Kia Stinger. Ataque al feudo alemán.




Que las marcas coreanas ya están llegando a la madurez, lo demuestran día a día con sus múltiples modelos de todos los segmentos, desde los urbanos, hasta los vehículos más lujosos como es el caso del Hyundai Genesis, por poner un ejemplo. Pero es en la actualidad, cuando nos sorprenden con nuevos nichos de mercado en los que no competían. Nichos muy concretos y reservados, normalmente, a marcas mucho más reputadas, generalmente, alemanas.

Estamos acostumbrados a ver y probar modelos coreanos en donde prima la versatilidad y la facilidad de uso en nuestros quehaceres cotidianos. Unos vehículos que desempeñan un papel fundamental en nuestras vidas y que tienen la importante misión de trasladarnos de un punto a otro, eso sí; cada vez más, con niveles de seguridad muy altos, un diseño atractivo y un equipo de serie muy extenso. pero a estos coches les faltan esas versiones que se compran con el corazón más que con la cabeza. 

Con la inminente llegada de modelos como los "N" de Hyundai y cuyo primer exponente, previsiblemente será el nuevo i30; este vergel casi destinado por completo a los modelos de la competencia alemana, se verá seriamente amenazado. ¿Y Kia?. Pues hasta el momento, el máximo exponente deportivo de Kia estaba representado por la berlina Kia Optima GT, con 240cv y del que hablamos hace unas semanas. Pero este modelo no deja de ser una berlina de carácter "burgués" potenciada y retocada para soportar esa potencia extra, pero que no transmite las sensaciones que se esperan de un vehículo realmente deportivo. Pero eso; también ha cambiado...

En un evento marcado principalmente por los lanzamientos de los fabricantes norteamericanos, Kia Motors América ha llamado la atención en el Salón de Detroit con la presentación mundial del nuevo Kia Stinger. El Stinger es una berlina deportiva para cinco pasajeros que redefine un segmento actualmente copado por fabricantes europeos. 

Será el vehículo de producción con las más altas prestaciones en la historia de la compañía y está avalado por la calidad y la fiabilidad líder en la industria de Kia. Está previsto que el Stinger llegue al mercado estadounidense a lo largo del año y en Europa para finales de 2017, con distintas combinaciones de motor y transmisión y con lujosos interiores.


¿Qué es lo que distingue a un verdadero Gran Turismo?. Esta pregunta ha marcado el planteamiento inicial de un viaje de cuatro años que comenzó cuando el prototipo GT concept se develó en el salón de Fráncfort de 2011. Aunque cada estudio de diseño de Kia tiene un propósito, muchos fuera de la compañía consideraron que el GT concept era poco más que un sueño para una compañía conocida por producir vehículos de gran volumen de ventas que destacan por su valor. Pero el GT fue la chispa que encendió un fuego apasionante en la organización y, a lo largo de los cinco años siguientes, ese fuego se ha convertido en realidad.


Una vez que se dio luz verde al proyecto, la cuestión Gran Turismo se convirtió en un mantra durante el desarrollo. Al tratarse de un Kia, su diseño debía ser atrevido, pero también debía ser ágil y veloz, al tiempo qué elegante y silencioso. Debía alcanzar un equilibrio perfecto entre estabilidad y confort de suspensión, alojar confortablemente a cinco personas y tener un gran espacio para el equipaje. Tenía que ser muchas cosas pero, por encima de todas, debía ser un auténtico Gran Turismo. Y parece ser que lo es...

Una de las claves de su gran presencia en la carretera son sus proporciones de vehículo con tracción trasera: un capó largo, con un corto voladizo delantero, una gran batalla que da amplitud al habitáculo y un largo voladizo trasero con fuertes hombros. La planta del Stinger y su equilibrio visual están concebidos para crear un aire de elegancia atlética, en lugar de una agresividad adolescente, como ocurriría si el modelo fuera un compacto.


Las anchas vías delantera y trasera, junto con el contorno cóncavo a lo largo de las puertas, realzan la fuerza visual de la línea de hombros del Stinger, así como su silueta de dos volúmenes. Otros elementos puramente funcionales del diseño exterior, como las láminas de las tomas de aire frontales, las branquias junto a los pasos de rueda, la superficie inferior lisa y el difusor trasero integrado, contribuyen a su eficiente aerodinámica y porqué no decirlo, le aportan un aire un tanto "macarra" que tanto nos gusta. El faldón trasero, por su parte, enmarca cuatro salidas de escape ovales y la parrilla "tiger-nose" característica de Kia destaca entre los complejos grupos ópticos delanteros de LED.

También su baja línea de techo, con el parabrisas y la luneta muy inclinados, se desplaza hacia la parte trasera y dota a la silueta de una sensación de velocidad y de gran dinamismo aun estando parado. Si nos detenemos en el interior, observamos un espacio dedicado a la emoción por la conducción a la vez que mima con lujo a los ocupantes. 


Un cuero Napa ultra suave cubre unos asientos profundamente contorneados, el del conductor disponible con cámaras de aire en el respaldo y los apoyos laterales para dar una sujeción y un confort óptimos. También veremos un salpicadero que crea un fuerte plano horizontal en el área del conductor aumentando esas sensación de seguridad. La consola está intuitivamente dividida en dos áreas específicas: los controles de infoentretenimiento quedan eficazmente dispuestos bajo una gran pantalla táctil, mientras que los de calefacción y ventilación se alojan por debajo.


Frente al conductor hay un volante grueso forrado en piel y una instrumentación que combina indicadores analógicos y digitales. Los grandes indicadores tienen un marco metálico y agujas rojas que destacan y aportan ese matiz deportivo que pretenden desde el seno de la marca. Una pantalla TFT en color entre los dos indicadores muestra datos de prestaciones, como fuerzas G laterales, tiempos por vuelta o temperatura del aceite, junto con información auxiliar como las del ordenador de viaje, los ajustes del conductor, navegación y diagnósticos. 


En cuanto a habitabilidad en las plazas delanteras y en las traseras, la longitud de la batalla permite un gran espacio para las piernas y la posición baja de los asientos proporciona mucho espacio libre hasta el techo.

Pero por supuesto, un coche de estas características no sólo tiene que ser bonito y mantener una estética deportiva, sino que también debe demostrarlo. Establecer los puntos fuertes de la fabricación sobre el bastidor desnudo definiría al Stinger y los ingenieros lo han hecho meticulosamente, estudiando bien a sus competidores. 


Con 2.90 metros, la distancia entre ejes del Stinger es mayor que la de un Audi A4, un Infiniti Q50, un Lexus IS, un BMW 4 Gran Coupe e incluso que la del Lexus GS y el Mercedes CLS . También es más largo (4.83 m) y ancho (1.87 m) que los otros en este segmento, lo que hace que las plazas sean amplias, pero además; redunda en su alta calidad de rodaje y aplomo en carretera. Gracias a estas superlativas medidas, el área de carga del Stinger es también más grande que la de la mayoría de modelos en su clase, con espacio suficiente para cuatro maletas grandes o bolsas de golf, y tiene un portón motorizado que se abre pasando un pie por debajo del paragolpes disponible.

Sobre un chasis con un 55 por ciento de acero avanzado de alta resistencia, el Stinger proporciona una base ultra rígida para que los ingenieros trabajen en el confort y la estabilidad. Esta rigidez también contribuye a reducir el NVH (ruido, vibración y aspereza) y obtener un habitáculo silencioso. 


La suspensión delantera MacPherson y trasera multibrazo están ajustadas para proporcionar al conductor una respuesta óptima y como novedad de Kia; el conductor puede modificar la amortiguación y las características de la estabilidad mediante un control electrónico de la suspensión llamado Dynamic Stability Damping Control (control dinámico de estabilidad y amortiguación).


Funciona predictivamente ante las acciones del conductor, dependiendo de las condiciones de la carretera y el estilo de conducción. Se puede ajustar para que responda con más agilidad entre curvas, para lo que el sistema suaviza los amortiguadores delanteros y endurece los traseros. También mejora la estabilidad a velocidad alta endureciendo los amortiguadores delanteros y suavizando los traseros. Se accede al sistema por medio de cinco modos de conducción (otra novedad de Kia): Personal, Eco, Sport, Comfort y Smart. La asistencia de la dirección también se puede ajustar mediante los cinco modos de conducción seleccionables.


Pero si el chasis simboliza el esqueleto de un Gran Turismo, los motores disponibles ciertamente representan su corazón. Se encuentran disponibles dos motores turboalimentados orientados longitudinalmente y situados detrás del eje delantero, bajo el largo y esculpido capó..

Ambos motores están actualmente en desarrollo, pero podemos adelantar que en la versión estándar con cuatro cilindros, 2,0 l de cilindrada y turbocompresor, se estima una potencia máxima de 255cv aproximadamente, y un par máximo de 353 Nm. 

Las prestaciones serán aún mayores con el motor V6 de 3,3 l biturbo, del que se esperan 365 CV a un régimen estimado de 6.000 rpm y un par máximo de 510 Nm. El objetivo de Kia es pasar de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 269 km/h con esta mecánica.

El Stinger también nos presenta la segunda generación de una caja de cambios automática de ocho velocidades para coches de tracción trasera. Vista por primera vez en la berlina de lujo K900, esta caja de cambios es un diseño de la compañía y proporciona al conductor cambios rápidos y una excelente economía de consumo. El conductor puede dejar que la caja cambie por si misma o seleccionar las marchas manualmente mediante levas en la parte posterior del volante y como ocurre con la suspensión y la dirección, se pueden seleccionar hasta cinco programas de funcionamiento del cambio, mediante el sistema de control electrónico del vehículo. La respuesta del acelerador también se ajusta de forma coordinada.


Y dado que los conductores no siempre viven en climas cálidos, ni con asfalto seco; el Stinger es la primera berlina de Kia disponible con tracción trasera o total. La tracción trasera está enfocada a una conducción óptima en seco o mojado, mientras que la tracción total presenta un nuevo control dinámico de par vectorial (Dynamic Torque Vectoring Control). 

Este sistema monitoriza las acciones del conductor y las condiciones de la carretera para, inmediatamente, aplicar potencia de impulso o de frenado a las ruedas apropiadas, con objeto de mantener la trayectoria ideal en condiciones adversas. Las versiones de tracción trasera, por su parte, tienen un diferencial autoblocante mecánico que contribuye a una mejor distribución de la potencia entre las ruedas.

Y hablando de ruedas; la versión con motor de cuatro cilindros con 2,0 l y turbo monta neumáticos de altas prestaciones en medidas 225/45R-18, mientras que el V6 de 3,3 l está calzado con unos impresionantes neumáticos de prestaciones ultra altas y medida 225/40R-19 delante y 255/35R-19 detrás. Los discos de freno ventilados del especialista Brembo son de serie en el 3,3 l biturbo, con pinzas delanteras de cuatro pistones y traseras de dos.

Por supuesto; en los tiempos que corren y debido a las características de esta nueva berlina prestacional de Kia, múltiples sistemas avanzados de asistencia a la conducción (Advanced Driver Assistance Systems ADAS) trabajan coordinadamente para realzar esa experiencia de pilotaje.


Una novedad en Kia, el sistema de alerta de la atención del conductor (Driver Attention Alert DAA) ayuda a combatir la distracción y la somnoliencia al conducir. El sistema monitoriza una serie de parámetros del vehículo y del conductor y, si detecta que el nivel de atención se ha reducido significativamente, da una alarma sonora y muestra un aviso en la instrumentación, indicativo de que es el momento para que tome un descanso.

El sistema de asistencia en colisión frontal, integrado con el de frenada de emergencia autónoma con detección de peatones, puede anticipar una posible colisión con otro vehículo o un peatón y, en ese caso, ayuda a detener el coche. 

El control de crucero avanzado mantiene una distancia seleccionada entre el Stinger y el vehículo que vaya delante y también es capaz de detener completamente el coche cuando el tráfico está congestionado. El sistema de asistencia de mantenimiento en el carril controla activamente si el vehículo se mantiene dentro del carril y, si tiende a abandonarlo, da un aviso acústico al conductor al tiempo que interviene en la dirección para ayudar a mantener la trayectoria correcta. Por último, la alerta de tráfico cruzado trasero vigila el área tras el vehículo cuando circula marcha atrás desde un aparcamiento y da una señal acústica si se acerca otro vehículo en la distancia.

La conectividad, el entretenimiento y la información del vehículo puede ser tan importante como la experiencia de conducir y el Stinger llega al mercado con lo último en sistemas de infoentretenimiento. 


La pantalla Head-Up Display (HUD), ajustable y en color, permite que el conductor vea reflejada en el parabrisas informaciones clave para la conducción, incluida la velocidad, las indicaciones del navegador, los ajustes del audio, el control de crucero y la información del detector de vehículos en el ángulo muerto. Sobre la consola central hay una superficie para la carga sin cable de un smartphone, la conexión de manos libres Bluetooth es equipamiento de serie y muchos otros subsistemas del vehículo se pueden manejar con los mandos del volante.

Pero en este coche, no todo es deportividad y potencia sin más, sino que también los viajes de largo recorrido son habituales en un Gran Turismo. En este caso, hay un trío de equipos de sonido de alta calidad, diseñados para convertir el habitáculo en una sala de conciertos mientras transcurren los kilómetros. 


El equipo base para la versión de 2.0 l turbo lleva seis altavoces y una pantalla táctil de siete pulgadas con la última versión de UVO, el premiado sistema telemático de Kia. El equipo de serie en el 3,3 l biturbo aumenta hasta nueve los altavoces e incluye un amplificador externo. 

El sistema opcional premium Harman/Kardon eleva la potencia hasta 720 W mediante un amplificador externo que genera un sonido claro como el cristal. Además de 15 altavoces y subwoofers bajo los asientos delanteros, el sistema incluye Clari-Fi, una tecnología patentada que reconstruye las señales de audio perdidas durante el proceso digital de compresión. Esta tecnología devuelve a cualquier fuente de audio comprimido la experiencia de escucha de la alta fidelidad. El sistema también está equipado con la nueva generación de la tecnología QuantumLogic Surround Sound, que extrae señales de la grabación original y las redistribuye para crear un auténtico paisaje musical multidimensional, con una reproducción clara, refinada y llena de detalles.


Como veis; Kia también tiene su corazón cargado de emociones y nos lo muestra en forma de berlina prestacional, rival directo de berlinas deportivas alemanas como el Audi S4, BMW M3 o Mercedes C AMG. ¿Quién se lo esperaba?. Nosotros la verdad es que no...

Si queréis saber algo más de la marca KIA, debéis pulsar en este ENLACE. Si queréis conocer algo más sobre el segmento de las berlinas, pulsad en este otro ENLACE.



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC