Audi RS Q3 Performance. Se suma a sus hermanos mayores.



El nuevo Audi RS Q3 performance sigue los pasos de los RS 6 Avant performance y RS 7 Sportback performance, y se convierte en el tercer miembro de la familia de deportivos con esta denominación.

La potencia del motor 2.5 TFSI ha sido incrementada en 27 CV, hasta llegar a la, nada desdeñable cifra de 367 CV, lo que ayuda al RS Q3 performance a alcanzar una velocidad máxima de serie de 270 km/h.

El par máximo de 465 Nm está disponible en un amplio margen, entre 1.625 y 5.500 rpm; gracias a ello, el nuevo modelo cubre la aceleración de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos. A pesar de su rendimiento mejorado, el consumo medio de combustible es de tan solo 8,4 l 100/km. El sistema de recuperación de energía y el sistema start-stop contribuyen a lograr estos valores.


El motor 2.5 TFSI tiene una cilindrada de 2.480 cc, y con su enorme capacidad de empuje, su facilidad para subir de vueltas y el característico sonido correspondiente a la secuencia de encendido de sus cinco cilindros, las sensaciones están garantizadas.

Con cargas elevadas y altos regímenes de giro, una mariposa ubicada en el sistema de escape RS se abre para hacer aún más intenso el bramido del motor y hace de este propulsor TFSI, un clásico de la era moderna ya que desde 2010, ha logrado alzarse con el título de “Motor Internacional del Año” seis veces consecutivas.


El bloque TFSI es muy compacto y ligero, ya que su peso en la báscula un es de aproximadamente 180 kilogramos. Ciertos refuerzos estratégicamente colocados permiten que el motor soporte cargas elevadas y las mejoras que adopta el 2.5 TFSI en el RS Q3 performance, tan solo tienen que ver con el radiador y la bomba de gasolina, ambos rediseñados y optimizados en sus funciones, para soportar una mayor carga de trabajo.

Un pequeño equipo con formación específica fabrica a mano este motor de cinco cilindros en la planta de Audi situada en Györ, Hungría.

La potencia del impresionante propulsor, se transmite la caja de cambios S tronic de siete velocidades, que también ha sido modificada para hacer más rápidas las transiciones entre una marcha y otra.

Las marchas cortas están muy juntas entre sí para lograr una respuesta deportiva, mientras la séptima tiene un desarrollo más largo que ayuda a reducir el consumo de carburante. El conductor puede dejar a la transmisión de doble embrague hacer todo el trabajo en los modos D y S, o cambiar de forma manual mediante las levas ubicadas en el volante multifunción RS de serie.

En el modo dinámico del sistema Audi drive select, cada operación de cambio de marcha es acompañada de un efecto similar al del doble embrague tradicional, al igualar las revoluciones en las reducciones. La función launch control, también disponible de serie, permite acelerar a fondo en las salidas desde parado y "fundir" literalmente a cualquiera que ose desafiarnos en un semáforo...

El componente principal de la tracción total permanente quattro es un embrague multidisco controlado electrónicamente y de accionamiento hidráulico, montado delante del eje trasero. Su funcionamiento garantiza estabilidad, tracción y disfrute de la conducción a partes iguales.


La fuerza del motor se distribuye entre los ejes delantero y trasero en función de las necesidades y su asociación al control de estabilidad permite, además, que la potencia se reparta de forma selectiva entre cada rueda. Igual que en otros modelos de la gama RS, el control de estabilidad ofrece un modo de uso deportivo e incluso puede ser totalmente desactivado, si queremos hacer diabluras en un circuito cerrado.

En cuanto al esquema de suspensiones, la firme suspensión del nuevo Audi RS Q3 performance se alinea con las posibilidades de su potente motor a la hora de lograr una excelente dinámica sobre el asfalto y, lógicamente, su uso fuera de él se desvanece por completo, ya que tenemos que añadir que su carrocería va 20 milímetros más cerca del suelo en comparación a la de cualquier otro Q3. Audi ofrece de manera opcional el tren de rodaje deportivo RS plus con amortiguadores regulables, que permiten elegir tres modos diferentes (comfort, auto y dynamic) mediante el sistema Audi drive select.


Los detalles de diseño típicos de la familia RS, tales como el paragolpes delantero deportivo con entradas de aire sobredimensionadas, la parrilla con trama de nido de abeja de color negro brillante, el paragolpes trasero con difusor y el sistema de escape RS con salida ovalada subrayan también el carácter deportivo del Audi RS Q3 performance, pero en este caso, en el exterior aparecen determinadas piezas con acabado en titanio mate. El borde de la toma de aire situada bajo la calandra y el emblema quattro que figura en su interior son dos ejemplos de ello.

Otros componentes con esta terminación son: la parrilla Singleframe, las aletas de las tomas de aire laterales, los marcos de las ventanillas, las carcasas de los retrovisores, las barras del techo, la parte superior del difusor y los extremos del alerón posterior ubicado en el techo.

Los paquetes “aluminio mate” y “negro brillante” están también disponibles bajo pedido y Audi ofrece como primicia, el color de carrocería azul metálico Ascari exclusivamente en el RS Q3 performance.

El toque deportivo que deja ver el coche en su exterior aparece reflejado también en el interior. Los asientos deportivos tienen el logo RS Q3 bordado y están tapizados en una combinación de cuero y Alcantara negra. Un paquete de diseño opcional permite elegir los asientos en color azul y negro y el color azul se hace patente en un estampado en la parte central de la banqueta, que va difuminándose hacia la parte trasera de manera que crea un efecto de color excepcional.


El volante RS Sport, de cuero y achatado en su parte inferior, el reposabrazos central y la piel que cubre la palanca de cambios, tienen costuras azules y las inserciones de carbono con trama azul entrelazada en la fibra redondean esta exclusiva combinación. Los asientos también se pueden elegir bajo pedido en cuero Nappa, tintados en negro o plata lunar, y con costuras en gris piedra. Con la variante de color negro está disponible un estampado de diamante en gris piedra y las inserciones pueden ser de carbono o con acabado aluminio race y negro piano (ambas opcionales).

El tablero de instrumentos incorpora relojes de fondo gris con agujas y numeración en blanco. La pantalla a color situada en la parte central, en este caso, dispone de un menú especial RS que muestra la presión del turbo, la temperatura del aceite y un cronómetro para medir el tiempo por vuelta en circuito. Además, otros elementos forman parte de la dotación de serie: Audi parking system plus, MMI Navegación, Audi sound system, luces LED y sistema de climatización.

Ya se admiten pedidos del Audi RS Q3 performance, cuyo estreno mundial tendrá lugar el próximo mes de marzo en el Salón del Automóvil de Ginebra y para todos los pudientes afortunados, las primeras unidades se entregarán en el segundo trimestre de 2016.

Parece una locura que en un SUV, ya de por si, muy potente, le quieran dar otra vuelta de tuerca más, pero claro; la competencia es feroz habiendo en la calle especímenes como el BMW X4 M, el Mercedes GLC AMG o el Porsche Macan Turbo... En algo habrá que diferenciarse ¿no?.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style