Mercedes Clase E63 AMG y E63 AMG S+. Berlinas brutales.

A falta de probar la nueva generación del Mercedes Clase E, que tenemos pendiente eso sí; podemos determinar, a tenor de lo que pudimos comprobar en la presentación en nuestra ciudad, que la marca alemana otra vez ha vuelto a las andadas. 


Han creado de nuevo una berlina de representación que como siempre, es referente entre el resto de competidores, tanto en tecnología aplicada, como en prestancia y, como no, en cuanto a motores. En ese campo, cuando se trata de realizar ejercicios de fuerza y pelear por ver quien la "tiene más larga"; Mercedes cede sus ya de por si, excelentes monturas, a la división deportiva AMG, que se encarga de afinar el chasis, "tunear" la carrocería y montar las mecánicas más potentes que tienen a su disposición y que son ensambladas pieza a pieza por un mismo operario, que al terminar, plasma su rubrica en todos y cada uno de los motores que pasan por sus manos de artesano.


El nuevo Clase E no podía ser una excepción y hoy, conocemos el resultado. Bueno; los resultados, porque si la versión AMG E63 nos parece poco, también existe una versión más radicalizada denominada AMG E63 S... 

La última generación de los E 63 4MATIC y E 63 S 4MATIC+ de Mercedes-AMG introduce un gran número de nuevos desarrollos tecnológicos que redefinen el concepto de berlina de altas prestaciones. Innovadora ingeniería y las máximas prestaciones se combinan con un diseño único, equipamiento exclusivo y lo último en telemática y conectividad.


Los cambios más evidentes en cuanto a carrocería se centran en que por primera vez en una berlina AMG, el capó está rodeado como en un coupé por las aletas y el parachoques. Por otra parte, un paso de rueda 17 mm más ancho dota al vehículo de un aspecto más poderoso y dan cabida a un ancho de vía mayor en el eje delantero.
El diseño del faldón delantero inspirado en el ala de un jet, con sus flics negros y el largo splitter frontal muestran la sofisticada tecnología de refrigeración, lo que es una característica típica del mundo de la competición y una clara referencia a la potencia de su mecánica.

De serie, el E 63 4MATIC equipa una llantas de aleación ligera de 10 radios pintadas en gris titanio y pulidas a alto brillo, con neumáticos 265/35 ZR 19 delante y 295/30 ZR 19 detrás.

El E 63 S 4MATIC+ por su parte, equipa neumáticos con medidas 265/35 ZR 20 delante y 295/30 ZR 20 detrás sobre unas llantas de aleación ligera de 5 radios dobles. Adicionalmente está disponible un nuevo diseño de llantas forjadas de radios cruzados y 20”.

Si hablamos del corazón de la bestia, el motor versátil AMG del E 63 S 4MATIC+ eleva las cotas de potencia a un nuevo nivel, con 612 CV y con un par máximo de 850 Nm. La aceleración de 0 a 100 km/h en una berlina como esta, le lleva tan solo 3,4 segundos.

El más "diplomático" E 63 4MATIC entrega 571 CV con un par máximo de 750 Nm, lo que le otorga una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos. Décima arriba o abajo, ambas berlinas de representación son capaces de volarnos el flequillo a su paso...

El avanzado motor V8 AMG de 4,0 litros utiliza el ya probado montaje biturbo incluidos entre las bancadas en V de los cilindros. Las ventajas de este diseño son una arquitectura más compacta, una respuesta inmediata de los turbocompresores y unas bajas emisiones.


No obstante, para una máxima eficiencia, Mercedes-AMG ha equipado a este motor V8 con el sistema de desconexión selectiva de cilindros AMG Cylinder Management. Este sistema que ya ayudó al SLK 55 a alcanzar unas cotas de emisiones impresionantemente bajas, es ahora utilizado en combinación con un motor turboalimentado AMG por primera vez.

En situaciones de baja demanda de prestaciones (algo que será poco común tratándose de vehículos así), los cilindros dos, tres, cinco y ocho se desactivan, lo que reduce drásticamente el consumo. La transición de 4 a 8 cilindros es inmediata e imperceptible para que los pasajeros no sufran ninguna pérdida en el confort.

Pero claro; la gestión de tanta potencia y su transmisión al asfalto no deben dejarla al libre albedrío, ya que la mayoría de los conductores medios acabarían en la cuneta llamando a la grúa por haber perdido el control. Por eso, ambos modelos E63 están disponibles con la innovadora tracción integral variable AMG Performance 4MATIC+. La distribución del par hacia el eje delantero y trasero es completamente variable por primera vez, asegurando una tracción óptima en todas las superficies hasta alcanzar los límites físicos. La transición entre propulsión trasera (modo en el que circulamos en la mayoría de las ocasiones) y tracción integral es imperceptible gracias al sistema de control inteligente integrado como un todo en la arquitectura del vehículo.

Un acoplamiento controlado electromecánicamente conecta el eje trasero de tracción permanente al eje delantero de forma variable. La mejor distribución de par es calculada continuamente tomando en cuenta las condiciones de conducción y la acción del conductor. Así, esta berlina de altas prestaciones pasa de manera continua y variable de tracción integral a propulsión trasera pura.


Pero para los más "quemados" y expertos que quieran obtener sensaciones más propias de circuito, se ofrece un programa de conducción radical llamado “drift mode” que permite derrapar gracias a esta distribución variable del par. 

Este programa que forma parte del equipo de serie para el E 63 S 4 MATIC+ puede ser activado en el programa "Race" usando las levas, teniendo en cuenta que el ESP se desactiva y el cambio pasa a modo manual. Cuando el “drift mode” está activado, el E 63 S 4MATIC+ se transforma en un vehículo de propulsión trasera y ya está preparado para quemar rueda en cada curva.


Pero para que no nos liemos con botones y demás, ahora el control de tracción RACESTART se ha simplificado considerablemente. Con los programas de conducción Sport, Sport Plus o RACE, todo lo que el conductor tiene que hacer es presionar el pedal del freno a fondo con su pie izquierdo y simultáneamente presionar a fondo el pedal del acelerador con su pie derecho y de esta manera, salir desde parado con la mayor efectividad inimaginable y sin pérdidas de tracción.

Para mejorar la tracción y el dinamismo el E 63 4MATIC incluye un bloqueo de diferencial trasero mecánico y el E 63 S 4MATIC+ un bloqueo de diferencial trasero electrónico. Ambos diferenciales reducen el deslizamiento en la rueda interior al tomar las curvas, sin intervenir en el sistema de frenos, lo que convierten a estas berlinas de cierto tamaño, en vehículos bastante ágiles bajo cualquier circunstancia. El sistema ESP que cuenta con tres modos de conducción ("ESP ON", "ESP SPORT Handling Mode" y "ESP OFF") trabaja en perfecta sintonía con el bloque de diferencial trasero y la tracción integral variable AMG 4MATIC+.


Para hacerlo aún más interesante y divertido y complementar al sistema de control de tiempos en circuito RACETIMER, Mercedes-AMG ha desarrollado la nueva aplicación AMG TRACK PACE dentro de su plataforma Mercedes me connect. 

Con esta app, los clientes pueden analizar y mejorar su estilo de conducción, además de compartirlo con otros conductores AMG vía Facebook, Vimeo, YouTube o en el portal privado para clientes de AMG, el AMG Private Lounge. Esta aplicación está disponible para iPhone y se conecta a la unidad central del vehículo por wifi o Bluetooth. El sistema COMAND Online transmite los datos (como velocidad, número de marcha, ángulo de giro, posición, tiempo y temperatura) a la aplicación en tiempo real. Esta aplicación para smartphone puede también conectarse con cámaras GoPro para que el conductor pueda obtener el vídeo interactivo de su experiencia de conducción con todos los datos relacionados.


Esta nueva berlina de altas prestaciones celebró su primicia mundial el 16 de noviembre de 2016 en el Salón de Los Ángeles, aunque los primeros pedidos podrán realizarse en enero de 2017 y su llegada al mercado está prevista para marzo del mismo año.


Después de analizar las novedades que se nos presentan con estas versiones radicales del Clase E, tan solo nos queda añadir los datos técnicos y decir, que a pesar de todo; no deja de ser una gran berlina de representación y que también se puede utilizar a diario, porque tanto circuito..., puede dar lugar a confusiones.


Principales datos técnicos:
Mercedes-AMG E 63 4MATIC+Mercedes-AMG E 63 S 4MATIC+
MotorV8 biturbo de 4,0 litros e inyección directaV8 biturbo de 4,0 litros e inyección directa
Cilindrada3982 cc3982 cc
Potencia420 kW (571 CV) a
5750 – 6500 rpm
450 kW (612 CV) a
5750 – 6500 rpm
Par máximo750 Nm a 2250–5000 rpm850 Nm a 2500–4500 rpm
Sistema de tracciónTracción integral AMG Performance 4MATIC+ con distribución variable del par Tracción integral AMG Performance 4MATIC+ con distribución variable del par y drift mode
CambioAMG SPEEDSHIFT MCT 9-speed sports transmissionAMG SPEEDSHIFT MCT 9-speed sports transmission
Consumo (mixto)9,2 – 8,9 l/100 km9,2 -8,9 l/100 km
Emisiones de CO2 (mixto)209 – 203 g/km209 – 203 g/km
Masas (DIN/EC)1.875*/1.950 kg ** 1.880*/1.955 kg ** 
Aceleración 0–100 km/h 3,5 s3,4 s
Velocidad máxima250 km/h***250 km/h***
*DIN peso en vacío, sin incluir el conductor. **EC peso en vacío, incluyendo el conductor (75 kg); ***Limitada electrónicamente (300 km/h con el equipo opcional AMG Driver's package) 

Si queréis saber algo más sobre el resto de nuestros artículos de Mercedes, pulsad en este ENLACE. Si queréis conocer algo más el segmento de las berlinas, pulsad en este otro ENLACE.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style