Sealine Cross Country Rally.

El Sealine Cross Country Rally reúne una vez al año en Qatar, a lo más granado del campeonato del mundo de Rallyes de TT en diversas categorías y es valedero y puntuable en el campeonato del mundo.


Como ya dijimos en su momento, nuestra campeona, Cristina Gutiérrez se ganó una plaza para disputar la carrera en la categoría de coches de producción, entre todas las mejores pilotos del mundo.

En esta ocasión, y sin que sirva de precedente,  ha formado tandem con la copiloto sudafricana Sandra Labouscagne durante los 5 durísimos días de la carrera, en la que ha tenido que lidiar, ya no solo con el handicap del idioma entre piloto y copiloto, sino con unas duras etapas en las que el polvo, las dunas y los numerosos problemas eléctricos, les acompañaron durante todos los tramos.

¿Qué pasó al final?. Eso es algo que desvelaremos después del resumen que os detallamos a continuación. Paciencia...


Día 1: Toma de contacto y ventaja sobre sus rivales.

Durante la primera etapa, Cristina Gutiérrez la afrontaba como toma de contacto a un nuevo coche y copiloto, acostumbrada a las instrucciones de su habitual copiloto, su hermano, Gustavo Gutiérrez.

Esa primera etapa del rally consistió en 226,69 km contra el crono sobre un terreno árido, con pistas que se entrecruzaban y dificultaban la navegación, terreno donde Sandra realizó un gran trabajo y se pudo ver como la pareja hispano-africana se entendieron a la perfección.


En los primeros kilometros de especial, Cristina, haciendo gala de su amplia experiencia en el CrossCountry consigió un colchón de minutos de ventaja sobre sus máximos rivales, que le permitieron afrontar los últimos kilómetros de especial con seguridad.

Estos últimos, se convertían en altas dunas con crestas afiladas de orientación norte-sur que el equipo superó con alguna dificultad pero consiguiendo aumentar la ventaja sobre sus máximos perseguidores.


Posición 25 en la etapa, 4º puesto en la categoría de coches de serie y 2º puesto entre las féminas, solo por detrás de su gran mentora, Jutta Kleinschmidt que obtenía un gran 8º puesto en la general haciendo valer su amplia experiencia sobre el terreno y sus tablas en la más alta competición.

Día 2: La mala suerte acechaba en la esquina.

Cristina Gutierrez comenzaba la 2º etapa al filo de las 09:30 horas, etapa compuesta por 346 km de terreno variado donde se alcanzó un ritmo muy alto de carrera. 

La etapa se componía de pistas rápidas con trampas en la navegación, algo a lo que la piloto burgalesa estaba acostumbrada y hacia valer su experiencia en estas carreras cogiendo el liderato de la categoría de la QMMF desde el principio de la etapa para poder controlar a sus rivales.

Llegado el kilometro 270 de especial y después de pasar el 4º punto de control con una ventaja de más de 3 minutos sobre la neozelandesa Emma Gilmour, en una pista sin dificultades aparentes, la bomba de gasolina dijo basta por un fallo eléctrico que en carrera, la pareja hispano-africana no pudo reparar por sus medios.

La mala suerte se cebaba con nuestra piloto burgalesa que podía haber ampliado aun mas su ventaja sobre el resto de competidoras. Aun así supo mantener posiciones y al día siguiente partiría desde la posición 27 para intentar remontar el tiempo perdido y conseguir escalar puestos en la general.

Día 3: No puede ser verdad...

Cristina Gutierrez comenzaba la 3º etapa también al filo de las 09:30 horas. Una etapa compuesta por 355 km con un terreno predominante en arena y con mas de 150 km de especial donde este elemento era el principal protagonista.

Este medio no es una de las especialidades de Cristina, pero este hecho es lo que la sensacional piloto burgalesa busca con este rallye, afrontar este evento como preparación para nuevos proyectos futuros.  Aún así y demostrando su gran valía, Cristina marcaba el 15º mejor puesto al paso de los primeros 140 km, íntegramente disputados sobre la arena qatarí.


Pero llegado el kilometro 160 de especial, en una curva ciega una roca desplazada por el paso de los vehículos precedentes se colocaba en medio de la trazada ocasionando dos pinchazos simultáneos sobre el lado derecho. Y si todavía os parece poca mala suerte, no era el final, ya que el gato cedió ocasionando una perdida de minutos elevada para la pareja hispano-africana.

Restaban 200 km para llegar al final de etapa, y no se disponía de más ruedas de repuesto, este hecho motivó que la piloto burgalesa debiera rodar a un ritmo seguro para evitar nuevos pinchazos que no podrían ser reparados una vez llegados al parque cerrado.



Día 4: Lo que mal empieza, mal continúa.

Debido a los problemas eléctricos que arrastraban desde el primer día y que se reprodujeron en este tramo, Cristina únicamente pudo disputar los primeros 35 km de especial, decidiendo el equipo de la QMMF no poner en riesgo el vehículo y poder finalizar el rallye.

Este hecho ocasionó que la jornada 4 se convirtiera en algo atípico para Cristina, pero como premio de consolación, pudo visitar el box del equipo X Raid y reencontrarse con un buen amigo como Joan, ingeniero de chasis para la marca alemana. De esta manera, conoció la cara oculta de las carreras y todas las personas que hay detrás de un gran equipo puntero como el alemán.


La etapa final del día siguiente, constaba de 357 km contra el crono y discurría de nuevo por terreno variado con pistas rápidas plagadas de rocas que dificultan el pilotaje. Los 80 km finales se disputaron íntegramente sobre las dunas del Staline, donde también se ubicó la meta para el final de este gran rallye.

Día 5: La confirmación de una campeona.

Cristina Gutierrez quería resarcirse y sacudirse su mala fortuna durante los tramos anteriores y así lo hizo. Durante los 351 km recorridos de especial, la piloto española dio un autentico recital de pilotaje y en los primeros 100 km marcaba el parcial más rápido con 13 minutos de ventaja sobre la piloto francesa.

Esa ventaja no hizo más que aumentar y fue en los últimos 70 km de dunas donde Cristina abrió la brecha y pudo proclamarse vencedora en este Sealine Cross Country Rally.

Son más de 1500 km cronometrados los que se han disputado y esto hace que sea una excelente preparación ante futuros eventos internacionales, sobre todo, aquellos que se disputen en condiciones similares al desierto Qatarí donde llegaron a soportar temperaturas de hasta 42 grados centígrados.

Increíblemente y contra viento y marea; Cristina lo ha vuelto a hacer y se ha proclamado vencedora de uno de los rallyes más importantes del panorama internacional dentro de su categoría.

Pero independientemente del título y del cúmulo de emociones que ha vivido estos días la piloto burgalesa, nos quedamos con el hecho de que esta victoria supone un paso más hacia su carrera definitiva; el Dakar, prueba que la piloto española anhela disputar en alguna ocasión.

No dudamos en que lo conseguirá y esperamos seguir en este mundillo para contároslo, ya que nos sentimos orgullosos de que una mujer española, burgalesa, pero sobre todo; una gran mujer y una gran persona, alcance ese sueño y algún día nos represente en una prueba tan dura y exigente, gracias a su tesón y a su increíble pilotaje.

Desde aquí, de momento, solo podemos decir; !!!Enhorabuena Cristina!!!.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC