Prueba: BMW 420 GranCoupe XDrive Luxury




BMW es una gran marca de carácter premium, que durante toda la historia, ha rivalizado frontalmente con su némesis Mercedes. Ambas marcas nos ofrecen soluciones parecidas, pero con un carácter muy bien diferenciado, en Mercedes se nos presenta con un halo de exclusividad y clase y en BMW con un tacto más deportivo y visceral.

Ambas marcas tienen una extensa gama de vehículos en casi todos los segmentos existentes y de hecho; ambas marcas poseen variantes exclusivas a las que no se las puede comparar con ningún rival en el mercado.

Es el caso del representante de la marca bávara que ocupa nuestra prueba de hoy. Desde hace un par de años; en BMW decidieron cambiar las nomenclaturas de su gama y determinaron que sus coches convencionales serían las series con números impares y sus coupés y deportivos, serían denominados con números pares.


De esta manera; nos encontramos el Serie 1, el 2, el 3, el 4, el 5, el 6 y por último, el Serie 7 como berlina de representación. Lo mismo ocurre con la gama de todo-caminos, partiendo desde el X1, X3, X4, X5 y X6. De esta manera, el Serie 2 es la versión coupé del Serie 1, el Serie 6 del Serie 5 y el Serie 4 de la berlina superventas de la marca, Serie 3, al igual que el X4 es del X3 lo que el X6 es del X5.

Después de este baño de siglas, cifras y nomenclaturas; ¿os habéis enterado?. La verdad es que leído es un tanto extraño, pero es una buena manera de diferenciar las diferentes gamas de las que hace gala la marca alemana.

Por lo tanto; hoy probamos el BMW 420d, y como representante de la Serie 4 (par) es un coupé de dos puertas que..., espera; ¿tiene cuatro puertas?.


Sí amigos; el BMW de nuestra prueba de hoy es un coupé, pero con cuatro puertas, un concepto que en la marca alemana denominan GranCoupé y que combina lo mejor de una carrocería coupé, con su dinamismo, su diseño y su comportamiento; con lo mejor de una carrocería familiar, como un amplísimo maletero, cuatro cómodas plazas y un espacio más que suficiente para los pasajeros de las plazas posteriores.

Es una alternativa muy original para todos aquellos a los que el Serie 3 les parezca un tanto convencional y se quieran desmarcar con algo diferente, pero que posea las mismas cualidades que la berlina por excelencia.


No obstante; podríamos destacar al Serie 4 GranCoupé un escalón por encima del Serie 3, porque a pesar de que compartan muchos elementos, este se sitúa a caballo también con el segmento superior, que es el territorio del Serie 5.

¿Para quién está diseñado este Serie 4 GranCoupé?. Pues, por ejemplo, para todos aquellos usuarios a los que el Serie 3 les parezca una berlina del "montón" y quieran diferenciarse y desmarcarse del común de los mortales. También es muy apropiado para todos aquellos que busquen lo mejor de ambos mundos, el de las berlinas y el de los coupés, y que les guste realizar una conducción deportiva o dinámica, sin tener que renunciar a la versatilidad que te ofrece una berlina convencional.

A fin de cuentas; es una mezcla perfecta entre un Serie 3 y un Serie 4, con el aliciente de contar con un maletero más práctico, ya que, debido a su pronunciada caída del techo hacia la zaga, la tapa del maletero se ha desestimado a favor de un gran portón, que nos facilita el acceso y la ubicación del equipaje. Esa gran boca de carga, nos da paso a un enorme maletero de 480 litros muy aprovechable, con algunos huecos laterales en donde dejar nuestras pequeñas cosas de uso cotidiano.

Se nota que BMW cuida hasta el más mínimo detalle y las líneas de la carrocería están perfectamente esculpidas para proporcionarnos esa sensación de calidad y dinamismo que desprenden los productos de la marca bávara.


Las formas de los pilotos traseros con tecnología LED, al igual que los delanteros, que marcan la seña indiscutible de la firma original de Munich, son en sí mismos auténticas esculturas y denotan un punto de agresividad al conjunto, aderezado con esa estructura "coupeizada", pero con cinco puertas y una línea que desciende desde los cuartos traseros del techo, suavemente hasta la zaga, desembocando en un tímido alerón sobre la tapa del portón del maletero.

Esa caída del techo y la poca distancia de la carrocería respecto al suelo, nos puede hacer pensar que estamos ante un coche en el que prima el propio diseño en vez de la habitabilidad interior. Pues no. Realmente en el interior nos encontramos con un habitáculo amplio, aunque eso sí; muy bien definido para albergar tan solo a cuatro pasajeros, siendo la butaca central, algo así como para salir del paso en una situación determinada.

Las cuatro plazas son excepcionalmente confortables y nos sujetan el cuerpo a la perfección, tanto las delanteras como las traseras. Estas podrían acusar el famoso "mal de altura" que en los coupés se suele dar en las personas más altas que viajan en las plazas traseras, pero, gracias a la colaboración de un compañero que mide 1,84 cm, pude comprobar como todavía le quedaba medio palmo hasta rozar con el techo.

Y es que la verdad, tanto en las plazas traseras como delanteras, la posición es la de ir bastante estirado, al más puro estilo deportivo. Eso, sumado a que vamos sentados más bajo de lo habitual, aunque las formas exteriores sean más estilizadas, nos permite disfrutar de mucha amplitud interior.

Pero vamos al puesto de conducción. Si hay un "pero" que le puedo achacar a todos los componentes de la gama BMW, es que sus interiores son bastante idénticos entre si. Llevan muchos años sin variar ese interior y podríamos decir que todos los BMW se parecen demasiado al volante. Eso no implica a que desde el momento en el que nos sentamos, nos sintamos complementados con el vehículo y formemos parte de él.


Todos los mandos los encontramos muy al alcance de nuestra mano y su tacto y acabado es un punto y a parte en el sector del automóvil. En nuestro Serie 4 GranCoupé, teníamos la terminación Luxury, con elementos diferenciadores que le aportan un valor añadido, como unos asientos de un cuero excelente color crema, terminaciones con efecto de madera, que le aportan esa nota de clase (por mucho que digan que ya no se lleva...) y prestancia, paneles de plástico blando muy agradable al tacto y a la vista y unos ajustes entre ellos increíblemente logrado. Digamos que es una de las marcas que más cuidan esos detalles y a la larga, gracias a ello tendremos siempre un vehículo impecable.

La nota deportiva del interior, la aportaba el volante multifunción de tres radios. perfectamente tapizado en cuero negro, con unas enormes levas detrás para accionar el cambio automático secuencial y que procedía de la división "M", según rezaba en el logo sobre la base de ese volante.

Todos los elementos gozaban de un trato excepcional y desde el sonido al cerrarse las puertas (sin marco, como debe ser en un buen coupé), hasta los diferentes mandos que poblaban la superficie de la consola, estaban pensados y diseñados para proporcionar al conductor esa sensación premium tan indescriptible.

Como equipamiento de serie, nuestra unidad no estaba nada mal e incluía elementos tales como climatizador automático bi-zona, ordenador de a bordo, volante multifunción con los mandos del Bluetooth, el control de velocidad de crucero y el limitador, el del propio ordenador de a bordo, los correspondientes al equipo de audio y el asistente de control por voz. Asistente de arranque en pendientes, Start/Stop, arranque por botón, asientos delanteros eléctricos y calefactados, navegador en pantalla de 6,5 pulgadas, sistema de infoentretenimiento con mando i-Drive entre los dos asientos, tapicería de cuero, portón de maletero eléctrico, sensores de luces y lluvia, sensores de aparcamiento delanteros y traseros o llantas de 19 pulgadas entre otros elementos de seguridad y confort.

Por supuesto; podemos ampliar ese equipamiento con los diferentes paquetes disponibles de manera opcional, entre los que podríamos incluir el Head Up Display, cámara trasera, asientos deportivos, un equipo de audio mejorado...

La versión que nos tocó probar era el 420d con un motor 2.0 de 190 cv y un buen Par máximo de 400 Nm, capaz de acelerar de 0-100 Km/h en 7,4 segundos y alcanzar la, nada desdeñable cifra de 230 Km/h de velocidad punta.

Esta mecánica puede ser más prestacional, pero debemos tener en cuenta, que nuestra versión también correspondía a la serie XDrive y tenía tracción total inteligente. Generalmente, la tracción predomina en las ruedas traseras, pero en cuanto el coche detecta alguna pérdida de adherencia o de tracción, la fuerza se distribuye automáticamente a las ruedas que lo necesiten en cuestión de milisegundos y de esa manera, nos proporcionan un plus de seguridad bastante importante cuando realizamos una conducción decidida.


El conjunto estaba asociado a una caja de cambios automática-secuencial de 8 relaciones, con un funcionamiento preciso y suave y con unas relaciones de cambio muy acertadas en según qué tipo de conducción estimemos circular en ese momento.

Al lado de ese selector del cambio, existen unos controles con varias nomenclaturas. Cuando arrancamos; el modo Comfort se activa por defecto. Con ese modo circularemos de una manera correcta y normal y el esquema de suspensiones y la dirección, serán muy amables con conductor y pasajeros. Si activamos el modo ECO-Pro, las reacciones de la caja de cambios varían y procura realizar los cambios muy rápidos para circular en la marcha más larga posible mientras conducimos en suelo urbano. Ese modo nos permite ahorrar combustible y de hecho, vemos en el ordenador de a bordo los kilómetros que podemos hacer de más con el mismo depósito.

Con los otros dos modos de conducción, las cosas se ponen algo más serias. En el modo Sport, las suspensiones se ponen más firmes, se desactiva el Start/Stop, el sonido del motor se vuelve más bronco, las relaciones del cambio son más reactivas y nos aguanta hasta casi el corte de inyección antes de subir de marcha. Por último; el modo Sport + es aun más radical y directamente nos desactiva el sistema ESP, para permitirnos "jugar" un poco más en las curvas con pequeños deslizamientos de la zaga para redondearlas. Aunque sinceramente; con la tracción XDrive es una tarea realmente complicada...


Es un coche muy confortable en términos generales, con una excelente suavidad de marcha, una gran insonorización interior y trazas de ser una berlina superior, pero con ese toque deportivo que le aporta su esculpida carrocería estilo coupé.

Va muy aplomado en curva, incluso con las suspensiones en modo Comfort y no existen apenas derivas de la carrocería, aun circulando en una carretera revirada de forma "alegre". La dirección, por su parte, es muy precisa en todo momento y nos transmite con fidelidad lo que ocurre debajo de los neumáticos.


La transmisión automática es ideal para realizar una conducción relajada a buen ritmo e incluso, para circular tranquilamente por las urbes en el modo ECO-Pro, aunque si vamos a realizar una conducción dinámica, mejor pasar al cambio secuencial y cambiar con las levas, porque en esas circunstancias, se produce un pequeño retardo entre lo que queremos hacer y lo que tarda la caja de cambios en interpretarlo. No obstante; es una excelente transmisión que en su modo más ahorrador, nos asegura unos consumos de tan solo 4,5 l/100 Km homologados por la marca.


Conclusión final.

Te gusta conducir, eres joven, pero ya se te ha pasado la edad de hacer carreras ilegales en los polígonos, tienes éxito en la vida, un buen trabajo, una buena pareja e incluso; un crío de entre 5 y 8 años ¿por qué no?. Llega la hora de valorar la compra de una berlina premium pero te aburren los convencionalismos y quieres algo diferente. ¿Has pensado en un Serie 4 GranCoupé?. Podría ser tu coche...


Es ideal para viajar con la mayor comodidad conocida, o bien con tu niño o bien solo con tu pareja o incluso, con otra pareja. Tiene un gran maletero de casi 500 litros para albergar maletas y enseres de todo tipo y además, con un fácil acceso eléctrico y una gran boca de carga. No nos olvidemos de que también contamos con una gran habitabilidad interior, a pesar de su espectacular visión coupé del exterior.

La mecánica 2.0 de la marca es de sobra conocida por su fiabilidad y prestaciones, además de reunir en el mismo conjunto, un consumo realmente aquilatado y una baja rumorosidad. Con 190 cv y 400 Nm tiene potencia y fuerza de sobra para adelantar o subir un puerto de montaña, pero también es un buen motor que nos ofrece la posibilidad de "divertirnos" al volante y alcanzar una buena cifra de prestaciones, tanto de aceleración, como de velocidad punta.

Con los diferentes modos de conducción, podremos elegir la respuesta que nos apetece en cada momento. Según como nos levantemos; podemos ir al trabajo de manera cómoda o liberar el estrés acumulado del día con los modos Sport y Sport +, si realmente hemos tenido un día de "perros".


Su tracción total XDrive nos aporta un plus de seguridad en carretera, además de no interferir demasiado si queremos disfrutar. Lo único que notaremos es agarre, agarre y más agarre, por lo que el paso por curva puede resultar hasta demencial. También es realmente práctico cuando nos vayamos a esquiar en invierno.


Por supuesto; BMW es una marca premium y "viste" bastante más que cualquier otra marca más mundana, así que si queremos ser diferentes, hay que pagarlo. De todas formas; el equipo de serie es coherente con la prestancia del coche, aunque si realmente queremos tener un coche de revista, tendremos que tirar de la lista de opcionales y paquetes específicos.


El precio de nuestra unidad y versión de pruebas, con la tracción total XDrive, parte desde los 48.850 euros y como ya os habíamos indicado; es un poco superior a su homólogo Serie 3 con la misma configuración. Pero insisto; si quieres ser diferente y lo convencional no va contigo, ¿por qué elegir un coche que también podría elegir tu padre?. Eso sí; yo elegiría la versión Sport, porque una estética tan clásica acaba de ir con mi personalidad. Aunque bien mirado; yo no soy un tipo de éxito... !!Soñar es gratis amigos!!


¿Queréis saber más sobre el resto de nuestros artículos de BMW?. Pulsad en este ENLACE. Si queréis saber más sobre el mundo de las berlinas, pulsad en este ENLACE. Pero si queréis ver todas nuestras pruebas dinámicas; este es vuestro ENLACE.

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC