Porsche 718 Cayman. Me sigue pareciendo acertado.



Si hace muy poco tiempo se presentó el nuevo Boxter, con su nueva nomenclatura 718, recuperada de aquellos modelos de carreras de antaño; era cuestión de tiempo que se presentará la nueva generación del Porsche Cayman, que en este caso, también estrena ese sobrenombre.


El Cayman siempre me ha parecido una opción muy acertada, ya que concentra casi lo mejor del icono 911, pero en un formato más compacto e incluso posee características de coches con mayor empaque y potentes, como un motor central trasero, lo que hace de él un coche muy equilibrado. Lógicamente, en el seno de la marca alemana no van a permitir que el "hermano" pequeño supere a la niña de sus ojos que es el 911, pero no obstante; el Cayman se le acerca y mucho...

Aunque en Porsche han querido reposicionar al Cayman dentro de su nueva gama como la versión cerrada del Boxter y ya no como dos modelos diferenciados entre sí, a pesar de venir utilizando la misma base.


El nuevo 718 Cayman ha experimentado un importante desarrollo, tanto en su diseño como en su tecnología. Sus tensas proporciones, las voluminosas tomas de aire en el frontal y en los lados y el bajo perfil lateral, subrayan el mayor dinamismo, pero sin perder la belleza y pureza que atesoraba el anterior Cayman. 

El morro tiene una forma más afilada, que da una apariencia más ancha y poderosa al frontal. Las estrechas ópticas adicionales delanteras situadas por encima de las entradas de aire, que contienen las luces de posición y los intermitentes, refuerzan aún más esa impresión.

Completan el frontal unas tomas de refrigeración más grandes y los faros bixenón de nuevo diseño, con luces de conducción diurna LED. Los faros LED con luces diurnas de cuatro puntos, que vimos pro primera vez en el espectacular 918 Spyder, están disponibles como opción.

Visto desde el lateral, el nuevo deportivo coupé muestra unos llamativos pasos de rueda y estribos. La rediseñada parte trasera tiene un aspecto más ancho, debido a la banda en color negro brillante y con las letras Porsche integradas que lleva entre los dos pilotos. Estos también han sido completamente rediseñados y se caracterizan por su tecnología tridimensional y los cuatro puntos de luz de freno, que parecen flotar libremente.

En el habitáculo, al igual que en el 718 Boxster, las novedades del 718 Cayman se perciben a simple vista. La parte superior del salpicadero es nueva e incluye las salidas de ventilación. El nuevo volante deportivo con el diseño, también, del 918 Spyder, así como una amplia gama de opciones de conectividad, se añaden al interior del 718, junto al Porsche Communication Management (PCM), que es ahora de serie. 


También forman parte del equipamiento estándar la instalación para teléfono móvil, la interfaz de audio y el Paquete de Sonido Plus de 150 vatios. Existen otras opciones para ampliar el PCM. El módulo Connect, por ejemplo, incluye extensiones especiales para smartphone, como el puerto USB, el Apple CarPlay y el Porsche Car Connect. Otra opción disponible es el módulo de navegación con sistema de control por voz, que facilita la introducción de los destinos. Si se pide el módulo Connect Plus, éste se puede complementar con la información de tráfico en tiempo real. Los conductores también pueden hacer uso de varios servicios adicionales a través de sus smartphone, como la Porsche Connect App y la Porsche Car Connect App.

El 718 Cayman utiliza los mismos nuevos motores bóxer de cuatro cilindros con turbocompresor que emplea el 718 Boxster. En consecuencia, el coupé y el roadster tienen, por primera vez, idéntica potencia. La versión básica, con una cilindrada de dos litros, ofrece 300cv y el modelo S, con sus 2.5 litros de cilindrada, llega hasta los 350cv. Esto supone un aumento de 25 caballos en comparación con los modelos anteriores, y el consumo medio de combustible según el ciclo homologado, va desde los 5,7 a los 8,1 litros por cada 100 kilómetros recorridos.


El enorme par de los nuevos motores que monta el 718 Cayman promete agilidad y diversión al volante, incluso a bajas revoluciones. El propulsor dos litros del 718 Cayman consigue un par de hasta 380 Nm (90 Nm más) y el motor más enérgico de 2.5 litros del 718 Cayman S dispone de un turbocompresor con turbina de geometría variable (VTG), una tecnología que hasta el momento se utilizaba únicamente en el 911 Turbo, así que su descomunal par llega a 420 Nm (50 Nm más), entre las 1.900 y las 4.500 rpm.

Para el conductor esto significa más fuerza en toda la gama de revoluciones del motor, aunque habrá puristas que digan que eso de incorporar motores de cuatro cilíndros le restan glamour a este tipo de coches.

No obstante; en cuestión de prestaciones puras, mantienen su esencia Porsche ya que el 718 Cayman equipado con la caja de cambios PDK de doble embrague y el paquete opcional Sport Chrono, acelera de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 275 km/h . En el 718 Cayman S esa cifra de aceleración es de 4,2 segundos y llega a los 285 km/h.


En términos de dinamismo, el nuevo 718 Cayman sigue la línea de los 718 clásicos. Gracias a su extraordinaria agilidad, el histórico deportivo de motor central ganó numerosas carreras en los años cincuenta y sesenta del pasado siglo, como la Targa Florio y Le Mans.

La dinámica y la precisión en la trazada se han mejorado en este chasis del 718 Cayman, completamente afinado. Los muelles de suspensión y las barras estabilizadoras se han diseñado para ser más firmes y también se han revisado los reglajes de los amortiguadores.

La dirección por su parte, que es ahora un 10% más directa, mejora la agilidad y la diversión al volante. Las llantas traseras, que son media pulgada más anchas, en combinación con los neumáticos de nuevo desarrollo, consiguen mejor adherencia lateral y, por consiguiente, una estabilidad superior en curvas.


Algunas opciones, como el paquete Sport Chrono y el Porsche Torque Vectoring (PTV), permiten personalizar aún más el carácter deportivo del 718 Cayman. Otro elemento opcional es el sistema de suspensión activa Porsche Active Suspension Management (PASM), que reduce la altura al suelo de la carrocería en diez milímetros. En el caso del modelo S, esa reducción en la altura de la carrocería llega, por primera vez, a los 20 milímetros con esa suspensión deportiva.

Igual que en el resto de deportivos Porsche, los modos del paquete Sport Chrono se pueden regular a través de un mando que hay en el volante. Como complemento a los programas “Normal”, “Sport” y “Sport Plus” anteriores, ahora existe uno adicional, el “Individual”, que permite el ajuste previo de varios elementos para personalizarlo a gusto de cada conductor.


Para estar en consonancia con el aumento de prestaciones del coche se refuerza el sistema de frenos, que utiliza unos discos de 330 milímetros de diámetro en el eje delantero, mientras que los traseros pasan a ser de 299 milímetros. El 718 Cayman lleva ahora el sistema de frenos que previamente estaba reservado al Cayman S. Por su parte, el 718 Cayman S utiliza las pinzas de cuatro pistones del 911 Carrera, combinadas con discos de freno seis milímetros más anchos.

La cuarta generación del coupé deportivo con motor central tiene una apariencia más imponente, atlética y eficiente que la anterior generación, pero por primera vez, este modelo de techo rígido tendrá un precio inferior al del roadster, en línea con lo que sucede en la gama 911. El precio final del 718 Cayman en España será de 58.148 euros, mientras que el del 718 Cayman S será de 72.040 euros.

Ya se pueden hacer pedidos de los 718 Cayman y 718 Cayman S aunque el lanzamiento al mercado europeo se iniciará el 24 de septiembre de 2016.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC