Ferrari J50. El Ferrari del sol naciente

Ferrari suele hacer unos ejercicios de diseño impresionantes, ya que el peso de la marca, su deportividad y su exclusividad, así lo requieren. Los deportivos de la marca de Maranello son realmente espectaculares, los mires por donde los mires, y la pasión italiana por los coches y por el diseño, se admira desde cualquier ángulo de cualquiera de sus modelos. 


Pero no contentos con poseer un representante de la marca de deportivos italiana, son muchos los clientes que reclaman una unidad única y exclusiva. De hecho; a la división de vehículos especiales de la marca no le falta casi nunca trabajo, y se las ingenian para crear "joyas" específicas según los parámetros del cliente, que al fin y al cabo, es el que va ha pagar. Normalmente, toman como base un vehículo de serie y lo modifican para crear una auténtica obra de arte y de ingeniería única en el universo.

Pero no solo los clientes especiales quieren un Ferrari especial. A veces, dentro del seno de la propia marca, llegan encargos tan exclusivos y especiales como el que os vamos a presentar hoy.

Con motivo de la celebración del 50 aniversario del desembarco de Ferrari en Japón, la marca del cavallino ha presentado su última gran joya, que hace salivar a propios y extraños con un audaz diseño, inspirado en los deportivos de estética oriental, pero sin perder la identidad de la marca italiana.  El J50, es un espectacular roadster basado en el actual 488 pero con una estética y mecánica completamente modificadas que lo hacen irreconocible y del que solo se harán 10 unidades, que previsiblemente; se venderán en el país del sol naciente.


El Ferrari J50 es un vehículo biplaza, de tipo roadster con el techo desmontable y con el motor situado en posición central trasera por detrás de los asientos. De esta manera, su configuración vuelve al estilo targa, característico de algunos modelos de calle de la marca italiana en los años 70 y 80 y que popularizó el incombustible Porsche 911. El techo, desmontable en dos secciones y de fibra de carbono, se aloja en un cubículo específico detrás de los asientos cuando vayamos descapotados.

El nuevo modelo ha sido creado en el departamento de Proyectos Especiales de Ferrari, y su diseño exterior se ha completado en el Centro de Estilo de Maranello, tratado con el estilo artesanal que requieren estas series fuera de catálogo. El J50 podrá ser personalizado en base a los deseos específicos que fije cada uno de sus 10 clientes, que podrán elegir tanto el color, como el tapizado o el acabado general, para convertirlo, de esa manera, en un coche aún más exclusivo y personalizado.

El J50 se distingue por un lenguaje de diseño futurista y con ciertas reminiscencias a los gustos de los japoneses en cuestión de vehículos deportivos. El objetivo a la hora de diseñar este nuevo modelo era el de crear un roadster muy bajo en el que destacara la agilidad y efectividad del conjunto, además de aportar una imagen liviana de la carrocería.

En su visión frontal, destaca la gran superficie acristalada que nos hace un efecto "visera", que nos rodea hasta la zaga y que nos recuerda a los vehículos de competición de antaño en la marca a los que ellos denominaban Barchetta. Por otra parte, observamos una línea negra que recorre todo el paragolpes, justo por debajo del capó delantero y que quiere hacernos rememorar, de alguna manera, a los icónicos Ferrari GTO o F40, que también contaban con este tipo de embellecedor.


El motor, como viene siendo costumbre en las marcas de deportivos con mecánicas en posición central, se encuentra enmarcado por una cubierta transparente de policarbonato para lucirlo orgulloso, aunque en este caso, este panel cuenta con una forma específica que nos traslada el efecto de fundirse con los arcos de seguridad activos que protegen al conductor y pasajero.

Como está construido sobre la base del actual 488 Spider, el Ferrari J50 está equipado con el V8 de 3,9 litros, pero modificado y actualizado, para que en este caso, erogue una potencia de 690cv al asfalto, lo que son 20cv más que la variante de serie del 488 GTB. 


La zaga también ha sufrido cambios profusos y destaca el labio superior situado como continuación del panel del motor y que hace las veces de alerón, proporcionando una enorme carga aerodinámica descendente en altas velocidades. A la preciosa y sugerente visión lateral, hay que añadir unas llantas de 20 pulgadas con un diseño exclusivo y único para este modelo en concreto. La verdad es que no parece un coche apto para circular, sino que más bien, tiene pinta de concept-car.  

En el interior del habitáculo, destinado tan solo para dos ocupantes, nos encontraremos con un tapizado único para los asientos deportivos tipo baquet, pero por lo demás, es exactamente igual a lo que nos podríamos encontrar en el 488 GTB sobre el que está construido. 


El Ferrari J50 es un producto realmente bello y agresivo, además de ser especialmente exclusivo. Su imagen diferenciadora realizada sobre la base del 488 GTB, bien podría ocupar el espacio de las paredes de los adolescentes de medio mundo en forma de póster. Pero claro; eso era una cosa que se estilaba en los 80 y 90, así que en la actualidad, supongo que muchos lo pondrán como salvapantallas de su ordenador personal o tablet. Madre mía; me estoy haciendo viejo...

Si queréis saber más sobre la marca de Maranello, pulsad en este ENLACE. Si lo que queréis es conocer más el mundo de los vehículos deportivos, pulsad ene este otro ENLACE.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC