Motorproyect en el Museo de BMW en Múnich.



Como habéis podido comprobar los que nos seguís asiduamente, hemos estado unos días sin publicar nada y es que los chicos de Motorproyect.com también necesitamos días de asueto y hemos aprovechado a pasar un fin de semana largo a la industrial ciudad de Múnich, centro de la región bávara y cuna de la cerveza en Alemania.


Es una ciudad muy cosmopolita en la que hemos disfrutado de sus gentes, de sus tradiciones, de su famoso codillo y demás gastronomía autóctona, pero por supuesto, de sus famosas y pintorescas cervecerías y de sus caldos propios.


Aunque claro; somos Motorproyect y por supuesto, entre otras muchas cosas que hay que visitar en la ciudad, no podíamos dejar de pasarnos por el Museo de BMW y la concesión más grande y espectacular de la marca en todo el mundo y que está justo enfrente.

La verdad es que llegamos un poco tardíos, ya que el museo cierra sus puertas a las 18 de la tarde y logramos entrar a las 17, por lo que tuvimos que darnos un poco de prisa en ver todas y cada una de las salas, aunque sin detenernos en los pequeños detalles.

La verdad es que tanto el museo, como el concesionario, son realmente espectaculares y se sitúan en un enclave ideal, a las faldas de la ciudad deportiva, construida para los juegos olímpicos hace ya varios lustros y bajo el edificio emblemático de las oficinas centrales de la marca.

El museo cuesta la irrisoria cantidad de 9 euros y merece la pena pagarlos. Consta de dos partes bien diferenciadas, en la que tiene cabida la sección MINI, a la que se accede por medio de una especie de pista de Scalextric en espiral y en donde, a medida que vamos ascendiendo, nos encontramos toda la historia de la marca desde sus orígenes, lo que implica dentro de la sociedad y varios modelos de lo más pintorescos que han ido construyendo y recopilando para completar la colección.


Llama poderosamente la atención la cantidad de MINI curiosos de todos los tiempos que vamos descubriendo a cada paso y que van desde el original diseñado por Sir Alec Issigonis, pasando por todas las carrocerías especiales que se han ido montando sobre aquella base, los prototipos desechados en el nuevo proyecto de BMW, los prototipos que sí han llegado a ver la luz, ediciones especiales, vehículos de competición entre los que se encontraba el MINI X-Raid que actualmente está compitiendo en el Dakar y sobre todo, muchas curiosidades que han pasado de los Salones del automóvil más reputados, directamente al museo.

Entre todas aquellas máquinas especiales sobre la base del MINI, contemplamos una versión antigua que servía como furgoneta de helados, una versión con la carrocería hecha en forma de naranja gigante, la edición cromada construida en 1991 para el malogrado cantante polifacético David Bowie, que hoy, casualmente, es actualidad debido a su fallecimiento a los 69 años de edad, algunas ediciones especiales con el toque específico de algunos diseñadores de moda actuales y hasta una espectacular limusina con un jacuzzi en la caja trasera y tres ejes, de la que solo nos consta que existe esta unidad. Molaría mucho tener uno de estos ¿eh?...




También había varios montajes en vitrinas en los que se detenían a contarnos las peculiaridades de la marca, los diferentes tipos de personalizaciones disponibles, las películas en las que ha sido protagonista e infinidad de peculiaridades e historias que se han ido amasando a lo largo de más de 50 años desde su nacimiento.


Una vez terminada la sección de MINI, descendemos por medio de unas escaleras mecánicas hasta la zona de la marca de la hélice giratoria. Eso nos queda claro en una de las salas, en donde podemos contemplar uno de los primeros motores originales de la marca bávara que montaban en aquellos vetustos aviones de madera contrachapada. También hay varias salas específicas con los motores, tanto de avión, como de competición, que al fin y al cabo, son el corazón de los vehículos y aeronaves que han ido construyendo durante toda su historia. En esas salas, podemos contemplar de una forma ordenada (no dejan de ser alemanes...) como han ido evolucionando las mecánicas a lo largo de la historia y para los más entendidos, poder contemplar los entresijos de las diferentes soluciones que se empleaban en la competición durante aquellos años locos en los que BMW estaba metida en todo.


