Prueba: Honda Civic 1.5 Turbo Sport Plus




Para los conductores más puristas (entre los que me incluyo) se nos ha caído un mito. Los deseados Honda de gasolina atmosféricos están muriendo y están dejando paso a una nueva generación de motores ultra-comprimidos con turbo, pero no la toméis con la marca, ya que esto es consecuencia de las, cada vez más duras, normas de emisiones que existen en todo el mundo.

Digamos que no es malo, ya que casi todas las marcas están utilizando este tipo de mecánicas en todos sus modelos, pero Honda siempre se había resistido y eran una de las pocas firmas que nos ofrecían motores como los de antaño; con mucho "nervio" y muy adictivos una vez que se superaban las 4.000 rpm. Es un precio a pagar por tener un futuro más saludable y limpio para todos...


Aunque no estamos aquí para debatir sobre el futuro, ya que esta publicación va sobre coches y eso es precisamente de lo que os vamos ha hablar. Y como habréis podido adivinar, vamos ha hablar de Honda, concretamente, de la nueva generación del Civic, que se nos presenta con un diseño totalmente rompedor e innovador dentro del segmento de los compactos y con esas nuevas mecánicas que comentaremos después.


Pero como siempre, empezaremos hablando un poco de su diseño. Hemos hecho una pequeña "encuesta" entre amigos y conocidos a los que les gusta el mundo del motor y la verdad; han sido muy críticos con las nuevas formas con las que se nos presenta el nuevo Honda Civic.

Para gustos, los colores y personalmente; a mí me gusta. Es totalmente diferente a los estándares normalizados que venimos conociendo dentro del segmento en el que se mueve y competirá el Civic, ya que de primeras, pasamos de una carrocería más compacta, a otra con una ligera aproximación a los tres volúmenes.

Cuenta con cinco puertas y aspecto realmente coupé, pero ya no tiene una imagen compacta "pura" y eso; parece que no ha gustado entre los seguidores más acérrimos. A pesar de todo; tenemos una imagen muy agresiva y deportiva, lo miremos por donde lo miremos.

En el frontal, destacan sobre todas las cosas, unos nuevos faros rediseñados con tecnología LED, adaptativos e inteligentes y de aspecto muy rasgado, que nos proporcionan un haz de luz realmente soprendente y cuya visión por la noche es espectacular. Nuevos paragolpes con falsas tomas de refrigeración que cumplen una gran función estética, tienen acabado en forma de panal de abeja e incorporan las luces antiniebla, junto con un splitter delantero (labio inferior del parachoques), parrilla acabada en negro brillante y un rediseño del capó con unas nervaduras muy marcadas; nos ofrecen una visión ciertamente agresiva y moderna de esa parte.


En el lateral; observamos que el nuevo Civic es bastante más largo que su antecesor y que la carrocería nos muestra una falsa sensación de tener tres volúmenes. No obstante; su carrocería está situada muy baja y sus líneas son de tono ascendente hacia la zaga, lo que enfatiza aún más, su carácter deportivo. Ese aumento de tamaño, que parece que no gusta mucho entre los más "quemados", también soluciona uno de los "problemas" de la anterior generación, que eran unas puertas traseras pequeñas que dificultaban el acceso a las plazas posteriores. Ahora son unas puertas más grandes, algo que agradecerán los que vayan a montarse ahí, aunque tengan unas formas poco peculiares que harán que tengamos que agacharnos más de la cuenta si no queremos chichones.

Por otra parte, también contamos con unas taloneras que acaban en un apéndice saliente y que canalizan el aire alrededor de la carrocería, lo que sirve para tener un mayor aplomo a mayor velocidad y además, interfiere en un menor consumo. Las llantas de 17 pulgadas también aportan su nota deportiva con un precioso diseño y acabado oscuro y por último; la curiosa caída del techo hacia la zaga comienza antes de llegar al alerón situado sobre la luna posterior, por lo que también el flujo de aire tiene una mayor incidencia aerodinámica y sujeta muy bien al eje trasero sobre el asfalto con una gran fuerza descendente a altas velocidades.


La vista trasera, como no podía ser de otra manera; es también muy original y compleja, con una luneta posterior truncada (marca de la casa) que también hace las funciones de alerón, nuevos grupos ópticos, un paragolpes con otras dos falsas toberas con forma de panal de abeja y un difusor trasero en donde emerge la también espectacular cola de escape central con doble salida, por lo que tenemos una imagen poderosa y muy racing de toda la zaga. Lástima que el sonido que sale de esa cola de escape no sea del todo deportivo...


El conjunto, siempre bajo mi punto de vista; es muy original, diferente y deportivo, pero además, esta nueva carrocería hace del Civic un coche más amplio y versátil que las anteriores ediciones, por lo que atraerá a un público más ecléctico y ese; creo que es uno de los motivos por lo que a la gente que hemos escuchado no les gusta del todo esa nueva imagen del compacto japonés...

El maletero, por ejemplo, nos brinda una muy solvente capacidad de 420 litros, con un fácil acceso, gracias a un gran portón de carga y además, cuenta con un espacio diáfano muy cuadrado y aprovechable.


Las plazas traseras, son amplias, sin más, con espacio suficiente para las rodillas, una buena anchura y quizás un poco más limitadas respecto a la altura del techo, como consecuencia de esa caída tan pronunciada hasta la zaga. No obstante; tan sólo las personas más altas tendrán algún tipo de problema.

Vamos ya con el puesto de mando. Para empezar; nos encontramos ante una posición de conducción muy baja, algo que en un coche de estas características es normal y realmente; como tiene que ser si queremos conducir de una manera dinámica. La posición de conducción es buena, con todos los mandos especialmente cerca y accesibles desde el puesto del conductor y los asientos son muy cómodos, con un buen mullido y un excelente agarre lateral, tanto a la altura de nuestras caderas, como en nuestra espalda.

Los materiales utilizados, son plásticos de una calidad media, aunque aparentemente, con unos ajustes muy buenos. Por otra parte, y eso es tan sólo mi opinión personal; creo que abusan mucho de los acabados en negro piano, ya que son muy vistosos cuando están limpios, pero es imposible mantenerlos limpios... De todas formas; en apariencia, nos encontramos ante un salpicadero sólido y unos acabados aceptables.


La configuración de todos los mandos también es muy original y supongo; que para gustos. En la capilla de relojes nos encontramos con una gran pantalla central en donde se nos muestra el velocímetro de forma digital, con la gama de revoluciones rodeándolo y el resto de información relevante del ordenador de a bordo justo por debajo. Flanqueando a este indicador central nos encontramos con los display de la temperatura y del combustible. Y digo display, porque los indicadores me recordaban ligeramente a los que ya llevaba Kitt (el coche fantástico) en los 80,s. Es muy original sí; pero no se yo si esa combinación es la más acertada...

El volante multifunción, con un tamaño perfecto, contaba con los mandos referentes al volumen del equipo de audio (también de un aspecto bastante "retro"), el ordenador de a bordo, el control de velocidad de crucero, que en nuestra unidad era adaptativo, con limitador o el Bluetooth; para que no tengamos que soltar las manos en el momento de realizar las operaciones más cotidianas.

En el centro del salpicadero y a un golpe de muñeca, con una posición muy buena para no tener que desviar demasiado la vista del frente, nos encontramos con la pantalla táctil del equipo de infoentretenimiento de 7 pulgadas, desde la que podremos visionar toda la información referente al vehículo, al sistema de audio, la cámara de visión trasera o el navegador, entre otras múltiples aplicaciones con las que cuenta el Civic a las que podremos añadir todas las que deseemos desde nuestro Smartphone, ya que cuenta con una alta conectividad y es compatible con los principales sistemas operativos del mercado.

También tenemos la posibilidad de cargar el móvil por medio de inducción en un espacio destinado para ello y existen varias tomas de corriente de 12V además de múltiples conectores diferentes repartidos por el habitáculo, incluida una toma HDMI y posibilidad de conexión a internet.

Y es que el nuevo Honda Civic, por lo menos en su versión Sport Plus que es la que ocupa estas líneas; cuenta con un equipamiento extensísimo, con elementos de serie tales como climatizador bi-zona, asientos calefactados, navegador, sensores de lluvia y luces, sensores de aparcamiento delanteros y traseros con cámara trasera, equipo de infoentretenimiento con pantalla de 7 pulgadas y conexión a internet, asistente de tráfico cruzado trasero, asistente de mantenimiento de carril, avisador de vehículo en ángulo muerto, control de velocidad de crucero adaptativo, control de presión de neumáticos, luces LED inteligentes, amortiguación adaptativa en eje delantero y trasero, apertura y arranque sin llave, techo solar practicable eléctricamente, pedales deportivos de aluminio, llantas de 17 pulgadas o equipo de audio con 11 altavoces entre otros muchos elementos, que lo acercan a una categoría más premium en cuanto a equipamientos se refiere.


Y ahora sí; vamos ha hablar de sus "polémicas" mecánicas. Nuestro acabado Sport Plus monta por defecto el bloque 1.5 Turbo de gasolina, que genera 182cv y 240 Nm de par máximo, con el que podremos alcanzar una velocidad punta de hasta 220 Km/h y acelerar de 0-100 Km/h en 8,2 segundos, dejando el consumo homologado en ciclo mixto en tan sólo 5,8 l/100 Km. La siguiente mecánica a elegir, es otro bloque de gasolina con un 1.0 litros con 129cv y 200 Nm de par máximo. No hay de momento ninguna otra mecánica.


Las cifras prometen y nos invitan a pensar que igual no es tan malo poner un turbo y rebajar la cilindrada. Pues la verdad es que es así. En términos de eficiencia y prestaciones, no tienen nada que envidiar a los motores atmosféricos de épocas pasadas. Además; la caja de cambios manual que tuvimos la suerte de probar, tenía un funcionamiento especialmente preciso y las marchas estaban muy bien escalonadas, con un accionamiento extremadamente adictivo que nos invitaba a "jugar" con ella en una carretera revirada.

Pero las cifras no lo son todo y en esta publicación, nos dejamos guiar también por las impresiones y la impresión es que el Honda Civic corre, y mucho; pero..., no emociona igual que con las mecánicas atmosféricas.


Acelera mucho, pero de forma muy progresiva y además; con un silencio en orden de marcha realmente sorprendente para tratarse de un coche con semejante aspecto deportivo. Sin apenas darnos cuenta, estamos circulando a velocidades bastante por encima de los márgenes legales, así que tenemos que levantar el pie del pedal si no queremos acabar presos.

Como hemos dicho; nos sorprende la suavidad con la que reacciona en aceleración y lo poco que percibimos en un interior realmente aislado y ese; es otro de los motivos por lo que a los más puristas seguro, que no les acaba de convencer. Tenemos que olvidarnos de esas aceleraciones brutales e instantáneas de los motores atmosféricos y ese sonido sugerente que se nos colaba en el interior. Todo es confort con el nuevo Civic.

La buena noticia es que sigue siendo un coche prestacional y altamente tecnológico y por supuesto; nos ofrece una conducción muy activa sobre cualquier tipo de vía. En autopista es un coche muy confortable, con un tarado de suspensiones tirando a firme, pero que absorbe muy bien las posibles imperfecciones del asfalto. En puertos de montaña y carreteras rotas con muchas curvas, es un coche que reacciona de una manera muy noble y tiene un paso por curva muy alto, con lo que la sensación de aplomo y seguridad es muy destacable.


Y lo es aún más, gracias a la suspensión adaptativa que varía y endurece un poco más los amortiguadores, convirtiendo al Civic casi; en una tabla de planchar y con el que seremos capaces de tomar las curvas de una manera totalmente plana y sin ningún tipo de cabeceo por parte de la carrocería.

La dirección también tiene un tacto peculiar, puesto que es eléctrica y especialmente asistida cuando circulamos a baja velocidad, para facilitarnos las maniobras en ciudad, principalmente. Una vez que cogemos algo de marcha, esa dirección se endurece progresivamente y se nos muestra muy directa y comunicativa. Un punto más a favor del nuevo compacto de la marca japonesa.


En definitiva, el nuevo Honda Civic es, directamente; un vehículo muy personal. Desde que lo empezamos a ver por las redes, ha generado mucha expectación y sobre todo; mucha disparidad de opiniones.


Bajo mi opinión personal; es un coche que me gusta. Con un diseño muy deportivo, amplio y versátil, para tratarse de una carrocería de apenas 4,5 metros, muy tecnológico, muy bien equipado y tiene una conducción realmente adictiva. Cambiaría algunos aspectos del interior que mezclan lo más moderno y tecnológico con guiños al pasado y de ambiente "retro" y por supuesto, imprimiría más carácter a la mecánica, pero en términos generales; me parece uno de los compactos más efectivos de la actualidad, sobre todo; a la hora de disfrutar conduciéndolo.


Si no tenéis complejos, os da lo mismo lo que opinen los demás, os gusta conducir y su diseño rompedor y deportivo; no lo penséis más e id directamente a vuestro concesionario más cercano a probarlo. Seguro que no os defraudará.

Si queréis saber más sobre el resto de nuestras pruebas dinámicas, pulsad en este ENLACE. Si queréis conocer más cosas sobre la marca Honda, pulsad en este ENLACE. Por último; si queréis saber contra quien competirá el compacto de la marca japonesa, pulsad en este ENLACE.



Nuestras notas según su segmento:

Imagen: 8
Prestaciones: 7
Acabados: 6
Equipamiento: 8
Motor: 7
Sensaciones: 7





Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC