Prueba: Hyundai H1 Travel.



Seguimos con las sorpresas, ya que si os presentamos hace poco el nuevo producto de la marca coreana en vehículos comerciales, aquí os vamos a ofrecer la prueba dinámica de otra de las variables existentes en la gama de este tipo de vehículos, solo que esta vez; está orientada a un uso exclusivo como monovolumen.

Del H1 podemos tener dos tipos de variantes; el H1 Van, dedicado exclusivamente al transporte de mercancías y el caso que nos ocupa en esta ocasión, que es el Hyundai H1 Travel, que toma la misma base y está adaptado para transportar hasta 8 ocupantes con sus respectivas maletas.


El H1 ya va por su segunda generación, y en esta ocasión se nos presenta con una imagen mucho más madura y refinada que la primera. Bueno a ver; no es que sea el summun del diseño, ya que de un vehículo comercial no podemos sacar tampoco lo mejor, pero no obstante, como casi cualquier producto de la marca asiática, es diferente y original, además de ser un gran monovolumen muy práctico y versátil.

Con unas medidas de 5,15 metros de longitud 1,92 de altura y 1,92 de anchura, no es precisamente un urbano, pero no obstante, no es tan "torpe" en una circulación ciudadana como esperábamos. Ahora que su medio son las amplias carreteras en donde nos proporcionará un gran confort en orden de marcha y unos viajes muy agradables.


En la vista frontal, destacan unos enormes faros que cobran el mayor protagonismo. Al ser un producto con algo de tiempo en el mercado, en esta ocasión no dispone de faros con tecnología LED o xenón, por lo que nos tendremos que conformar con una iluminación halógena de las de siempre. Remata esa visión una parrilla delantera bastante profusa y un capó inclinado y corto, lo que nos favorece una mayor visión desde el puesto de mando.


En la visión lateral, nos encontramos con una gran superficie acristalada para todas las filas de asientos y en este caso, se remarcan un poco más los pasos de rueda tanto delanteros como traseros, pero no os confundáis, que no lleva implícito ningún matiz dinámico, ya que no deja de ser un gran monovolumen. Sólo se trata de un guiño de diseño. También contamos con sendas puertas correderas en ambos lados, para acceder a las plazas posteriores. Esto es una gran solución y muy apropiada para cuando estacionamos en batería, y de esa manera, no arañar la pintura con los vehículos de al lado.

En la zaga, se agradece un amplísimo portón de acceso a la zona de carga, que además está situado bastante cerca del suelo, por lo que cargar objetos voluminosos y pesados, nos resultará especialmente fácil. Esa zona de carga libre para los enseres y maletas de los ocupantes, puede variar dependiendo con qué configuración escojamos el interior. En una configuración de 6 plazas (3+3), la capacidad del maletero es de unos 2.500 litros, pero en nuestra unidad de pruebas, contábamos con una tercera fila de asientos que aumentaba hasta 8 la posibilidad de transportar personas, pero que reducía esa capacidad de carga a unos aproximadamente 800 litros, lo que no está tampoco nada mal.


En el habitáculo, el acceso a las plazas traseras es bastante cómodo, gracias a esos portones laterales que nos permiten la entrada y a un pequeño escalón que nos facilita la incorporación a un habitáculo descaradamente más alto que la media. La segunda y la tercera fila de asientos cuentan con un espacio más que de sobra para albergar a tres ocupantes adultos, sean del tamaño que sean. Esas plazas también son extremadamente modulables y en todos los asientos, tenemos la posibilidad de desplazar la banqueta hacia adelante o hacia atrás, por medio de unos carriles, reclinar los respaldos de una manera independiente o simplemente abatirlos y crear una especie de mesa central entre las dos plazas laterales.

Suma a su gran versatilidad de uso, la infinidad de huecos portaobjetos de los que disponemos repartidos por todo el habitáculo, desde pequeños huecos vacia bolsillos, hasta amplios bolsones en las puertas laterales para dejar botellas de agua y demás objetos proclives a que acaben rodando por ahí. También disponemos de una doble guantera delante del asiento del copiloto, una de las dos, refrigerada.


Pero volvamos a las plazas posteriores ya que estas cuentan con mandos para regular la climatización de esa zona, toberas de la climatización en los pilares laterales de la carrocería y en las plazas centrales, podemos abrir las ventanillas gracias a un sistema de doble cristal en el que uno de ellos es deslizante. En nuestro caso, la iluminación para esas plazas también variaba y podíamos elegir la luz ambiental en diferentes colores para que nos resulte más relajante viajar.

Ya en el puesto de mando, nos reciben dos amplios butacones, muy cómodos y con un mullido perfecto, ideales para realizar un buen número de kilómetros si agotarnos. La posición del conductor se encuentra muy rápidamente gracias a los numerosos ajustes tanto del asiento, como del volante. Vamos en una posición de privilegio respecto al resto del tráfico y en una postura erguida, que favorece un menor agotamiento después de varias horas detrás del volante.


Los materiales utilizados son bastante agradables al tacto, aunque mantienen una naturaleza de ser plásticos básicos, pero eso sí; con unos muy buenos ajustes y muy atractivos a nivel visual también, además de prometer una alta resistencia al desgaste de un uso cotidiano. No obstante, y para ser un vehículo que deriva directamente de un mundo profesional, la ergonomía y la situación de todos los mandos es de bandera, con una consola central muy accesible y una palanca de cambios muy cerca del volante. También el cuadro de relojes tiene una lectura simple y clara, sin apenas artificios que nos distraigan de la conducción.

El equipo de serie tampoco está mal. Aunque no disponemos de un gran número de opciones y normalmente ya vienen con un equipamiento cerrado, entre otros elementos de confort teníamos a nuestra disposición volante multifunción con los mandos del Bluetooth, el control de velocidad de crucero con limitador, los mandos de la radio o los mandos del ordenador de a bordo, sensores de aparcamiento traseros, equipo de audio, retrovisores eléctricos y calefactados, llantas de aleación de 16 pulgadas, guantera refrigerada, control de presión de neumáticos o climatizador bizona (delante y detrás). Puede no pareceros mucho, pero es más que suficiente para asegurarnos el confort más absoluto en largas travesías por carretera.


La mecánica es también una vieja conocida en la marca. Se trata del poderos e indestructible (me refiero a fiable...) 2.5 CRDi, que podemos elegir con dos gamas de potencia: 136 y 170cv. Nuestra unidad de pruebas era la vertiente menos potente, pero es suficiente para proporcionarnos unas prestaciones solventes con unos consumos bastante ajustados para tratarse de un monovolumen de tal magnitud, ya que se conforma con 7,5 l/100 Km homologados por la marca.


Es una mecánica ruda y hay que decir que podemos notar ciertas vibraciones al ralentí, pero que a medida que vamos tomando marcha, se disipan y no se dejan notar en exceso dentro del habitáculo. No posee unas prestaciones reseñables, pero es que estamos hablando de un vehículo que deriva de un furgón comercial, así que 170 Km/h es la velocidad máxima que alcanza, que ya es más que suficiente en este caso.

En cuanto a las sensaciones de conducción, podemos definirlas como satisfactorias. Desde la posición de control, tenemos todo lo necesario para proporcionarnos un viaje de los más confortable y la habitabilidad disponible para el resto de los ocupantes es de auténtico lujo, puesto que hay muy pocos representantes en este segmento que nos permitan tanto espacio vital y para tantos pasajeros.

El esquema de suspensiones es realmente blando, lo que favorece un confort de marcha increíble y absorbe las imperfecciones del asfalto de manera marcial. La carrocería puede que nos brinde un balanceo importante en las curvas más cerradas si no tenemos cuidado con el pedal del acelerador, pero es que lógicamente; no es un vehículo para eso. A velocidades legales, nunca nos asustará su tamaño y es extremadamente cómodo bajo cualquier circunstancia y sobre cualquier tipo de vía.


La dirección se nos muestra algo pesada a baja velocidad, sobre todo en una circulación ciudadana, lugar en donde tendremos que esforzarnos algo más para conducir este auténtico "mini-bus". Pero en carretera abierta, esa misma dirección se nos muestra más directa y nos trasmite unas buenas sensaciones sobre los que ocurre debajo de los neumáticos.

El Hyundai H1 es el monovolumen ideal para todas aquella familias con varios miembros, que necesiten un vehículo realmente espacioso para todos y que además, posea un gran maletero para realizar los viajes más largos y de la manera más confortable posible. Sin alardes de grandeza ( de no ser por su tamaño), nos ofrece coherencia y "sinceridad" en materia de equipamiento o acabados en el interior y su gran versatilidad lo hace muy atractivo respecto a la competencia, ya que además del suficiente equipo de serie, podremos conectar elementos periféricos como tablets o DVD´s portátiles, gracias a los conectores y tomas USB de los que disponemos.


No será el monovolumen más vistoso (aunque sí que es probable que sea de los más originales), no tendrá el mayor equipamiento del mercado ni las últimas tecnologías en materia de conectividad (pero sí que tiene lo suficiente como para proporcionarnos un viaje de lo más confortable y seguro), ni sus acabados y materiales sean de categoría premium (aunque sí que cuentan con una gran calidad y un tacto agradable además de unos buenos ajustes); pero la habitabilidad, la versatilidad, la ergonomía, la fiabilidad y la practicidad del H1, es poco probable que puedan igualarla sus rivales más directos, o por lo menos; no por menos de unos 10.000 euros más de factura...


Si queréis saber más del resto de nuestras pruebas dinámicas, pulsad en este ENLACE. Si queréis ver más noticias sobre la marca Hyundai en nuestra página, pulsad en este otro ENLACE. Si por último, lo que queréis es ver más noticias del segmento de los monovolúmenes, pulsad en este ENLACE


Nuestras notas según su segmento:

  • Imagen: 5 
  • Prestaciones: 5 
  • Acabados: 6 
  • Equipamiento: 5 
  • Motor: 6
  • Sensaciones: 4

Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style