Volkswagen Tiguan 4Motion Active Control. De estreno en la nieve.



Volkswagen ha elegido la pequeña ciudad sueca de Arvidsjaur (no, no me estoy atragantando, es que se llama así...), situada en el corazón de Laponia (justo debajo del círculo polar ártico), para estrenar las pruebas dinámicas del nuevo Tiguan. Una localización que pese a su clima inhóspito, tiene una gran actividad con numerosas áreas de pruebas. 


De hecho, Volkswagen cuenta con una base permanente donde el Departamento de Control de Calidad y Desarrollo de la marca trabajan con temperaturas de hasta -40ºC probando meticulosamente futuros coches, prototipos y nuevos equipamientos, hasta que tienen la máxima calidad para ser producidos. Esta zona es también una de las cunas del Volkswagen Driving Experience, donde se viven experiencias únicas e inolvidables sobre hielo y que cualquier usuario de la marca, previo pago del curso y el alojamiento, puede disfrutar de unas jornadas perfectas aprendiendo todos los secretos de la conducción sobre nieve y a saber dosificar y manejar los vehículos de la marca con el sistema 4Motion.

El nuevo Tiguan es el primer SUV del Grupo Volkswagen basado en la matriz (MQB), una plataforma tecnológica que hace que los vehículos sean más ligeros, eficientes, espaciosos, seguros y confortables (ya que la utilizan también el Golf, el Passat, el Seat Leon, el Skoda Superb...), y con un sistema de tracción mejorado y una imagen más dinámica. Es más largo, bajo y ancho, y presenta un "look" más distintivo, deportivo, más maduro y robusto.

El Tiguan debuta con el nuevo sistema 4MOTION Active Control que permite a los conductores aplicar la tracción a las cuatro ruedas en condiciones más específicas que nunca con los modos "Onroad", "Snow", "Offroad" y "Offroad Individual". 

La distancia al suelo se ha incrementado en 11 mm, además, el Tiguan 4MOTION se puede pedir con un acabado frontal especial off-road, en cuyo caso el ángulo de ataque es de 25,6º en lugar de 18,3 de las versiones sin este paquete. El ángulo de salida (el trasero) es de 24.7º, mejorando las aptitudes de conducción offroad del SUV de la marca de Wolfsburgo.

La tracción total 4MOTION funciona con un innovador embrague multidisco para una distribución fluida de la potencia entre los ejes delantero y trasero. Normalmente, es el eje delantero el que impulsa al nuevo Tiguan, lo que contribuye a ahorrar energía, pero en el momento en que existe un riesgo de pérdida de tracción, el eje trasero se acopla suavemente en décimas de segundo y es por ello el sistema 4MOTION se considera una tracción permanente a las cuatro ruedas.


Gracias al uso de los modernos sistemas de control de tracción, a diferencia de otros sistemas de tracción total tradicionales, es posible distribuir la carga de forma variable entre las cuatro ruedas, antes de que se empiece a perder tracción, con una precisión milimétrica. No existe una distribución "fija" de las fuerzas de tracción, ésta se adapta continuamente a las condiciones de conducción. Si una rueda sigue patinando, la tracción se redistribuye hacia donde sea necesario en ese momento y todo lo hace de manera totalmente electrónica, según el modo de conducción que hayamos preseleccionado con la ruleta.


Junto al embrague multidisco que actúa como bloqueo longitudinal, el bloqueo electrónico del diferencial integrado en el sistema de control electrónico de la estabilidad, actúa como bloqueo transversal para las cuatro ruedas. Si una rueda empieza a patinar, estos sistemas aseguran que la potencia se transmite en décimas de segundo a la rueda con más agarre.

El nuevo sistema 4MOTION Active Control, permite al conductor cambiar los sistemas de asistencia al instante, adaptándolos así a la situación de conducción precisa en cada momento.


El modo "Onroad" es el modo normal del sistema de tracción y se controla automáticamente la distribución de las fuerzas de tracción entre los dos ejes de acuerdo con las condiciones de conducción. Si el Tiguan está equipado con el DCC (control dinámico del chasis), se añade el perfil de conducción "Confort".

Los parámetros de ajuste del control del motor, la caja de cambios (en el caso de montar la automática DSG), la dirección y las funciones opcionales del control automático de la distancia con respecto al coche precedente, alumbrado dinámico de curva y DCC, se modifican en función del perfil de conducción.

En el modo "Snow" el Tiguan se adapta instantáneamente a la conducción en nieve. El accionamiento del acelerador es más "plano", por lo que no se puede pisar excesivamente de forma no intencionada. Esto asegura que siempre está disponible una tracción óptima, a pesar del piso obviamente deslizante. El conductor nota, además, una mayor capacidad de respuesta a través de los pedales. Por otra parte, la electrónica asegura que el DSG sube marchas antes, de modo que exprime las características óptimas de tracción, circulando casi siempre en marchas largas y de la manera más suave posible.

El modo "Offroad" es perfecto para conducir fuera de carretera, en este caso, sin nieve a la vista ayudando al conductor con una estrategia de conducción totalmente modificada y precisa.

El motor y la caja de cambios adoptan las características off-road y hay una mejor respuesta de los pedales. Con el cambio DSG, las marchas suben de forma más tardía. El Hill Start Assist y el Hill Descent (ayuda de arranque en pendiente y el control de descenso) se activan automáticamente.


Por último, en el modo "Offroad-Individual", cada conductor puede personalizar las funciones de conducción a su gusto y de acuerdo con las exigencias de cada tramo de conducción.

El nuevo Tiguan ofrecerá el sistema 4Motion Active Control en el motor 2.0 TSI de 180CV y en las versiones diésel 2.0 TDI de 150, 190 y 240 CV. 


¿Nos hacemos unos tramos en la nieve?. Intentaremos probarlo a ver si nos lo dejan...


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style