Opel Insignia Grand Sport. La inspiración Monza en versión berlina.


Opel está resurgiendo de sus cenizas cual Ave Fenix. Cuando nos pegamos el "batacazo" padre, allá por el 2007, la marca alemana con más de un siglo de historia y con vehículos tan icónicos como el Kadett, el Manta, el Calibra o, simplemente, el Opel Corsa; estuvo a punto de decirnos adiós para siempre.

Hoy es el día en el que su gama se ha transformado y nos ofrece de nuevo grandes vehículos en todos los segmentos, con un éxito destacado, una gran calidad y las últimas tecnologías disponibles. Para este año que viene se esperan muchas novedades que esperaremos probar para todos vosotros y entre ellas, nos encontraremos con el nuevo buque insignia de la marca (nunca mejor dicho...).


La primera impresión al ver el nuevo buque insignia de Opel muestra que merece completamente su nuevo apellido. Tras el éxito de la primera generación, “Car of The Year 2009” y de la que se han vendido más de 900.000 unidades, el nuevo Insignia Grand Sport está basado en una arquitectura completamente nueva. 

La distancia entre ejes se ha ampliado en 92 mm, permitiendo un interior mucho más espacioso, lo que beneficia especialmente a los pasajeros de las plazas posteriores. Esto también ha permitido a los diseñadores dar al nuevo modelo unas sorprendentes nuevas proporciones más atléticas y una gran presencia. Parece mucho más largo y bajo, tiene la silueta fina y afilada de un coupé y la rotunda presencia de coches de segmentos más altos. Todo esto se combina con una destacada aerodinámica y un Cx de sólo 0,26.


En el interior, el nuevo Insignia Grand Sport también sorprende al conductor con el fino salpicadero envolvente y con una posición de conducción tres centímetros más baja, lo que ofrece una experiencia de conducción más integrada y directa. Como resultado de todo ello, además de parecer más dinámico, lo es.

Por otra parte, al igual que cuando se desarrolló el Opel Astra, la eficiencia ha sido una de las claves buscadas durante el desarrollo del nuevo Insignia. La nueva arquitectura optimizada y el uso de materiales ligeros han permitido lograr un ahorro de peso de hasta 175 kilos, para beneficio de la precisión y la agilidad de conducción. Las más modernas tecnologías, como la nueva tracción integral con reparto vectorial del par o la nueva caja de cambios automática de ocho velocidades, permiten a los conductores explotar todo su potencial y al Insignia Grand Sport, ser mucho más eficiente. Además ofrece todo un plantel de tecnologías avanzadas para hacer la conducción más segura, relajada y confortable que nunca.

Basado en el aclamado sistema matricial de iluminación adaptativa del Astra, los ingenieros de Opel han desarrollado la segunda generación del sistema de iluminación IntelliLux LED para este modelo: es aún más rápido y más preciso, al mismo tiempo que es más potente y su función de largo alcance ilumina ahora hasta 400 metros por delante del coche. El asistente de cambio involuntario de carril, con corrección automática de la dirección, una nueva pantalla HUD de proyección de datos en el parabrisas o la cámara de visión 360º, junto con elementos de confort como los exclusivos asientos ergonómicos con certificación AGR, los asientos delanteros y traseros calefactables o el parabrisas térmico, aumentan el confort en el interior del nuevo Insignia. 


Y como mandan los cánones en la actualidad, la total conectividad también se puede lograr a bordo del coche gracias a la última generación de sistemas multimedia IntelliLink y a los servicios de conectividad personal y asistencia Opel OnStar, que con este lanzamiento ofrecerá un nuevo servicio de reserva de hoteles.

Pero, el nuevo Insignia Grand Sport no sólo se preocupa de la seguridad de sus ocupantes: es el primer Opel en contar con un capó activo de aluminio, el cual, en caso de colisión con un peatón se eleva en milésimas de segundo para aumentar el espacio libre entre el capó y las partes más duras del motor, mejorando de esta forma considerablemente la seguridad de los peatones.

No se oculta para nada que el concepto Opel Monza ha sido la fuente de inspiración en el diseño interior y exterior del nuevo Insignia Grand Sport. El ejemplar del Monza estaba en el estudio de diseño mientras los diseñadores creaban el nuevo buque insignia de Opel. Su misión era la de hacer que el nuevo Insignia tuviera un aspecto tan elegante, fino y atlético como el del coche de concepto, a pesar de que este, era un coupé biplaza.


El resultado habla por sí mismo. El nuevo Insignia Grand Sport parece tan ligero como lo que ha perdido en peso. A pesar de una longitud total que ha crecido ligeramente (4.897 mm) con respecto a su antecesor, en la nueva generación se han conseguido ahorrar 60 kilos sólo en su carrocería desnuda. En total, como hemos indicado antes, la nueva generación pesa hasta 175 kilos menos que el modelo al que sustituye. Mientras la distancia entre ejes ha crecido en 92 mm, los voladizos delanteros y traseros se han reducido sensiblemente y las vías son ahora 11 mm más anchas. Estos cambios dan al Insignia Grand Sport unas proporciones que son más típicas de modelos de tracción trasera y segmentos más altos, además de proporcionarle un nivel de aplomo extra considerable. La línea del techo curvada y que es 29 mm más baja, añade tensión al diseño del Insignia: tiene la silueta elegante y atlética de un coupé, pero con la versatilidad y el tamaño de una berlina de bandera.

La prominente parrilla delantera y los delgados faros delanteros, destacan la marcada anchura del frontal dándole una apariencia rotunda. La parrilla por su parte, se coloca más baja que en el modelo anterior y destaca más la sólida silueta del conjunto.

La parte trasera cuyo diseño limpio y sencillo, combinado con los pilotos LED con la característica forma de doble ala, contribuyen también a dar al coche una apariencia más ancha y la tercera luz de freno también con tecnología LED ha sido montada en la línea de techo, lo que aporta un tono de clase y distinción más propios de vehículos de segmentos superiores.

La atención a los detalles más pequeños también se hace tangible dentro del vehículo. El panel de instrumentos presenta superficies sutilmente esculpidas, una orientación hacia el conductor y un ancho diseño horizontal. Los ocupantes de los asientos traseros se benefician en gran medida de ese nuevo diseño y las proporciones revisadas. La distancia entre ejes aumentada y una arquitectura completamente nueva les ofrece 32 mm más a la altura de la cadera, 25 mm más a la altura de los hombros y distancia para las rodillas y 8 mm más de espacio hasta el techo. El volumen del maletero entre 490 y 1.450 litros es también impresionante. 

En pos de la ergonomía, el puesto de conducción está perfectamente alineado hacia el conductor, el cual se sienta tres centímetros más bajo que en modelo anterior y, de esta forma, está mejor integrado en el coche, consiguiendo, de esa manera, una postura de conducción más deportiva. Las líneas limpias, las superficies esculpidas y los detalles de artesanía, con materiales premium en todas las zonas que se tocan, también contribuyen a aportar una gran sensación de elegante bienestar. En conclusión, la experiencia general es intuitiva y elegante en su simplicidad.


Para este nuevo modelo, se ha prestado mucha atención a los controles y a los dispositivos multimedia. La pantalla sin marco del sistema IntelliLink transmite una elegancia tecnológica y sofisticada. Muchas funciones se pueden controlar a través de la pantalla táctil de forma que se simplifican los botones, mientras que tres zonas funcionales de control se han diseñado para permitir un funcionamiento rápido e intuitivo: los superiores controlan las principales funciones del sistema multimedia, los centrales son los que controlan el sistema de climatización y los inferiores son los de los sistemas de ayuda al conductor. Esta clara disposición permite evitar que el conductor y el acompañante tengan que bucear en submenús de la pantalla táctil para encontrar las funciones principales.


A la hora de disfrutar de la conducción, el nuevo Insignia Grand Sport es tan dinámico de conducir como parece. Estará disponible con una amplia gama de motores turbo de última generación y diferentes transmisiones cuando se lance al mercado el próximo año. La eficiente caja de cambios automática de ocho velocidades es nueva en la oferta y llama la atención su impresionante comodidad al realizar los cambios e inicialmente, estará sólo disponible en combinación con la tracción a las cuatro ruedas.


Ese sistema inteligente de tracción integral con reparto vectorial del par motor del nuevo Insignia es el más sofisticado de su clase. Por ejemplo, al trazar una curva a velocidades ligeras, se transmite par adicional a la rueda exterior, reduciendo sensiblemente el subviraje y permitiendo que el comportamiento del Insignia Grand Sport sea más preciso. El sistema reacciona en una fracción de segundo cuando se pisa el acelerador asegurando que el coche se mantiene más estable y más fácil de controlar en cualquier situación.

También la plataforma tiene mucho que ver en su comportamiento así que el nuevo y más desarrollado chasis FlexRide aporta la base para obtener el mejor comportamiento en cualquier situación de conducción. Adapta la amortiguación, la dirección y la respuesta del acelerador y el régimen de cambio en los coches automáticos, de forma independiente o a través de los modos “normal”, “sport” y “tour” seleccionables. 

Dependiendo del modo seleccionado, el control electrónico de estabilidad ESP interviene más tarde, dando al conductor más permisividad y manga ancha en cuanto a disfrute se refiere. El nuevo software del `Control de Modo de Conducción (Drive Mode Control) es el corazón y el alma del chasis adaptativo. Analiza continuamente la información ofrecida por los sensores y ajustes y reconoce el estilo de conducción de cada uno.


Pero además de por su avanzada tecnología de chasis, el nuevo Opel Insignia Grand Sport impresiona también por los modernos sistemas de confort y asistencia al conductor. Ningún otro modelo en este segmento ofrece una gama tan amplia de tecnologías inteligentes como esta nueva generación.

Uno de los más brillantes, en el sentido literal de la palabra, es la segunda generación del aplaudido y premiado sistema matricial adaptativo de iluminación IntelliLux LED, logrado con la nueva tecnología LED y otros desarrollos de los ingenieros de Opel.

Las luces largas cuentan ahora con 32 segmentos integrados longitudinalmente en los finos faros del Insignia. El mayor número de segmentos LED permite que los patrones de iluminación se pueden ajustar de forma más precisa y las transiciones entre los diferentes modos de iluminación sean más suaves. Esto redunda en una mejora tanto de la calidad de iluminación como de la distribución e intensidad del haz de luz y la velocidad de reacción.

Para mejorar la visibilidad al circular por curvas con las luces largas, los ingenieros han añadido una innovadora función de iluminación activa de curva al sistema matricial de faros IntelliLux LED. La intensidad de iluminación de los segmentos de la parte interior de la curva aumenta en función del ángulo de giro del volante para de esta forma, aumentar la iluminación de la línea a seguir en la curva, mientras que la iluminación de la parte exterior se reduce. Además, ofrece una función de adicional de destello LED de largo alcance que proporciona una iluminación suplementaria de hasta 400 metros, una solución que es mucho más asequible que las luces laser de largo alcance y, también, más relevante, ya que el destello se puede activar mucho más a menudo.

Otros sistemas de ayuda al conductor son:


  • La pantalla HUD ofrece información de la velocidad, las señales de tráfico, la velocidad prefijada en el limitador de velocidad o la dirección de navegación proyectando los datos en el parabrisas y en la línea directa de visión del conductor, asegurando que no hay que desviar la vista de la carretera.
  • La cámara de visión 360º, que consiste en cuatro cámaras individuales a cada lado del coche. Permite una visión a vista de pájaro de 360º facilitando las maniobras de aparcamiento.
  • El Control de Crucero Adaptativo con Frenada Autónoma de Emergencia, mide la distancia con el vehículo que circula delante y ayuda al conductor a mantener la velocidad seleccionada y al mismo tiempo mantener la distancia preestablecida con el vehículo precedente. El ACC inicia la frenada de emergencia si esa distancia disminuye de forma brusca.
  • El Asistente de Mantenimiento de Carril con corrección automática de la dirección y Alerta de Cambio Involuntario de Carril avisa al conductor con ligeras correcciones del volante en caso de que abandone el carril por el que circula de forma no intencionada (y la alerta de cambio involuntario de carril se activa si es necesario). Este aviso también se da con un testigo en el cuadro de instrumentos y una alarma acústica.
  • La Alerta de Trafico Transversal Trasero utiliza sensores de radar colocados en el paragolpes trasero para detectar objetos que se aproximen hasta desde 20 metros y en ángulo de 90 grados del vehículo, un sistema de ayuda muy práctico al salir de plazas de aparcamiento con visibilidad limitada.

El nuevo Insignia Grand Sport también establece una nueva referencia en términos de confort. Los asientos delanteros ergonómicos premium en el Insignia ofrecen más allá de poder ajustarse en 18 vías y que ahora incluyen la regulación eléctrica del apoyo lateral, también están disponibles con nuevos elementos de confort como el masaje o la ventilación, junto a la función de memoria. Por su parte, los pasajeros de los asientos traseros exteriores tienen disponible la calefacción en los mismos.

Los pasajeros del nuevo Opel Insignia Grand Sport también podrán disfrutar de gran entretenimiento y una sorprendente conectividad y que viene asegurada por los más avanzados sistemas multimedia IntelliLink compatibles con Apple CarPlay y con Android Auto. Y, al mismo tiempo que el smartphone se integra en el sistema multimedia del automóvil, se puede ahora cargar sin necesidad de utilizar cable.


Naturalmente, la conectividad personal y el servicio de asistencia Opel OnStar, también se encuentran a bordo del vehículo ofreciendo servicios de llamada automática en caso de accidente y asistencia para localizar el vehículo robado. Además, con el Insignia se lanzará un nuevo servicio de “gestión de reservas”, permitiendo que los ocupantes soliciten a los asesores de OnStar que les indiquen un hotel y hagan la reserva en el mismo. También contaremos con el potente punto de acceso WiFi 4G/LTE incluido en los servicios de OnStar, que permite que se puedan conectar hasta siete dispositivos simultáneamente.


La presentación oficial del nuevo y emblemático Opel tendrá lugar en el próximo Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, en marzo de 2017 y poco más tarde, ya lo podremos ver circulando por nuestras calles. !Qué nervios!.

Si queréis saber algo más sobre Opel, podéis pulsar este ENLACE, y ver el resto de nuestros artículos relacionados. Si queréis conocer algo más el segmento de las berlinas, pulsad en este otro ENLACE.



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style