Opel GT Concept. Design & Performance.



Durante la década de los 70´s, hubo un pequeño deportivo alemán de una marca generalista que sorprendió a propios y extraños. El Opel GT tenía una línea muy deportiva, con ciertas reminiscencias al Ferrari Dino y al Chevrolet Corvette que encandiló a los más entusiastas conocedores de la marca.


Una carrocería coupé de estructura ligera, con unos marcados pasos de rueda, unas ópticas delanteras escamoteables y unos pilotos traseros redondos, nos sumergían en el mundo de los pequeños deportivos, relativamente asequibles, al igual que lo hacían coches como el Renault Alpine del que os hablamos hace poco tiempo y que también ha sido presentado como nuevo concept con visos de convertirse en realidad.

Dicen las malas lenguas, que el CEO de Opel tenía el capricho de volver a reeditar al pequeño GT cuyo origen se remonta a 1969 y que este es un proyecto nacido por su propia petición. Benditos caprichos...

El Concepto Opel GT muestra cómo será un deportivo popular en el futuro e impresiona tanto por sus valores exteriores como por los interiores. El coupé celebrará su presentación mundial en el próximo Salón Internacional del Automóvil de Ginebra que tendrá lugar del 3 al 13 de Marzo. 
Los visitantes a la muestra podrán a simple vista admirar su forma escultural y después, imaginar cómo sería montarse en este atlético modelo, salir de la ciudad y disfrutar su dinamismo en cada una de las curvas de la carretera de montaña más próxima.

Además de un impresionante exterior, los diseñadores de Opel han creado un interior que mezcla de manera perfecta los rasgos típicos de un deportivo, con soluciones futurísticas de la integración hombre-máquina. Todo en el Concepto GT está preparado para disfrutar de la conducción. 

Los dos asientos deportivos del biplaza se ajustan como un guante, el volante de dirección y los pedales son regulables eléctricamente hasta el último milímetro, la baja línea de cintura de las puertas permite una posición de los brazos cómoda, las formas y los colores del interior crean un gran ambiente espacial y el cielo por encima del techo panorámico lo complementa. El hombre, la máquina y su entorno se funden de una manera deliciosa.

El interior es tan purista como el exterior y nada distrae al conductor y al acompañante de lo esencial a la hora de conducir. El panel de instrumentos del Concepto GT, que está realizado en aluminio cepillado, destaca visualmente la construcción ligera (el peso total del coche se mantiene por debajo de los 1.000 kilos) y parece flotar delante de los ocupantes. Es, sin embargo, una pieza estructural entre los delgados pilares A del parabrisas que en este caso, la estructura parece que se convierte en escultura.


La filosofía de diseño de Opel del “arte escultural unido a precisión alemana” se mantiene en todo el interior, lo mismo que la atención al detalle. Por ejemplo, las pantallas redondeadas están encastradas en las boquillas de ventilación, con el emblema GT pulido. Estas pantallas muestran los alrededores del vehículo y sustituyen a los espejos retrovisores exteriores. Por otra parte, los brillantes retractores rojos de los cinturones de seguridad son también obras de arte y reflejan el diseño de las ruedas delanteras. El volante, con su diseño de radios, rinde homenaje al legendario Opel GT de los años 1960 y 1970.

Esa simpleza de líneas y la ausencia de elementos superfluos que puedan distraer al conductor, se refleja fielmente sobre el salpicadero ya que no se encuentran botones por ninguna parte. 


El deportivo se maneja simplemente a través del control por voz y con el touchpad en la consola central. El concepto Opel ofrece una integración revolucionaria ya que el sistema adaptativo y predictivo de la interfaz está a la espera de conocer a su conductor y adaptarse a sus necesidades. 

De esta forma, el coche se adapta al conductor, y no al revés, como ocurre en la actualidad. El resultado es un dialogo en el que el coche contesta con una agradable voz y puede, por ejemplo, elegir la música adecuada, la ruta o la temperatura, de acuerdo con la situación. El sistema HMI de Opel es como llevar a un amigo en el asiento de al lado. Por ejemplo, el sistema reconoce cuando se quiere escuchar música hip-hop o chill-out. ¿Os acordáis de las discusiones de KITT con Michael Night por la música?. Yo lo veo... 

Para ofrecer la ayuda necesaria de forma espontánea en todas las ocasiones, el software aprende de cada orden, cada toque en los mandos del volante y cada ajuste que se realiza, durante días, meses o años. Una función similar a esta se conoce como las transmisiones automáticas adaptativas. Adaptan el estilo de los cambios a cada conductor con parámetros más deportivos o más económicos de los mismos. El sistema HMI adaptativo es una aproximación integral y muestra que el funcionamiento de los vehículos visto en películas de ciencia ficción, está cada vez más cerca.

Los instrumentos también reflejan la atmósfera interior del Concepto Opel GT. Si el conductor ha tenido un día estresante y simplemente quiere navegar por el menú sin decir palabra, sólo tiene que tocar el touchpad redondeado colocado en la consola central, desde el que puede manejar fácilmente todas las funciones. Los dos relojes clásicos de instrumentación, son ahora superficies de proyección que pueden ser retro iluminadas en diferentes colores y mostrar una gran cantidad de informaciones en tres dimensiones. Este es un desarrollo posterior del sistema mostrado ya en el Concepto Opel Monza de 2013. El régimen del motor y la velocidad siempre son claramente visibles en la pantalla de la izquierda, mientras que la de la derecha es configurable individualmente.

Si el conductor del Concepto GT está realizando un viaje de negocios, al mismo tiempo que puede mantenerse continuamente conectado con su oficina o con un cliente al que vaya a ver, la pantalla de la derecha le facilita un sistema de navegación con gráficos intuitivos y sin ninguna indicación numérica. Cuando se circula bajo presión, muestra el consumo de combustible y si el conductor tiene ganas de divertirse un poco tomando alguna curva a mayor velocidad, la respuesta del acelerador, de la caja de cambios y de la gestión del motor, se optimizan para ello y la pantalla muestra los valores de fuerza g y la aceleración longitudinal.

El coche puede incluso hablar y enviar mensajes de aviso como: “Tenga cuidado. Ponga atención con esa moto que viene por detrás”. Después de todo, el Concepto GT mantiene siempre un ojo en la situación del tráfico y no sólo adapta los gustos del conductor a su humor, sino que también a las condiciones del tráfico para aumentar la seguridad.

Otra cosa que está ya inventada y que poco a poco se integrará en nuestros vehículos es la forma de ver en nuestra cola. En vez de espejos retrovisores exteriores, el Concepto GT confía en unas cámaras exteriores colocadas detrás de los pasos de rueda delanteros que muestran los que ocurre detrás y en los alrededores del coche. Estas imágenes se transmiten a unas pantallas redondeadas a izquierda y derecha del conductor. Además, la gran pantalla central muestra toda la información que se desee. 


Digamos que el sistema HMI de Opel es más que un buen amigo. Es un “ángel de la guarda” adicional en el coche. En un futuro se acabaron esas historias de llevar fotos de santos pegados en el salpicadero para que nos protejan (costumbre muy cañí y española de antaño). El sistema HMI de Opel los sustituye...

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style