Prueba: Hyundai i30 1.6 CRDi y 1.4 T-GDi Style



Hyundai quiere revolucionar el segmento de los vehículos compactos y apunta directamente al corazón de lo más intocable y referencia de todos los compactos que se venden en nuestro mercado; el Volkswagen Golf.

Ya no quieren ser la marca coreana con un gran volumen de ventas y vehículos aparentes y fiables para el día a día (que lo siguen siendo y eso ya lo tienen), sino que quieren mirar a los ojos a los "cocos" del segmento más competitivo del mercado y pelear de tú a tú con lo más granado de la sociedad. Su nueva arma secreta es el Hyundai i30 de tercera generación. ¿Conseguirá destronar al rey?.


Nosotros hemos probado las dos mecánicas que a buen seguro, serán de las más vendidas de la gama y de momento, las más potentes; el 1.6 CRDi con 136cv y el novedoso motor de gasolina 1.4 T-GDi con 140cv, por lo que en esta ocasión os proponemos una doble prueba en el que el denominador común es el Hyundai i30.

Pero antes de hablar de estas mecánicas, vamos ha hablar de su nueva imagen. El nuevo i30 se nos presenta con una estética más madura, mucho más elaborada y refinada, que huye de los "experimentos" y nos muestra unas líneas más convencionales, pero no exentas de frescura y cierto dinamismo.


Es en el frontal, donde nos muestra un remarcado carácter, ya que su nueva parrilla a modo de panal de abeja y con el borde cromado, cobra un mayor protagonismo y nos da pistas de lo que podría suponer la futura versión deportiva "N", que se convertirá en la punta de lanza de toda la gama. En torno a esa parrilla tan agresiva, nos encontramos con unas ópticas afiladas, de estética muy acertada, que en nuestro caso contaban con tecnología LED y nos procuraban una alta luminosidad.

El paragolpes frontal también es ahora más tenso y elaborado, con sendas toberas  en los flancos donde se ubican las luces antiniebla, con función cornering y las luces diurnas LED que cuentan con una doble fila de diodos para los intermitentes. Estas toberas laterales, también sirven como canalización de aire hacia los lados del vehículo, que aportaría un mayor aplomo al eje delantero en alta velocidad y menor resistencia aerodinámica, además de refrigerar los frenos delanteros. 

También cuenta con una parrilla delantera activa, que se abre o se cierra en función de si el motor necesita mayor refrigeración o simplemente, el vehículo una menor incidencia aerodinámica, parámetros que se sitúan en un coeficiente aerodinámico de Cx 0,30, lo cual está muy logrado en un compacto. Viendo esta base, quiero entender que esa versión prestacional que están preparando debe ser bastante efectiva y radical. 

En su visión lateral, observamos una luna delantera muy inclinada, además de deleitarnos con las preciosas llantas de aleación de 17 pulgadas de nuevo diseño, y una línea ligeramente ascendente que se prolonga hasta la zaga.

Y es en esa parte trasera donde los diseñadores han optado por perder un tanto de practicidad en pos del diseño, ya que se han decantado por realizar una zaga musculosa y "cargada de hombros" respecto a sus antecesores. Pierde el gran portón de acceso al maletero de sus precedentes y es el paragolpes trasero el que ocupa la mayor parte de nuestro campo visual en esa zona, por lo que la tapa del maletero tiene que acortarse y la boca de carga se nos queda un poco más elevada y ligeramente más angosta en este caso.


He de decir que a pesar de todo, la evolución de la zaga respecto a la primera generación es radical y ciertamente, los nuevos grupos ópticos, de tecnología LED en nuestro caso, confieren una imagen más potente y atractiva y le aportan el matiz de ser, y parecer, "más coche".

Una vez que abrimos el portón que nos da acceso al maletero, nos encontramos ante un espacio muy aprovechable de 395 litros, lo que es una gran capacidad y se sitúa entre los más espaciosos de su categoría. Algo tienen que ver sus nuevas cotas, ya que crece respecto a la segunda generación y ahora tiene 4,34 metros de longitud, por 1,80 de anchura y 1,46 de altura, lo que también redunda en un habitáculo más amplio.


Este habitáculo en general, nos ha sorprendido muy, pero que muy gratamente. Yo soy el propietario de un i30 de primera generación y he conducido alguna unidad de la segunda generación. Ninguna pega, si exceptuamos unos materiales plásticos un tanto básicos y que no se desajustan, pero que son proclives a perder vistosidad con el paso del tiempo.

El nuevo i30 nos muestra una cara desconocida en este aspecto. Todo el salpicadero, los materiales empleados y su moderna estructuración, nos trasladan a un segmento superior, ya que en esta ocasión, han optado por utilizar materiales mucho más acertados, con una gran calidad, tanto visual como al tacto y unos ajustes excepcionales; un "fleco" que probablemente les lastrase anteriormente, a la hora de competir con esos grandes acabados y ajustes de los competidores alemanes. Aún no llegan a ese nivel de excelencia, pero indudablemente, van por el buen camino.


La habitabilidad en general, es bastante buena, apta para transportar a cuatro adultos habitualmente, siendo la plaza central de la banqueta posterior algo más dura y estrecha, por lo que un quinto ocupante no estaría del todo a gusto en un viaje largo. Son unas plazas con un mullido muy acertado y muy confortables, aunque las delanteras pecan de no contar con una gran sujeción lateral a la altura de las caderas. Eso sí; en nuestra unidad de pruebas con el acabado Style, teníamos regulación eléctrica y podíamos optar a que esos asientos fueran calefactados y refrigerados.


Por su parte, el cuadro de instrumentos es ahora mucho más atractivo y como hemos adelantado; cuenta con nuevos materiales de mayor calidad. La tendencia minimalista se ha apoderado de casi todos los nuevos modelos de todas las marcas y Hyundai no podía ser menos, así que la nueva pantalla táctil de 8 pulgadas del sistema de infoentretenimiento es la que cobra el mayor protagonismo.

La ergonomía en general es la nota predominante, con todos los mando esenciales y de mayor utilización, o bien en el volante multifunción, o al alcance de nuestra mano. La capilla de relojes también nos ofrece una gran información básica, complementada con la pantalla central TFT del ordenador de a bordo en donde podremos visionar los diferentes parámetros concernientes al vehículo.

Dentro de su gran versatilidad, existen diferentes guanteras para vaciar nuestros bolsillos, aunque la más interesante es la gran guantera central, donde se ubican los puertos USB y una toma de 12V además de contar con una base para cargar móviles por inducción Qi.


De hecho; nuestras unidades de pruebas eran clónicas, de no ser por el color y la mecánica, ya que ambas, compartían el acabado Style, que es el más dotado de la gama. Entre otros elementos de serie, disponíamos de navegador en pantalla táctil de 8 pulgadas, volante multifunción con el sistema de control por voz, mandos del ordenador de a bordo, del equipo de audio, el Bluetooth y los correspondientes al control de velocidad de crucero, que según versiones, puede ser adaptativo y limitador de velocidad. 


También contábamos con asiento del conductor con regulación eléctrica, techo solar panorámico y practicable eléctricamente, climatizador bi zona, asistente de cambio involuntario de carril, asistente de ángulo muerto, asistente de arranque en pendiente, sensores de luces y lluvia, luces delanteras y traseras LED, sensores de aparcamiento delanteros y traseros con cámara de visión trasera, asistente de tráfico cruzado, llantas de aleación de 17 pulgadas, lunas traseras tintadas, reconocimiento de señales de tráfico, Start/Stop, arranque y apertura de puertas sin llave y un largo listado, que podremos completar con opcionales como los asientos delanteros refrigerados y calefactados, el control de velocidad de crucero adaptativo o programador de velocidad activo, entre otros elementos.


En cuanto a las dos mecánicas que pudimos catar; estamos hablando del ya conocido 1.6 CRDi de 136cv y del novedoso 1.4 T-GDi que incorpora un turbo por primera vez en la gama i30 de gasolina, lo que le confiere un funcionamiento ejemplar y una potencia de 140cv, sin penalizar en exceso en materia de consumos. Ambas mecánicas estaban asociadas a un cambio manual de 6 relaciones, con unas insercciones precisas y bien escalonadas, pero que no es muy apropiada para realizar una conducción deportiva, ya que no está configurada para realizar cambios rápidos.

Los dos motores se diferencian en muy pocos caballos, pero su funcionamiento es diametralmente opuesto. La mecánica diésel tiene un ratio de potencia correcto para este tipo de vehículo y mueve al compacto de Hyundai con bastante brío a partir de las 1.700rpm, en donde notamos ese pequeño empuje procedente del turbo. Es una mecánica bastante silenciosa y no se deja notar demasiado en el habitáculo. Con ella, las prestaciones máximas que consigue el compacto coreano son de 200 Km/h y alcanza el 0-100 Km/h en 10,2 segundos, conformándose tan solo con un consumo de 3,9 l/100 Km en ciclo mixto, homologados por la marca.

La mecánica de gasolina, también se beneficia de un turbo, y ese detalle, lo diferencia de una manera excepcional respecto a los motores atmosféricos de sus predecesores, a los que siempre hay que llevarlos por encima de las 4.000rpm si realmente queremos sacarlos rendimiento de verdad. El nuevo motor 1.4 tiene mucho carácter a partir de las 2.000rpm y la sensación de aceleración es progresiva pero muy contundente. También han mejorado en el tema de la insonorización del habitáculo y es extremadamente silencioso, incluso a altas velocidades. Sus prestaciones finales son un poco más abultadas y en esta ocasión alcanza los 210 Km/h, acelera de 0-100 Km/h en 8,9 segundos y su consumo en ciclo mixto aumenta hasta los 5,4 l/100 Km, lo que tampoco es mucho para tratarse de un compacto de gasolina.


La mayor diferencia que podemos encontrar entre ambas mecánicas es en la manera de entregar la potencia. En los dos, esa potencia se entrega de una manera progresiva y no existe ningún tipo de "patada" a partir de un régimen de giro, pero el diésel, con tan solo cuatro caballos menos, se nos muestra algo más "pesado" y perezoso en reacciones, algo que con el gasolina no nos pasaba, puesto que la aceleración era bastante contundente y una vez acomodados a ciertas velocidades, parecía que el motor todavía tenía mucho margen de utilización.


En materia de comportamiento, el nuevo Hyundai i30 ha mejorado muchísimo y no tiene mucho que envidiar a los compactos más consagrados del segmento. Se nos muestra un chasis muy neutro en reacciones y la carrocería apenas balancea, a pesar de contar con unas suspensiones en las que prima el confort y son de un tarado blando. No obstante; aguantan muy bien los cambios bruscos de dirección y en general; el coche mantiene un gran aplomo bajo cualquier tipo de circunstancia.

La dirección también es bastante directa, aunque no es del todo comunicativa con lo que pasa debajo del eje delantero, pero tampoco hace mucha falta, ya que el nivel de adherencia es muy alto. Los frenos por su parte, actúan de una manera correcta y tienen muy buena dosificación desde el pedal.

La verdad es que en 7 años de diferencia entre mi Hyundai i30 y esta tercera generación, las cosas han cambiado de una manera exponencial y ahora sí que podemos decir que está (casi) al mismo nivel que los compactos más admirados y deseados del segmento. Es más que probable que el i30 mantenga su alto índice de ventas, ya que todavía nos sigue ofreciendo una muy buena relación calidad-precio-equipamiento, solo que la calidad está muy mejorada, el precio se ha ajustado algo más a esa nueva calidad y el equipo de serie es muy excelso y cuenta con las últimas tecnologías en materia de seguridad e infoentretenimiento.


Pero el nuevo Hyundai i30 ahora también tiene un componente pasional. Su diseño es más atractivo y su configuración en cuanto a chasis y comportamiento, está entre los mejores de su clase. ¿Puede competir de tú a tú con el mismísimo Golf?. Pues con la excepción de ligeros matices; podemos aseguraros que sí.


Si queréis saber más sobre el resto de nuestras pruebas dinámicas, pulsad en este ENLACE. Si queréis leer más artículos de Hyundai, pulsad en este ENLACE. Por último, si queréis conocer los vehículos del segmento C con los que se enfrentará, pulsad en este ENLACE.


Nuestras notas según su segmento:

  • Imagen: 7 
  • Prestaciones6 
  • Acabados: 7 
  • Equipamiento: 8 
  • Motor: 6 
  • Sensaciones: 7

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style