Lo demás es historia: 50 Años de Dudenhofen.


Cuando compramos un vehículo, siempre hemos tenido en cuenta factores como el diseño, el motor o el precio, pero también, nos fiamos mucho de lo que nos comenta la gente de nuestro alrededor sobre sus experiencias particulares. Y como un coche le haya salido "malo" a uno de nuestros conocidos..., podíamos decir que ese vehículo ya está sentenciado por mucho que nos guste.


En realidad, no somos conscientes de hasta qué punto ha tenido que sufrir ese modelo antes de pisar los concesionarios y de los test extremos que han tenido que superar de manos de los ingenieros más despiadados. 

La fama de que un coche tenga mayor o menor fiabilidad, tan solo puede venir de los típicos errores en una producción en cadena, así que suele ser circunstancial, o simplemente; el hecho de haber montado una serie de componentes, normalmente procedentes de proveedores externos, que estuvieran defectuosos. En muy rara ocasión ,se debe a un fallo de diseño, ya que los expertos de las marcas, cuentan con todos los medios para probar sus nuevos modelos mucho antes de que salgan al mercado. 


Por ejemplo Opel, además de los test de miles de kilómetros que realizan con sus futuros modelos por medio mundo, desde el Círculo Polar Ártico hasta el desierto del Atacama en Chile, también cuenta con una pista de pruebas particular en Alemania, en donde existen pistas de todo tipo y en donde maltratan a sus coches nuevecítos antes de darles el visto bueno para la producción en serie, con la finalidad de detectar fallos, desgastes prematuros o futuras averías.


El campo de pruebas de Opel en Dudenhofen, como era conocido en su tiempo, abrió hace 50 años. Desde entonces, incontables vehículos Opel han tenido que encarar las pruebas más duras en su camino hacia la producción. 

Desde el mismo inicio, el campo de pruebas fue continuamente ampliado y modernizado y así, con el paso de los años, se ha convertido en el centro de pruebas más largo e importante de Opel en Europa. Para todos los interesados, Opel celebrará el medio siglo de Dudenhofen con un día de puertas abiertas el próximo 10 de septiembre en el que mostrará las interioridades de cómo funciona el centro de pruebas. Además, Opel presentará ante cerca de 20.000 asistentes (incluidas caras famosas del mundo de la política, deporte y economía), un colorido espectáculo alrededor de los modelos y el compromiso con el automovilismo de la marca.
Al comienzo, en abril de 1966, el área grande tenía 2,6 km2 con una combinación de varias calles y carreteras con una longitud total de 33 kilómetros. Entonces, como ahora, los ingenieros utilizaban estas instalaciones para probar los nuevos desarrollos en la pista de alta velocidad de 5 kilómetros con una inclinación de 33 grados que rodean la zona. Alternativamente, usaban la pista deslizante, una zona hormigonada con un diámetro de 100 metros que se utiliza para determinar el comportamiento de la dirección o para medir la desviación del vehículo en las curvas con precisión. 

En la década de 1980, se añade una larga pista de sonido y confort de 4,4 kilómetros y en 1992, toda la pista de alta velocidad se renovó en 24 semanas, debido a su elevada utilización. Desde entonces, el circuito, la pista de sonido y confort, la deslizante, la de manejo y la de tortura permiten una extensa prueba del vehículo y también el trabajo de desarrollo de motores, frenos, dirección o chasis.

La zona se ha ido extendiendo sucesivamente. En 2004, se añade una pista ovalada y el sistema de drenaje para las pruebas de slalom y en 2006 se suma un campo de pruebas para los vehículos de tracción 4x4 junto con una moderna gasolinera industrial con 32 bombas de 16 tipos diferentes de combustible. 


Desde la segunda renovación del circuito en 2012, los pilotos de pruebas pueden llegar a tomar la pronunciada curva del circuito ovalado a 250 km/h sin la influencia de fuerzas laterales, incluso teóricamente pueden quitar sus manos del volante. Así es cómo se calcula en realidad la velocidad máxima de los coches, algo curioso, ya que personalmente pensaba que lo harían sobre unos rodillos especiales o que sería una estimación perfectamente calculada... 

La estación meteorológica interna proporciona datos sobre la humedad, velocidad y dirección del viento. Esto se complementa con los sensores incrustados en la superficie de la carretera que emiten de forma permanente los datos de la temperatura y la humedad de la superficie de modo que estos pueden ser considerados en el resultado de la prueba. Y, obviamente, las pistas deben estar preparadas para la prueba de acuerdo a las condiciones climáticas.


Cuando los nuevos vehículos, como el actual Opel Astra, se ponen a prueba en Dudenhofen, lo que significa que hacen alrededor de 40.000 kilómetros en condiciones extremas. La distancia es equivalente a más de 200.000 kilómetros o 15 años en "condiciones reales". El último compacto de Opel sufrió presiones equivalentes a un ciclo de vida de producto en tan sólo !!24 semanas!!.
Opel comenzó el mayor proyecto de expansión y modernización en Dudenhofen en 2013. La compañía continuará invirtiendo una elevada cifra en la zona situada al sureste de Frankfurt, con casi 65 kilómetros de pistas de prueba, hasta 2020 y en la actualidad, ya está terminada la nueva carretera de acceso que conduce al edificio de recepción y el área de aparcamiento. 


Por otra parte, el nuevo taller de chasis cuenta con una gran zona de almacenamiento de neumáticos para un máximo de 8.000 ruedas junto con tres nuevos bancos de pruebas para las emisiones de escape. La recta larga, de dos kilómetros de longitud con un retorno de varios carriles y curvas en ángulo, está también en uso. El ángulo de estas curvas se ha determinado de tal manera para que las cuatro ruedas lleven la misma carga al pasar, lo cual permite pruebas de frenado al final del tramo y de esa manera comprobar el equilibrio real del coche. 

Este tramo tiene forma de embudo y su anchura se incrementará de 30 metros a 300 metros, cuando se termine la nueva pista de deslizamiento. La enorme área también se utilizará para desarrollar la conducción automatizada. Los responsables aseguran que un Boing 737 podría fácilmente aterrizar allí. La recta larga se encuentra fuera del área original y corre paralela a la carretera principal adyacente, por esta razón, compraron estas tierras al ayuntamiento.

Opel también está aumentando las capacidades para las pruebas de los sistemas de asistencia al conductor en Rodgau-Dudenhofen con la creación de una nueva pista para frenado de emergencia automatizado. Sin embargo, aún hay más. La longitud total de la pista de pruebas se incrementará hasta 90 kilómetros en los próximos años. Por otra parte, se añadirán pistas de pruebas para motores, extensiones de las pistas y nuevas rutas para satisfacer las diversas demandas. El número de empleados en las pistas de pruebas de Dudenhofen y el Centro de Desarrollo aumentará entonces de 150 a 700. Voy a ir aprendiendo alemán...

Durante todos estos años, el circuito de pruebas de la marca alemana ha tenido en su haber varias anécdotas y curiosidades, entre las que se encuentran por ejemplo la del “pino grueso” y los caballos de Przewalski.


EN Alemania, el medio ambiente juega un papel importante no sólo durante las pruebas, sino que es fundamental para la propia área. La gasolinera ahora tiene más de 16 diferentes tipos de surtidores y de carga para coches eléctricos, así que el 90 por ciento del agua necesaria para el lavado de coches se toma del subsuelo y se recicla después de su uso. Los sistemas de luces halógenas serán cambiados a LED y el uso de una estación de energía térmica interna es también un tema para el futuro. Durante el período de planificación de la zona ya se ha tratado de mantener la mayor cantidad de población de árboles. El pino más antiguo de Hesse todavía se puede encontrar en medio de la zona; un árbol, apodado "pino grueso" que tiene alrededor de 275 años.
Por otra parte, se pueden ver caballos de Przewalski al lado del Centro de Pruebas de Opel. Los animales son parte de un proyecto de conservación de la naturaleza en el antiguo campo de entrenamiento en Babenhausen. 


La Fundación Adam Opel AG financió el proyecto con 900.000 euros y está cooperando con el Departamento Federal Bosque Schwarzenborn y la Agencia Federal de la Propiedad Pública. Las extensiones del Centro de Pruebas de Rodgau-Dudenhofen están compensadas por los intensos esfuerzos por preservar la naturaleza.

Este ultramoderno Centro de Pruebas de Opel debe su existencia a una feliz coincidencia. El ex alcalde, Ludwig Kratz recibió un sobre dirigido al "alcalde de Dudenhofen" en 1963 al que faltaba el código postal. Kratz leyó en la carta en la que una compañía internacional de automóviles había estado negociando durante algún tiempo con la comunidad de Dudenhofen en la región del Palatinado, con la intención de crear un nuevo campo de pruebas. 


El alcalde tomó la iniciativa y pensó en un área del bosque que pertenece a su ciudad (Rodgau-Dudenhofen) como una alternativa. Opel aceptó la oferta después de aclarar todas las incertidumbres. El contrato de venta se firmó el 15 de octubre de 1964. La historia de éxito del centro comenzaba y con ello una excelente cooperación con la ciudad de Rodgau.

En la actualidad, los empleados del Centro de Pruebas de Opel trabajan en tres turnos, siete días a la semana. Cada día, los pilotos de prueba completan hasta 40.000 km y al mes se cambian alrededor de 500 neumáticos.
No importa si se trata de presentaciones de automóviles, cursos de conducción o los cursos de prestaciones de OPC, el Centro de Pruebas de Opel ya no es un área estrictamente cerrada, sino que ofrece el entorno ideal para todo tipo de eventos organizados por los socios, clientes e invitados de Adam Opel AG. Tendremos que ir en alguna ocasión...¿no?.


Si queréis saber algo más sobre la marca Opel, pulsad en este ENLACE. Si queréis saber más historias curiosas sobre el mundo del automóvil, pulsad en este otro ENLACE.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style