Prueba: Kia Optima 1.7 CRDi Emotion


Kia anda muy activa en los últimos tiempos y poco a poco está remodelando su gama al completo, adaptando su nuevo lenguaje de diseño a todos sus vehículos.


La característica común es lo que se denomina "Tiger nose" (Nariz de tigre), que es la forma que adquiere su parrilla delantera y unos ojos felinos en la mayor parte de sus coches nuevos. Por supuesto; el remozado Kia Optima no podía ser menos y con su nueva carrocería hará las delicias de propios y extraños, posicionándose como una berlina de bandera alternativa a los superventas Volkswagen Passat, Ford Mondeo o berlinas más premium como el BMW Serie 3 o el Audi A4 entre otros.


De hecho; el Kia Optima de primera generación fue una de nuestras primeras entradas en esta web, hace ya algún año, y enseguida se posicionó como uno de los post más leídos en el histórico y aún hoy, continúa estando en el Top Ten desde que andamos por las redes. Eso quiere decir que es un vehículo que interesa, y mucho...

Ahora me diréis que estoy loco por comparar un "simple" Kia con los todo-poderosos alemanes; pero no me echéis a los perros tan pronto y seguid leyendo, por favor.

Su imagen, recientemente actualizada, es simplemente espectacular. Tiene una muy buena planta, con aires muy dinámicos, como las nervaduras del paragolpes delantero con detalles cromados, su característica parrilla en forma de panal de abeja, esos faros frontales rasgados o unas luces antiniebla de LED´s con un efecto parecido a los "Ice cube" que montan el Kia Cee´d o el nuevo Sportage, que prometemos, probaremos pronto para todos vosotros.

A ese frontal poderoso, hay que sumarle un perfil también muy afilado, con una línea de cintura ascendente y una pronunciada caída del techo que desembocan en la zaga y le aportan continuidad a esa marcada tendencia dinámica de toda la carrocería. Redondean esa actitud con unas preciosas llantas de 18 pulgadas montadas sobre neumáticos 235/40, que realmente, le quedan pero que muy bien, aunque hay que tener ojito con los bordillos si no queremos rallarlas...

Estéticamente estamos hablando de una berlina diferente, no al típico tres volúmenes a lo que estamos acostumbrados, sino a una carrocería realmente depurada y con una cierta deportividad debido a sus aerodinámicas y afiladas formas. Por lo tanto; es una berlina muy del gusto de aquellas personas que deseen ser diferentes al común de los mortales.

Esa línea descendente del techo nos invita a pensar que, al igual que el Hyundai i40, contamos con portón que se abre junto con la luna trasera y no es así. Tenemos los tres volúmenes reales con una tapa de maletero grande, pero que nos deja el espacio justo para ubicar cualquier cosa. Eso sí; lo que es indudable es su enorme capacidad, ya que hasta el fondo tenemos 510 litros.


Obviamente, igual no es el mejor de la categoría, pero con 4,85 metros de longitud, el maletero es de lo más coherente respecto al tamaño. Aunque..., si el maletero no es el más grande de su categoría; ¿dónde se van esos centímetros de coche?. Sencillo; en el habitáculo.


Su espacio interior es realmente notable y una de sus mejores bazas respecto a la competencia. Hacía tiempo que no me encontraba tan holgado en una berlina, si no por espacio longitudinal (que junto con el Superb es uno de los mejores que hemos catado...), lo es por anchura, ya que con 1,86 metros, nos permitía expandirnos a nuestro antojo en las también grandes y cómodas butacas delanteras y traseras. Esa sensación de amplitud venía acrecentada por el techo solar panorámico, que abarcaba hasta las plazas traseras y cuya sección delantera era practicable eléctricamente.

Pero volvamos a esos asientos delanteros que eran una auténtica maravilla, ya que a un tamaño bastante grande, debemos sumar que estaban perfectamente tapizados en cuero negro perforado y eran de regulación eléctrica. De hecho; nuestra versión contaba con dos memorias pre-programables por si existen dos conductores diferentes, además que cada vez que nos íbamos a bajar del vehículo, la banqueta se desplazaba unos centímetros hacia atrás para facilitarnos la tarea.

Pero ahí no acaba la cosa; como equipo de serie, y solo en los asientos; teníamos calefacción y ventilación, algo que en las demás marcas es un opcional y además; bastante caro. Para rematar la faena; en las plazas traseras también teníamos asientos calefactados, algo todavía más impensable aún tratándose de berlinas premium, ya que en ese caso y en algunas ocasiones, no te viene ni de manera opcional.

!Madre mia!, y solo os he hablado de los asientos... Imaginaros entonces, como será el resto del equipo de serie en nuestro acabado Emotion, que es el más dotado.


Además del techo practicable panorámico, los "super-asientos" de cuero y las llantas de 18 pulgadas; contábamos con climatizador bi-zona, ordenador de a bordo, sensores de luces y lluvia, sensores de aparcamiento delanteros y traseros con cámara posterior, volante calefactado y multifunción, con control de velocidad de crucero y limitador, Bluetooth o los mandos de gestión del ordenador de a bordo y el equipo de audio, que por cierto; en nuestro caso se trataba de un impresionante Harman-Kardon con una calidad de sonido envolvente espectacular.


También contaba con navegador 4.0, en pantalla táctil multifunción de 8 pulgadas (existe otra variable con 7 pulgadas), indicador de presión de neumáticos, asistente de arranque en pendiente, apertura y arranque Free-Key, asistente de cambio involuntario de carril, lector de señales de tráfico...

Como veis; el equipo de serie del Optima, no tiene nada que envidiar al de cualquier berlina premium alemana con una hélice, cuatro aros o una estrella en el frontal. Echamos en falta que el control de crucero fuera adaptativo o el sistema de aviso de vehículo en ángulo muerto, por poner algún ejemplo, pero esas cosillas las tenemos también disponibles en paquetes opcionales, así que podríamos decir, que al Kia Optima no le falta de nada.

La lectura de la capilla de relojes es clara y concisa, además de contar con una pantalla central TFT de 3,5 pulgadas con información relevante al primer golpe de vista. No podemos decir lo mismo de la pantalla del navegador, que a pesar de tener una buena calidad de imagen y estar sobreelevada, está muy expuesta a los reflejos del sol y su aspecto, es un tanto desfasado, aunque su funcionamiento es bueno.

También debemos "tirar de la oreja" a los chicos de la marca coreana en cuanto a materiales empleados, ya que si bien; el cuadro de instrumentos, la activación de los botones y mandos y el conjunto en general (con esos espectaculares asientos) es de primera factura y nos envuelven en un ambiente de lo más sibarita; los paneles de las puertas y algunos del salpicadero, pretenden imitar un cuero que no lo es ni de lejos y plásticos tan solo aceptables y esos materiales no casan con el resto de un habitáculo, que simplemente, me encantó.


Eso sí; el ensamblaje de los mismos está muy cuidado y seguro que son materiales que perdurarán mejor en el paso del tiempo. Supongo que son esas pequeñeces lo que hacen que una preciosidad de berlina como el Optima tenga un precio mucho más competitivo y nos puedan ofrecer un mayor equipamiento de confort de serie que en otras marcas, no podríamos ni soñar si no sacamos la cartera.

El motor que tuvimos la oportunidad de probar por las diferentes vías de nuestra localidad, era el bloque 1.7 CRDi con 141cv, asociado a una deliciosa caja de cambios automática de doble embrague y 7 relaciones. El cambio de doble embrague, que tanto se lleva en las marcas en la actualidad, es simplemente un cambio automático que pre-selecciona, o bien la marcha superior o la inferior a la que estamos rodando, para que cuando se produzca el cambio, no se perciban ni saltos, ni tirones ni nada por el estilo.

Es un cambio muy recomendable y con el que además; tendremos opción de activarlo de manera secuencial con levas detrás del volante.

El nuevo Optima, también nos ofrece un selector con el que podremos elegir hasta tres modos de conducción: ECO, Normal y Sport.


  • El modo Normal, es el recomendable para casi cualquier circunstancia de conducción. 
  • El ECO, es recomendable para circular por ciudad, ya que favorece unos cambios mucho más rápidos y fluidos y una aceleración contenida, para de esa manera, y junto con el sistema Start/Stop, podamos alcanzar unos consumos contenidos de 5,1 litros (4,4 litros/100 Km en ciclo combinado).
  • Por último; el modo Sport nos permite acelerar hasta casi el corte de inyección sin pasar a la marcha superior, para esos días en los que nos queramos divertir un poco...

Con esa mecánica de 141cv y unos respetables 340 Nm de par máximo, nos aseguramos unas recuperaciones y un rodar por carretera muy notables, pero es una mecánica muy progresiva, así que no esperéis una "patada" cada vez que piséis con contundencia el pedal del acelerador.


A cambio obtendremos unas reacciones más acordes a una alfombra voladora. En total y absoluto silencio, el cuentakilómetros irá ascendiendo de una manera continuada sin que a los pocos segundos seamos conscientes de la velocidad a la que circulamos. Su aceleración de 0-100 Km/h es discreta ya que tarda 11 segundos y su máxima es de 200 Km/h, pero es tal el confort y el silencio que se respira en su habitáculo, que nunca nos dará la sensación de velocidad, aunque es capaz de mantener una velocidad media elevada sin que nos percatemos de ello.


Es muy apropiado para afrontar grandes distancias con un confort que muy pocos pueden igualar. Lógicamente, eso se consigue con un esquema de suspensiones muy liviano, que absorben todas las posibles irregularidades del asfalto. En carreteras sinuosas, mejor si levantamos un poco el pedal, ya que esas suspensiones tan confortables hacen que el conjunto se incline un poco más de lo que desearíamos.

Pero eso no afecta al aplomo en general, que es realmente bueno, gracias también a una considerable distancia entre ejes de 2,81 metros y un equilibrado reparto de masas, además de contar con un centro de gravedad bastante bajo.


Los frenos son suficientes y gozan de un gran mordiente y la dirección es milimétrica, aunque considero que está demasiado asistida y nos puede dar lugar a correcciones mínimas en las curvas debido a la ligereza de la asistencia eléctrica. Esto es tan solo mi valoración personal y es algo que sí agradecerán muchos tipos de conductores, según sea su forma de conducir. Para gustos, los colores... y las direcciones...



Conclusión final.

El nuevo Kia Optima me ha parecido una berlina, en general, increíble. Me ha encantado su gran diseño y por supuesto, su extenso equipamiento de serie, por lo menos en esta versión Emotion con algunos elementos del Pack Luxury.


Es una berlina a la que hay que tener una mayor consideración, ya que posee ciertos rasgos y características, que no entienden en las otras marcas si no es con un sobreprecio.

Estéticamente se beneficia de unas líneas diferenciadoras, muy orientales para algunos, pero que realmente gustan en términos generales. Son unas líneas que desprenden un gran dinamismo a pesar de ser una berlina de casi cinco metros y vienen rematadas con unas preciosas llantas de 18 pulgadas que le aportan un toque final de bastante exclusividad. Su lenguaje de diseño con un frontal poderoso y unos trazos fluidos por toda la carrocería nos trasladan a un mundo más premium, al igual que su espectacular habitáculo...; si no fuera por el empleo de algunos materiales de aspecto tan solo solvente.

El cuadro de instrumentos, su configuración, sus botones y sus mandos orientados al conductor, son de una calidad y tacto muy cómodos, además de poseer controles para todo, gracias a su, como ya hemos repetido hasta la saciedad; equipamiento espectacular.

Cuenta con elementos que no tienen rivales directos ni en opción, ya que es bastante complicado encontrar un modelo con asientos calefactados traseros, los delanteros también ventilados, un equipo de audio firmado por el especialista Harman/Kardon o un techo solar panorámico cuya sección delantera es practicable, además del volante también calefactado, todo ello, de serie. Por supuesto, el resto de elementos de confort que es más fácil de encontrar en otros modelos, en algunos casos de manera opcional, también venían incluidos en esa dotación de fábrica.


La mecánica es una eficiente 1.7 CRDi que en este caso genera 141cv y 340 Nm, una cantidad respetable y coherente con el tamaño y las capacidades del Optima. No nos ofrece unas prestaciones puras especialmente reseñables y su comportamiento es muy progresivo, pero es suficiente para mantener una velocidad de crucero elevada y obtener unos registros en materia de recuperaciones a la hora de afrontar un repecho o adelantar; muy convincentes.

Por supuesto; gracias a sus diferentes modos de conducción y al sistema Start/Stop, nos procura unos consumos de tan solo 4,4 l/100 Km contando con el cambio automático de 7 relaciones y doble embrague, con unas inserciones perfectamente estudiadas para que sea lo más parco en consumo posible y ofrecernos además; un funcionamiento ejemplar.

Dinámicamente hablando, es un coche perfecto para realizar largas travesías en carreteras con buenas condiciones de asfalto, en donde nos deleitará con un funcionamiento suave y silencioso y un confort digno de mencionar y difícil de igualar. Su aplomo en general también es digno de mención, aunque en las carreteras con firmes rotos o más sinuosas, no se siente tan cómodo a un ritmo elevado, así que mejor disfrutemos del paisaje.


En conclusión, es un coche amplio en todas sus cotas, con un maletero bastante capaz, un diseño que seguro, desviará muchas miradas furtivas; un equipamiento con el que no cuentan ni las berlinas más lujosas y caras y un motor solvente, con unas prestaciones más que suficientes y un parco consumo de combustible. Y todo esto; a un precio muy ajustado con respecto a otros modelos con los mismos niveles de equipamiento, ya que nuestra unidad de pruebas la podemos adquirir desde los 33.450 euros.

¿Qué más os hace falta para que el Optima os convenza?



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style