Mercedes SLC. Nuevo nombre, nuevos aires.



El Mercedes SLK es sin duda, el roadster más vendido en la historia de la marca de la estrella y el más popular; gracias a que era un coche de capricho asumible. De hecho funcionaba muy bien hasta en el mercado de ocasión, así que nunca nos ha parecido un coche extraño, puesto que hay muchas unidades pululando por nuestras calles y carreteras.

Su aparición, marcó una tendencia en su momento, ya que optó por montar un innovador techo retráctil metálico para la capota, en vez de los techos de tela que utilizaban el resto de los descapotables del mercado. Ese techo se escondía debajo de la tapa del maletero de una forma discreta, mientras que la mayoría de los que utilizaban los techos de tela, acababan con una especie de "moño" con el techo recogido detrás del asiento posterior.

Pero ya no era cuestión de estética, ya que con ese techo metálico, se evitaban colocar ciertos refuerzos estructurales en la carrocería para compensar, algo que sí debían hacer los que optaban por la tela como resguardo del habitáculo. Lógicamente; poco a poco y con el paso de los años; la mayoría de las marcas han ido optando por esta solución y sólo los más nostálgicos, mantienen el techo de tela en sus variantes cabrio.


El SLK ha ido evolucionando y adaptando nuevas tecnologías y motores a su gama en sus tres generaciones precedentes y por supuesto; también han existido las variantes AMG tan deseadas y potentes.

Pero ahora en Mercedes, están reposicionando y renovando toda su gama y el pequeño roadster de la estrella ha sido rebautizado con una nueva nomenclatura en su nueva generación.


Coincidiendo con el vigésimo aniversario de su lanzamiento, el arquetipo en el segmento de los roadsters compactos será rebautizado con las siglas SLC y se presentará a partir de abril con notables mejoras técnicas y estéticas. 

El cambio de nombre pretende reflejar su estrecho parentesco con la Clase C. La cartera de vehículos se ampliará con dos modelos nuevos: el deportivo tope de gama Mercedes-AMG SLC 43 y la variante básica SLC 180.


Los elementos más llamativos a primera vista son la parrilla de efecto diamante, incluida en el equipamiento de serie, y los faros del LED Intelligent Light System disponibles como opción. Con la introducción de la nueva versión básica, el SLC 180 con 156 CV, la escala de precios inicia a un nivel de 34.926 euros.

El nuevo Mercedes-Benz SLC hereda un importante legado. De su antecesor el SLK, que cuenta con una numerosa comunidad de admiradores en todo el mundo, se han vendido alrededor de 670.000 unidades desde su lanzamiento en 1996, y la nueva gama, está perfectamente preparada para ello.


No sólo ha sido perfeccionada en numerosos detalles, sino que también se ha ampliado el abanico de motores, desde el modelo diésel potente y de bajo consumo SLC 250 d hasta el deportista de élite Mercedes-AMG SLC 43. El SLC 250 d, el SLC 300 y el SLC 43 incorporan de serie el cambio automático con convertidor de par 9G-TRONIC, de talante deportivo y confortable a la vez. Esta transmisión se ofrece como opción para el nuevo SLC 180 de 156 CV de potencia y para el SLC 200, las dos variantes de gasolina básicas y de acceso a la gama.

En el proceso de reestilización, los diseñadores de Mercedes-Benz han acentuado aún más el carácter deportivo de este roadster de culto. A esto contribuye especialmente el nuevo frontal. Todos los SLC salen de fábrica con parrilla de efecto diamante, que tan de moda se ha puesto y que, cómo no; Mercedes ha sido el artífice de hacerlo. Las medidas de reestilización también redundan en una sensación de mayor calidad en su habitáculo. Algunos elementos destacados son las nuevas molduras de aluminio claro (de serie) u oscuro con rectificado en efecto fibra de carbono. También se ha rediseñado el cuadro de instrumentos y nos ofrece una distribución más ergonómica de los mandos.

Con sólo pulsar el botón DYNAMIC SELECT, nos permite ajustar en unos instantes características diferentes para el vehículo, modificando el reglaje del motor, el cambio, la dirección y el tren de rodaje de acuerdo con las preferencias del conductor.


Los cinco programas de conducción Confort, Sport», Sport+, Eco e Individual, pueden ajustarse cómodamente con la tecla DYNAMIC SELECT emplazada en la sección superior de la consola central. El programa de conducción activo se indica en el display multifunción en color, y figura además en una ventana emergente que aparece en la unidad central. DYNAMIC SELECT forma parte del equipamiento de serie del SLC 300 y el SLC 250 d. En el SLC 180 y el SLC 200, la selección de programas de conducción está disponible en combinación con el cambio opcional 9G-TRONIC.

Los conductores que se decidan por el paquete dinámico opcional, que además de un tren de rodaje con altura rebajada en 10 mm consta de un sistema de amortiguación adaptativa, dirección directa y ESP con control de dinamismo en curvas, pueden seleccionar con DYNAMIC SELECT tres modos de amortiguación: Confort, Sport y Sport+. La fuerza de amortiguación se regula de forma automática y progresiva para cada rueda en función de la situación momentánea de conducción.

El nuevo modelo básico de la gama es el SLC 180 de 156 CV, que se contenta con un consumo mixto de 5,6 l/100 km en el ciclo normalizado europeo y cifra sus emisiones de CO2 en 127 g/km. Por encima del mismo se posicionan el SLC 200 de 184 CV y el SLC 300 de 245 CV, ambos con un motor 2.0 de cuatro cilindros. El campeón en eficiencia sigue siendo el SLC 250 d diésel de 204 CV de potencia, con emisiones de CO2 de 114 g/km.


En las antípodas de la gama, nos encontramos con la versión más radical. El Mercedes-AMG SLC 43 cumple de forma impresionante la promesa de de la marca AMG: Driving Performance. 

El nuevo modelo combina un motor V6 biturbo de 3,0 litros, 367 CV y 520 Nm con el tren de rodaje deportivo AMG adoptado del Mercedes-AMG SLK 55 y sometido a diversas adaptaciones. El resultado son unas prestaciones marcadamente deportivas. Baste con señalar que su aceleración de 0 a 100 km/h se completa en sólo 4,7 segundos.


El SLC 180 y el SLC 200 poseen un cambio manual de 6 velocidades, aunque opcionalmente pueden equipar el cambio 9G-TRONIC. En el SLC 250 d, el SLC 300 y el SLC 43, este confortable y deportivo cambio automático con convertidor de par forma parte del equipamiento de serie.

Una novedad en el SLC es el servofreno de emergencia activo incorporado de serie, conocido hasta ahora con el nombre COLLISION PREVENTION ASSIST PLUS. Este sistema combina una advertencia óptica de distancia y una advertencia acústica de colisión con un servofreno de emergencia adaptativo que puede ayudar a evitar colisiones reforzando la acción de frenado del conductor cuando la situación lo requiere. Si persiste el peligro de colisión y el conductor no reacciona, el sistema puede llevar a cabo también una frenada autónoma.

También como hasta ahora se ofrecen asimismo el control de ángulo muerto y el detector activo de cambio de carril.

El LED Intelligent Light System disponible como equipo opcional, se adapta automáticamente a las condiciones de luminosidad y de conducción para garantizar la mejor visibilidad, tanto en carreteras secundarias como en autopistas, así como al cambiar de dirección o en curvas. También se ofrecen las luces de carretera automáticas Plus, que permiten circular constantemente con las luces largas sin deslumbrar a los demás conductores. Este sistema asegura automáticamente el alcance máximo de los faros en todo momento. El conductor puede concentrase en el tráfico y no tiene que alternar continuamente entre las luces de cruce y de carretera, algo que realmente hemos probado y es muy conveniente; sobre todo en las noches más oscuras.


El airbag del acompañante se desconecta ahora automáticamente si el asiento correspondiente se encuentra vacío o si se ha detectado la presencia de una silla infantil. De este modo se protege a los ocupantes más pequeños de posibles lesiones resultantes de la activación del airbag del acompañante si no lo hemos desconectado por un descuido. El proceso de detección, basado en un sensor de presión, es absolutamente fiable.

Por supuesto; el techo retráctil del SLC conjuga el placer de conducir a techo descubierto con un confort ilimitado bajo condiciones meteorológicas adversas y el manejo de este techo de accionamiento electrohidráulico resulta ahora todavía más confortable.


Si la situación en el tráfico obliga al conductor a ponerse en marcha durante la secuencia de apertura o cierre, es posible proseguir este proceso, iniciado con el vehículo detenido, hasta una velocidad aproximada de 40 km/h. Otra novedad es el estor cubreequipajes parcial semiautomático (en combinación con los equipos opcionales accionamiento de confort para el techo retráctil o KEYLESS-GO). Si el estor se encuentra en la posición superior para aprovechar mejor el volumen en el maletero, se desplaza automáticamente hacia abajo al abrir el techo.

Si el cliente lo desea, puede disfrutar de un máximo confort climático cuando circula con el SLC abierto. De esto se encargan los asientos calefactados y AIRSCARF, la calefacción integrada en los reposacabezas delanteros, cuyo efecto puede potenciarse con uno de los dos paravientos disponibles y crear de esa manera, una especie de burbuja climática personal en el habitáculo, independientemente de la temperatura que haya en la calle.

Un equipo que destaca por su singularidad en el SLC es el techo retráctil panorámico con MAGIC SKY CONTROL. El cristal de este techo puede aclararse u oscurecerse con sólo accionar un botón. Por lo tanto permite disfrutar siempre de la sensación de circular a cielo descubierto, y al mismo tiempo se tiene la posibilidad de oscurecer el habitáculo si la radiación solar es intensa.

Uno de los clásicos puntos fuertes del SLC es su práctico maletero. Gracias a un volumen máximo de hasta 335 litros, es el más espacioso del segmento, aunque se reduce de manera sustancial con la capota abierta, claro.


Por último, el sistema de infoentretenimiento COMAND Online brinda un sinfín de funciones nuevas o ampliadas en calidad de sistema de mando visualizado para navegación, teléfono, audio, vídeo e Internet.

Se incluyen el display en color de 7" con alta definición, la consulta de páginas de Internet en el vehículo detenido y el uso de las Mercedes-Benz Apps también durante la marcha (en combinación con el teléfono móvil correspondiente).


El nuevo SLC está interconectado en red de forma inteligente, y siempre en línea. De ello se encarga el módulo de comunicación incorporado de serie (tarjeta SIM fija en el vehículo), que hace posible el uso de los servicios Mercedes me connect. Entre los servicios básicos disponibles se incluyen actualmente la gestión de accidentes, la gestión de averías, la gestión del mantenimiento y el telediagnóstico.

El equipo de entretenimiento Audio 20 CD también ha experimentado una revalorización y ahora puede combinarse con el sistema de navegación Garmin MAP PILOT. Los datos de navegación de este equipo se cargan mediante una tarjeta de memoria SD. También se ofrece Live Traffic Information para optimizar las rutas del navegador.

Como veis; el nuevo SLK..., perdón; el SLC, mantiene la esencia que hicieron populares a sus antecesores y adquiere las últimas tecnologías de Mercedes en materia de confort, seguridad, conducción e infoentretenimiento. Su diseño está más depurado y se aproxima a lo que distinguimos del resto de la preciosa gama de la marca de la estrella, además de contar con nuevas mecánicas adaptadas para todos los gustos y necesidades.

Sólo con verlo; le auguramos de nuevo un gran éxito comercial. Lo veremos...


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style