Prueba: Audi Q2 1.6 TDI Design Edition



Cuando lo vimos por primera vez en las redes, no nos cabía duda que el nuevo SUV compacto de la marca alemana iba a levantar pasiones. Se trata de un todo-camino de tan sólo 4,19 metros de largo, que se sitúa en la gama por debajo del Q3 y que en parte, ha perdido esa "seriedad" que suele caracterizar a este tipo de vehículos.

Su diseño se nos antoja más divertido y desenfadado orientado a un público más juvenil, ya que su gama cromática, por ejemplo, contempla varios colores vivos que pueden contrastar con el acabado en diferentes tonalidades del pilar C, que se encuentra en la zaga. También en esos cuartos traseros nos encontramos con un diseño diferenciador, puesto que los pilotos dejan de tener esa característica forma alargada que tienen sus hermanos mayores, para tener una forma más cuadrada, eso sí; no podemos decir que no sean especialmente bonitos, ya que su proyección es bastante original, son de tecnología LED y además, contamos con los intermitentes dinámicos, que aportan un toque aún más tecnológico al pequeño SUV de Audi.


En el frontal, no existen tantas diferencias y es perfectamente reconocible como un componente de los cuatro aros desde la distancia. Mantiene su parrilla delantera "Singleframe", como ellos la denominan, que nos da un aspecto tridimensional y poderoso a esa visión frontal y nuestra unidad además, contaba con faros adaptativos con tecnología LED y esa firma lumínica también, bastante propia de los productos de la marca germana. En el paragolpes delantero, nos encontramos con dos toberas con el borde pintado en diferente color de la carrocería en los extremos que a simple vista parecen funcionales, pero realmente son unos aditamentos estéticos que cumplen la función de aportar una mayor presencia y rotundidad al conjunto.


Si nos fijamos en su perfil, destacamos ante todo su pureza de líneas y su altura respecto al suelo, que nos permitirá adentrarnos con mayor confianza en pistas en buen estado y hacer algún que otro "pinito" fuera del asfalto, pero que no es precisamente apropiada para realizar una conducción Off Road mucho más complicada. No obstante, y como todos los crossover y SUV actuales, cuenta con el contorno de los bajos protegido por molduras de plástico y de esa manera, evitar pequeños golpes y ralladuras provocados por las piedras y ramas de los caminos.

En conjunto se nos presenta con un carácter dinámico que nos invita visualmente a conducir. Nervaduras de tensión sobre el capó delantero, unos trazos sutilmente ascendentes desde el frontal hasta la zaga y una sensación musculada en la trasera; nos sugieren que el Q2 es un gran coche para disfrutar en la carretera (y un poco fuera de ella).

Abrimos el portón del maletero, que en el caso de nuestra unidad, contaba con asistencia eléctrica, y nos encontramos ante un espacio suficiente, pero muy aprovechable, con 405 litros de capacidad y los pasos de rueda no nos roban mucho espacio vital. Por tamaño, se sitúa dentro de la media entre lo que se estila en rivales con el mismo concepto.


El interior del habitáculo sí que podemos decir que es amplio para SUV de este tamaño, y se estila a lo que conocimos con el más grande Q3. En las plazas posteriores existe mucho espacio para las rodillas, sin ser exagerado, y vamos sentados en una posición más erguida, algo que tampoco resulta un problema en cuanto a altura respecto al techo se refiere. Eso sí; a la hora de acceder a esas plazas traseras, hay que agachar un poco la cabeza si no queremos abrírnosla con el marco, pero no obstante; una vez dentro, nos encontraremos bastante cómodos.

En el puesto de mando, en este caso, observamos un cierto regusto minimalista, sin muchos botones en la consola, y en donde la pantalla táctil de 7 pulgadas situada por encima del salpicadero cobra el mayor protagonismo. En opción, podemos disponer de una más grande de 8,3 pulgadas. El resto corresponden a los mandos de la climatización, y el mando simplificado MMI debajo de la palanca de cambios desde donde podemos operar con los diferentes parámetros del sistema con total comodidad.
Todos los mandos están deliveradamente orientados al conductor y enseguida nos acostumbraremos al control de todo.


Los materiales empleados en el interior, mantienen esa calidad de ajustes que siempre ha caracterizado a la marca alemana de los cuatro aros, pero no son especialmente lujosos o sibaritas como en otros modelos de mayor empaque de la firma. Simplemente son de una buena calidad y agradables al tacto y a nivel visual. La posición de conductor es realmente confortable, con unos asientos que sujetan muy bien el cuerpo y con todos los mandos muy a mano, además de contar con el volante multifunción desde donde podremos acceder a las funciones más comunes sin tener que soltar las manos. La capilla de relojes por su parte, en este caso es analógica y nos ofrece la información indispensable al primer golpe de vista, aunque opcionalmente, podremos adquirir la más efectista pantalla de 12,3 pulgadas digital y configurable, Audi Virtual Cockpit.


En cuanto al equipo de serie, nuestra unidad de pruebas contaba con todo lo necesario para procurarnos una conducción confortable y disponíamos de climatizador bi-zona, sensores de aparcamiento delanteros y traseros, sensores de lluvia y luces, faros delanteros LED adaptativos y con cambio automático de cortas a largas, Audi Drive Select con cuatro modos de funcionamiento: Comfort, Auto, Dynamic e Individual, ordenador de a bordo, Bluetooth, control de velocidad de crucero con limitador, Start/Stop, control de voz, mando MMI simplificado, equipo de infoentretenimiento con pantalla de 7 pulgadas con navegador, asistente de arranque en pendientes o detector de vehículos en ángulo muerto entre otras cosas, que podremos ampliar de una manera exacerbada con la infinidad de opciones que existen en el catalogo.

Pero vamos a movernos un poco. Arrancamos la mecánica 1.6 TDI y su sonido es bastante intrusivo en frío, algo que se disipa totalmente en cuanto adquirimos un poco más de temperatura. Tiene una potencia de tan solo 116cv y un par máximo de 250Nm, que en un principio nos podría parecer poco para una carrocería así, pero realmente, tiene un buen empuje desde muy bajas vueltas. No obstante; su velocidad máxima alcanza los 200 Km/h y acelera de 0 a 100 Km/h en 10,3 segundos, que no es que sea un rayo, pero es más que suficiente para cualquier conductor medio y además, viendo como está el panorama con las multas… Lo mejor de todo es que es un motor muy frugal en consumos y se conforma con 4.6 l/100 Km en ciclo mixto homologados por la marca y en un consumo real, se sitúa en unos 6.5 l/100 Km, lo cual, no está nada mal tampoco.

En nuestro caso, contábamos con una transmisión manual de 6 relaciones con un guiado muy preciso y unas inserciones muy acertadas, que nos permitía circular con agilidad entre el tráfico urbano y con mucha comodidad en trayectos de larga duración. Bien es cierto que debido a su contenida potencia, en repechos o en recuperaciones puras, tendremos que acudir a la ayuda de la palanca de cambios, pero en general; nos proporciona una conducción muy agradable y tan solo en esas dos circunstancias, echaremos en falta algo más de par.


En materia dinámica, el Q2 se comporta como un auténtico devorador de kilómetros. Es muy confortable debido a que sus suspensiones absorben cualquier tipo de irregularidad sin problema y además, contienen las posibles derivas de una carrocería sobre elevada como esta. Por supuesto, en los virajes más cerrados si los tomamos al “ataque” sí que nos dará la impresión de tumbarnos un poco, pero nunca nos dará sensación de inseguridad y mucho menos, si optamos por adquirir la tracción total quattro, que no era nuestro caso. El confort está asegurado bajo cualquier circunstancia, aunque también adquiere un poco más de dinamismo en cuanto exigimos un poco más al excelente chasis del Q2.

La dirección era muy directa y comunicativa, además, el pequeño volante nos permitía un guiado quirúrgico por las curvas y los frenos, también actuaban con diligencia cuando los exigíamos más de lo normal.


Conclusión final.

El Q2 es un componente más de la inmensa oferta de SUV que existe hoy en día en el mercado, pero tiene dos alicientes que lo hacen desmarcarse de la competencia; sus cuatro aros en el frontal, lo que implica un carácter premium y un rodar con matices dinámicos, y una imagen más fresca, juvenil y desenfadada, orientada a un público más jovial.


Muchos componentes del segmento de los SUV en las diferentes marcas e incluso en la propia, tienen un carácter más serio y distinguido, pero el Q2 es diferente y eso es algo que apreciarán las nuevas generaciones de compradores.


Su contenido tamaño lo hace ideal para circular y estacionar por las grandes urbes y una posición elevada de conducción, nos permite adelantarnos a los acontecimientos y contar con una cierta superioridad respecto al resto de los turismos, compactos o utilitarios que nos rodean.

La habitabilidad general es bastante buena, a pesar de que no cuente con un gran maletero, que no obstante, se nos antoja suficiente para un vehículo de 4,19 metros y para cubicar el equipaje de cuatro ocupantes. En cuanto a materiales utilizados, contamos con unos plásticos muy agradables a nivel táctil y visual, además de tener unos ajustes dignos de la marca de los cuatro aros, pero no llegan a tener la calidad premium que podrían tener sus hermanos de gama y son un poco más básicos. 

En la posición de mando, destacamos un cockpit muy minimalista, con los mandos imprescindibles para no distraernos a la hora de conducir, orientado claramente al conductor y en donde destaca la pantalla de 7 pulgadas desde donde podremos acceder a varios parámetros sobre la información del coche, el navegador y los diferentes menús con los que cuenta nuestro Q2 Design Edition.


La pantalla es táctil, pero en marcha, podremos acceder de una manera más cómoda desde el mando de control MMI simplificado situado detrás de la palanca de cambio. También tenemos a nuestra disposición el sistema Audi Drive Select, que modifica sustancialmente el comportamiento del vehículo, con cuatro niveles: Auto, Dynamic, Individual y Comfort. Una cosa que no nos convenció, que al fin y al cabo no deja de ser un detalle ínfimo, pero llamativo, fue la ubicación del mando del volumen del equipo de audio, que parecía puesto a ultima hora y que era un poco incómodo de accionar porque nos molestaba un poco la palanca de cambios. 


El equipo de serie disponible es suficiente para cualquier conductor medio de este tipo de coches, aunque aún podríamos elegir entre infinidad de opcionales que nos ofrece la marca en su catálogo y convertir al compacto Q2 en un auténtico vehículo de lujo.

La pequeña mecánica 1.6 TDI es bastante sorprendente, ya que nos ofrece unas prestaciones aceptables, con unos consumos aquilatados, pero a pesar de su modesta potencia de 116cv, nos brinda unas reacciones muy contundentes desde bajas revoluciones y un rodar muy confortable cuando circulamos en unos regímenes más altos.

Puesto que es un coche orientado a los compradores más jóvenes, no pierde un cierto carácter dinámico que va intrínseco con la marca, aunque no debemos olvidar que estamos ante un SUV cuyo centro de gravedad es un poco más alto y es inevitable que la carrocería incline un poco en las curvas más acusadas, aunque nunca nos dará la sensación de pérdida de control ni nos ocasionará un episodio de miedo por este hecho. Todo lo contrario; el Q2 se nos muestra muy neutro y aplomado en todo momento.


Realmente con este modelo, la marca alemana ha dado en el clavo y ha realizado un gran producto, con todas las características y versatilidad que nos ofrecen los coches con carrocería SUV, pero con un tamaño compacto, un carácter dinámico y una imagen más desenfadada, que gustará mucho a los conductores más jóvenes que se decidan por tener un coche de este tipo con un cierto toque premium. El nuevo SUV compacto que comienza la gama de los todo camino desde abajo, era el último Audi "Q" faltaba, así que; bienvenido a la familia, Q2...

Si queréis ver el resto de nuestras pruebas dinámicas, pulsad en este ENLACE. Si queréis saber algo más sobre nuestros artículos de la marca Audi, pulsad en este otro ENLACE. Si lo que queréis es conocer algo más el mundo de los SUV, pulsad en este último ENLACE.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style