Audi A8L Extended. Para los triunfadores más exigentes.


Las limousinas parece que son, exclusivamente, un producto americano. Desde que tengo uso de razón, siempre me habían llamado la atención aquellos Cadillac enormes que salían en las películas y series que veía cuando era un niño. Siempre pertenecían a los adinerados y malos de esas películas y representaban el grado de opulencia de aquellos protagonistas. 

También han sido los vehículos predilectos de los mandatarios de la mayoría de los países, siendo el Cadillac que traslada a Barack Obama, el más representativo de todos, ya que se trata de una limousina blindada hasta el punto de que apenas puede alcanzar los 100 Km/h de lo que pesa...


En la actualidad y salvo excepciones; ese halo de exclusividad se ha perdido bastante, ya que son muchas las empresas que cuentan entre su parque móvil con un vehículo de estas características. Se alquilan por horas para eventos como despedidas de soltero, bodas, reunión de amigos..., e incluso; se permiten el lujo de pintar a esos coches de color rosa, ya que el negro o el blanco del que siempre han hecho gala las limousinas, se tornan colores demasiado sosos para "dar el cante" como se pretende hoy en día.

No obstante; existe un pequeño mercado para este tipo de vehículos y ya no solo las marcas norteamericanas tienen en exclusiva, la posibilidad de modificar y crear los coches de los que triunfan.

Audi siempre pone por delante al cliente, cualesquiera que puedan ser sus requerimientos. Un ejemplo de ello es el Audi A8 L Extended. A petición de un cliente europeo, la marca de los cuatro aros ha construido una versión única de su berlina en formato gigante. 


Con una longitud de 6,36 metros y una distancia entre ejes de 4,22 metros, el A8 L Extended proporciona confort superior para las personas que ocupen sus seis asientos. Un concepto que genera clientes, puesto que Audi ya está recibiendo nuevas solicitudes para este vehículo fabricado a medida.
Los técnicos especialistas invirtieron casi un año en desarrollar y construir el lujoso sedán de excepcional longitud. El resultado fue un exclusivo vehículo único que cumple los estrictos niveles del modelo de serie en todos los aspectos. Los mayores desafíos los constituyeron la seguridad y rigidez de la carrocería extra-larga y también la armonía y estilo de la silueta.

El Audi A8 L extended se beneficia del contenido peso del modelo de serie, que utiliza un diseño Audi Space Frame y está fabricado casi enteramente de aluminio. Para la versión realizada bajo pedido, los ingenieros aumentaron los largueros laterales y el túnel central, utilizando elementos de aluminio extruido. Varios refuerzos estructurales han sido incorporados y el techo, por ejemplo, incorpora adicionalmente tubos perfilados y traviesas de refuerzo de aluminio. Estas medidas proporcionan una rigidez torsional y a la flexión, casi igual que las del A8 L de serie.
La berlina de representación en tamaño XXL, de un discreto color azul metálico moonlight, tiene 1,09 metros más de batalla y longitud total que el Audi A8. Para mantener una armonía en la línea del techo, toda la carrocería desde el pilar A hacia atrás ha sido modificada. Los ingenieros integraron un panel de acristalamiento de 2,40 metros en el exterior del techo para acentuar la sensación de espacio.

Las cortinillas, una en cada fila de asientos, impiden la acumulación de calor excesivo en el interior bajo fuerte radiación solar y los faros y grupos ópticos traseros incorporan cada uno un pequeño intermitente lateral de dirección, como es legalmente preceptivo para vehículos de esta longitud. ¿Os suenan las luces de galibo de los camiones?.


En el habitáculo, todos los ocupantes van orientados al sentido de la marcha en el Audi A8 L Extended. Los seis asientos están tapizados en suave cuero Valcona, con color beis velvet. Las filas dos y tres ofrecen asientos individuales con ajuste eléctrico y la tercera fila dispone de una consola central continua, pantallas para el sistema de entretenimiento y un receptáculo refrigerado.

Esta versión única del Audi A8 (de momento) está movida por un motor 3.0 TFSI que desarrolla una potencia de 310 CV y entrega hasta 440 Nm de par, que permite a la berlina pasar de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos, con una velocidad máxima auto limitada electrónicamente de 250 km/h. 


Una transmisión tiptronic de ocho marchas se combina con el sistema quattro de tracción permanente. Por otra parte, tras las llantas de 19 pulgadas con diseño de 15 brazos se encuentra el sistema de frenos idéntico al del Audi S8, lo que asegura una extraordinaria deceleración del lujoso sedán de más de seis metros, cuyo peso en vacío es de 2.418 kilogramos.

De momento, parece tan solo que se trata de un capricho exclusivo de un cliente adinerado, pero quien sabe si la marca de los cuatro aros se arrancará en este mundillo y ensamblará una pequeña serie de este auténtico gigante de lujo del asfalto.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC