económicamente sostenible y se podría considerar incluso un coche inteligente o "smartcar", pero por desgracia, en nuestros días solo lo podemos utilizar en un ámbito ciudadano y no como un coche habitual en su más amplia extensión de la palabra. Eso sí; como segundo vehículo familiar, es realmente uno de los mejores. Los "millenians" empiezan a ver la luz al final del túnel...




Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC