Lamborghini Centenario. Allá donde estés; este es tu legado Ferrucio


Ferrucio Lamborghini estaría orgulloso del coche que conmemora el centenario de su nacimiento, de ahí el sobrenombre de esta nueva máquina de los sueños que a buen seguro; copará el "top ten" de los posters en las habitaciones de los entusiastas más jóvenes. Aunque eso de los posters ya no se lleva mucho...

En el Salón de Ginebra que acaba de cerrar sus puertas, Lamborghini nos presentó a su "Lambo" Centenario; un intimidante superdeportivo que acaparó las miradas de los que tuvieron la fortuna de pasarse por el stand de la marca italiana.

Sin perder la esencia que caracteriza a la marca transalpina, el Centenario se cataloga como uno de esos coches brutales que sólo los más adinerados fieles a la marca, podrán comprar por el módico precio de, aproximadamente, 2 millones de euros. Bueno; eso en el caso de que se den prisa, ya que solo se fabricarán 20 unidades del Centenario Coupé y otras 20 con carrocería descapotable Roadster


Consta de una bella carrocería con formas muy tensas y aerodinámicas, fabricada en cara y exclusiva fibra de carbono en su totalidad y montada sobre un chasis monocasco, también del mismo material. Esa carrocería cuenta con innumerables tomas de aire, como en el capó o en las toberas traseras, que sirven para refrigerar el impresionante motor atmosférico 6.5 V12. Como buen Lamborghini, se resiste aún a montar esos turbos que tanto se prodigan ya en la competencia, pero tiempo al tiempo...

Esta espectacular mecánica, situada en posición central trasera, genera unos nada desdeñables 770cv y un par máximo de 290 Nm. Con semejante caballería, el Centenario alcanza los 100 Km/h desde parado en tan solo 2,8 segundos y los 300 Km/h en 23,5 segundos, alcanzando una punta de 350 Km/h. ¿Qué? ¿cómo te quedas?.


Gracias a su fabricación en fibra de carbono, el peso de este superdeportivo de 4,92 metros se nos queda en unos livianos 1.520 kg, por lo que los frenos carbocerámicos no tienen muchos problemas a la hora de detener el coche. De hecho; su ratio peso/potencia se queda en 1, 97 Kg/cv, cifra que se aproxima a los mejores coches orientados plenamente a la competición.


Para sujetar semejante potencia al asfalto, cuenta con varios apliques aerodinámicos, tanto en la delantera como en la trasera que hacen del Lamborghini Centenario una auténtica lapa. También contribuyen unos enormes neumáticos de 20 pulgadas delante y de 21 pulgadas en el eje posterior. El difusor trasero es simplemente espectacular, ya que parece fundirse por lamas con el resto de la carrocería y genera varios kilogramos de fuerza descendente a pleno rendimiento, para que no tengamos ningún tipo de inconveniente.

Si nos adentramos en su habitáculo, se nos presenta con un carácter sumamente tecnológico, con una gran pantalla central, plenamente configurable, en donde se nos muestra el rendimiento del vehículo en varias modalidades y otra pantalla situada en la consola central, de 10,1 pulgadas y alta definición, donde podremos "trastear" con el sistema de infoentretenimiento en donde no faltan los sistemas de conectividad como el Apple Car Play o donde podremos visionar datos de telemetría o cronometrar el tiempo que tardamos en realizar un mismo recorrido o circuito; por ejemplo.


Nos acogen unos asientos perfectamente tapizados en tejido Alcántara y cuya estructura también está fabricada en fibra de carbono.

Otra de las novedades que se nos presentan con el Centenario, es el nuevo eje trasero direccional. A poca velocidad, las ruedas traseras giran unos grados en sentido contrario a las delanteras, con la única finalidad de hacerlo más maniobrable y en altas velocidades, las ruedas giran en el mismo sentido que las delanteras para proporcionarle una mayor agilidad. Por supuesto; cuenta con sistema de tracción total, con un reparto de par favorable a las ruedas traseras, porque a pesar de todo; la seguridad está muy bien, pero sigue siendo un superdeportivo...

De hecho; contamos con tres modos de funcionamiento, a cada cual, más brutal: Strada, Sport, y para los más atrevidos; el Corsa. Una caja de cambios automática de doble embrague y 7 relaciones, es la encargada de gestionar la potencia que llega a las ruedas traseras y el Centenario, también cuenta con amortiguadores magnéticos, que analizan en milisegundos el estado del firme para adecuar su dureza en cada momento.

Si yo fuera rico...


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC