Audi R8 Spyder. A cielo abierto.


Lo que es bueno para ganar en el mundo de las carreras, lo es también para un modelo de producción. Audi somete sus nuevas tecnologías a una gran prueba de fuego en la competición antes de que los conductores las puedan experimentar en la calle. Por eso; al igual que sucede con el R8 Coupé, el Spyder tiene mucho en común con el R8 LMS GT3 de carreras. El resultado es un aumento significativo de las prestaciones en comparación a la primera generación.

En la planta Audi Böllinger Höfe, cerca de 500 trabajadores cualificados construyen cada coche de una forma minuciosa, mimando cada operación en el montaje, para después, antes de la entrega, someter a cada unidad a un proceso riguroso que comienza con un control de calidad en la propia fábrica y concluye con varios test en circuito y carretera abierta  en manos de conductores especializados.

Este R8 tiene un diseño y una dinámica impresionante, al igual que ocurre con su hermano coupé, pero con el añadido de poder conducir a cielo abierto. A esta segunda generación del R8 Spyder, le han puesto un "corazón de guerrero": un motor V10 con 540 CV que proporciona un rendimiento impresionante y un sonido que atemoriza.


La carrocería, está mejor esculpida y tiene unas formas más atléticas que las de su predecesor. Su anchura ha aumentado llegando a los 1,94 metros, y es acentuada por las líneas horizontales, del frontal y la zaga. 

Delante, su definida calandra Singleframe con su llamativa parrilla con estructura de panal de abeja, resulta más ancha a la vista y aparece en una posición más baja y está flanqueada por grandes entradas de aire con barras verticales. Encima de la parrilla se sitúan los faros LED con un diseño en forma de cuña, que pueden contar como opción, con la tecnología de luz láser. Esta iluminación permite una visión óptima en la oscuridad y puede ser identificada por las tiras azules que dividen a los grupos ópticos y también, porque incorporan intermitentes dinámicos.


En la parte trasera las luces LED, otorgan una firma distintiva al coche. De la carga aerodinámica en esta parte se encarga un gran difusor en cuyos extremos se sitúan los tubos de escape con salidas trapezoidales, que emiten un sonido realmente embriagador. Las nuevas branquias, técnicamente llamadas "sideblades" refrigeran al motor V10 ubicado en posición central y aumentan las líneas deportivas en los laterales.


Por su parte, el techo practicable del R8 Spyder pesa sólo 44 kilogramos, lo que contribuye a rebajar el centro de gravedad del deportivo descapotable. Dos aletas en la parte trasera se encargan de tensar la capota. Éstas, unidas a la tapa del compartimento para alojarla, armonizan perfectamente con el llamativo diseño del R8 Spyder. Un sistema electrohidráulico se encarga de abrir y cerrar el techo en 20 segundos y hasta una velocidad de 50 km/h. La luneta trasera se oculta en el compartimento y también se puede subir y bajar eléctricamente. Con todas las ventanillas subidas, la corriente de aire que entra en el habitáculo está muy mitigada y apenas crea turbulencias. Todo perfecto.


Este descapotable biplaza tiene un peso en la báscula de 1.720 kilogramos en vacío. La columna vertebral es la nueva estructura multimaterial Audi Space Frame (ASF), fabricada en aluminio y fibra de carbono.

Más allá de la elección de materiales, los nuevos e innovadores métodos de fabricación reducen el peso individual de los componentes más de un 10 por ciento. El resultado es una estructura de alta resistencia que pesa 208 kilogramos y cuya rigidez torsional se ha incrementado en más de un 50 por ciento comparado con el modelo anterior. Esta es la clave para haber conseguido lograr una experiencia de conducción dinámica espectacular, teniendo en cuenta que ha perdido la estructura del pilar B.


No subimos a la "bestia". No importa lo rápido que vaya el coche entre curvas, los asientos deportivos del R8 con reposacabezas integrados, tienen un bajo centro de gravedad y sujetan el cuerpo en una posición segura. Disponibles en opción están los asientos tipo bacquet, que son aún más deportivos y proporcionan un mejor agarre lateral.


El volante deportivo, de serie funciona casi como el de un F1. Tiene un centro de control con dos grandes mandos satélite, que se suman a los botones multifunción del teléfono, la navegación, la radio y el control por voz. También cuenta con el botón de arranque y el mando del Audi Drive Select. Como opción, puede incluir dos mandos adicionales y una ruleta giratoria para el manejo del modo performance y abrir las mariposas del escape que aumentan el sonido a gusto del conductor más afortunado y desvergonzado.


La gran pantalla digital Audi virtual cockpit, de 12,3 pulgadas, presenta la información mediante potentes gráficos en 3D. Si se desea, puede elegirse un modo de visualización especial enfocado a un uso deportivo, que coloca el cuentarrevoluciones en el centro y provee información adicional sobre la potencia y el par del 5.2 FSI, las fuerzas G, la temperatura de neumáticos, motor, transmisión, y el tiempo por vuelta en circuito.

El Audi R8 Spyder también estrena una interfaz para smartphone que muestra contenido seleccionado del teléfono directamente en la pantalla del Audi virtual cockpit, como por ejemplo, las aplicaciones, la navegación y los servicios de streaming.

El conductor maneja todo esto mediante el volante multifunción, el control de voz o el mando giratorio de la consola central. También incluye el Audi phone box, un sistema que conecta el móvil a la antena del coche y permite cargarlo por inducción.

Audi connect permite que el R8 Spyder tenga conexión a internet vía LTE, lo que posibilita acceder a una serie de servicios disponibles, desde la navegación con Google Earth y Google Street View para viajar y recibir información del tráfico, hasta la búsqueda de puntos de interés. 

El equipo de audio Bang & Olufsen de serie es otro punto a destacar, ya que por primera vez, Audi integra dos altavoces en los reposacabezas de cada asiento para alcanzar una excelente experiencia auditiva cuando se conduce a cielo abierto


Más allá del amplio equipamiento de serie, el usuario tiene a su alcance un mundo casi ilimitado de opciones para personalizar el interior y el exterior. Hay muchos tapizados, paneles de puertas y colores a elegir.

Las molduras de los umbrales de las puertas se pueden personalizar con logos y emblemas y si se desea, Audi puede resaltar individualmente algunos detalles como los sideblades en fibra de carbono con acabado brillante. Tu Spyder puede ser único en el mundo, y sé que es lo que quieres...


El impresionante motor central V10 marca la pauta en el nuevo Audi R8 Spyder. Esta mecánica atmosférica con 5,2 litros de cilindrada ofrece una respuesta espontánea y sube de revoluciones fugazmente. Su impresionante sonido, que puede ser amplificado opcionalmente con el escape deportivo, transmite pura alteración en nuestro cuerpo . 

Con la potencia de 540 CV y un par de 540 Nm, alcanza unas prestaciones increíbles: de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos y una velocidad máxima de 318 km/h. Estas cifras quieren decir que el nuevo R8 Spyder aventaja a su predecesor en 15 CV, 0,2 segundos y 7 km/h.

Al mismo tiempo, ciertas medidas enfocadas a aumentar la eficiencia reducen el consumo de combustible en un 10 por ciento. Para ello, existe el modo de navegación a vela, mediante el cual el coche circula por inercia cuando el motor se desacopla de la transmisión, y el sistema de desactivación de cilindros Audi cylinder on demand (COD), que desactiva una bancada de cilindros en cargas bajas e intermedias. Cuando el deportivo se para en los semáforos, el start-stop apaga el motor V10.

Gracias a todas estas tecnologías, el nuevo R8 Spyder consume una media de 11,7 litros cada 100 kilómetros, que corresponden a unas emisiones de 277 gramos de CO2 por kilómetro. Sé que a estas alturas del post, ya eso nos importe un carajo, pero lo tenia que comentar...



Como era de esperar junto a este V10 va acoplada la caja de cambios S tronic de 7 velocidades. Esa transmisión de doble embrague dirige la fuerza a la rediseñada tracción quattro mediante un embrague multidisco con control electrohidráulico en el eje delantero. El embrague del sistema de cuatro ruedas motrices, está refrigerado por agua para lograr el mejor rendimiento evitando el calentamiento y distribuye el par de una forma totalmente variable dependiendo de las condiciones en que nos encontremos la carretera. En casos extremos puede llegar a mandar hasta el 100% del par a un solo eje. Por último, un bloqueo de diferencial mecánico en el eje trasero se encarga de mejorar la tracción y la dinámica de conducción.


El sistema de control inteligente para la tracción quattro, forma parte del Audi drive select, que ofrece cuatro modos, desde muy deportivo a muy de paseo con mama, pasando por unos intermedios con una puesta a punto equilibrada. 

Con el nuevo y opcional volante multifunción Performance Plus, aparecen otros tres modos extra (seco, mojado y nieve), que adaptan la conducción de una forma más precisa a las condiciones de la carretera.

El nuevo Audi R8 Spyder, ya esta en las concesiones...; bueno, supongo que no en todas este expuesto, pero este descapotable no apto para cobardes, tiene un precio de salida de 209.420 euros. Venga mis valientes, si os hacéis con uno, animaros y me dais un paseo con él... Ha sonado muy gay; pero lo que sea porque alguien me lo preste unas horas.



Si queréis saber algo más sobre la marca de los cuatro aros, pulsad en este ENLACE. Si queréis ver algo más sobre el segmento de los deportivos y coupés, pulsad en este otro ENLACE.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC