BMW Driving Experience en el circuito de Los Arcos


El día de ayer estaba marcado en rojo en nuestro calendario, puesto que, como viene siendo habitual, los chicos de Burgocar, concesionario de BMW, MINI y Motorrad en Burgos, nos habían invitado a la BMW Drive Experience que se celebra cada año en diferentes circuitos de toda España.

En otras ocasiones, hemos tenido la oportunidad de comprobar las virtudes de la gama X de la marca bávara en la otra variante de estos cursos orientada a vehículos de tracción total, tanto en Sierra Nevada, como en la Rioja Alavesa y que os hemos dado buena cuenta de ello en la web.

Pero hoy íbamos a probar lo contrario. Las prestaciones puras de los BMW que allí se encontraban , poco tenían que ver con las sorprendentes capacidades Off Road que se nos mostraba en la XDrive Experience. Hoy estaba dedicado a la velocidad y al control de "bestias" como los Serie 1, los Serie 3 o los Serie 4, que desde sus versiones más básicas, ya nos deleitan con un ratio de potencia y una respuesta impresionantes.


La cita era en el circuito de Los Arcos, en la provincia de Navarra. Este circuito, de reciente construcción, es de primera categoría y menos Fórmula 1, puede albergar todo tipo de pruebas de cualquier disciplina. En su construcción colaboró nada más y nada menos que Pedro Martinez de la Rosa como asesor, así que además de ser una pista muy técnica, también es bastante segura.


En primer lugar; nos hemos acreditado convenientemente y mientras esperábamos nuestro turno, BMW nos tenía preparado un pequeño refrigerio para que entre pincho y pincho, los asistentes pudiéramos charlar un poco de nuestras cosas, coches y demás...

Era nuestro turno y como también viene siendo habitual, tuvimos un Brieffing en donde nos explicaban los ejercicios que íbamos a realizar, los modelos que íbamos a utilizar y algunos consejos para mejorar en nuestra conducción, válidos ya no solo para el circuito, sino que también muy recomendables en nuestra conducción habitual.

Después; una recua de BMW Serie 3 y Serie 4 nos esperaban en el pit lane con nuestros respectivos chófer para llevarnos a la zona de toma de contacto, en donde realizaríamos los primeros ejercicios con Serie 1 para "estirar las piernas" y perder el miedo al plato fuerte que era rodar en circuito.

La primera prueba consistía en tomar dos curvas enlazadas donde aprendíamos a "sacrificar" la primera trazada para poder salir con la mayor velocidad posible en la segunda curva. Todo estaba medido con radares de velocidad para saber cómo mejorábamos.

En la primera ronda, como toma de contacto, no lo hicimos mal, aunque se notaban ciertas carencias ya no de conducción sino de pilotaje, y entré demasiado cerrado, por lo que la electrónica del vehículo me estaba frenando para evitar males mayores. En la segunda ronda me emocioné demasiado y realicé la trazada con el coche totalmente cruzado y contravolanteando, así que tampoco pude mejorar mi tiempo; aunque debo reconocer que jugar con un tracción trasera en un lugar sin peligro y controlado es una auténtica delicia.


La segunda prueba consistía en hacer zig-zag entre conos para comprobar la estabilidad del coche y valorar nuestra diligencia con el volante. En la primera ronda me confundí hacia la dirección donde se comenzaba a girar y perdía bastante tiempo. Ya en la segunda comencé en condiciones y solventé el circuito sin problema. Nota personal para todos los lectores: mirad siempre al frente y a la trazada, nunca al objeto que queráis esquivar. Una profundidad de la visión os ayudará a tomar decisiones anticipadas y os evitará muchos errores de cálculo.

La tercera y última prueba se trataba de una Drag Race con un compañero, en donde había que acelerar al máximo y en un punto determinado clavar los frenos antes de llegar a un muro imaginario trazado con conos. Sin problema; aunque los Serie 1 tienen unos frenos espectaculares y podíamos haber apurado más la frenada. Realmente increíbles.

Después de hacer un poco de "manos" y aprender ciertas nociones con esos Serie 1, nos vinieron a recoger para realizar la prueba en el trazado navarro. Para esta ocasión me tocó un BMW 330i con el dorsal número 13, con 252cv de potencia y 350 Nm de par, capaz de acelerar de 0-100 Km/h en 5,8 segundos y alcanzar una punta de 250 Km/h. Es una berlina que a simple vista no llama demasiado la atención, pero como veis por las prestaciones es un auténtico devorador del asfalto.


La primera vuelta la dimos con el piloto oficial que se conocía el trazado de memoria y nos mostraba hasta qué punto el comportamiento del Serie 3 es realmente espectacular, apurando en cada curva, cada marcha...

Después nos tocaba el turno a los pobres "mortales" en donde nos disponíamos a dar y a disfrutar de unas vueltas con nuestras monturas. Después de ajustarme el asiento y el volante; !!!Go!!!, salimos a la pista como una auténtica exhalación.


Como os he comentado al principio, el circuito de Los Arcos es bastante técnico y después de la recta principal, hay una curva a derechas que se convierte en tres: la primera con una trazada casi sin pisar el freno, la segunda hay que pisarlo un poco más y la tercera es una horquilla que te encuentras sin que casi te haya dado tiempo a digerir la segunda y que hay que tomarla excesivamente despacio, concretamente, a unos 50 Km/h.


El resto del trazado es bastante menos complicado, aunque siempre hay que mantener la concentración. Se puede jugar mucho con las inercias del vehículo por los diferentes cambios de ritmo que nos permite y la sucesión de curvas, pondrán a prueba nuestras capacidades al volante una y otra vez, tanto en la frenada como en la trazada.

Una vez completadas las tres vueltas; nos dirigimos de nuevo a boxes donde nos aguardaba una última sorpresa. Por medio de un sorteo al azar, dos de nuestro grupo iban a ser los afortunados en completar el día con una experiencia de co-pilotaje en un espectacular M4 Coupé de 431cv con dos pilotos profesionales que se empeñaban en sacar la quinta esencia a toda una joya de la ingeniería como el Top de la Serie 4 y digno sucesor del M3 original. Por supuesto; mucha suerte, pero de la mala, no nos permitió ganar ese sorteo así que en otra ocasión será...


La experiencia ha sido toda una revelación. A título personal; me demostraron que tengo muchísimas carencias como piloto, aunque bien es cierto; que no me puedo comparar a los profesionales que nos impartían las nociones básicas y que tienen el "culo pelado" de vagar por los circuitos de toda España con la BMW Driving Experience.

Son unas jornadas en las que se aprende bastante sobre la dinámica de conducción, en este caso, deportiva y es muy recomendable, si tenéis la oportunidad; el que vayáis a este tipo de cursos, ya no por mera diversión y liberación de adrenalina (que también) sino por aprender a manejar situaciones tensas y saber controlar el vehículo en todo momento.

La nota agridulce, en mi caso, la puso el piloto con el que realicé el circuito, puesto que una cosa es que su trabajo sea el de controlar y aleccionar a los que allí nos encontramos y otra bien distinta, es que durante las vueltas que dimos; se dedicó a cambiarme de marcha de manera secuencial, tan sólo dándome la opción de coger el volante y los pedales, por lo que, digamos, no disfruté al 100% y no me permitía concentrarme del todo en lo que estaba haciendo. Con perdón de la expresión; no hay cosa que más me joda que interfieran cuando intento conducir, sobre todo si intento ir rápido... También se le olvidó dar al play de las cámaras, puesto que nos ofrecieron un USB para grabar nuestras evoluciones con la telemetría y de esa manera tener un grato recuerdo visual y ahora tan solo tengo un bonito USB con el logo de BMW.

No obstante; eso es seguramente una circunstancia que nos ha pasado a nosotros y me consta que el resto de los participantes en este evento (o por lo menos con los que tuvimos la oportunidad de charlar) disfrutaron muchísimo. Nosotros también, por supuesto; aunque la próxima vez me tenga que asegurar personalmente que por lo menos; las cámaras estén grabando.

Los profesionales que aporta BMW España, lo son como la copa de un pino y la organización es realmente espectacular, además de todos los medios y vehículos que ponen a disposición de los usuarios. Que nos haya ocurrido esta circunstancia es totalmente casual y puntual y personalmente, pensamos repetir siempre y cuando nos sigan invitando a estos eventos tan divertidos e instructivos.

Una vez más; agradecer a Burgocar y a BMW España su predisposición y su deferencia al invitarnos y aunque no sean las imágenes que deberían; por lo menos aquí os dejamos una muestra gráfica de cómo es el circuito y que os hagáis una ligera idea, para que lo disfrutéis, tanto, como lo hemos hecho nosotros.

!!!Enhorabuena BMW!!!


Si queréis saber más sobre BMW, en este ENLACE. Si lo que queréis es ver todos los eventos a los que asistimos pulsad en este otro ENLACE.




Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style