MINI John Cooper Works Cabrio. Para despeinarte con clase.



Todos sabemos que los MINI siempre se han caracterizado por ser juguetones y unos auténticos mata-gigantes, debido a su configuración genial, salida de una mente privilegiada como la de Sir Alec Issigonis.

El MINI ha ganado pruebas de rallies, incluyendo el más duro de todos que es el Dakar, ha participado como figurante en varias películas y se ha mantenido "fresco" a lo largo de sus más de 50 años, primero como propiedad de Austin Rover y en la actualidad como marca del Grupo BMW, siempre con cierto halo de exclusividad, ya que desde la realeza, pasando por los grupos de rock más punteros, hasta miembros de la Jet Set a nivel mundial, han tenido un MINI en su garaje en alguna ocasión.

En su día; un tal John Cooper lo "tuneó" de tal manera que consiguió ganar con esta montura, varias pruebas del campeonato de rallies de la época, batiéndose el cobre con auténticos "cocos" como el Porsche 911 o el mismísimo Lancia Stratos. Rememorando esos años y como tributo al personaje que tanto marcó la historia deportiva de un icono del automóvil como es MINI, de un tiempo a esta parte se decidió bautizar a todas las ediciones radicales del, ya no tan pequeño, utilitario de origen inglés, con el sobrenombre de John Cooper Works (JCW).

Si la versión normal es extremadamente radical y sumamente efectiva en carretera; ¿por qué no comercializar la versión cabrio?. 

John Cooper Works pone en la parrilla de salida el segundo coche especialmente deportivo de la nueva generación de modelos. El nuevo MINI John Cooper Works Cabrio invita a los amantes de la competición automovilística a experimentar de manera exclusiva las sensaciones que depara un estilo de conducción extremadamente dinámico, pero esta vez sin el filtro del techo, si así lo deseamos... 

El concepto automovilístico sin parangón en el segmento de los coches pequeños combina sensaciones auténticas de competición automovilística con el intenso placer de conducir con el techo abierto a los mandos de un coche de selecta calidad y con la madurez de la última generación de los modelos de la marca MINI. 


El motor, el chasis y la aerodinámica, han sido desarrollados recurriendo a la experiencia acumulada en los circuitos de carreras, con los rasgos de diseño propios, al inconfundible estilo de John Cooper Works y con clara diferenciación frente al nuevo MINI Cabrio.
 
Su motor es un cuatro cilindros de 2.000 cc, especialmente desarrollado para los modelos de John Cooper Works, perteneciente a la última generación de propulsores de la marca, con tecnología MINI TwinPower Turbo. Esta mecánica nos ofrece unas prestaciones imponentes y un sonido que despierta emociones, gracias a las ejecuciones propias de los pistones, del turbo y del sistema de escape específico para este modelo. 
Con 231 CV, es el motor más potente entre los propulsores de MINI y uno de los más potentes de la categoría en la que se mueve. En comparación con el modelo anterior, gana 20 CV, y en comparación con el nuevo MINI Cooper S Cabrio, el más deportivo hasta la fecha, 39 CV más. Además cuenta con un descomunal par máximo de 320 Nm. 


De serie viene con caja de cambios manual de seis marchas, y opcionalmente, lo podremos adquirir con una con caja Steptronic de seis marchas. Su consumo combinado de combustible es de 6,5 l/100 km (con caja automática: 5,9 l/100 km).
 
Las prestaciones máximas, como os hemos comentado antes, son realmente espectaculares para tratarse de un utilitario. El MINI JCW Cabrio tiene una aceleración y recuperación extremadamente deportivas: de 0 a 100 km/h en 6,6 segundos (menos 0,3 segundos) con caja de cambios manual, y en 6,5 segundos (menos 0,6 segundos) con caja Steptronic. La capacidad de recuperación entre 80 y 120 km/h en 6,1 segundos (menos 0,7 segundos) y la velocidad máxima es de 242 km/h.
 
Por supuesto, el motor y las prestaciones que genera están muy bien, pero el equipamiento de serie tiene que montar elementos propios de una mecánica tan enérgica, así que también contamos con frenos deportivos Brembo, llantas de aleación ligera de 17 pulgadas de John Cooper Works, de diseño Track Spoke Silver, así como sistema de asistencia de la dirección Servotronic, de dureza en función de la velocidad del coche. Opcionalmente está disponible con el sistema de control dinámico de la amortiguación. Sistema de control dinámico de la estabilidad (DSC), con control dinámico de la tracción (DTC), control electrónico del bloqueo del diferencial (EDLC) y control de rendimiento.
  
Su expresivo diseño, con una silueta dinámicamente alargada, marcadas formas de las superficies y óptimo guiado del aire, al estilo John Cooper Works, marcan la pauta y las diferencias con el Cabrio "normal". Se distingue perfectamente gracias a las grandes entradas de aire en el faldón delantero, que ocupan el espacio que en el modelo MINI Cabrio está previsto para las luces de posición y los faros antiniebla, unos umbrales laterales y faldón posterior de diseño propio y los faros LED con luces intermitentes blancas y pilotos posteriores con LED de serie. 

En la parrilla, los Side Scuttle que acogen las luces intermitentes, así como el portón del maletero están provistos de logotipo de John Cooper Works, por si os quedaba alguna duda, además de añadir el color exclusivo para esta versión de la carrocería, opcionalmente en la variante Rebel Green, reservado exclusivamente para los modelos John Cooper Works. 

Su nueva capota textil, cuenta por primera vez con sistema de accionamiento totalmente eléctrico y especialmente silencioso. La capota se abre y cierra en apenas 18 segundos de manera plenamente automática, simplemente pulsando un botón, incluso a velocidades de hasta 30km/h. También tiene función de techo corredizo utilizable a cualquier velocidad. Y de manera opcional, podemos tener también la capota MINI Yours con la bandera Union-Jack entretejida, para que cuando vayamos cerrados, se asemeje a los vinilos del techo que podemos adquirir en la versión cerrada del MINI.
  

En comparación con el modelo predecesor, se nota un aumento perceptible de las dimensiones del coche, así como también de la distancia entre ejes y el ancho de vía, lo que redunda en un espacio optimizado en los cuatro asientos. 
Asientos posteriores son de ergonomía individual y con banquetas más profundas, así como el volumen del maletero se ha ampliado a 215 litros con la capota cerrada, y a 160 litros con la capota abierta. 

En el interior, nos encontramos con el cuadro original de los MINI actuales, solo que con ligeras modificaciones para darle un ambiente mucho más racing. Mantiene el moderno sistema de indicaciones y de mandos correspondiente a la última generación de MINI, aunque con rasgos deportivos típicos de los modelos John Cooper Works: barras antivuelco completamente integradas y ocultas en la carrocería detrás de los asientos traseros, asientos deportivos John Cooper Works de acabado Dinamica/Tejido de color Carbon Black, con apoyacabezas integrados, listones embellecedores de John Cooper Works en los umbrales de las puertas, volante de John Cooper Works forrado de piel, provisto de botones de funciones múltiples y con levas para cambiar de marchas si el coche está equipado con la caja de cambios Steptronic de seis marchas, palanca de cambios o palanca selectora de John Cooper Works, instrumentos y marcos del instrumento central de diseño específico para el modelo y pedales y reposición de acero inoxidable. 


Eso en cuanto a los detalles de diferenciación con el resto de la gama MINI, pero el equipamiento de serie incluye el sistema de accionamiento completamente automático de la capota, climatizador, modos de conducción MINI Driving Modes, radio MINI Boost con conexión AUX-In y puerto USB, así como Park Distance Control, por poner algunos ejemplos.

Ya como equipos opcionales y accesorios John Cooper Works Tuning de carácter exclusivo, podemos encontrarnos con elementos tales como la pantalla opcional MINI Head-Up-Display con indicaciones específicas de JohnCooper MINI Driving Assistant, asistente de aparcamiento con cámara, climatizador con bi-zona de regulación y con modo especial para el coche descapotable, un nuevo protector contra el viento, de menor peso y montaje más sencillo, sensor de lluvia con control automático de las luces de carretera y de cruce, el MINI Excitement Pack, que incluye la proyección del logotipo de MINI sobre la calzada desde el espejo retrovisor del lado del conductor, navegador MINI y paquete Wired, que incluye el navegador Professional con botón de control táctil MINI Touch Controller, carcasas de los espejos retrovisores exteriores de color Chili Red, llantas de aleación ligera de 18 pulgadas de John Cooper Works, de diseño Cup Spoke y dos tonalidades, franjas sobre el capó tipo John Cooper Works, así como componentes del exterior y del habitáculo pertenecientes a la línea de acabado John Cooper Works Pro.

Realmente, y después de quedarme sin aire al nombraros el extensísimo equipamiento del que podemos disponer en el MINI JCW Cabrio, solo nos queda esperar a que se comercialice y verlo por nuestras calles haciendo ruido y acaparando todas las miradas de propios y extraños. 

Es radical, es sublime, su comportamiento no tiene parangón y es exclusivo. Pero es que además; es descapotable... ¿Una carrera al propio viento?. El MINI Cabrio JCW es capaz...


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC