Aston Martin Vanquish S. El deseo de James Bond.



Cuando me preguntan que qué deportivo elegiría si pudiera, para disfrutar conduciéndolo y sentir las sensaciones que sienten los más adinerados afortunados; yo siempre digo que a pesar de que Ferrari y Lamborghini son realmente espectaculares, me decantaría por la compra de un 911 R, ya que parece ser que el coche con el motor puesto en la "zona equivocada", provoca sensaciones de conducción más puras y sensibles. Pero eso sí; hay siempre un comentario que apostillo en esa situación. "Si tienes un Ferrari, un Lambo o un Porsche; indudablemente tienes dinero, pero ya está. En cambio, si te bajas de un Aston Martin, además de dinero eres el puto James Bond..."


Y es que los super-deportivos están muy bien, pero hay elementos característicos de las marcas que hacen diferentes a sus compradores y el comprador de un Aston Martin, además de dinero, es más que probable que rezume clase y saber estar por todos los poros de su piel. Ese es el quid de la cuestión de porqué existen marcas como Aston Martin, Rolls Royce o Bentley, y es que no hay nadie como los ingleses para destacar en materia de clase y porte; bien sea en el mundo del automóvil, como en prendas de vestir o cualquier elemento que destaque por su lujo y prestancia.


Este pasado diciembre, la marca anglosajona puso a la venta en España, por unos 300.000 Euros y en versiones coupé y volante (que es la carrocería descapotable), el nuevo Aston Martin Vanquish S, con un motor atmosférico V12, que genera la friolera de 600cv y que nos suena a despedida, ya que los grandes motores V12 están abocados, irremediablemente, a la extinción como consecuencia de las normas anticontaminación que los hacen inviables.

El Vanquish nació en el año 2001, con el motor V12 de 488cv. Más tarde, apareció la versión S, potenciada hasta los 528cv, que alcanzó los 573 en su segunda generación, además de aportar un nuevo chasis de fibra de carbono y evoluciones correspondientes al esquema de suspensiones, frenos...

En esta generación, los chicos de Aston Martin han prestado especial atención, ya no sólo a la mecánica, sino a los materiales ligeros de construcción, la aerodinámica o el chasis. De esta manera, pretenden ofrecernos un vehículo realmente pasional y efectivo en carretera.

Pero obviamente; los cambios más importantes son los referentes al motor, ya que unos nuevos colectores de aire permiten un mayor flujo del mismo y de esa manera, se aumenta la capacidad de respuesta del pedal del acelerador, además de conseguir casi 30cv extra, respecto a la versión precedente. Ahora se siente más poderoso subiendo hasta la zona alta de la gama de revoluciones. Con esta nueva mecánica, 6.0 V12, el Vanquish S alcanza la friolera de los 325 Km/h y es capaz de hacer el 0-100 Km/h en tan solo 3,5 segundos.


También se ha modificado y adecuado su caja de cambio automática-secuencial Touchtronic de 8 velocidades que favorece una relación de cambios más rápidos cuando así se requiere, pero como contrapartida, nos encontramos ante una transmisión que realiza unos cambios más suaves en tráfico lento dentro de las ciudades.

Por supuesto, el sistema de suspensiones se ha visto remodelado para ofrecernos una alta estabilidad y aplomo en todo momento, pero sin menospreciar una de las premisas fundamentales de cualquier Gran Turismo, que es el confort de los ocupantes.

Estéticamente, es indudable la belleza que desprende cualquier producto de la marca inglesa, pero con el nuevo modelo, plenamente actualizado; la fibra de carbono toma un papel dominante en los aditamentos exclusivos en este modelo; desde la carrocería en sí misma, pasando por los flaps debajo del paragolpes delantero y el difusor trasero hechos en este material, y que en este caso, no van pintados del mismo color que el resto del coche y que mantienen pegada al asfalto a esta bestia de la factoría de Gaydon.

Culminan el especial aspecto externo, unas llantas de diseño exclusivo específicas para este modelo. En el interior, nos encontramos con un ambiente continuísta, en el que el negro predomina en todo el habitáculo, con unos asientos tapizados en perfecto cuero de primera calidad, con motivos y pespuntes en color beige.

La verdad es que la marca inglesa siempre me ha resultado atrayente. Ya no se si será por el halo de exclusividad que desprende, por sus increíbles mecánicas o porqué. Pero lo que tengo claro es que si tienes un Aston Martin en tu vida; eres un tipo con clase.



Si queréis saber algo más sobre la marca de Gaydon, pulsad en este ENLACE. Si queréis saber algo más sobre el segmento de los deportivos y coupés, pulsad en este otro ENLACE.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC