Porsche 911 R. Oro parece... y lo es.

Puede que Porsche esté en plena revolución con la aparición de sus nuevos modelos como el Boxter con la nueva denominación 718, el Macan con su motor de tan solo cuatro cilíndros, del que os hablamos hace unos días y superdeportivos con tecnología híbrida. Pero tranquilos; que no se olvida nunca de sus orígenes y todavía queda hueco para realizar productos fieles a su tradición más pura, sin "atajos" y sin apenas ayudas electrónicas. Deportivos de casta como los de antaño. 


Señoras y señores; damos la bienvenida a la última evolución del incombustible 911 dedicada a los más entusiastas, puristas y entendidos simpatizantes y fieles a la marca de Stuttgart: el Porsche 911 R. 

Porsche presentó en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra 2016 su nuevo 911 R, un deportivo tradicional, como lo es y será siempre un auténtico 911; con un diseño clásico.
Su motor bóxer atmosférico de cuatro litros y 500 caballos de potencia, junto a una transmisión manual de seis velocidades, sitúa claramente al 911 R en el habitual papel histórico que desempeña desde 1967: el de un vehículo de competición homologado para su utilización en carretera. 

Producido como parte de las series limitadas de la marca, el 911 R (R de Racing) ha participado en rallyes, en la Targa Florio y en pruebas para batir récords mundiales. Como su legendario predecesor, el nuevo 911 R se basa en una construcción ligera, en el máximas prestaciones y en una experiencia de conducción total. 

Este modelo, del que se construirán sólo 991 unidades (en alusión a su nomenclatura de generación), tiene un peso total de 1.370 kilos y es hoy por hoy, la versión más ligera del nueveonce. Con el motor seis cilindros atmosférico de altas revoluciones y la transmisión manual deportiva, como debe ser en un deportivo puro; Porsche muestra una vez más su compromiso con los vehículos deportivos y emocionales de altas prestaciones. Desarrollado en el taller de competición, el 911 R amplía el espectro de motores atmosféricos de alto rendimiento, junto a los modelos 911 GT3 y 911 GT3 RS, otras joyas de la automoción moderna de las denominadas carrera-cliente.

De hecho, en la parte trasera del 911 R se encuentra el motor bóxer de seis cilindros y cuatro litros, que proviene del 911 GT3 RS. Este propulsor de competición desarrolla 500 caballos y cuenta con 460 Nm de par máximo. Con semejante tabla de prestaciones, el 911 R acelera de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y alcanza una máxima de unos demenciales 323 Km/h. 


En consonancia con el carácter purista de este vehículo, construido a base de materiales ligeros, sólo estará disponible con una transmisión deportiva de seis marchas, cuyos cortos recorridos de la palanca de cambios subrayan la experiencia de conducción activa. Su consumo medio de combustible, según el ciclo homologado, es de 13,3 l/100 km, pero aquí hemos venido a disfrutar, así que, ¿a quién carajo le importa el consumo en un coche así?.

Si el 911 "normal" en cualquiera de sus variantes, siempre ha destacado por tener un comportamiento excepcional en cualquier tipo de vía, el 911 R parece estar hecho para las curvas cerradas. 


El eje trasero direccional de serie está calibrado específicamente para garantizar unas reacciones más directas y una mayor precisión, al mismo tiempo que mantiene la elevada estabilidad del 911. Por su parte, existe un diferencial autoblocante mecánico trasero, que le proporciona la máxima tracción en cualquier situación. Pero para disfrutar con plenitud de las autenticas "diabluras" que podemos llegar a realizar con este Porsche a pocas manos que tengamos, también es necesario contar con unos frenos efectivos, así que los frenos cerámicos, que forman parte del equipamiento de serie, aseguran la más alta deceleración sin sufrir el temido efecto "fadding" además de ahorrar unos kilos de peso al conjunto... Tienen un generoso diámetro, de 410 milímetros en el eje delantero y de 390 en el trasero y los neumáticos de altísimas prestaciones, con 245 milímetros de anchura en el eje delantero y 305 en el trasero, son los responsables del contacto con la carretera. Van montados sobre llantas de aleación ligera de 20 pulgadas, con una tuerca central en aluminio mate al más puro estilo del mundo de la competición.
Ese desarrollo para competición implica que en este 911 R se haya adaptado especialmente el sistema de control de estabilidad Porsche Stability Management (PSM), para que las posibles inercias y derivas del 911, no mermen en absoluto nuestras ganas de diversión. 


Para optimizar los cambios de marcha en las reducciones, el 911 R cuenta con una función que realiza el “efecto doble embrague”, que se activa pulsando un botón. El resultado es que el motor sube de vueltas con bastante más facilidad. Para evitar impedimentos en el uso diario también se puede pedir un sistema que eleva la carrocería: la distancia al suelo del eje delantero aumenta en 30 milímetros aproximadamente con solo apretar un botón. Es un gadget muy recomendable, para no "cagarnos" en la madre del concejal de movilidad cuando nos encontramos con los famosos "guardias tumbados", que pueden hacer que nos dejemos parte del parachoques delantero y los bajos en el asfalto.

El peso total del 911 R es de 1.370 kilos, lo que supone un recorte de 50 kilos respecto al 911 GT3 RS. El capó y las aletas son de carbono y el techo de magnesio y de esta forma se baja el centro de gravedad del vehículo. El parabrisas trasero y las ventanillas laterales son de plástico ligero. Otras modificaciones del coche son la reducción de elementos aislantes en el interior y la supresión de los asientos traseros. Para esta cura de adelgazamiento, el sistema de climatización y de audio pasan a ser opcionales.


Desde el exterior, el 911 R tiene una apariencia discreta. A primera vista, la carrocería se asemeja a la de los Carrera. Sólo un frontal y una parte trasera similares a las del 911 GT3 insinúan el lugar de nacimiento del 911 R: el departamento de competición de Flacht (Weissach). 

En cuestiones técnicas, el 911 R tiene mucho que mostrar bajo el capó, pues la tecnología de propulsión proviene del 911 GT3 RS. Todos los componentes ligeros de la carrocería y el chasis completo se toman del 911 GT3. Sin embargo, con vistas a su utilización en carretera, no se incorpora el gran alerón posterior fijo y que es tan llamativo. En su lugar lleva un spoiler retráctil, del tipo de los que usan los modelos Carrera, además de un difusor posterior específico de la versión R, para proporcionar la carga aerodinámica necesaria. Los faldones delantero y trasero también son los del 911 GT3. El sistema de escape deportivo, que genera un sonido realmente delicioso y atronador, es muy ligero, ya que está hecho de titanio. También se ha rediseñado el labio del spoiler frontal y los logotipos Porsche que hay en los laterales del vehículo y las franjas de color rojo o verde que recorren la parte central del coche muestran la relación con su legendario predecesor. Pero vamos; que si no estás realmente puesto en 911, son detalles que tampoco te llamarán especialmente la atención, aunque para los entendidos en la materia, sabrán que hay una máquina muy seria debajo de esa apariencia inofensiva...


El afortunado conductor va sentado sobre un baquet hecho completamente de carbono, con la parte central tapizada en un tejido con diseño Pepita tartan que recuerda al primer 911 de los años sesenta (lo que se viene llamando Vintage, que parece que está de moda ahora...). El volante deportivo GT es exclusivo del modelo R y tiene un diámetro de 360 milímetros. Los cambios de marchas se realizan de la manera tradicional, a través del pedal del embrague y de una palanca de recorridos cortos que también es exclusiva de este modelo. En el interior hay una tira de carbono que, en el lado del pasajero, lleva incrustada una placa de aluminio con el número correspondiente a cada unidad concreta de esta serie limitada del 911 R. Otro elemento típico de los vehículos GT son las correas que sirven para abrir las puertas, que para algunos puede resultar muy cutre, tratándose de un vehículo tan caro y exclusivo, pero es lo que tiene el tener genética de circuito...

Los más afortunados que tengan el dinero necesario, ya pueden realizar pedidos del 911 R, que estará disponible a partir del mes de mayo con un precio final de 217.469 euros. 



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC