Prueba: Hyundai Tucson 2.0 CRDi Tecno



Hace un tiempo probamos ya las virtudes del Hyundai Tucson, un modelo que venía a sustituir al exitoso ix35 y que por lo que vemos por nuestras calles, mantiene el mismo éxito de ventas entre el gran público.

En aquella prueba, la versión que testamos era el que montaba el motor más básico en diésel, el 1.7 CRDi con 115cv de potencia (podéis recordarla si pulsáis en este ENLACE) y en esta ocasión, hemos tenido la oportunidad de probar el motor intermedio y el que, previsiblemente, más ventas soporta en la actualidad, aunque con el mismo acabado Tecno, por lo tanto; vamos ha centrarnos algo más en las cualidades dinámicas y en el motor y no tanto en el diseño o el equipo de serie disponible.


Como dijimos en su momento, el diseño del SUV de la marca coreana, no tiene nada que ver con el del modelo al que sustituye. Ahora se nos presenta con unos rasgos mucho más poderosos, trazos afilados, una estructura dinámica y una apariencia de ser mucho más coche y mucho más grande, a pesar de que se trata de un todo camino medio de 4,47 metros de longitud. Es un diseño muy atractivo y que gusta a la mayoría de los potenciales clientes que buscan un vehículo de este segmento, ya que en apariencia (y en la realidad) es más grande que el modelo al que sustituyó en su momento y atrae también a los posibles compradores de un segmento superior.


Si nos incorporamos al interior, la posición de conducción, como viene siendo habitual en todos estos modelos, es bastante alta y enseguida encontraremos la postura natural para conducir, gracias a los múltiples reglajes del asiento y el volante. El habitáculo en general, tanto en las plazas delanteras como traseras, nos transmite la misma sensación de amplitud que nos insinúa su imponente exterior y no tendremos problemas a la hora de acomodarnos en cualquiera de sus plazas.

Por otra parte, la capacidad del maletero es suficiente para un vehículo de este tamaño y tenemos un espacio de carga bastante aceptable de 488 litros, que aumenta hasta los 523 litros según versiones, dependiendo si montan o no, la rueda de repuesto original. Es un maletero bastante aprovechable, con sendos huecos auxiliares detrás de los pasos de rueda y con toma de 12V por si tenemos que adaptar una nevera portátil, por poner un ejemplo. La capacidad de carga se puede aumentar en momentos puntuales, gracias a que los asientos se dividen en secciones si lo deseamos, dejando una superficie casi plana.


El cuadro de instrumentos por su parte, es muy intuitivo y nos encontramos todos los mandos a muy buena altura para poder activarlos de una manera más cómoda. La capilla de relojes nos muestra una información analógica muy clara al primer golpe de vista y la pantalla central situada entre los dos relojes, indica la información más relevante del ordenador de viaje y otros parámetros, como el asistente de cambio involuntario de carril o el lector de señales de tráfico. Por otra parte, nos encontramos ante un salpicadero de calidad media, con unos plásticos solventes y agradables al tacto y unos buenos ajustes.


En términos de equipamiento de serie, Hyundai se ha caracterizado siempre por ofrecernos una muy buena dotación en materia de confort y asistentes a la conducción y en este acabado intermedio Tecno, disponíamos de navegador con pantalla táctil de 8 pulgadas, asistente de arranque en pendientes, ordenador de a bordo, lector de señales de tráfico, sensores de aparcamiento delanteros y traseros con cámara trasera, llantas de 19 pulgadas, control de velocidad de crucero y limitador, climatizador bi-zona, asientos delanteros calefactados, asistente de cambio involuntario de carril, detección de coches en ángulo muerto, control de descensos y muchos elementos más que nos proporcionarán una conducción más relajada y segura.


En el caso que nos ocupa hoy aquí, la mecánica 2.0 CRDi de 136cv, no destaca especialmente en consumos, ya que si bien, la marca nos indica que mantiene unos parámetros de 4,9 l/100 Km, es bastante fácil superarlo y alcanzar los 7 l/100 Km de media. No obstante, es una mecánica que mueve con mucha soltura al conjunto. Alcanza un punta de 190 Km/h y hace el 0-100 Km/h en 10, 6 segundos, unas cifras que no están mal para tratarse de un vehículo tan voluminoso.

No es especialmente silencioso tampoco, ya que en frío el nivel de ruido y vibraciones se deja notar dentro del habitáculo, algo que se disipa en el momento que adquiere una mayor temperatura. Pero teniendo en cuenta que el nivel de aislamiento interior del Tucson está muy mejorado, nos podemos hacer una idea de cómo será posible que lo notemos tanto en frío.

De todas formas, hablamos de una mecánica solvente, que reacciona de una manera progresiva y que nunca la notaremos carente de fuerza, una sensación que podríamos acusar algo más en la versión de 115cv que probamos en su momento. Tiene un cierto reprís en bajas revoluciones, lo que nos facilitará la tarea de realizar maniobras en poco espacio de tiempo. Es casi perfecta para realizar adelantamientos y en cuanto a recuperaciones. Esta asociada a una caja de cambios manual de 6 relaciones, con unas inserciones suaves y precisas, pero también lo podemos adquirir con una caja de cambios automática.

En materia dinámica, el Tucson se comporta de manera satisfactoria. Es un vehículo generalmente cómodo y confortable en todos los ámbitos y filtra muy bien las imperfecciones del asfalto, pero sin perder la compostura en ningún momento. A pesar de su carrocería SUV, no nos dio la sensación de inseguridad en ningún momento y la carrocería no inclinaba en exceso cuando tomábamos los virajes más cerrados, proporcionándonos un aplomo bastante considerable.

La dirección era muy directa, sobre todo en el modo de conducción deportivo (sí, tiene un botón para modificar el tacto de la dirección con dos posiciones: Normal y Deportiva) pero se nos mostraba demasiado asistida y no nos proporcionaba la información veraz de lo que pasaba debajo de los neumáticos, pero aún así; mantenía un buen guiado.

Nuestra versión tan solo era tracción delantera, por lo que nos llamaba mucho la atención el hecho de que tuviéramos un botón de control de descensos, que por cierto, funcionaba muy bien. Podemos adquirirlo con tracción total, pero eso no será productivo nada más que por el motivo de sentirnos más seguros en condiciones climatológicas adversas, ya que aunque parezca lo contrario, el Tucson no es precisamente muy “campero” que digamos, puesto que no cuenta con unos buenos ángulos de ataque ni de salida. Pero eso es una buena noticia para los que muy pocas veces lo van ha utilizar en una conducción fuera del asfalto, ya que es una condición que le permite ser bastante dinámico en carretera gracias a su más rebajado centro de gravedad.





Conclusión final.

El Tucson es un gran SUV para todos aquellos a los que les guste viajar con la familia. La mecánica de 136cv es muy correcta para realizar largas travesías sin sobresaltos, ya que mantiene bien la velocidad y nunca parece que carezca de fuerza y su amplio habitáculo, junto con un maletero solvente, hará de nuestras escapadas un auténtico placer. El equipo de serie es bastante completo en este acabado y por último, su diseño general es atractivo y práctico.


Su diseño está muy visto ya, pero eso no implica a que nos siga llamando la atención, con esos trazos tan poderosos y unas líneas muy afiladas. Es una carrocería más grande que la del modelo al que sustituye, así que eso se nota tanto en las plazas disponibles, como en la capacidad del maletero.

Su habitáculo cuenta con un diseño muy ergonómico, en el que todos los mandos están dispuestos para que sean especialmente fáciles de acceder a ellos. Los materiales utilizados para su construcción son aceptables, con un buen aspecto visual y táctil, además de que el interior está bastante bien aislado acústicamente.

También es destacable el equipamiento disponible en esta versión intermedia Tecno, que podemos completar con opciones destinadas a segmentos superiores y que nos harán una conducción y una vida a bordo más agradable y segura.

La mecánica es uno de los puntos de mayor inflexión, ya que si bien, cuenta con una buena potencia, unas reacciones destacables, una fiabilidad demostrada y unas buenas recuperaciones; es un poco "gastona" y se deja notar bastante en frío desde dentro del habitáculo. No obstante; en general, mantiene un funcionamiento plenamente satisfactorio y es bastante reactiva a las órdenes que le enviamos desde el pedal del acelerador.


En materia dinámica, el Tucson es especialmente agradable en una conducción por vías asfaltadas y en viajes largos. La insonorización del interior se ha visto mejorada y el esquema de suspensiones filtra muy bien las posibles imperfecciones del asfalto, por lo que se nos antojaba un coche muy neutro en reacciones y muy confortable en términos generales.

La dirección es bastante directa, pero en este caso, poco comunicativa con lo que ocurre debajo de las ruedas. Tiene una posición Normal y otra Deportiva, que endurece algo más esa dirección, pero aún así, no se nota tanto la diferencia.

Gracias a su centro de gravedad rebajado, es un vehículo que toma muy bien las curvas y nos brinda unas buenas sensaciones a pesar de ser una carrocería más voluminosa. Pero que sea un SUV, no implica a que sea un coche ideal para circular por trialeras y realizar una conducción Off Road un poco complicada. Sus ángulos de ataque y de salida, no están preparados para estos menesteres...


En definitiva; el Tucson es un coche que colmará las expectativas de muchos perfiles de cliente, pero sobre todo; gustará a todos aquellos a los que les guste disfrutar de un buen viaje y para los que la imagen y estética, juegue un punto a favor. Digamos que el Tucson parece más de lo que es, pero es que en realidad, es más de lo que parece. Es de una categoría SUV-perior.


Si queréis conocer más sobre el resto de nuestras pruebas dinámicas, pulsad en este ENLACE. Si os apetece ver más artículos sobre la marca Hyundai, pulsad en este otro ENLACE. Si por último, deseáis ver como se mueve el segmento de los SUV, pulsad en este ENLACE.


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style