Prueba: Renault Talisman 160 dCi Initiale Paris.


Llevábamos tiempo intentando hacer esta prueba dinámica, ya que desde su aparición, el Renault Talisman ha levantado muchas expectativas, puesto que viene a sustituir al ya "quemado" Renault Laguna.

Después de varios lavados de cara desde su aparición; el Laguna ya no podía competir de tú a tú con la feroz competencia y sus coches cada vez más amplios, bonitos y tecnológicos. Así que aprovechando el nuevo y revolucionario lenguaje de diseño de la marca, los chicos de la firma francesa han encontrado la excusa perfecta para renovar a su berlina por excelencia y hacer un vehículo totalmente nuevo, dando por finalizada la producción de uno de los coches que más satisfacciones les ha dado a nivel comercial dentro de su segmento. Nace de esta manera, el nuevo Renault Talisman.


Y el Talisman ha entrado pisando fuerte dentro de ese segmento cada vez más competido que es el segmento D, en donde se tiene que batir el cobre con especímenes como el Ford Mondeo, el Kia Optima, el Opel Insignia o el Volkswagen Passat, sólo por poner algunos ejemplos.

Con dos tipos de carrocería a elegir, berlina y familiar, el Talisman destaca por un diseño diferenciador y que es marca de la casa en los nuevos productos de la marca francesa, en el que llama la atención ese frontal característico con las luces diurnas en forma de C que se funden con los faros delanteros y le imprimen esa gran impronta dinámica y de personalidad que le hacía falta a los diseños de la marca francesa.

Nosotros en esta ocasión; tuvimos la fortuna de probar la versión de cuatro puertas, con el motor diésel más potente y además, con el acabado exclusivo Initiale Paris, que es la terminación más lujosa y dotada de serie con la que se nos presenta la berlina gala.


Entre los elementos diferenciadores con el resto de la gama, nos encontramos en el exterior con la pintura exclusiva para esta versión denominada "Negro Amatista" y que según incida la luz del sol sobre las líneas del vehículo, cobra tonalidades negras y violetas con un efecto tornasolado bastante curioso. También llaman la atención sus espectaculares llantas de 19 pulgadas, que también sólo se pueden montar con este acabado, además de tener los logotipos Initiale cromados repartidos por la carrocería, para que todo el mundo sepa que conducimos la versión más excelsa.

En cuanto al interior, los asientos de perfecta factura y muy cómodos para realizar largos trayectos por carretera, son de cuero de origen bovino, además de contar con las alfombrillas específicas para esta versión y los umbrales de las puertas son cromados con la denominación Initiale.

Por lo demás; este Talisman es igual, por lo menos en cuanto a línea se refiere, que el resto de sus hermanos. Tiene un diseño moderno y actualizado con trazos futuristas, como el diseño de los faros delanteros y los pilotos traseros, de aspecto tridimensional y cuyo haz de luz por la noche, parece que apunta directamente al logo situado en el centro. Pero también mantiene una línea clasica, como la carrocería de tres volúmenes y un perfil ligeramente ascendente y alargado que desemboca en la zaga, con un pequeño saliente al final de la tapa del maletero a modo de pequeño alerón y una doble salida de escape perfectamente integrada en el paragolpes trasero.


Si abrimos el maletero, operación que podemos realizar pasando un pié por debajo del paragolpes; nos encontramos con una aceptable boca de carga, a pesar de que la tapa es corta, que nos dará paso a un infinito maletero de 515 litros y que aumenta hasta los 608 litros si aprovechamos también la doble superficie debajo del piso. Esta capacidad de carga y una mayor accesibilidad, o por lo menos más cómoda para bultos grandes, se ve aumentada de manera exponencial con la versión familiar Break. Es un maletero muy aprovechable y tiene varios huecos en los laterales para ordenar y colocar objetos de uso cotidiano.

En el interior, nos encontramos ante un puesto de mando sacado de los libros de ciencia ficción y que Renault lo está explotando en todos sus modelos. Los asientos, como hemos dicho antes, están tapizados en cuero de primerísima calidad y son especialmente confortables en distancias largas. Además; en el caso de nuestra unidad de pruebas, tenían regulación eléctrica, por lo que encontrar la posición ideal de conducción era pan comido.

La capilla de relojes es totalmente digital, con una información clara y precisa además de ser configurable según el modo de conducción que tengamos activado, ya que por supuesto; el sistema Multi Sense también estaba incluido dentro de la dotación de serie.

El Multi Sense es una opción que por medio de la electrónica de la centralita, nos permite elegir el modo de conducción idóneo para cada momento. En modo ECO, el más recomendable para la ciudad, la caja de cambios, en nuestro caso automática EDC de doble embrague y seis relaciones, nos procura unos cambios suaves y rápidos para favorecer el consumo en las grandes ciudades, así que en muy poco tiempo, nos encontramos rodando en sexta y a 50 Km/h. La dirección también se ablanda y se vuelve más ligera y la respuesta del motor se ve limitada en parte.

El modo Neutral, es el que se activa por defecto cada vez que arrancamos el coche y es el modo de conducción estándar que tendría cualquier Talisman sin este sistema. También tenemos el modo Comfort, muy apropiado para viajes por carretera, en el que las suspensiones se vuelven con un tarado más liviano, la dirección se mantiene bastante ligera y la respuesta del motor se adapta a una velocidad constante, más o menos. Por supuesto; el modo deportivo Sport, favorece una conducción más dinámica, el tacto del volante se endurece, la respuesta del acelerador es más instantánea y la caja de cambios estira las marchas hasta casi el corte de inyección en las aceleraciones más enérgicas. Por último; existe un modo Personalizado en el que podremos elegir qué y de qué manera queremos que funcione cada uno de los parámetros que se puedan variar.

Cada modo de conducción, va acompañado por un color característico que además, sirve de referencia para la iluminación ambiental del habitáculo, aunque podemos poner el color que queramos en cada momento. De hecho; casi cualquier elemento del coche es configurable gracias a su sistema de infoentretenimiento y su gran pantalla táctil vertical de 9 pulgadas.


Desde ahí, podemos jugar durante horas y variar hasta lo más irrisorio que tenga el vehículo. También sirve para visionar el navegador y los parámetros del ordenador de a bordo, pero es que tiene tantas y tantas funciones, que sería una ardua tarea el enumerarlas todas...

Parte de esas cosas configurables, se encuentran dentro del equipo de serie del Talisman Initiale Paris. Además de los aditamentos estéticos tanto del exterior como del interior, la versión más dotada de serie incluye elementos como climatizador bi-zona con sistema de purificación del ambiente, navegador, ordenador de a bordo, volante multifunción, sensores de aparcamiento delanteros y traseros con cámara de apoyo trasera, escudo de protección perimetral, asientos delanteros de cuero, calefactados, ventilados y con regulación eléctrica, masaje en ambos asientos delanteros con varias intensidades y tres modos de funcionamiento: Relajante, Tonificante y Lumbar, Head Up Display, iluminación ambiente interior, llantas de 19 pulgadas, control de velocidad de crucero adaptativo con limitador, luces delanteras Led, lunas tintadas, sistema de aparcamiento asistido, asistente de arranque en pendientes, asistente de cambio involuntario de carril y de ángulo muerto, equipo de audio Bose con 13 altavoces..., y así, hasta que nos aburramos.

Las plazas tanto delanteras como traseras, son muy cómodas y existe un gran espacio interior en todas sus cotas. Por otra parte; la insonorización y el aislamiento del exterior, es una de las claves en la que más tiempo han empleado los chicos de la marca francesa y eso se nota en esos pequeños detalles.

Pero vamos a ponernos al volante, que es muy bonito por fuera y viene muy bien equipado, pero hay que saber también lo bueno que es ¿no?.

Como ya os habíamos indicado; el Talisman que nos prestaron para hacer la prueba es el motor más potente dentro del grupo de los diésel, que lo componen el 1.5 dCi de 110cv y el 1.6 dCi de 130 y 160cv, que es el caso que nos ocupa en esta ocasión. Para conseguir tal ratio de potencia, la mecánica de 160cv tiene doble turbo.

Las versiones de gasolina son un 1.6 TCe con dos gamas de potencia: de 150 y 200cv. Se pueden elegir con caja de cambios manual o automática, según versiones, siendo la automática EDC de doble embrague, la que se monta por defecto en las versiones más potentes, como también era nuestro caso.


El Talisman de nuestra prueba es una berlina potente y prestacional, pero no debemos olvidar que el Talisman como tal; no tiene ninguna pretensión deportiva. Sea cual sea su acabado o su mecánica, tenga más o menos prestaciones o tenga más o menos equipamiento; el Talisman es un excelente vehículo para viajar plácidamente.

Eso no quiere decir que no sea dinámico, ya que gracias la configuración de su carrocería y chasis, y unas suspensiones muy bien calibradas que favorecen el confort, pero que también nos ofrecen un aplomo considerable; el Talisman es un coche muy estable bajo cualquier circunstancia y nos ofrece una gran sensación de seguridad en curva.

Sobre todo nuestra unidad de pruebas, ya que montaba el sistema 4Control. No es que tenga tracción total, ya que no está disponible, sino que el 4Control es un sistema que a baja velocidad, hace que las ruedas traseras giren unos grados en sentido contrario a las delanteras para reducir el radio de giro del coche, pero que a altas velocidades, gira unos pocos grados las ruedas, pero esta vez en el mismo sentido que las delanteras, para de esta forma, hacer que el Talisman sea extremadamente ágil en su paso por curva.

La mecánica es realmente potente y con 160cv y 380 Nm de par máximo, nunca nos faltará fuerza para adelantar o afrontar un puerto de montaña. Es una mecánica que carece de carácter deportivo y su funcionamiento es suave y progresivo, pero eso no implica que sus prestaciones sean discretas, ya que alcanza una punta de 215 Km/h y acelera de 0-100 Km/h en menos de 10 segundos, concretamente; en 9,8.


También consigue unos consumos frugales, gracias al empleo masivo de materiales ligeros en la construcción de la carrocería, así que se conforma con tan solo 4,4 l/100 Km en ciclo mixto homologados por la marca y que en rara ocasión superará los 6,5 l/100 Km.

En términos generales es un vehículo muy bien rematado, ya que a su atractivo diseño, debemos sumar un enorme confort de marcha, un extensísimo equipo de serie de última tecnología, una mecánica solvente y una gran agilidad en cualquier tipo de ocasión, aunque no es precisamente el mejor componente para "hacer" unas curvas en un puerto revirado de montaña, sino que más bien es para hacerse un Bilbao-Sevilla del tirón y sin ningún tipo de cansancio.


Conclusión final.

Definitivamente; en Renault han hecho muy bien los deberes y a la marca del rombo les ha quedado una berlina muy interesante y apropiada para los clientes habituales y potenciales de este tipo de vehículos.


Con 4,84 metros de longitud, se sitúa en el corazón del segmento de las berlinas medias y es un rival muy a tener en cuenta por los competidores más consagrados y los preferidos para las grandes flotas de vehículos.

El diseño que nos muestra, con unas líneas que no se desmarcan con florituras y que apuestan por la sobriedad en general, es algo que gusta mucho en un segmento conservador como este, pero que rompe los convencionalismos gracias a su atractivo y original frontal, común denominador de los nuevos productos de la marca francesa, y a una zaga muy bien solucionada y que entremezcla trazos clásicos, con la modernidad y la clase que le aportan los pilotos traseros espigados.


Nuestra unidad de pruebas, añade un plus extra de carácter premium, ya que la edición especial Initiale Paris es la más alta de la gama e incluye elementos estéticos diferenciadores que harán las delicias de los más sibaritas y atraerán a todas las miradas, como las preciosas llantas de 19 pulgadas específicas y la pintura opcional "Negro Amatista", con esos efectos tornasolados que le aportan una nota diferenciadora y "viste", de qué manera, al Renault Talisman.

La gama cuenta con un buen nivel de equipamiento en todas sus variantes, pero nuestra edición Initiale Paris es la más dotada de todas. Su equipo de serie es extensísimo y es prácticamente imposible enumerar todos los gadgets que tiene en una pocas líneas, desde masaje en los asientos delanteros, pasando por infinidad de sensores alrededor del coche que nos protegen de posibles golpes tontos o elementos más dignos de berlinas de carácter superior como la ionización automática del aire del habitáculo, el Head Up Display o el Multi Sense con varios modos de conducción a elegir, por poner unos pocos ejemplos.


También teníamos a nuestra disposición el sistema 4Control, que giraba unos grados las ruedas traseras, según el momento y la velocidad, y de esa manera nos aportaba un grado de agilidad excelente dependiendo de las circunstancias. En carretera nos permite una mayor precisión en las curvas y en ciudad nos facilita las maniobras y los radios de giro.

Generalmente es un coche que nos proporciona una gran sensación de seguridad, puesto que su carrocería va muy aplomada respecto a los virajes y el esquema de suspensiones es perfecto, con un denominador común que es el confort de marcha, pero que no inclina en exceso en los giros más cerrados.


Por supuesto; la habitabilidad es excelente, tanto en las plazas delanteras como traseras, como debe ser en una berlina, y el maletero cuenta con un buen cofre de carga, aunque bien es cierto, y como ocurre con muchos componentes del segmento de las berlinas de tres volúmenes; la boca de carga es bastante angosta y será complicado ubicar bultos de cierto tamaño.

Por último; también probamos la mecánica más enérgica de la rama de los diésel. Concretamente era un motor 1.6 dCi Biturbo, al que le han exprimido 160cv y que genera un buen par máximo de 380 Nm. Es una mecánica poderosa a la par que frugal en consumos, con muy poca rumorosidad, incluso a altas velocidades y de funcionamiento muy progresivo.

Es quizás ese dato el que me dejó más frío, ya que con semejante potencia, me esperaba un tirón más espectacular en las aceleraciones más enérgicas. No es que no corra o que le falte fuerza como tal, ni mucho menos, solo que no es una mecánica reactiva y no tiene la necesidad de demostrar nada pegándote la espalda al respaldo del asiento. Sólo acelera con diligencia y hace lo que tiene que hacer, alcanzando unas prestaciones más que suficientes en una berlina así.

El Renault Talisman es una gran berlina, con una estética muy acertada y lo último en tecnología en materia de infoentretenimiento y en seguridad activa y pasiva. La versión Initiale Paris con la mayoría de extras que probamos; es además un vehículo que desprende clase por todos sus poros y cuenta con un equipamiento digno de berlinas mucho más caras y de segmentos superiores, algo que Renault, ha sido capaz de hacer más accesible a un público que busca ese tipo de alicientes, pero que no quieren la notoriedad (ni el desembolso económico) que supondría el llevar un vehículo más grande o de marcas con más rango de lo que denominamos y entendemos como premium.


El Renault Talisman convence. Es una berlina muy apta para nuestro día a día, con un diseño original y grandes mecánicas. Su habitáculo es muy espacioso y tiene un gran maletero, aunque si me dan a elegir; yo me quedaría con la practicidad que nos proporciona la versión Break, gracias a su portón de acceso.

No obstante; con nuestro acabado Initiale Paris, parece que la marca francesa se ha esmerado mucho más y han vestido de gala, con un traje hecho a medida, a una berlina convencional, con muchas aptitudes para ser un nuevo "estorbo" a los más consagrados miembros de la "realeza" en este segmento.


Si queréis saber más sobre nuestros artículos de Renault, pulsad en este ENLACE. Si queréis saber más sobre el segmento de las berlinas, pulsad en este otro ENLACE.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style