Porsche Carrera 4 y 4 Targa. Tracción turboalimentada.

Indudablemente, Porsche siempre ha sido una marca fetiche para mi, ya que desde que era un niño, el 911 siempre me ha parecido un deportivo de bandera. Probablemente sea porque yo soy raro de por sí y el concepto de tener el motor en el lugar equivocado, como se suele decir, o porque es un deportivo muy utilizable en el día a día o no se; pero el 911 me parece una auténtica joya y un coche de culto.


Ahora han cambiado mucho las cosas y el 911 sigue siendo la punta de lanza sobre la que se basa toda su gama, pero está muy bien acompañado por el resto de sus hermanos que van desde el coqueto Boxter, pasando por el capaz Cayenne y culminando con el brutal, tecnológico y exclusivo 918 Spyder. Aunque si hay uno de los modelos que más evolucionan, este sigue siendo el 911, que cuenta con el mayor número de variantes entre las que pueden elegir sus afortunados propietarios.
De hecho, más de un tercio de los compradores de un Porsche 911 eligen su variante de cuatro ruedas motrices.

Con los nuevos 911 Carrera 4 y 911 Targa 4, ahora se beneficiarán de la mayor deportividad y confort de la última generación del 911, gracias a que los innovadores motores turbo ahora son más potentes y consumen menos, además de contar con una tracción integral mejorada que aumenta el dinamismo y la seguridad en la conducción. Además, el chasis adaptativo PASM (Porsche Active Suspension Management), que forma parte del equipamiento de serie y que reduce la altura al suelo en diez milímetros, proporciona una diferencia más amplia entre el uso en circuito y la conducción relajada por carretera.
La dirección en el eje trasero, disponible como opción para los modelos Carrera 4S, incrementa considerablemente su capacidad dinámica y la funcionalidad interior se ve resaltada por el sistema de infoentretenimiento y conectividad Porsche Communication Management (PCM), un elemento de serie con un funcionamiento simplificado y pantalla táctil.


Los modelos de cuatro ruedas motrices no sólo adoptan los numerosos detalles estéticos de la nueva generación del nuevo 911 Carrera, sino que también tienen sus propias características distintivas.

Por ejemplo, la banda de luces entre los dos pilotos posteriores produce ahora un efecto diferente, gracias a su diseño tridimensional. Cuando va encendida, la luz refuerza la impresión de profundidad. Esta banda también realza el formato típico de los 911 con tracción total, que llevan unos pasos de rueda traseros ensanchados en 44 milímetros, igual que en los modelos anteriores. Otros elementos distintivos de la nueva generación 911 son los faros con cuatro puntos de luz diurna, las manillas de las puertas integradas en la carrocería, el rediseñado capó trasero con lamas verticales y los nuevos pilotos posteriores, que incluyen las características luces de freno de cuatro puntos.

Los nuevos desarrollos en el aspecto visual también subrayan la sofisticada elegancia del 911 Targa. Con su diseño individual, el nuevo 911 Targa sigue diferenciándose claramente de las versiones Coupé y Cabriolet. Combina de forma espectacular la idea clásica Targa con la comodidad de un avanzado sistema de techo.

Como el legendario Targa original lleva, por un lado, la inconfundible barra ancha en el lugar de los pilares B y, por otro, una parte del techo que se abre por encima de los asientos delanteros, así como un envolvente cristal trasero que prescinde de los pilares C. La capota blanda se puede abrir y cerrar pulsando un botón, y queda alojada detrás de los asientos traseros cuando se abre.

Pero si siempre hay algo que caracteriza al 911, sea la versión que sea, eso es su motor. Detrás de los afinados motores bóxer hay más de cuatro décadas de experiencia en mecánicas con turbocompresor, tanto para coches de producción en serie como para vehículos de competición. El resultado es que todos los nuevos modelos 911 Carrera impresionan con excelentes cifras de prestaciones, diversión en la conducción y eficiencia, y para esta ocasión, no podrían dejar pasar la oportunidad de seguir mejorando.

Gracias a los motores biturbo de tres litros y seis cilindros, los 911 Carrera 4 y 911 Targa 4 consiguen una potencia de 370 caballos y un par de 450 Nm, unos valores que se incrementan hasta una potencia de 420 CV y un par de 500 Nm en los modelos S. Esto supone un extra de 20 caballos para el conductor, que se traducen en una diversión al volante superior. La mayor potencia de los modelos Carrera S viene de la modificación de los compresores del turbo, de un sistema de escape específico y de una optimizada gestión del motor.

En combinación con la tracción a las cuatro ruedas, que ahora se controla de forma electrohidráulica, el 911 Carrera 4 consigue por primera vez una aceleración mejor que las versiones homólogas de propulsión trasera y un plus de seguridad a la hora de abordar tramos a tumba abierta.


Equipado con la transmisión PDK de doble embrague y el Paquete Sport Chrono, el 911 Carrera 4 acelera de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos, mientras que el Carrera 4S lleva esa marca a los 3,8 segundos. Las versiones Cabriolet y Targa con el mismo equipamiento necesitan sólo 0,2 segundos más (el tiempo de un parpadeo) y las velocidades máximas varían 287 y 305 km/h en función de la versión y el equipamiento.



Tradicionalmente cada nueva generación de motores Porsche combina más potencia con menos consumo. Por ello, el gasto de combustible en el 911 Carrera 4 Cabriolet con PDK se reduce en 0,8 litros respecto a su predecesor, hasta quedar en 7,9 l/100 km de media. Los modelos con las mejoras más significativas son los 911 Carrera 4S Cabriolet y 911 Targa 4S, ambos con PDK, en los que esa media de consumo baja nada menos que 1,2 litros y se sitúa en 8,0 l/100km.

Pero vamos al comportamiento, que también ha sufrido unas ciertas mejoras inspiradas en el increíble 918. En conjunto con el Paquete Sport Chrono opcional, los nuevos modelos 911 tienen ahora, por primera vez, un selector de modos en el volante derivado del que lleva el 918 Spyder, el superdeportivo híbrido de la marca.

El selector de modos consiste en un mando giratorio con cuatro posiciones para diferentes tipos de conducción: “Normal”, “Sport”, “Sport Plus” e “Individual”. En este último modo el conductor puede configurar diversos ajustes del vehículo según sus preferencias, como por ejemplo, el sistema de suspensión activa PASM, los soportes dinámicos de motor, la estrategia de cambio para la transmisión PDK y el sistema deportivo de escape, si lo equipa.

En combinación con la transmisión PDK, el selector de modos tiene un control adicional llamado “Sport Response Button”. Cuando se aprieta este botón todo el tren de rodaje se acondiciona previamente para una aceleración máxima durante 20 segundos, algo muy útil en casos como preparar un adelantamiento. Para ello, se engrana la marcha óptima y la gestión del motor se ajusta para una respuesta aún más inmediata en un periodo de tiempo corto. Vamos; la madre del cordero...


No obstante, si un 911 con tracción posterior os puede parecer el 911 más puro, un Porsche 911 con cuatro ruedas motrices representa la combinación adecuada de tracción y seguridad en la conducción con un rendimiento deportivo y en esta nueva generación, Porsche refuerza aún más estos conceptos.

En primer lugar, el sistema de tracción integral, controlado de forma electrohidráulica, responde aún con más rapidez y sensibilidad, gracias a la tecnología heredada del 911 Turbo. Con ello se mejora especialmente la estabilidad direccional durante una conducción deportiva extrema, sin sacrificar la agilidad. La armonía entre la afinada tracción total y el reequilibrado chasis PASM, con sus diez milímetros menos de distancia al suelo, es todavía mejor. Este sistema es de serie en todos los modelos Carrera e incrementa la estabilidad en curvas rápidas. Al mismo tiempo, la nueva generación de amortiguadores, con un abanico de ajustes más amplio, realza el confort gracias a su respuesta más refinada, lo que también hace que mejore el control del balanceo de la carrocería durante una conducción dinámica.

La dirección activa en el eje trasero, un invento de la marca alemana que está disponible como opción para todas las versiones S, es una tecnología del chasis tomada de los 911 Turbo y 911 GT3, las versiones más potentes y radicalizadas de la gama y con ella se mejora la agilidad del 911 en curvas y además, se gana en estabilidad cuando se realizan cambios de dirección a altas velocidades.


Junto a esos beneficios, también se gana en maniobrabilidad en el tráfico urbano, gracias a que el diámetro de giro se reduce 0,4 metros. Ese comportamiento mejorado se transmite al conductor a través del nuevo volante, con un diseño basado en el del 918 Spyder.

Para un uso práctico en el día a día, Porsche ofrece en todas las versiones un sistema de elevación hidráulico, con unos cilindros integrados en los largueros del eje delantero. Presionando un botón, en cinco segundos aumenta 40 milímetros la altura entre el suelo y el spoiler frontal, y con eso se evita que los bajos del vehículo golpeen el asfalto, por ejemplo, a la salida de un garaje o en los famosos "guardias tumbados" que hacen reducir la velocidad en nuestras ciudades.

El sistema de conectividad e información y entretenimiento PCM por su parte, es completamente nuevo. Incluye de serie nuevas funciones alrededor de la pantalla táctil de la consola central, que ahora tiene un formato de siete pulgadas. También incorpora de serie un sistema de navegación que se maneja igual que un teléfono móvil inteligente y puede, incluso, reconocer la escritura manual. Los conductores pueden acceder a la información del tráfico en tiempo real, lo que les permite obtener una visión global de la situación de la zona y de la ruta que van a seguir. Además, los teléfonos móviles y smartphones se pueden integrar de forma más rápida, amplia y fácil que antes, a través de Wi-Fi, Bluetooth o cable.


Una vez más; los productos Porsche me tienen enganchado, pero el 911 seguirá siendo mi deportivo predilecto, y con estas nuevas mejoras, unos motores más potentes, un nuevo sistema de infoentretenimiento y ligeras reminiscencias al todopoderoso 918 Spyder; ¿cómo poder resistirse?. A sí..., el dinero...

Los nuevos Porsche 911 Carrera 4 y 911 Targa 4 se lanzarán al mercado español a finales de enero de 2016 con los siguientes precios finales:
  • 911 Carrera 4 120.186 euros (119.617 euros con PDK)
  • 911 Carrera 4S 136.341 euros (135.176 euros con PDK)
  • 911 Carrera 4 Cabriolet 135.119 euros (133.999 euros con PDK)
  • 911 Carrera 4S Cabriolet 151.273 euros (149.558 euros con PDK)
  • 911 Targa 4 135.119 euros (133.999 euros con PDK)
  • 911 Targa 4S 151.273 euros (149.558 euros con PDK)

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC