Prueba: Smart ForFour Pack Brabus



Smart es una marca perteneciente al conglomerado de Mercedes Benz y nació de la colaboración entre la marca alemana y la firma de relojes Swatch. Sí; la verdad es que a la hora de fabricar un vehículo no es que sea una colaboración típica, pero en su momento; prometieron innovación, calidad y frescura en un segmento en el que a Mercedes no le interesaba entrar con su símbolo de la estrella, pero no le importaba lanzar una firma de vehículos exclusivamente ciudadanos, con un talante juvenil y un concepto diferente a lo que se estilaba por aquella época. Y realmente; la fórmula resultó ser un éxito…


Todos sabemos que lanzar una marca totalmente nueva es muy complicado, y que el público acepte a la marca como tal; lo es aún mucho más. Pero al estar bajo el paraguas de uno de los fabricantes más reputados de la automoción, parece que hizo que mirásemos a Smart con otros ojos desde el primer momento.

El concepto era muy simple; crear un vehículo del segmento A, biplaza, con un pequeño cubículo para dejar algunos enseres y bolsas, meramente destinado a la ciudad, con una imagen diferenciadora y tan compacto, que podríamos aparcarlo en batería a pesar de que el resto lo hiciera en línea, ya que sus medidas hacían que no sobresaliera entre los coches y de esa manera, podríamos aprovechar espacios imposibles con un vehículo que no fuera una moto. Aunque de longitud, andasen muy parejos, era indudable que poder contar con las comodidades de un coche en un espacio tan compacto, fue el detonante para que la "joint venture" entre la marca de relojes y la marca de la estrella, tuviera tanta aceptación.


Pero su estructura de construcción ligera y su contenido tamaño, podría hacer dudar de su seguridad ante un impacto; pero los ingenieros de la marca, idearon una especie de jaula de seguridad denominada Tridión, que estaba a la vista y se distinguía por estar pintada en diferente color que el resto del coche, desde donde partían el resto de los paneles de la carrocería, aislando y protegiendo a los ocupantes de posibles impactos. El Tridión es un elemento indispensable en un coche como el Smart, ya que en un posible impacto, es esa estructura la que soporta toda la energía mientras el resto de los componentes pueden deformarse sin problema, ya que no son vitales dentro del habitáculo.


Viendo el éxito comercial del pequeño urbano, se comercializaron diferentes conceptos entre los que se encontraban un roadster (descapotable) y un coupé, pero todos con la máxima de ser ultra compactos. Estas dos versiones se tornaban como unos pseudo-deportivos en formato "mini", con un diseño que tampoco dejaban indiferente a nadie.

En su momento; nosotros probamos la segunda generación de este vehículo ciudadano y que es la que hoy nos ocupa. Dejaron de lado a esas versiones deportivas y se decantaron por la opción más lógica; la versión original biplaza y una versión un poco más grande, capaz de albergar hasta cuatro ocupantes. En esta ocasión; la versión de cuatro puertas denominada ForFour, comparte estructura con el también ciudadano Renault Twingo, pero no os asustéis ya que, a pesar de que comparten configuración, estructura y mecánicas, el Smart cuenta con su propia personalidad y mantiene el halo de exclusividad que nos ofrece una enseña como Mercedes.

Y esa exclusividad que nos transmite el Smart como el vehículo ciudadano de la marca de la estrella, se ve acentuada en la versión que probamos en esta ocasión, ya que un preparador especialista de la marca como Brabus, se ha atrevido a modificar y “tunear” al más pequeño de la familia.

Bueno, para ser sinceros; realmente lo que tenemos ante nosotros no es un auténtico Smart Brabus con 109cv, las suspensiones rebajadas, un nuevo sistema de escape más ruidoso y aditamentos estéticos de lo más racing; Lo que tenemos ante nosotros es la versión más potente de la gama “normal” de Smart, pero con el Pack Brabus, que lo transforman en un ciudadano muy atractivo y con ciertos tintes deportivos que a buen seguro, nos harán girar la cabeza.


En este caso, contábamos con una mecánica tricilíndrica de 0.9 litros (la misma que se utiliza en la versión Brabus auténtica) con unos nada desdeñables 90cv de potencia y que se situaba en la zaga del vehículo, justo debajo del espacio destinado al maletero, que por cierto; tenía una capacidad de 185 litros, suficientes para dejar la compra o alguna bolsa de deporte. 


Parece que volvemos a los años 60´s en donde los utilitarios montaban el motor detrás y destinaban el espacio delantero al maletero, solo que en este caso; el motor es tan compacto que podemos disponer de ese espacio justo por encima. También nos llama la atención que sea tracción trasera, algo que lo hace muy ágil en una circulación ciudadana, puesto que la capacidad de empuje, siempre nos va a proporcionar mayores satisfacciones que si son las ruedas delanteras las que tienen que tirar del conjunto. 


Otra cosa es en el momento en el que las condiciones climáticas se tornan complicadas, ya que con mucha lluvia o nieve, la conducción de un tracción trasera siempre es más compleja, aunque por lo que pudimos comprobar, las reacciones en general son bastante neutras y predecibles aún con ese tipo de condiciones.


Esa pequeña mecánica de 90cv es un motor muy reactivo y nada ruidoso, capaz de alcanzar una punta de 165 Km/h y acelerar de 0-100 en 11,9 segundos. Son unas prestaciones muy considerables y no se le puede pedir más a un vehículo de clara orientación ciudadana. 

Por supuesto; es una mecánica impulsada por gasolina y su consumo homologado es de tan solo 4,2 l/100Km. Lo malo es que tiene un depósito de combustible muy pequeño y tendremos que rellenarlo más a menudo; no por que gaste, sino porque no hay espacio. Pero bueno; lo que no hay espacio es para el depósito, ya que en el interior, cuatro personas adultas podrán acomodarse sin demasiados problemas. 

Las plazas delanteras son algo más angostas que en la versión biplaza ForTwo puesto que deben dejar espacio también para las rodillas de los ocupantes posteriores. No obstante; son unos asientos cómodos, aunque con poca sujeción lateral, puesto que en un vehículo de esta índole, tampoco es que sea muy necesario.

En nuestro caso, el motor estaba asociado a una transmisión automática de doble embrague y 6 relaciones denominada Twinamic, con levas detrás del volante, por si queremos participar algo más en la conducción, pero vamos; esta transmisión en modo automático nos proporciona unas aceleraciones fulgurantes en ciudad y unas recuperaciones muy solventes en carretera, que nos permitirá sin problema, circular a un buen ritmo en vías rápidas y radiales.


Su comportamiento sobre cualquier tipo de circunstancia es muy noble, pero es en ciudad donde gracias a su contenido tamaño de tan solo 3,49 metros y a su excelente radio de giro; el Smart ForFour se encuentra realmente en su “salsa”. La dirección asistida es ligera para favorecer las maniobras a baja velocidad, por lo que obviamente; deja de transmitir una sensación de control absoluto si utilizamos el pequeño utilitario en un puerto de montaña. De todas formas; con esto no quiero decir que el Smart sea un mal coche para realizar alguna escapada fuera de la urbe, ya que su carrocería se asienta muy bien en los virajes más cerrados; sólo digo que la dirección, a pesar de ser precisa, no transmite ningún tipo de sensación en ese ámbito.


Pero realmente lo que nos interesa destacar es que además de ser un ciudadano versátil y ejemplar, con muy pocos rivales en la ciudad; es su estilo Brabus el que marca las diferencias con el resto de la gama y entre esas diferencias, nos encontramos con unas llantas específicas de color gris grafito, el pomo del selector del cambio y el freno de mano con la firma Brabus, rejilla delantera de color negro brillante o los pedales de aluminio perforado, que aportan un cierto toque deportivo al habitáculo pequeño Smart.

El resto del equipo de serie, pertenecía al acabado Passion que es el más dotado y entre otras cosas, teníamos a nuestra disposición climatizador automático, navegador y equipo de infoentretenimiento con pantalla táctil de 7 pulgadas, asistente de arranque en pendiente, cuentarevoluciones con reloj (parece coña, pero es un opcional), ordenador de a bordo, cámara de asistencia trasera al aparcamiento, sensores de aparcamiento traseros, techo solar panorámico con cortinilla o control de velocidad de crucero con limitador, por poner tan sólo unos ejemplos.

El tacto de los paneles del interior se nos muestra práctico, ya que sin ser especialmente lujosos, predomina el uso de plásticos blandos de primera calidad, con unos ajustes dignos de mención. Los paneles tapizados con tela, así como los asientos, son muy fáciles de limpiar con un trapo húmedo, además de contar con un aspecto jovial y desenfadado, que huye de la seriedad de las grandes berlinas, con tonalidades claras y llamativas, en contraste con el volante de cuero, y algunos embellecedores también en negro brillante.


Todos los mandos (no tiene muchos) son muy fáciles de encontrar y de interpretar, aunque como contrapartida, he de decir que la imagen del climatizador automático parece de juguete, pero eso sí; su funcionamiento es muy correcto.

Tanto el Smart ForFour que ilustra este post, como el original ForTwo, son dos "grandes" alternativas para tenerlos como segundo vehículo ya que nos proporcionan una gran agilidad y movilidad en la ciudad y podremos aparcarlos casi en cualquier lugar, por reducido que sea. 


Además; la versión ForFour nos proporciona la versatilidad que implica el contar con cuatro plazas reales y con el motor de 90cv, incluso podremos hacer escapadas de un día fuera del ámbito urbano, eso sí; sin mucho equipaje. El paquete Brabus, por otra parte; nos hará diferenciarnos del resto de los mortales con una estética muy acertada y deportiva para nuestro día a día porque; ¿por qué no darle una nota divertida y exclusiva a nuestra semana mientras vamos al trabajo en coche?. Y es que no todo el mundo puede presumir de conducir un Brabus... Bueno; aunque no lo sea de verdad, pero eso nadie tiene porqué saberlo.


Si queréis saber algo más sobre nuestras pruebas, pulsad en este ENLACE. Si queréis conocer el segmento de los urbanos y los coches con los que compite en el mercado el Smart, pulsad en este otro ENLACE. Si por último; queréis saber más sobre la marca Smart; pulsad en este ENLACE.


Nuestras notas según su segmento:

  • Imagen:
  • Prestaciones:
  • Acabados: 7 
  • Equipamiento:
  • Motor:
  • Sensaciones: 7






Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style