También podemos ver varias secciones deportivas diferenciadas entre sí, que van desde los F1, pasando por los clásicos deportivos de carreras de resistencia y continuando con los modelos del DTM y carreras de rallyes que han marcado las pupilas de varias generaciones de aficionados.

Existen varias salas en las que nos muestran la evolución de alguno de sus modelos más emblemáticos, como el Serie 3, del que tenemos una muestra de todos los modelos y carrocerías desde su nacimiento, algunos Serie 5 y Serie 6 de la vieja escuela y hasta un "revoltijo" de modelos M en los que el M1 es la joya más deseada.

También contamos con una muestra del Serie 5 pintado por el artista Matazo Kayama y que pertenece a la colección de BMW Art, que son una serie de unidades únicas de BMW pintadas y "tuneadas", por los mejores artistas del momento.


Por supuesto, no podían faltar algunos prototipos como el del i8 cuando solo era eso, un prototipo, algunos modelos emblemáticos de la época de la "dolce vita" y que lucían orgullosos junto a la lancha, también de aquella época, con motor BMW, emblemáticos y curiosos como el famosísimo Isetta de puerta frontal, el primer modelo eléctrico puro de BMW que no era otro que el modelo 2002 y varias curiosidades que nos dejaron embobados como la escultura móvil de bolas que por medio de un programa informático, recrea en el aire las siluetas de los modelos más conocidos de la historia de la marca.


Por supuesto; BMW también es fabricante de motocicletas con su división Motorrad, por lo que también contábamos con una nutrida representación y visión, de lo que para ellos ha sido el mundo de las motos a lo largo de su dilatada historia y entre las que nos encontrábamos con algunas curiosidades y preciosidades de otras épocas más... y menos amables..., motos históricas en perfecto estado de uso, motocicletas del mundial de superbikes y de enduro, motos especiales con carrocería específica para batir records de velocidad sobre tierra, concepts...

En fin; toda la historia de la marca muniquesa recopilada y comprimida en un edificio de diseño y muy recomendable de visitar para todos aquellos que, como nosotros, queremos saberlo todo de lo que nos ofrecen las marcas de automóviles.

Aunque; a pesar de ser un gran museo, tengo una queja. Parece que el tiempo se detuvo en el año 2009 y no podemos observar modelos o prototipos espectaculares que sabemos, han ido apareciendo desde aquella época, básicamente porque no están y creo, que sí deberían deleitarnos con alguna muestra de ellos.


También me faltaban productos actuales, tanto de competición, como de calle, ya que considero que BMW fabrica en la actualidad unas buenas muestras que podían exponer en el departamento de M o en otras salas dedicadas a ello. Pero lo que más me llamó la atención, fue la ausencia del Z8, ya que, además de ser exclusivo y muy cotizado porque ya ha llegado a la condición de clásico, también apareció en la saga de James Bond, por lo que creo que sería interesante acoplar un modelo a esa, no obstante, interesante muestra de la marca y muy recomendable de visitar para los fanáticos de los coches como nosotros.


Una vez que salgáis del recinto y si os queda tiempo, os recomiendo también que vayáis a visitar el concesionario más exclusivo, grande y bello de la marca que está cruzando la carretera, ya que además de los últimos modelos de BMW, podréis observar el resto de marcas pertenecientes al grupo entre las que se encuentran los exclusivos Rolls Royce, MINI y la división sub-marca eléctrica i, donde podréis observar de cerca el i3 y el espectacular i8, además de contar con una sección dedicada a los productos M de la marca, otra a los productos exclusivos Individual, en donde cualquier petición es posible, la sección Motorrad, situada en la planta superior y algunas curiosidades más, como el actual modelo que compite en el DTM alemán, varios i3 preparados para los cuerpos de seguridad alemanes y algún que otro clásico que tienen de exposición y que supongo, que con un buen talonario, podría llegar a estar también a la venta.


Múnich es una gran ciudad para visitar, pero si realmente eres un aficionado al mundo del motor, no puedes dejar la oportunidad de visitar estos dos centros espectaculares dedicados a una de las marcas más espectaculares del panorama actual. Muy recomendable...


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style